miércoles, enero 16, 2019

"Cataluña me aburre mucho" (Rafael Sánchez Ferlosio)





Lo que está pasando en Cataluña no es exclusivo de esta comunidad. Todos, desde sicilianos hasta escoceses, parecen querer más autonomía o independencia. Los británicos votaron para abandonar la Unión Europea y la hostilidad hacia esa decisión está aumentando en todo el continente. El crecimiento del nacionalismo y el tribalismo es evidente no sólo entre las minorías, sino también, de forma incluso más amenazadora, entre los grupos mayoritarios. ¿Es la moda o algo más serio? Lo cierto es que no pocos, además de preocupados, ya comenzamos a estar más que aburridos, hastiados, del monotema del independentismo.
No es de extrañar que personajes tan singulares como Rafael Sánchez Ferlosio exclame: "Cataluña me aburre mucho. Es más aburrido que un partido con empate a cero... Es un coñazo". Ya tiene más de 90 años y a esta edad no se andan con rodeos y dicen lo que piensan. Esto es lo que ha hecho este gran escritor a preguntas de un periodista.
Es posible que no pocos piensen igual que él, pero no se atrevan a decirlo porque todavía no han llegado a nonagenarios.
Debatir sobre temas de candente actualidad es apasionante. Confrontar ideas y dejarlas ir es imprescindible y enriquecedor. Al menos para el que escribe. Pero, cuando se llega al empacho, desintoxicarse de todo ello también es necesario, además de saludable.   En tales confrontaciones dialécticas lo que sí hacemos con mucha competencia es quitarle la razón al adversario. Otra cosa es esgrimir la propia. Haría falta, sobre todo, poner todas las capacidades y el empeño en solventar los problemas que nos afectan. Ahí sí que deberíamos estar la inmensa mayoría porque a pesar de los pesares sigo pensando que las personas tenemos más cosas en común que diferentes.
A veces uno tiene la sensación de que los partidos políticos implicados y confrontados utilizan el tema Cataluña/España como"cortina de humo" para no entrar de lleno en lo que realmente preocupa a la mayoría de los ciudadanos: mejorar la sanidad, la educación, las prestaciones sociales, atajar la corrupción, disminuir las desigualdades, integrar a los emigrantes...

domingo, enero 13, 2019

Pintada enigmática


No sé si alguien podrá ayudarme a descifrar esta enigmática pintada que ha aparecido en la fachada del edificio donde tengo el parking del coche...

domingo, enero 06, 2019

El tiempo "es lo único que nos pertenece"...


Muchas personas han hecho algo que no querían simplemente porque se esperaba de ellas o por presión social o tribal. La opinión de los demás o lo que creemos que los demás piensan de nosotros nos importa y condiciona en mayor o en menor medida. Me ha costado, pero observo con gran satisfacción que cada vez estoy más liberado de este prejuicio. El devenir del tiempo nos enseña mucho. Y el tiempo, como bien dijo Baltasar Gracián, "es lo único que realmente nos pertenece". Y añade: "Incluso aquel que nada tiene, lo posee"

miércoles, enero 02, 2019

Civilización impersonal del siglo XXI



Ya casi no recuerdo cuándo fue la última vez que recibí una felicitación de puño y letra en el buzón. Cada vez escasean más las felicitaciones personales. El copiar, pegar y enviar están de moda. ¿Falta de tiempo o de creatividad personal? No sé qué pensarán los demás, pero a mí me hastía sobremanera todo lo que suene a estereotipo. Pocos, cada vez menos, somos capaces de enviar una felicitación de la propia cosecha. Confieso que yo tampoco doy ejemplo, pero intento evitar, al menos, todo eso de reenviar lo recibido... Mensaje estándar para emociones estándar. El verbo wasapear se impone.  A esto se le comienza a llamar la "civilización impersonal del siglo XXI". Una auténtica pena...

viernes, diciembre 28, 2018

Estrechez de miras, no, por favor...




