martes, junio 05, 2018

Diálogo, diálogo y diálogo



Flor de árnica
El diálogo es necesario para impulsar la solución del caso catalán. La ausencia del mismo entre los políticos, cuyo comportamiento está siendo poco ejemplar y nada pragmático, ha provocado la fragmentación de la sociedad en Cataluña con repercusiones indeseadas en el resto de España. Los nacionalismos radicalizados asoman sus fauces... Esperemos que no sea demasiado tarde. No es pecar de buenismo hacer referencia al diálogo. Es, en definitiva, un llamamiento a la responsabilidad. La mano dura que reclaman otros agudizaría el problema y alimentaría el victimismo. Cuando surge la discusión entre posturas ideológicas que pueden resultar más o menos legítimas no hay más camino civilizado que el diálogo y la consiguiente cesión de unos y otros. A eso se le llama también negociación. Hace falta consensuar un proyecto de convivencia que no tenga ni vencedores ni vencidos. Sólo así, y con la árnica del tiempo,  se podrá mirar hacia adelante y recuperar la convivencia dañada.

Dicho proyecto de convivencia ha de partir de la diversidad que ya contempla la Constitución del 78. Los fueros navarros y vascos y sus cupos son evidencias de una España plural. Los restantes Estatutos de autonomía son una prueba más de la exteriorización de la diversidad que caracteriza a este país. Dicha diversidad también puede observarse dentro de cada Comunidad autónoma. Cataluña parece reclamar otro tratamiento, como en su día lo hicieron el País Vasco y Navarra, ya que la estructura territorial vigente da la sensación de que resulta inadecuada. Mañana puede ser otra comunidad la que reclame una atención más personalizada. Habrá que prestarle también la atención que merezca.

La España de hoy no puede ser la misma que la del siglo pasado. A los nostálgicos les cuesta asumir esta evidencia.  Los valores que edifiquen el país se han de construir a diario a partir de la cultura, de la educación en valores democráticos y del ejercicio del diálogo. La diversidad enriquece, pero la confrontación empobrece. Insisto: no hay mas camino civilizado que el diálogo...

24 comentarios:

  1. Me emociona tu buena fe. ¿De verdad te crees que ciertas personas que han hecho tanta perrería tendrán dignidad y sentido común para consensuar? Me temo que graves complejos e inconscientes oscuros les dominan por muchas buenas palabras que se gasten. Ya ves, el dolor y la frustración percibida a lo largo de décadas analizando el universo de la política me han transformado en una persona desconfiada.

    ResponderEliminar
  2. Quizás peque de ingenuo, pero no se ocurre otra solución mejor y quiero pensar que los radicales de uno y otro lado - enemigos de comportamientos civilizados - son minoría.

    ResponderEliminar
  3. Yo no veo esto así, mi punto de vista es que todos debemos tener los mismos derechos y las mismas obligaciones, ¿que debemos negociar en este apartado? yo creo que nada. Los fueros vasco y navarro es un anacronismo medieval que debiera ser eliminado y Europa debe ir en ese camino, que todos los europeos tengamos los mismos derechos y las mismas obligaciones. ¿Qué derechos quitamos a los de Almería para contentar a los de Gerona?, no, el camino no va por ceder derechos de unos para contentar a otros. ¿Aceptarían los de Sabadell que los de Mollerussa tuviesen diferentes beneficios?.
    Ellos dijeron referendum sobre la composición de España solo en su región y su dialogo fue SI o SI, y por ahí no paso, no tengo nada que dialogar con quien me quiere imponer SI o Si su punto de vista. España y Europa deben tender a cajon común y distribuir la riqueza, debemos ir a la igualdad de oportunidades (no que todos seamos iguales, ojo) y cuando algunos se creen los más listos, los más privilegiados o los más chulos, pues se les intenta convencer de buena fe, hasta que se acaba la paciencia y se toman otras medidas, con el mismo razonamiento que ellos ejercen, SI o SI.
    Y aquí no hablo de imponer idiomas a nadie, ni decir lo que deben pensar o como deben vivir, hablo de caja común y de distribuir la riqueza, a los ricos eso les jode, pues que se aguanten. No podemos, ni debemos esperar dejar contento a todo el mundo, porque hay gente que no se contenta con nada y dialogar con sordos, prepotentes y estúpidos no conduce a nada.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo en que todos debemos tener los mismos derechos y obligaciones, pero cuando hay un conflicto de esta envergadura no hay camino más positivo que el diálogo. Eso sí, con la Constitución en una mano y la predisposición para suavizar tensiones en la otra.

