jueves, julio 19, 2018

Bertrand Rusell: "Nunca moriría por mis ideas ya que podría estar equivocado"




Nuestras convicciones, las que sean, conforman nuestra manera de pensar y actuar, pero también pueden convertirse en nuestra prisión y nuestra derrota cuando se ejercen con intransigencia inmovilista  ante una realidad, que nos guste o no, siempre será cambiante.
Apena verificar que exista un rechazo sistemático al cambio de opiniones que se deriva de las circunstancias cambiantes... Que, en general, somos contradictorios es una obviedad difícilmente contestable. Detesto a las personas intolerantes, incapaces de adaptarse a los cambios que el tiempo y el entorno nos provocan. Estas personas ignoran que las contradicciones ennoblecen a quienes las practican. Ser flexible no es, en modo alguno, signo de debilidad y frivolidad sino de inteligencia. Serlo demuestra capacidad de adaptación a cuanto ocurre en nuestro entorno.
También es cierto que instalarse en la improvisación permanente supone riesgos y relativa dignidad, pero evitar que la realidad cambiante aplaste nuestras convicciones no es lo mismo. Al contrario, pone de manifiesto que preferimos la lección de los hechos a mantenernos a merced del inmovilismo que generan las doctrinas. Bertrand Rusell lo expresó de forma clara y lacónica. "Nunca moriría por mis ideas ya que podría estar equivocado"

viernes, julio 13, 2018

¿PUEBLOS o CIUDADES?


Aunque con reservas, coincido bastante con la tesis del filósofo Javier Gomá cuando afirma: "Mi tesis es que la razón es cosmopolita, el corazón es localista" porque prefiero las urbes y los ambientes ricos en densidad, complejidad, diversidad de población y en oportunidades frente a la hostilidad, ensimismamiento, soledad crepuscular, poesía entrañable y encanto - todo hay que decirlo -  que se respira en los pequeños núcleos de población. Esta preferencia no me hace ignorar que las urbes pueden resultar más estresantes y que  la gente ruin, miserable, mezquina, egoísta e indolente abunda más en  ellas. Las ciudades, eso sí,  a diferencia de los pueblos, propician el mestizaje, muchas y variadas oportunidades, el descubrimiento, el intercambio y la fértil combinación de lo diferente. Eso, para algunos, como es mi caso, no es poco...Cuestionar la bondad de las ciudades es poner en entredicho el éxodo hacia las mismas que se viene observando en los últimos siglos. Los pueblos, también, pero en pequeñas dosis...

jueves, junio 28, 2018

Chauvinismo, ¿sentimiento de inferioridad?



A los que soñamos con la utopía de  un mundo sin fronteras, sin patrias, sin himnos, sin soflamas, sin doctrinas, donde prime la igualdad de derechos y de oportunidades, no nos gusta el chauvinismo. El chauvinismo es una creencia según la cual lo mejor es lo propio con desprecio manifiesto de lo foráneo o extranjero. Puede referirse al carácter, idiosincrasia, personalidad o temperamento característico de nuestra nación, es decir, su identidad nacional. 


El chauvinismo promueve un orgullo nacional profundamente acrítico y etnocentrista, que linda con la mitomanía supremacista (la idea absurda de que todo lo propio es mejor) y la paranoia (la fijación en la creencia de que todo lo malo es culpa de los demás, de los de afuera). De ahí que el chauvinismo esconda, en el fondo, cierto sentimiento de inferioridad que se manifiesta en forma de delirio de grandeza. A lo cual podemos agregar la fijación en achacar a los otros países, pueblos o razas, los males propios. El chauvinismo suele ser utilizado como arma política para persuadir a la población alimentando su sentimiento patriótico. Apela, en ese sentido, a la emoción por encima de la razón. Suele estar asociado a ideologías totalitarias, xenófobas y racistas, como, por ejemplo, los primeros discursos de Donald Trump, el nazismo, el fascismo, el...


Sinónimos de chauvinismo en español serían patrioterismo, nacionalismo, xenofobia...





jueves, junio 21, 2018

PRISIÓN PREVENTIVA DE POLÍTICOS (Cataluña)



Ya hace tiempo que vengo manteniendo esta convicción: no creo en la prisión preventiva para los políticos. Además, en algunos casos harto conocidos, se está alargando en exceso. Los juicios se demoran demasiado, pudiendo llegar a los dos años, pero condenarlos sin haber pasado por el estrado judicial me parece bastante temerario y discutible. Recuerdo que estoy haciendo referencia concreta a presos de cariz político, como es el caso Oriol Junqueras, Jordi Turull, Josep Rull, Raül Romeva, Joaquim Forn, Carles Mundó, Dolors Bassas, Meritxell Borràs, Jordi Sánchez, Jordi Cuixart .Vaya por delante que no les profeso simpatía alguna. El argumento de que evita la huida al extranjero de políticos imputados no me sirve. Hay formas legales de dificultar esa opción mediante la retirada del pasaporte, etc. Y si burlan estos obstáculos, ya se dará la euro orden para que sean extraditados, si procede. Seguramente ocurrirá en algunos casos.  ¿Y qué?
Personalmente, a los que ya están en prisión desde hace tiempo, les daría la libertad provisional hasta que se produzca el fallo judicial definitivo. Ya sé que esta decisión corresponde a los jueces. Acato tanto a las Leyes, aunque sean mejorables,  como a la aplicación que de ellas hacen los jueces, aunque algunos nos hagan dudar sobre su nivel de independencia.  Eso que quede meridianamente claro. Me limito a opinar.
El caso Bárcenas y el reciente de Urdangarín constituyen pruebas irrefutables de que existe la independencia judicial. Ambas decisiones han sido muy reconfortantes, sobre todo para los que creemos en la independencia judicial... 
Lo mismo pienso de acercar a los presos ya condenados a instituciones penitenciarias más próximas a los lugares donde residen sus familiares. Creo que esta decisión corresponde al Gobierno. ¿Por qué no?  ¿Por qué han de recorrer cientos de kilómetros tales familiares para visitara a sus presos? A veces se tiene la impresión de que estas medidas lo que pretenden es castigar también a quienes no tienen más responsabilidad que la de estar emparentados con los presos.