Se dice que uno es más civilizado en la medida en que se esfuerza por ir más allá de la cultura  propia limitada por fronteras reales o ficticias. Ser civilizado es  tener curiosidad por otros conocimientos, tender puentes  y acercarse a ellos con espíritu receptivo. De esta manera se amplían  horizontes, formación y amplitud de miras. Los hay también, y parecen ir in crescendo,  que se limitan a  encerrarse  en los usos que conocen porque  los consideran mejores a todos los restantes y muestran cierto grado de animadversión hacia otras culturas y formas de conducta humana que no comparten. A estas personas siempre se les ha llamado incultas, ignorantes, cerradas... Por eso siento, y no puedo ocultarlo, fobia por todas  ideologías que pecan de supremacismos petulantes y palmaria estrechez  de miras...

jueves, diciembre 20, 2018

Mi atípico árbol de Navidad


Este árbol - chopo cabecero - y el texto que cuelga entre sus ramas nacen de las difíciles circunstancias que estamos viviendo en Cataluña. No sé qué se pensará en el resto de España a tal respecto...

sábado, diciembre 15, 2018

XL ANIVERSARIO DE LA CONSTITUCIÓN. ¿Y AHORA QUÉ?



La Constitución vigente acaba de cumplir 40 años de vida. Indudablemente estableció  las bases de un Estado democrático y dio respuestas válidas a una ejemplar transición política más alabada y reconocida en el exterior que dentro. Cierto es también que algunas de estas respuestas ya no son válidas para afrontar las circunstancias actuales y el futuro más inmediato. La renovación de la misma exige un consenso similar al que la alumbró en 1978. Hay que seguir buscando soluciones para que el interés general esté siempre por encima de los intereses legítimos de cada uno. La duda que nos asalta es si se sabrá establecer dicho o similar consenso que permita profundizar en la democratización, en la justicia social y en la defensa de los derechos y libertades de todos. Los partidos políticos de ayer  y el conjunto de la sociedad estuvieron a la altura de las circunstancias sacrificando intereses propios en beneficio del acuerdo. ¿Sabrán estar hoy a la misma altura?

sábado, diciembre 08, 2018

Mentiras fundamentales sobre Cataluña Por Xavier Diez - 19/11/2018



(Continuación?
Con esta entrada finalizo la publicación del artículo de Xavier Diez publicado en el Diario 16. No sé si ha contribuido a aclarar ideas y dudas o a incrementarlas. Es difícil opinar sobre un tema que alimenta  más las emociones que la capacidad de raciocinio. En cualquier caso quiero que quede claro que mi propósito no ha sido otro  que provocar debate.  También poner de manifiesto, una vez más, que todo lo que sea levantar muros, destruir puentes y manifestar supremacismo de unos frente a otros me produce un gran desasosiego porque la convivencia queda inevitablemente dañada. Los nacionalismos, todos, provocan dichas secuelas. Lo repetiré una y otra vez: los patriotismos son otra cosa...

Agradezco encarecidamente todos los comentarios publicados en este espacio y también los correos electrónicos que he recibido de quienes han preferido dicha modalidad de comunicación. De lo que manifiestan unos y otros se aprende siempre.

Mentira número 5: son golpistas

Esta es el mantra más repetido por la derecha nacionalista española, que considera que el referéndum del 1 de octubre, junto con su preparación y su incardinación en el marco jurídico, así como la declaración de semanas después fue un “golpe de estado”. Resulta más que curioso que aquellos que no tienen problemas a minimizar, y en algunos casos a reivindicar el régimen franquista, sean aquellos que más se desgañiten para exigir la aplicación permanente del artículo 155.

Sí que hubo un golpe, pero fue inducido por el jefe del estado en su alocución (un implícito llamamiento a la represión) del 3 de octubre. Sus palabras fueron interpretadas como una carta blanca por parte de los cuerpos policiales y el poder judicial (y el TC) para encarcelar con cargos ficticios a buena parte de sus protagonistas, para impedir el nombramiento del presidente Puigdemont forzando vergonzosamente la legalidad o para acusar de terrorismo a quienes cortaban carreteras poseyendo pitos amarillos, como es el caso de Tamara Carrasco. Los jueces europeos no se podían creer lo que veían, de manera que diplomáticamente han desautorizado la justicia-ficción elaborada desde el Supremo, rebajándola reiteradamente por los tribunales europeos a la segunda división europea, justo al lado de Turquía.


