viernes, enero 18, 2008

SONETO A LA PORRA DE ALIAGA (TERUEL)

Se trata de un amigo con el que comparto muchas cosas: pasión por la literatura; vocación docente; afición a escribir –bueno, él ya es un profesional, sobre todo de la lírica-; aunque yo cada vez me siento más cosmopolita, también coincidimos en estimar al mismo pueblo, al de nuestros ancestros, y me atrevería a añadir que hasta discrepamos poco en la visión del circo de la vida social, cultural y política de esta amada y denostada piel de toro. En estos momentos, mi amigo está intentando superar un grave trance familiar. Tiene sobradas razones y no pocas fuerzas para lograrlo. Pero necesita tiempo. Y por si le sirve de algo, quiero que sepa que los amigos, que tiene muchos, estamos a su lado y lo esperamos con los brazos abiertos. Mientras llega ese momento, yo me voy a permitir reproducir uno de sus sonetos, inspirado en los dos primeros versos de El Ciprés de Silos de Gerardo Diego y sobre todo nacido de la veneración que profesa a nuestra Porra, icono que vigila y vela por los que están y los que de vez en cuando nos perdemos gustosos por los paisajes de su entorno, recorridos por sus ríos intermitentes cargados de recuerdos y de ausencias añoradas:

SONETO A LA PORRA
Enhiesta piedra dura y silenciosa
apuntas impasible hacia ese cielo
que sirve al caminante de consuelo
y trazas nuevas rutas, orgullosa.

Piedra de soledad, tan caprichosa,
que llamas la atención a contrapelo
de toda la armonía, afán, anhelo
que manifiestas, sí, cual simple losa.

Coronas la armonía del paisaje
cual una diosa gris, apasionada
de tantos que no entienden tu lenguaje.

Testigo del latir de la jornada
dibujas tu perfil cual dócil paje
del río de La Val, enamorada.

(Autor: JOSEMARCO)

3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Te agradezco sinceramente, Luis, tu apoyo, cariño y amistad.
    Gracias por publicar el "Soneto a la porra", que simboliza tantos recuerdos y vivencias.

    Hoy he reanudado mi blog.

    Un abrazo,

    José María

    ResponderEliminar