lunes, mayo 28, 2018

¿La justicia es igual para todos?




Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.


Eso es lo que dice la Constitución, pero la credibilidad de la Justicia española es cuestionada por no pocos. Las condenas del caso Gürtel,  y otras que se han producido en los últimos años, desmienten a quienes dudan de la independencia de la Justicia en este país y de que en el mismo no impera el Estado de Derecho. Encarcelar a Urdangarín, cuñado de Felipe VI, en cumplimiento de su condena contribuirá a reforzar esta confianza. Espero que los recursos que ha presentado no impidan verlo pronto entre rejas, aunque tengo entendido que tardarán al menos doce meses en ser ventilados en la Sala Segunda, a pesar de que la Fiscalía haya pedido el ingreso en prisión de manera inmediata... A ver si algún día eso de que "la Justicia es igual para todos" es más que un deseo.

viernes, mayo 25, 2018

Adhesiones volubles e inquebrantables...



Hay personas, sin dilemas morales de ningún tipo, que no tienen dificultad alguna en ofrecer la misma adhesión a una dictadura que a una democracia o a lo que se tercie. Estas mismas personas siempre tienen lista la ocultación o la excusa para la lealtad anterior y la falta de pudor para reafirmase en la presente. 

martes, mayo 15, 2018

Qué es ser buen ciudadano



La ciudadanía implica el reconocimiento y la comprensión de unos derechos fundamentales - libertad, legalidad - que constituyen elementos básicos para desarrollar un proyecto de vida particular. De igual modo, la ciudadanía es el reconocimiento de unas obligaciones y responsabilidades que nos vinculan con lo que conocemos por bien común. Ser un buen ciudadano, pues, significa asumirnos como sujetos tanto de derechos, como de obligaciones. Sujetos autónomos cuya autonomía, más que la pretensión individualista de hacer lo que nos dé la gana, es asumir nuestra libertad personal en relación con la construcción y mantenimiento del bien común.

Lamentablemente, las circunstancias actuales se encuentran lejos de ratificar una tesis como la enunciada en el párrafo anterior, antes bien, lo que impera es la promoción de actitudes individualistas, egoístas y competitivas que apelan a la satisfacción de necesidades particulares y desconocen la importancia de promover intereses colectivos

jueves, mayo 10, 2018

Inés Arrimadas en el Parlament de Catalunya


Inés Arrimadas despierta pasiones encontradas:  ilusión entre los unionistas y todo lo contrario entre los independentistas catalanes. Y tú, amable visitante de este espacio, ¿qué opinas?

La división catalana sólo tiene una solución: Hay que hablar de lo mucho que nos une y no de lo que nos separa. Ya habrá tiempo para no obviar ningún tema...

lunes, mayo 07, 2018

CASA VICENS DE GAUDÍ







Esta casa se encuentra a escasos 150 metros de la mía. La veo con muchísima frecuencia y siempre acapara mi atención. Es habitual encontrar a turistas despistados que preguntan por su ubicación. Predominan los japoneses. Hace pocos años que un Banco de Andorra la compró por 35 millones de euros.






Este fue el primer trabajo que firmó Gaudí tras conseguir su título de arquitecto. Manuel Vicens lo contrató para que diseñara y construyera una residencia unifamiliar en la que entonces era la villa de Gracia (hoy, barrio de Barcelona). El lugar no es muy vistoso. Debido a diversos cambios en la urbanización de la zona, se perdió una glorieta, una fuente y una parte del jardín pertenecientes a la obra original.


En esta obra primeriza pueden apreciarse reminiscencias musulmanas y árabes, en una curiosa fusión con elementos autóctonos. Presenta una fachada a tres vientos llamativa y espectacular. Ladrillo rojo, piedra y azulejos son los componentes a destacar. La abundante utilización de azulejos, tanto en el interior como en el exterior, ofrece colorido y originalidad. Esta obra podría ser definida como un hermoso "collage" de estilos y germen de nuevas ideas. Gaudí aún no introduce las formas curvas, tan propias de su arquitectura posterior... Todavía se mantiene en la tradicional aplicación de la regla y la escuadra, es decir de la línea recta. La verja exterior está forjada con la hoja del palmito repetida de forma uniforme. 