Bonus Track núm. 2: es paradójico que, teniendo en cuenta que la generalización constitucional de las autonomías (el Café para Todos) se realizó, indiferentemente de la voluntad de la mayoría de territorios, y con un mapa autonómico surrealista, para diluir la innegable condición nacional de Cataluña y el País Vasco, a lo largo de la aplicación del 155, el único territorio sin autonomía fuera precisamente éste.
Mentira número 6: Se ha roto la convivencia

El mes pasado conocí a un joven de Ceuta que había encontrado trabajo en Girona como educador. Confesó que, cuando explicó a su familia que se venía a Cataluña, su madre lloraba desconsoladamente como si hubiera sido enviado a la Guerra del Vietnam. Llevaba ya algunas semanas aquí y pudo comprobar que todo lo que le habían explicado sobre Cataluña era mentira. Que nadie le perseguía por no hablar catalán (como sucede con el 20% de la población). La idea de la ruptura de la convivencia no es ningura realidad, sino un proyecto deliberado dirigido por Ciudadanos y que como ya confesó públicamente uno de sus líderes, Jordi Cañas, anhela la ulsterización del país. No es fácil que esto suceda, porque la sociedad catalana es sumamente compleja y heterogénea y lleva ya un siglo administrando la diversidad. En las familias, lugares de trabajo, sindicatos, comunidades de vecinos, grupos de amigos existen opiniones dispares, pero no se ha roto ninguna a causa del independentismo. Si algún núcleo familiar se ha dejado de hablar es a causa de razones mucho más profundas y personales. En entidades de la sociedad civil, como el sindicato CCOO, tras una consulta realizada este año, el 40% de los afiliados se declaran independentistas, pero no existe ningún movimiento que indique que la entidad se vaya a romper con una dirección que se, no sin cierta ambigüedad, se desmarca del independentismo. En otras palabras, a pesar de los intentos de división por parte de partidos como Ciudadanos o el PP, o la intoxicación mediática, Cataluña no se rompe, sino lo que se está rompiendo son los lazos personales, económicos y culturales con una España que parece llevar puesto el implante que contempla a los catalanes que ejercen como tales como “roaches” o cucarachas. Porque buena parte de los catalanes, sean independentistas o no, están bastante hartos de un estado que se esfuerza en mostrar a diario su hostilidad y que posee un doble rasero a la hora de tratar a sus ciudadanos. No es normal que una chica como Tamara Carrasco, que ha participado en un corte de carreteras y se le haya encontrado en casa “una careta de Jordi Cuixart y un pito amarillo”, haya sido acusada de “terrorismo” por la Audiencia Nacional, y en cambio, un ultraderechista, amigo de la Guardia Civil, con un gran arsenal de armas de juego y que tenía planificado atentar contra el presidente de gobierno, no sea considerado terrorista.
Bonus Track núm. 3. Se ha hablado de acoso y agresiones a unionistas, e incluso se ha magnificado el hecho que al juez Llarena se le haya pintado de amarillo el portal de su casa. Pero lo cierto es que los actos de violencia registrados van en una única dirección. Tras los 1.066 heridos del 1 de octubre contra los ciudadanos que pretendían votar, según el prestigioso Anuari.Cat, se registraron, entre octubre de 2017 y febrero de 2018, 139 incidentes violentos de carácter ideológicos, todos ellos ejecutados por la ultraderecha, entre los cuales, varias veces han participado personal de las fuerzas policiales del estado. Ello ha implicó decenas agresiones físicas por llevar lazos amarillos y un total de 101 heridos de diversa consideración. Uno de los periodistas más destacados en el conocimiento de la ultraderecha (y uno de los más amenazados de Europa) fue agredido por un agente de policía de paisano, entre multitud de testigos y pruebas gráficas, al grito de “Arriba España” y “Viva Franco”. En los días de octubre, varios coches de ciudades como Girona, Cassà o Verges aparecieron con las ruedas pinchadas. Precisamente en Verges, ciudad natal de Lluís Llach ha sido atacada varias veces por comandos ultraderechistas. El coche particular de la diputada republicana Jenn Díaz fue destrozado, Catalunya Ràdio y una escuela de Barcelona fue asaltada violentamente por una manifestación ultra y así un sinfín de situaciones silenciadas en los medios españoles. Desde este punto de vista, el nacionalismo español busca desesperadamente romper la convivencia.

