martes, junio 15, 2021

EPÍSTOLA ACERCA DE LA TOLERANCIA



John Locke,(1632-1704), filósofo y médico ingles, en su Epístola acerca de la tolerancia, expone que tolerar es no oponerse inflexiblemente a las diferencias de contrastes que conlleva a vivir en comunidad. 

https://es.wikipedia.org/wiki/John_Locke

29 comentarios:

  1. El matiz reside en el término "inflexiblemente". Porque oponerse es natural, en la medida en que hay diferentes pensamientos y expresiones sobre las cosas. El problema son los intereses en segundo plano que suele haber en muchas instancias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O sea, aceptas que no oponerse (elimino lo de inflexiblemente) a las diferencias de contrastes es aceptable

      Eliminar
  2. Ser tolerante también tiene sus riesgos; no son pocos los que intentan aprovecharse de tu tolerancia.

    Un abrazo, Luis Antonio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, pero prefiero pecar de ello que de lo contrario

      Un abrazo, Paco

      Eliminar
  3. Nunca me ha gustado la palabra tolerancia. Implica una cierta superioridad. Soy tolerante. ¿Y?, ¿qué significa?, que puedo soportar una acción o un acto generalmente contrario a mís principios o pensamientos que otras personas no pueden.

    Yo no soy tolerante. No tolero la mala educación, ni que me tomen el pelo, ni tolero que hablen en mi nombre cuando se refieren a "todos los catalanes", ni que se me menosprecie porque escribo en un idioma y no en otro en un país bilingüe.
    Así de sencillo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Comparto tus intolerancias, pero no me apura usar la palabra "tolerancia" cuando me parece oportuno.

      Los sinónimos: paciencia, indulgencia, condescendencia, aguante, permisividad...tampoco me seducen

      Un abrazo

      Eliminar
  4. -La tolerancia :como forma de vida esta muy bien : pero hay que tener un cierto equilibrio para saber aguantar o callar.-El que calla otorga...y el que aguanta permite...-Ahí lo dejo, personalmente comparto con Miquel muchos puntos, como los bocachanclas que cuelgan etiquetas a todo porque eso les da categoría.Una cosa es evitar roces innecesarios y generar un buen ambiente.Como reflexionaba este filó empirista posiblemente: como galeno no veo que las tuviera todas..

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es fácil ser equilibrado en determinadas circunstancias, pero hay que intentarlo...

      Un abrazo

      Eliminar
  5. La palabra tolerancia se utiliza con mucha frivolidad. Oímos muchos discursos y proclamas de supremacistas que están cargados con la palabra “tolerancias”. Muchos comportamientos políticamente correctos que encierran una dosis de intolerancia monumental.
    Dicen que toleran toda la diversidad humana y nadie quiere que pongan al lado de su casa un hospital psiquiátrico, proclaman tolerancia de pensamiento y no admiten al disidente.
    Me lo cuestiono todo.
    Y tal como dice Miquel, atención también con caer en un complejo de superioridad.
    Un abrazo.
    F. Cornadó

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mentiría si no admitiese que utilizo ese término o el contrario cuando se tercia. Acepto todo lo que se me pueda achacar por hacerlo.

      Un abrazo, Francesc

      Eliminar
  6. Alguien dijo alguna vez en algún sitio algo parecido a esto: “Hay un límite donde la tolerancia deja de ser virtud.” . En mi barrio decíamos que uno puede ser bueno, pero jamás un gilipollas. Que es lo mismo pero redactado de forma más comprensible. Y luego están los que con la bandera de la tolerancia solo toleran lo que les gusta, que son o somos la mayoría.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy muy de acuerdo con lo que expones.

      Saludos

      Eliminar
  7. Parece un tema simple, pero pienso que es muy complejo... Supongo que cada cual tiene su nivel de tolerancia o aguante, pero existe el riesgo de que la tolerancia esté afectada o condicionada por los prejuicios de cada persona... Y a veces los distintos grados de tolerancia colisionan entre sí... dando paso a intolerancias sobre tolerancias...

    Pero como han dicho otros comentaristas arriba, siendo tolerante se corre el riesgo de que lo tomen a uno por gilipollas... y eso en intolerable... o no si ese "uno" lo tolera desde la indiferencia...

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uno ha de ser coherente consigo mismo y por supuesto con lo que expresa. Los demás que digan lo que quieran...

      Saludos

      Eliminar
    2. En mi comentario no quise entrar en la figura de Locke, limitándome sólo al concepto de tolerancia, pero al haber tú introducido en tu respuesta el término "coherencia", no me resisto a señalar que Locke no era precisamente un ejemplo de coherencia entre lo que pregonaba y lo que hacía... El considerado padre del liberalismo era un colonialista y esclavista acérrimo... y, mucho me temo, que la tolerancia que él pregonaba (bastante acotada al ámbito de la religión) sólo era para que los demás toleraran sus creencias y privilegios, pero creo que él no fue nunca un ejemplo de tolerancia y respeto hacia las creencias ajenas (denostaba el ateísmo y le escocía el catolicismo) y hacia los derechos de los demás... su criterio sobre "el derecho natural" era, pienso, muy particular...

      Abrazo

      Eliminar
  8. En la época de Locke, más convulsa que la nuestra, unos cuantos pensadores apostaron por lo que entonces se llamó filantropía y hoy llamaríamos mejor amor a la humanidad. Era un impulso que no nacía de una creencia o de una emoción, sino de la razón. De hecho, una de las cosas que deberíamos hacer es volver a las bases de la Ilustración para construir nuestro futuro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buen recordatorio filosófico e histórico. Viene a cuento. Muchas gracias, Pedro

      Eliminar
  9. Locke es un buen exponente de cuanto le debemos a la ideología ilustrada y por la posibilidad de hacer posible su pensamiento en tiempos de inquisidores, fanatismo y guerras religiosas. Afortunadamente él era un empirista inglés.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acuerdo total con lo que manifiestas.

      Un abrazo

      Eliminar
  10. Y sin en lugar de tolerancia hablásemos de respeto. Tolerar se parece un poco a dejar hablar al otro, prefiero pensar en respetar, quién soy yo para para ejercer la acción de "tolerar al otro", ese que piensa y/u obra distinto a lo que yo digo es lo correcto.
    Saludos, Selva

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La palabra "respeto" me encanta.

      Tu propuesta me parece inteligente y educada.

      Gracias y saludos, Selva

      Eliminar
  11. en casa de mis abuelos solo se hablaba catalán y el que no entendía allí quedaba, pintado al óleo, los quiero mucho pero ... por eso del respeto al otro. Salut

    ResponderEliminar
  12. Y sobre todo a los abuelos.

    Salut i força

    ResponderEliminar
  13. Oponerse es tan necesario como la misma tolerancia. Para vivir en sociedad las dos son imprescindibles.
    Preciso, el término "inflexiblemente" será solo necesario en ocasiones.
    Creo que, sin necesidad de ser ecplicado, "todo" el mundo lo entiende.

    Siempre interesante Luís Antonio.

    Anna Babra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Anna, y gracias por tu matización.

      Eliminar