      Nunca me han gustado los que se sienten mejores que los demás. A eso se le llama supremacismo, xenofobia, etc.

      Sin embargo, existen identidades diferentes que no pueden obviarse. Y no solo estoy pensando en la catalana y vasca...Hay que asumirlas y actuar en consecuencia.

      Saludos

      Eliminar
  4. "Ahora miras a tu país y vuelves a ver hablar a las bestias. Pero son de otro tipo. Carroñeros, víboras, hienas. Bestias con forma humana, sin embargo, que destilan odio. Un odio perturbado, nauseabundo, como de dentadura postiza con moho, contra todo lo que representa la lengua. Están aquí, entre nosotros. Les repugna cualquier expresión de catalanidad. Es una fobia enfermiza. Hay algo freudiano en estas bestias. O un pequeño bache en su cadena de ADN. ¡Pobres individuos! Viven en un país del que lo desconocen todo: su cultura, sus tradiciones, su historia. Se pasean impermeables a cualquier evento que represente el hecho catalán. Les crea urticaria. Les rebota todo lo que no sea español y en castellano. Tienen nombre y apellidos las bestias. Todos conocemos alguna. Abundan las bestias. Viven, mueren y se multiplican. Una de ellas protagonizó el otro día un incidente que no ha llegado a Catalunya y merece ser explicado, como un ejemplo extraordinario de la bestialidad de estos seres. Pobres bestias, no pueden hacer más [...] Pero ¿por qué hay que movilizarse cada vez? ¿Cuando acabarán los ataques de las bestias? ¿Cómo podemos en 2008 aguantar tanta vejación, tanta humillación y tanto desprecio?"."


    En Barcelona siempre te acaba pasando que te adelanta un grupo de niños y niñas hablando en castellano […] Sales a la calle y nada indica que aquello sea la calle de tus padres y tus abuelos: el castellano avanza, impecable, voraz, rapidísimo. Abres los diarios o miras la televisión y te hablan de cosas que no tienen nada que ver contigo y tu mundo".
    Hay gente que ha dejado de estar en la luna -española- y hacen de su vida un ejercicio diario de compromiso. Ante tanto nacionalista de regional preferente, catalanistas al baño maría, tibios y sensatísimos, masoquistas de España en la que se dan una vez y otro, aquí hay gente que ha dicho basta y, cada uno a su manera, combate por unas ideas y un país. Gente que ya se ha olvidado de mirar al sur y vuelve a mirar al norte, donde la gente es limpia, noble, libre y culta. Y feliz".

    ¿De que hablamos con semejante idiota?, a mi solo se me ocurre un tipo de diálogo con este imbecil, es un buen bofetón en esa cara de retrasado que tiene, quizás no sirva de nada, pero la próxima vez se pensara eso de insultarnos al resto de españoles, como si el fuera un dios...

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conozco esos textos y los repruebo tanto como tú o más. Sin embargo, no creo en absoluto en lo de "un buen bofetón en esa cara". La pedagogía del "bofetón y tente tieso" está más que obsoleta y dudo de su eficacia.
      El siglo XXI no va por esos derroteros, afortunadamente...

      Otro saludo cordial

      Eliminar
  5. "Los españoles sólo saben expoliar", "vergüenza eres una palabra que los españoles hace siglos que han eliminado de su diccionario"
    "Ahora miras a tu país y vuelves a ver hablar a las bestias. Pero son de otro tipo. Carroñeros, víboras, hienas. Bestias con forma humana, sin embargo, que destilan odio. Un odio perturbado, nauseabundo, como de dentadura postiza con moho, contra todo lo que representa la lengua. Están aquí, entre nosotros. Les repugna cualquier expresión de catalanidad. Es una fobia enfermiza."


    ¿Te imaginas que algún dignatario de España dijese esto de los catalanes en general?, hasta aquí hemos llegado....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Palabras inaceptables. Lo repito. Me consta que se ha disculpado de las mismas... Y que nadie me confunda con su abogado defensor, ¿eh?

      Eliminar
  6. El dialogo siempre es un valor positivo, roto el diálogo ¿qué queda? Nada bueno. Por desgracia no confío en que se propicie el diálogo, pero esperemos a ver.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco confío mucho, pero que el cambio de gobierno facilitará ese diálogo. Otra cosa es que se llegue a acuerdos mutuos...