Mentira número 7: No hay presos políticos ni exiliados, sino políticos presos y huidos de la justicia
Sé que esto es duro para muchos españoles que tienen en alta estima su país. Pero, tras los acontecimientos de octubre, el “a por ellos judicial” implica que personas de una calidad humana intachable han sido encarcelados preventivamente por formar parte de un gobierno, desconvocar una manifestación o permitir un debate en el Parlament, lo que contrasta, por ejemplo, con el caso de la Manada u crímenes de gravedad extrema o corrupción evidente. La situación se entiende únicamente a partir de las instrucciones jerárquicas de una judicatura, que, en los niveles estratégicos, mantiene un franquismo evidente, y probablemente tiene mucho que ver con instrucciones tácitas de una jefatura del estado que no oculta su odio hacia unos catalanes, que en más de un ochenta por ciento se declaran republicanos. Amnistía Internacional, 40 premios Nobel, magistrados alemanes, belgas, suizos o británicos han denunciado lo que los medios españoles se obstinan en reconocer: son presos políticos y exiliados. A cualquier profesor o catedrático de derecho le estalla la cabeza ante este acto de derecho-ficción. Pero, por si hacía falta alguna indicación más, los varapalos judiciales europeos a la hora de negar todas las extradiciones hacia los líderes independentistas exiliados, han dejado a la judicatura española a la altura de la turca. De hecho, no creo nada casual que a Felipe VI le sentaran al lado del presidente Erdogan en la ceremonia del centenario del final de la Primera Guerra Mundial. Incluso el Supremo ha retirado las euroórdenes ante la evidencia, lo que implica claramente que en ningún caso sean “huidos”, puesto que pueden circular por todo el mundo menos en un país llamada España y en una Cataluña donde se aplica, a la práctica un “estado de excepción”.

Bonus Track núm. 4: Es bien conocido que antes del 1 de octubre, uno de los juzgados de Barcelona se dedicó a investigar ilegalmente al mundo independentista, y que tras el “a por ellos judicial”, se encausó a más de 1.200 personas por cosas del estilo “alcaldes que firman manifiestos”, tuiteros, manifestantes o maestros que fueron denunciados, a instancias de los mandos de los cuarteles, o por páginas web anónimas por supuesto adoctrinamiento. En otros términos, una “causa general” contra el independentismo y los “delitos de opinión”. En el momento en que estos casos han pasado por jueces ordinarios, todo ha sido archivado. A pesar del deterioro del sistema judicial, la mayoría de magistrados no parecen dispuestos a sacrificar su integridad profesional y ética (a pesar de que ello les impida progresar en su carrera). Por cierto, todo forma parte de una trama destapada por periodistas denominada “Operación Cataluña”, a cargo de políticos conservadores y cloacas del estado. Este conjunto de informaciones periodísticas probadas y contrastadas se resumieron en un documental que se pasó en Cataluña y el País Vasco, y que ha sido vetado por las televisiones generalistas.


Mentira número 8: Nadie reconocerá a Cataluña / Cataluña nunca será independiente
Resulta muy arriesgado, en política, o en la vida en general, utilizar el futuro imperfecto. Ni quien esto lea, ni quien escribe posee la facultad de adivinar el futuro. Pero con cierta formación y honestidad intelectual podemos intentar aprender del pasado y comprender el presente. Ahora que se cumplen cien años del final de la primera guerra mundial es necesario saber que en Europa se ha pasado de 26 estados independientes a 51, lo que implica un promedio de uno cada cuatro años. Y, aunque cada caso tiene sus peculiaridades, se repite un mismo patrón: un estado grande y plurinacional incapaz de administrar su diversidad. A diferencia de dos décadas atrás, en Cataluña existe una masa social suficientemente amplia que ha abrazado el independentismo como proyecto, lo que supone una espada de Damocles sobre Madrid y que hace de España un estado tremendamente frágil y vulnerable. Es cierto que a ningún país europeo u occidental le hace demasiada ilusión la independencia de Cataluña. Pero la regla número uno de las relaciones internacionales es el interés; i la número dos, la hipocresía. Varios gobiernos pueden utilizar el “conflicto interno” para presionar a las autoridades españolas para conseguir favores o tratados que les suponga un beneficio (y que perjudiquen a la sociedad y la economía española). De hecho, ya está pasando, cuando la flota rusa ha podido reabastecerse en las colonias españolas del norte de África. Y, por supuesto, el reconocimiento de Cataluña no se producirá… hasta que se produzca. La actuación burda y estúpida del gobierno español ha acelerado, además, la degradación de su prestigio internacional (la presencia de España ya se ha visto afectada a partir de la relegación en varios organismos internacionales como la OSCE o la UE) y su situación diplomática (especialmente gracias a ministros de competencia discutible como Margallo o Borrell) lo hace estar en una situación de debiliad. En contraposición, la forma cómo Canadá, con un problema parecido, encaró el conflicto, mediante un referéndum, unas reglas claras y una negociación posterior hizo de este país norteamericano una potencia más sólida que antes de 1980.