La estructura exterior es de una gran originalidad. En la fotografía puede observarse una serie de cuerpos, como si fueran contrafuertes, y otros a modo de tribunas o torres adosadas en las esquinas. Visto desde la acera, el edificio parece crecer hacia el exterior a medida que asciende.







La calle de las Carolinas, donde se halla, es anodina. Por eso, el visitante se sorprende cuando descubre el estallido de colores de esta casa.




martes, mayo 01, 2018

CASTELLERS





Ya dediqué, en su día,  entradas a los castellers MINYONS DE TERRASSA y a los de VILAFRANCA. Es un espectáculo que me apasiona. Hoy solo hago referencia a aspectos teóricos de estas  espectaculares construcciones de torres humanas. Suena raro mezclar castellano con varias expresiones catalanas. Tenía que haberlo escrito en catalán. Habría resultado más auténtico...

Concepto

Los Castellers son una forma de fiesta catalana tradicional con un origen muy antiguo que hoy en día se vive con más fuerza que nunca. Consiste en la construcción de torres humanas que simbolizarían altas edificaciones o castells. Los participantes castellers se van colocando unos encima de los hombros de otros hasta una determinada altura. Los castellers se organizan en collas. Suele haber una colla por población, aun cuando, a menudo, se encuentran muchos pueblos y ciudades con más de una agrupación. En estos casos la rivalidad está servida. Las actuaciones castelleras se dan en determinadas fechas, fiestas especiales anuales de santos o fiestas mayores de pueblos. Aun así, se hacen convocatorias extraordinarias como por ejemplo los Concursos de Tarragona, que se hacen cada dos años.

Las partes de un Castell
La base o pie del castell es todo el conjunto de castellers del primer piso que lo fundamentan. Toda esta masa de gente dan apoyo a los baixos. La segunda parte es la que se considera el tronc del castell. Es el conjunto de pisos que quedan sin ninguna clase de ayuda extra. En este caso se pueden ver primero los segons que se colocan justamente encima de los bajos. Después están los terços. Estas primeras posiciones piden gente robusta, con mucha fuerza y, sobre todo, con una gran capacidad de sufrimiento. El resto de pisos (quarts, quints, sisens, para castells de más de ocho pisos, y setens, para castells de diez) los van conformando de forma progresiva castellers menos robustos y más esbeltos, para quitarle de esta forma peso a la construcción. La parte más alta del castell es el pom de dalt, que está formada por la canalla (niños). En la mayoría de castells, primeramente, se sitúan dos jóvenes castellers, los dosos. Encima se agacha la que normalmente es la figura más pequeña de todas: el/la acotxador/a. Este casteller sirve de apoyo para el/la enxaneta, que corona la construcción. Los dosos y el acotxador desaparecen en los pilares. Estas tres figuras castelleras conforman un piso más cada una.

Los «castells» se dividen en las siguientes partes:
La pinya es la base del castillo y es donde se encuentra el grosor de la gente para dar soporte al castillo.
La torre o el tronco del castillo es la parte visible y determina la dificultad del mismo. Está formado por los bajos, los segundos y los tercios. La parte superior de un castillo esta formada por un piso de dos llamados «dossos» más el «acotxador», que suele ser el más pequeño del «castell» y por último la «anxaneta». Cuando la «anxaneta» levanta el brazo se considera que el «castell» se ha cargado.
El folre se sitúa sobre la «pinya» y esta pasa a llamarse «soca» y casi tiene la misma forma que la «pinya» de un castillo sin «folre».
Las manilles son los «castellers» situados sobre el folre.
La estructura y la altura

Todos los castells se pueden catalogar en función de la anchura o estructura (o sea, cuántos castellers hay por piso), y la altura (cuántos pisos tiene el castell). Sobre el primer criterio, los castells pueden componerse de uno a cuatro castellers por piso. Así se puede hablar de estructuras de uno o pilar, de dos o torre, de tres y de cuatro. En cuanto a las alturas, los castells pueden tener desde cuatro pisos hasta diez. Así se puede hablar del pilar de cinco (1/5 será su nomenclatura abreviada), torre de siete (2/7), tres de ocho (3/8) o cuatro de seis (4/6).