      Abrazos

      Eliminar
  7. Amigo, ya esa maquinaria echó a andar y va a estar muy complicado detenerla...
    No me gusta opinar mucho de lo que no sé, pero muy a pesar del respeto que tengo hacia ustedes, creo que se va a pagar un precio muy alto por los deseos independentistas...

    Un abrazo y ojalá las aguas retomen su nivel.

    Carlos Alberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema más agudo del independentismo es que ha fragmentado la convivencia entre los partidarios y los detractores. Costará recuperarla, pero tengo la sensación de que el asunto se está distendiendo un poco...

      Un abrazo, Carlos

      Eliminar
  8. El diálogo es imprescindible. Es, por lo menos, un ejercicio de responsabilidad. Tengo, sin embargo, pocas esperanzas. Cuando los que van a dialogar acuden a la mesa con las posturas intransigentes a la que nos tienen acostumbrados, creo que poca cosa se puede sacar de un diálogo de sordos. Hay que dialogar, esos sí. Aparcar el supremacismo, la intolerancia y el ansia desmesurada de poder y sustituir todo esto por el bien común y por recuperar la civilidad perdida. Mientras un dirigente político crea que debe gobernar solamente para los que ostentan sus símbolos, lo tendremos mal, muy mal. Tengo pocas esperanzas, repito. Las posiciones están muy enrocadas.
    Un fuerte abrazo amigo Luis Antonio.
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Repito, se puede hablar de todo, pero dentro del vigente marco constitucional.
      Tampoco me sobra ilusión y esperanza, pero no veo otro camino mejor que el expuesto.

      Un fuerte abrazo, Francesc

      Eliminar
  9. Desde hace unos días los " actores " principales de esta película han cambiado al menos los de una parte los de la otra parte solo han cambiado el nombre del actor principal . Por lo tanto al cambiar el gobierno del Estado , se puede abrir alguna posibilidad , el anterior, el PP estaba como el anterior y actual de Cataluña , o sea " cerrados en banda " ambos , ahora el nuevo gobierno , el PSOE , " algo " tendrá que hacer aunque no es de esperar que sea mucho , pero algo es algo , entonces veremos si la otra parte , la catalana , esta dispuesta a hacer algún cambio en su " cerrazón " , esperemos que aunque sea poco la situación mejore . Un saludo LUISANTONIO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es posible que, como bien dices, el nuevo gobierno del Estado sea más dialogante, pero si la otra parte se “mantiene en sus trece” no creo que se llegue muy lejos...Ojalá se consiga destensionar la situación actual...

      Saludos, Galanygarciah

      Eliminar
  10. Estoy de acuerdo contigo, el diálogo es la solución más acertada. Esperemos que se vaya por ese camino. Hace falta mucho diálogo para encontrar soluciones.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperemos que las dos partes estén por la labor...

      Besos, Marīa

      Eliminar
  11. Con la palabra siempre se ha avanzado más que con la intransigencia.
    Un abrazo, amigo Luis Antonio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá piensen igual los interlocutores.

      Un abrazo, amigo Paco

      Eliminar
  12. Anónimo12:23 p. m.

    La senda que hay por delante es larga. El consenso entre el independentismo y el Estado es, ahora mismo, nulo. Sin embargo, la convivencia sigue siendo un objetivo colectivo. El cómo se logra la convivencia puede someterse a debate. Pero la evolución de la convivencia por cauces civilizados es un deseo compartido por todos. Hay que plantar estas primeras semillas del diálogo, si aspiramos a recoger algún día su fruto.

    Ed. La Vanguardia (fragmento)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He leído dicha editorial y comulgo totalmente con su contenido.

      Eliminar
  13. El PP nunca quiso dialogar y el PSOE jamás. De hecho la petición de diálogo siempre ha llegado desde el mismo lugar, encontrando del mismo modo la puerta cerrada y con un letrero insultante y amenazador. Ahora los interlocutores son los mismos, de modo que no se puede esperar nada de ellos.
    El problema es de concepto, los españoles no conciben España sin Catalunya, así como tampoco el hecho que un idioma pueda competir con el castellano en igualdad de condiciones, por lo cual se cierran en banda ante cualquier atisbo de riesgo.
    La rotura tarde o temprano es inevitable, no sabemos cuando ni cómo, pero sí que la será; y conste que lo dice un tipo metido en política, que le da lo mismo la bandera, que habla con unos y con otros, y que lo que más le gustaría es que se solucionara.

    ResponderEliminar
  14. Sí, el diálogo siempre es necesario en cualquier asunto...

    Muchos besos.

    ResponderEliminar