Mentira número 9: los catalanes son supremacistas / nacionalistas / nazis, …

Esta ha sido una de las más repetidas últimamente al más puro estilo goebbeliano. Se fundamenta probablemente en el hecho tradicional de que Cataluña es una sociedad tradicionalmente más urbanizada que España y que ciertamente algunos sectores del catalanismo no siempre han sido muy diplomáticos en su relación con Andalucía. Ciertamente, personajes como Antoni Duran Lleida (por cierto, un reconocido unionista y representante de lo más rancio y apolillado de la antigua burguesía catalana) utilizó en más de una ocasión los tópicos sobre andaluces vagos. Pero la realidad es bastante diferente: la propia Constitución establece una asimetría en las relaciones entre lenguas y culturas: obliga a conocer el español, pero no el catalán, al cual trata como lengua de segunda fila. Es más, el estado ha saboteado cualquier intento de que éste, con más de diez millones de hablantes (y que es hablado por uno de cada cinco ciudadanos del estado), sea oficial en España o en la Unión Europea, donde sí que lo es el maltés, el esloveno o el finés, con muchos menos hablantes. Además, el trato del estado al catalán se ha caracterizado por un desprecio sistemático. Resulta muy sintomático que existan más cátedras universitarias de catalán en Alemania que en la España monolingüe. Los catalanes no se sienten superiores a los españoles, ni a los portugueses, ni a los argentinos, sino algo que parece molestar mucho más: iguales. Es España la que se niega a dar un trato igualitario, de nación a nación. Es cierta incapacidad ontológica de aceptar de que Cataluña es una nación que, de acuerdo con las teorías de Bennedict Anderson, Ernest Gellner, Anthony Smith hace que este territorio y las personas que lo componen se puedan identificar como tales. Incluso la floja definición de la Real Academia de la Lengua “conjunto de personas de un mismo origen y que generalmente hablan la misma lengua y poseen una tradición común” se acomoda a una realidad objetiva. Sí, ciertamente muchos tienen tatuada la creencia que los catalanes se han inventado su pasado y que hablan catalán para fastidiar. Pero creer en ello no significa que la realidad no pase por encima del deseo del nacionalismo español de homogeneizar el estado al más puro estilo francés.
Desde el nacionalismo banal de quien posee un estado (Michael Billig nos recuerda que son éstos quienes disimulan su nacionalismo a partir considerar la exhibición de sus símbolos como algo natural), se considera a quien no comulga con la idea cuasi religiosa de la unidad de España como un hereje, y utiliza el apelativo de “nacionalista” para desacreditarlo. Pero, como ya hemos señalado, Cataluña es una sociedad plural y compleja y sus deseos de independencia responden a un proyecto de ruptura respecto a un estado hostil y autoritario. Para ello han desarrollado unas redes de sociedad civil que permiten movilizarse activamente por cientos de miles. En vez de tratar de entender por qué hay tantas personas que ya no quieren ser españolas, buena parte de la opinión pública y publicada ha decido relacionarlas con la Alemania nazi… paradójicamente por parte de un estado que acogió a miles de ellos, que fue construida en su forma actual mediante el franquismo, y que utiliza la represión para tratar de mantener un statu quo crecientemente discutido.

