miércoles, julio 19, 2017

SOY ASÍ O QUISIERA SERLO...


Rehuyo, con harta frecuencia, todo ejercicio de introspección porque me descubro como una persona insumisa, descreída, liberal tirando a libertario, profundamente individualista sin dejar de ser solidaria y que sabe apreciar los valores y principios del entorno, que abomina de cualquier nacionalismo de corte patriotero, de toda suerte de militancia ideológica que imponga una lectura miope del presente, que reste independencia al pensamiento y que postule la sumisión a cualquier tipo de liderazgo de esos tan frecuentes y  que practican políticas con ambiciones desmedidas y horizontes mezquinos.
Me descubro, en definitiva,  como una especie de exiliado interior que desprecia  la vida defensiva y conformista, que cae una y otra vez en el más profundo de los escepticismos, pero que mantiene la curiosidad y que ama el movimiento aunque sea en pos de confines un tanto desnortados.

Lo rehuyo, como decía, porque me entran las sempiternas dudas de si realmente soy así o quisiera serlo...

jueves, julio 13, 2017

La paradoja de nuestro tiempo


A pesar de que estemos viviendo una época donde las nuevas tecnologías han derribado las fronteras. A pesar de que asistamos al nacimiento de una Europa nueva plurinacional y federativa. A pesar de que viajar sea más la norma que la excepción. A  pesar de todo eso y más, el cosmopolitismo, entendido como vocación universalista e integradora de quienes se consideran ciudadanos del mundo, se juzga hoy desde el fanatismo partidario del indiscutible principio de identidad, como un signo de perversión y fruto de la debilidad que sufren las democracias occidentales.
El retorno de las viejas tesis neonazis y xenófobas  sobre la pureza de la raza y el derecho de sangre cobran cada día más fuerza. A los extranjeros, antes personajes exóticos, hijos forzosos de la emigración política o económica  hacia lugares más prometedores, se les considera  peligrosos invasores que acabarán con nuestra identidad nacional y con el estado del bienestar.
Curiosa paradoja que, además de sorprender, preocupa seriamente...                                                                

sábado, julio 08, 2017

ESCAPARATOSOS TEMPLOS: LA RELIGIÓN DE MUCHOS JÓVENES

Hace muchos años que convivo  con jóvenes adolescentes y observo con profundo pesar que la inmensa mayoría de los de hoy, sin apenas distinción de clase social, son  fieles creyentes, no sé si convictos y confesos, aunque sí inofensivos y autistas, de la salvaje religión  del mercado que llena de "escaparatosos" templos,  avenidas, calles y  plazuelas.  ¿Y qué decir de la seductora versión "on line"? Aquellos jóvenes de antaño, cultos, idealistas, rebeldes y con pretensiones revolucionarias de transformar la sociedad, apenas existen ya. Es una especie, me temo, a extinguir en nuestro hábitat social.