martes, junio 19, 2018

JORNADA LABORAL DE 6 HORAS EN SUECIA



Leo la noticia de que las autoridades suecas creen que con un día laboral más corto, los trabajadores se sentirán mejor física y mentalmente. Se espera que esta reducción horaria aumente la eficiencia del trabajo, ahorrar fondos estatales y abrir nuevas oportunidades laborales. En principio, se trata de una prueba, pero los responsables del proyecto tienen plena confianza en los resultados. La prueba se experimentará con trabajadores municipales de Gotemburgo. Parece ser que ya se probó en esta localidad a nivel de una fábrica de automóviles y los resultados fueron alentadores según los mismos empresarios.
La iniciativa ha recibido fuertes críticas de la oposición política a la izquierda, que acusa al líder de este proyecto de hacer mero electoralismo.
Personalmente tengo una imagen tan positiva de este país que me facilita tener casi la certeza de que será un éxito. No me atrevo, sin embargo, a manifestar los prejuicios que me embargan cuando sitúo dicha iniciativa en nuestro ámbito más mediterráneo...

domingo, junio 10, 2018

Frases para pensar



Meritxell Batet desempolva la reforma de la Constitución: "Es urgente, viable y necesaria".

Clara Ponsatí, exconsellera del Govern de la Generalitat, actualmente refugiada en Escocia:"Jugamos al póker e íbamos de farol".

Ana Botín, presidenta del Banco de Santander: "Hay que volver a enamorar a los catalanes del proyecto español"

El País: "Porque en el diálogo que ambas partes tienen intención de abrir no cabe ni la vulneración de la Constitución ni el derecho a decidir. Pero el cambio de interlocutor en Moncloa ya ha generado palabras conciliadoras por parte del independentismo catalán. Es una ventana de oportunidad que, aunque con cautela y sin generar excesivas expectativas, es obligatorio explorar".

P.D.: Me encanta la imagen que encabeza esta entrada. No es la primera vez que hago uso de ella

martes, junio 05, 2018

Diálogo, diálogo y diálogo



Flor de árnica
El diálogo es necesario para impulsar la solución del caso catalán. La ausencia del mismo entre los políticos, cuyo comportamiento está siendo poco ejemplar y nada pragmático, ha provocado la fragmentación de la sociedad en Cataluña con repercusiones indeseadas en el resto de España. Los nacionalismos radicalizados asoman sus fauces... Esperemos que no sea demasiado tarde. No es pecar de buenismo hacer referencia al diálogo. Es, en definitiva, un llamamiento a la responsabilidad. La mano dura que reclaman otros agudizaría el problema y alimentaría el victimismo. Cuando surge la discusión entre posturas ideológicas que pueden resultar más o menos legítimas no hay más camino civilizado que el diálogo y la consiguiente cesión de unos y otros. A eso se le llama también negociación. Hace falta consensuar un proyecto de convivencia que no tenga ni vencedores ni vencidos. Sólo así, y con la árnica del tiempo,  se podrá mirar hacia adelante y recuperar la convivencia dañada.

Dicho proyecto de convivencia ha de partir de la diversidad que ya contempla la Constitución del 78. Los fueros navarros y vascos y sus cupos son evidencias de una España plural. Los restantes Estatutos de autonomía son una prueba más de la exteriorización de la diversidad que caracteriza a este país. Dicha diversidad también puede observarse dentro de cada Comunidad autónoma. Cataluña parece reclamar otro tratamiento, como en su día lo hicieron el País Vasco y Navarra, ya que la estructura territorial vigente da la sensación de que resulta inadecuada. Mañana puede ser otra comunidad la que reclame una atención más personalizada. Habrá que prestarle también la atención que merezca.

La España de hoy no puede ser la misma que la del siglo pasado. A los nostálgicos les cuesta asumir esta evidencia.  Los valores que edifiquen el país se han de construir a diario a partir de la cultura, de la educación en valores democráticos y del ejercicio del diálogo. La diversidad enriquece, pero la confrontación empobrece. Insisto: no hay mas camino civilizado que el diálogo...

lunes, mayo 28, 2018

¿La justicia es igual para todos?




Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.


Eso es lo que dice la Constitución, pero la credibilidad de la Justicia española es cuestionada por no pocos. Las condenas del caso Gürtel,  y otras que se han producido en los últimos años, desmienten a quienes dudan de la independencia de la Justicia en este país y de que en el mismo no impera el Estado de Derecho. Encarcelar a Urdangarín, cuñado de Felipe VI, en cumplimiento de su condena contribuirá a reforzar esta confianza. Espero que los recursos que ha presentado no impidan verlo pronto entre rejas, aunque tengo entendido que tardarán al menos doce meses en ser ventilados en la Sala Segunda, a pesar de que la Fiscalía haya pedido el ingreso en prisión de manera inmediata... A ver si algún día eso de que "la Justicia es igual para todos" es más que un deseo.

viernes, mayo 25, 2018

Adhesiones volubles e inquebrantables...



Hay personas, sin dilemas morales de ningún tipo, que no tienen dificultad alguna en ofrecer la misma adhesión a una dictadura que a una democracia o a lo que se tercie. Estas mismas personas siempre tienen lista la ocultación o la excusa para la lealtad anterior y la falta de pudor para reafirmase en la presente.