Apunte final: España debería visitar al psicoanalista
En este apagón informativo / implante cerebral que rige la conducta de buena parte de la sociedad española (no olvidemos que 6 de cada 10 españoles justifican la represión contra los independentistas, tratados como “roaches” o “cucarachas”) hay datos que muchos, diría que casi todos, desconocen. Si hablamos de la Cataluña contemporánea, exceptuando a José Montilla (2006-2010), todos, absolutamente todos los presidentes catalanes han sido víctimas de la represión del estado. Prat de la Riba, primer presidente de la Mancomunidad (una pre-autonomía anterior a la República, entre 1914 y 1924) murió prematuramente a causa de los diversos encarcelamientos en su etapa de líder catalanista. Francesc Macià (1931-1933) fue exiliado y encarcelado varias veces. Lluís Companys (1933-1940) fue encarcelado, exiliado, entregado por la Gestapo a España, y finalmente fusilado. Josep Irla (1940-1954) fue exiliado y su patrimonio robado por el franquismo. Josep Tarradellas (1954-1980) pasó 38 años en el exilio. Jordi Pujol (1980-2003) fue represaliado por el franquismo y pasó algunos años en prisión. Pasqual Maragall (2003-2006) fue defenestrado por el partido socialista, y cruelmente difamado por los medios españoles. Artur Mas (2010-2016) ha sido procesado y finalmente le han incautado su patrimonio en un acto de venganza del estado. Y, Carles Puigdemont también ha tenido que exiliarse. ¿Qué le pasa a España con los catalanes?
Durante siglos, Cataluña ha buscado inútilmente su encaje con el estado. Pero las cosas han cambiado, probablemente de manera definitiva. Una parte substancial, quizá mayoritaria y en ascenso, ya no quiere saber nada de una España empapada de franquismo y catalanofobia. O peor aún, de una España que, a la manera inquisitorial, ve en la existencia de una identidad nacional alternativa como una peligrosa herejía. Ahora, una masa social resentida y organizada aprovechará la mínima oportunidad para completar su proyecto o desestabilizar al estado. Ya sé que soy ingenuo, porque cualquier analista venido de cualquier sitio sabe perfectamente que es a partir del diálogo y la negociación que un conflicto de esta magnitud puede tener algún viso de solución. Pero para ello, la sociedad española debe arrancarse el implante que llevan puesto para poder leer la realidad de manera objetiva.




lunes, diciembre 03, 2018

Mentiras 3 y 4 sobre el independentismo catalán (movimiento burgués souflé)

Mentira número 3: el independentismo es un movimiento burgués

Esta es una acusación típica lanzada desde las izquierdas en base a una lectura indigesta de un Marx poco leído y desde el mal comprendido texto de Jordi Solé Tura sobre el catalanismo. En cierta manera, esta es una afirmación categórica y simplificadora que contiene algunos elementos que llevan a tener este análisis erróneo. En primer lugar, la propia idea de “burguesía”, entendida a la manera tradicional, es decir, patrones, propietarios de empresas y de gran capital, hoy en día es más que discutible de acuerdo con las nuevas reglas del juego del capitalismo neoliberal. Pero lo que llamaríamos la alta burguesía catalana, vinculada a los negocios en base a sus relaciones privilegiadas con el poder político es más que hostil al republicanismo. Según los diversos estudios sociológicos y demoscópicos sobre la cuestión, en Pedralbes, el barrio paradigmático de las clases altas barcelonesas, el sentimiento independentista no llega al 40%. En cambio, sí existe una mayoría de independentistas en lo que serían las clases medias y sobre todo las nuevas clases medias emergentes, muy vinculadas con parámetros más objetivos como el nivel de estudios. Así, según el barómetro de opinión pública de 2017, se consideran independentistas quienes poseen una titulación de Bachillerato y FP (51%), y estudios universitarios (entre el 61-63%), mientras es minoritario entre quien posee la ESO (42%) o no posee estudios (20%). Esto se complementa con la edad: 59% favorable a la independencia, 29% en contra para el segmento de 18 a 24 años; 58% a 32% para quienes tienen entre 25 y 35 años; 48% a 39% entre los 36 y 49 años, y solamente el unionismo empieza a ser mayoritario para los mayores de 50; 43% independentistas respecto al 47% unionistas entre 50-64 años y 40% a 51% entre mayores de 65. Esto ofrece un panorama complejo, silenciado en los medios españoles, que tiene menos que ver con la clase que con el nivel de politización, arraigo y participación social. En otros términos, el independentista no es ningún “roach” ni burgués, sino una persona nacida en Cataluña, con estudios postobligatorios, que participa activamente de la vida social de su comunidad, que ideológicamente mantiene valores democráticos, se considera de centro-izquierda y cuyas motivaciones suelen estar más en construir un futuro libre de la hipoteca del franquismo superviviente de la Transición, algo, por cierto, muy lejos de los tópicos insertados en el chip que los medios madrileños y la clase política del estado ha implantado en la percepción de la sociedad española.

