jueves, abril 20, 2017

Desarrollo personal: papel secundario de los padres




Simplificando, existen tres tipologías de padres  y cada una representa unas ideas diferentes: los tradicionales, los modernos y los "paradójicos" que ocupan un lugar intermedio entre los dos anteriores. Evidentemente cada modalidad de padres incide de forma diferente en el aprendizaje y desarrollo de sus hijos. Sin embargo, el objeto de esta entrada es destacar la enorme incidencia que tienen en el crecimiento personal otros elementos del entorno familiar, afectivo y social. Por experiencia propia y con el aval de investigaciones relativamente recientes que han venido a corroborar  mis propias opiniones, quiero poner de manifiesto que la crianza influye  relativamente poco en la personalidad de los niños. Esto equivale a decir que la influencia de  los hermanos, amigos y compañeros pesa  más que la de los propios padres. Según esta lógica, conminar a un hijo a leer el periódico o un libro determinados servirá de poco, pero  si este observa que lo hace un hermano mayor, un amigo o un compañero será determinante. La idea de fondo sigue siendo la de siempre: todo aprendizaje es imitativo, pero no es lo mismo "copiar" o "imitar" a los padres, distantes de su realidad, que a los hermanos, amigos o compañeros, mucho más próximos a la misma. Sabedor de esto, en numerosas ocasiones he utilizado a alumnos que tienen cierto prestigio para animar a compañeros a que, al margen de lo académico, lean determinados libros, presten servicios de voluntariado, vean según qué programas televisivos o asistan a alguna propuesta de actividad cultural. A dichos alumnos les estaré eternamente agradecido. Han sido mucho más convincentes que yo, quizás porque parecen estar "libres de toda sospecha"...