martes, junio 19, 2018

JORNADA LABORAL DE 6 HORAS EN SUECIA



Leo la noticia de que las autoridades suecas creen que con un día laboral más corto, los trabajadores se sentirán mejor física y mentalmente. Se espera que esta reducción horaria aumente la eficiencia del trabajo, ahorrar fondos estatales y abrir nuevas oportunidades laborales. En principio, se trata de una prueba, pero los responsables del proyecto tienen plena confianza en los resultados. La prueba se experimentará con trabajadores municipales de Gotemburgo. Parece ser que ya se probó en esta localidad a nivel de una fábrica de automóviles y los resultados fueron alentadores según los mismos empresarios.
La iniciativa ha recibido fuertes críticas de la oposición política a la izquierda, que acusa al líder de este proyecto de hacer mero electoralismo.
Personalmente tengo una imagen tan positiva de este país que me facilita tener casi la certeza de que será un éxito. No me atrevo, sin embargo, a manifestar los prejuicios que me embargan cuando sitúo dicha iniciativa en nuestro ámbito más mediterráneo...

domingo, junio 10, 2018

Frases para pensar



Meritxell Batet desempolva la reforma de la Constitución: "Es urgente, viable y necesaria".

Clara Ponsatí, exconsellera del Govern de la Generalitat, actualmente refugiada en Escocia:"Jugamos al póker e íbamos de farol".

Ana Botín, presidenta del Banco de Santander: "Hay que volver a enamorar a los catalanes del proyecto español"

El País: "Porque en el diálogo que ambas partes tienen intención de abrir no cabe ni la vulneración de la Constitución ni el derecho a decidir. Pero el cambio de interlocutor en Moncloa ya ha generado palabras conciliadoras por parte del independentismo catalán. Es una ventana de oportunidad que, aunque con cautela y sin generar excesivas expectativas, es obligatorio explorar".

P.D.: Me encanta la imagen que encabeza esta entrada. No es la primera vez que hago uso de ella

martes, junio 05, 2018

Diálogo, diálogo y diálogo



Flor de árnica
El diálogo es necesario para impulsar la solución del caso catalán. La ausencia del mismo entre los políticos, cuyo comportamiento está siendo poco ejemplar y nada pragmático, ha provocado la fragmentación de la sociedad en Cataluña con repercusiones indeseadas en el resto de España. Los nacionalismos radicalizados asoman sus fauces... Esperemos que no sea demasiado tarde. No es pecar de buenismo hacer referencia al diálogo. Es, en definitiva, un llamamiento a la responsabilidad. La mano dura que reclaman otros agudizaría el problema y alimentaría el victimismo. Cuando surge la discusión entre posturas ideológicas que pueden resultar más o menos legítimas no hay más camino civilizado que el diálogo y la consiguiente cesión de unos y otros. A eso se le llama también negociación. Hace falta consensuar un proyecto de convivencia que no tenga ni vencedores ni vencidos. Sólo así, y con la árnica del tiempo,  se podrá mirar hacia adelante y recuperar la convivencia dañada.

Dicho proyecto de convivencia ha de partir de la diversidad que ya contempla la Constitución del 78. Los fueros navarros y vascos y sus cupos son evidencias de una España plural. Los restantes Estatutos de autonomía son una prueba más de la exteriorización de la diversidad que caracteriza a este país. Dicha diversidad también puede observarse dentro de cada Comunidad autónoma. Cataluña parece reclamar otro tratamiento, como en su día lo hicieron el País Vasco y Navarra, ya que la estructura territorial vigente da la sensación de que resulta inadecuada. Mañana puede ser otra comunidad la que reclame una atención más personalizada. Habrá que prestarle también la atención que merezca.

La España de hoy no puede ser la misma que la del siglo pasado. A los nostálgicos les cuesta asumir esta evidencia.  Los valores que edifiquen el país se han de construir a diario a partir de la cultura, de la educación en valores democráticos y del ejercicio del diálogo. La diversidad enriquece, pero la confrontación empobrece. Insisto: no hay mas camino civilizado que el diálogo...