Mentira número 4: el independentismo es un souflé

Esta fue la excusa para no hacer nada cuando las cosas empezaron a deteriorarse a raíz del culebrón del Estatut de 2006. Desde el entorno nacionalista español, fomentado en el bipartidismo PSOE-PP, pero sobre todo desde el potente franquismo sociológico que nunca se fue, se consideró que las heridas abiertas por los ataques catalanófobos durante la tramitación, aprobación y sentencia del Estatut generaría un malestar pasajero. Acostumbrados al pactismo pujolista, las instituciones del estado cometieron el error típico de analizar situaciones nuevas con categorías viejas y no fueron capaces de percibir las mutaciones sociales y políticas profundas que ya se intuían des de la década anterior, en el que buena parte del independentismo iba saliendo del armario catalanista, e incluso se iba gestando un independentismo postnacional, que contempla el derecho a decidir como algo natural y la monarquía centralista como algo insoportablemente retrógrado. Mientras las difamaciones sobre el sistema de inmersión, las descalificaciones hacia el nacionalismo ajeno (sin la autocrítica del propio), los fracasos de las políticas de memoria histórica se iban sucediendo, entre las generaciones que no vivieron el franquismo ni la Transición se estaba cociendo un cambio de paradigma político: la idea que la Transición había fracasado a la hora de administrar la cuestión de la plurinacionalidad del estado, que la monarquía se trataba de la continuación del franquismo por medios constitucionales, y que la reforma (especialmente la necesaria transformación de una mentalidad española que no parece capaz de tratar de igual a igual a aquellas realidades nacionales no castellanas) era imposible. Y, aunque pareciese una paradoja, la independencia era la opción más realista para vivir sin la interferencia, no solamente del franquismo omnipresente en los mecanismos estratégicos del estado, sino de una nación, la española, que no admitía otra relación que la subordinación de quienes no comparten sus referentes culturales e ideológicos.
Es así como el independentismo fue creciendo de manera continua hasta llegar a casi la mitad de los residentes catalanes. Los acontecimientos del último año, mediante una represión que recuerda a la de la primera mitad de los setenta, los presos políticos, los exiliados, la criminalización de la disidencia, no está reduciendo en absoluto su número. Y la composición demográfica del republicanismo hace suponer que éste se reforzará con el paso del tiempo
(Continuará)

lunes, noviembre 26, 2018

Mentira número 2: Lo de la independencia es por el dinero (Mentiras fundamentales sobre Cataluña (Diario 16)



Se trata de una falsedad muy arraigada, a la cual ha contribuido una parte no desdeñable del catalanismo conservador y su discurso –a pesar de todo, bien documentado- sobre la discriminación económica del país. Pero la cuestión económica no es una causa, sino una consecuencia del poder asimétrico entre aquellos territorios -y grupos sociales- que perdieron la guerra civil, y que al no existir unos juicios de Nuremberg no se rectificó. El poder real que se asentó entre las élites franquistas ha fomentado cierto feudalismo económico, mediante unas políticas parasitarias asentadas en el poder financiero y económico de carácter rentista y el alto funcionariado del estado, con una mentalidad latifundista. El Madrid político -que, por cierto, domina los medios de comunicación- ha manipulado la política para sabotear el crecimiento y desarrollo de polos económicos alternativos, no solamente en Cataluña, sino también, y muy especialmente en el País Valenciano, donde la discriminación fiscal es aún más profunda.
El verdadero factor de fondo que explica el independentismo es un choque de culturas políticas. Como ha demostrado la evolución del estado, especialmente a partir del momento en el que el franquismo desacomplejado de Aznar llegó al poder –sobre todo a raíz de la mayoría absoluta de 2000- ha chocado con la hegemónica cultura política antifranquista que caracteriza transversalmente a la sociedad catalana. Como los hechos han demostrado en base a una causa general contra el independentismo, Cataluña se quiere ir porque ha comprobado la naturaleza profundamente antidemocrática del estado español, cada vez con un comportamiento más próximo a Turquía. Cataluña quiere romper con España, porque los últimos acontecimientos este gesto representa romper con el franquismo (y la cultura franquista) hegemónica en el estado, y crecientemente aceptada por acción (pero, sobre todo, por omisión) por la mayoría de la sociedad. Cataluña quiere romper con España porque es republicana, mientras casi nadie cuestiona una monarquía puesta a dedo por el Pol Pot mediterráneo que fue Franco.
(Continuará)