miércoles, diciembre 30, 2015

¿Hay que inquietarse por el futuro? Para nada...




Cada vez se evidencia más el choque entre lo establecido frente al de no aceptarlo. Pasa a nivel político, social, familiar... Es una constante histórica y, sin embargo, seguimos sorprendiéndonos... Tenemos que agradecer a este enfrentamiento   ese fenómeno conocido como "evolución". Gracias al mismo hemos pasado de vivir en las cavernas a hacerlo en viviendas más confortables.  Ese proceso ha costado sangre, sudor, lágrimas y cientos de miles de años, pero la susodicha "evolución" ha sido imparable y a partir de finales del siglo XIX adquiere más y más velocidad.  Ahora casi da vértigo...

Cuando explico a mis alumnos que en la escuela de mi infancia había un alumno encargado de reponer la tinta de los tinteros, que escribíamos con plumillas y que pasábamos papel secante sobre  lo escrito, se asombran. Hoy nadie se sorprende si se le anuncia que los bolígrafos, rotuladores, etc. pueden tener los días contados. La tiza de yeso de los encerados es meramente testimonial...Todo cambia. Generalmente, para mejor.

La ciencia y la tecnología van a transformar nuestro futuro hasta límites insospechados. Algunos mayores observan este panorama venidero con recelo, pero los jóvenes están infinitamente más preparados que los mayores para asumir la evolución tecnológica como una forma natural de vida. Es previsible, pues, que tanto las ideas como los valores también experimenten una notable metamorfosis.

¿Hay que inquietarse por ese incierto futuro? Para nada...Si echamos la vista hacia atrás, observaremos que la Humanidad siempre se ha orientado hacia mañanas mejores. Como mucho puede haber algún que otro  paréntesis coyuntural...

El que piense lo contrario se ha quedado anclado. Tendrá que hacérselo mirar y no dar mucho crédito a los agoreros de turno que se hacen especialmente visibles en los umbrales de los Años Nuevos...

sábado, diciembre 12, 2015

¿El conocimiento del autor nos hace interpretar sus ideas de forma sesgada?


Creo que así es y se palpa de manera ostensible cuando estamos inmersos en plena campaña electoral. Nos falta objetividad a la hora de interpretar lo que manifiestan unos y otros candidatos.  No acostumbramos a despojar al mensaje de la "vestimenta" y contexto de su autoría. Trataré de ejemplificarlo...

En cierta ocasión, el profesor de literatura de 4º de Bachiller nos entregó un poema de Don Luis de Góngora para comentar en clase. Comenzaba así:

En los pinares del Júcar
vi bailar unas serranas
al son del agua en las  piedras
y al son del viento en las ramas;

Se trata, como puedes ver,  de un romance popular muy sencillo, pero la idea que teníamos del autor como escritor culterano y barroco nos condicionó en demasía. La mayoría de los alumnos, pecando de ingenuidad e inexperiencia, adjudicamos al poema, sin fundamento ni prueba alguna,  el conocimiento teórico que sabíamos del llamado estilo gongorino cuyas características son harto conocidas: abundancia de metáforas, cultismos, uso del hipérbaton, hipérboles, estructuras sintácticas complejas, alusiones mitológicas, empleo de neologismos... Como no podían ser de otra manera, las calificaciones fueron muy bajas. 
   
Hoy, miro en derredor y observo que esta interpretación sesgada que hacemos de lo que transmite un emisor determinado sigue en plena vigencia. Y no es específica de adolescentes, ¿eh? Es inevitable, parece ser, interpretar las ideas en función de la imagen o del estereotipo preconcebidos que tenemos del autor de un texto o un discurso. Si uno siente admiración, simpatía, comunión ideológica o complicidad con una persona, acostumbra a evaluar positivamente lo que manifiesta. Ocurre todo lo contrario si la idea que se tiene del autor es globalmente negativa. No hay medias tintas.  Sin embargo, cuando ignoramos la autoría de una idea determinada, prestamos más atención a la misma y tenemos más libertad y menos condicionantes para expresar lo que pensamos. De vez en cuando he propuesto a mis alumnos textos anónimos para comentar. El resultado es edificante: prestan más atención al texto y hasta aventuran posibles autorías... Hoy te lo propongo a ti: ¿Qué piensas del contenido de este texto al margen de que el autor pueda ser uno u otro? (1)

"…Yo prefiero ser ciudadano de un país democrático, con leyes discutidas y popularmente aceptadas, con garantías jurídicas, igualitario de principio y tendiente dentro de lo posible a la efectiva igualación social, económicamente justo o con posibilidades institucionales de luchar porque llegue a serlo, culturalmente abierto, liberal en las costumbres, con autoridades más aficionadas a la persuasión que a la percusión, etcétera, que afiliarme a cualquier patria, a cualquier bandera, a cualquier himno, a cualquier lengua, a cualquier venerable tradición, a cualquier suma de ancestros, a cualquier independencia que me someta a la dictadura de los más cercanos a la prehistoria de mis conciudadanos, etcétera…"



(1).- Si conoces al autor del mismo, te ruego que no lo expongas para no condicionar a los que dudan o ignoran. Ya lo identificaremos en su momento. Muchas gracias.

jueves, diciembre 03, 2015

La curiosidad engendra el amor


Eduard Márquez, amigo, profesor y escritor prestigioso, recomendará  mañana viernes en su programa de Catalunya Radio - Llibres per ser feliços: escriure per ser llegit -  la lectura de "El país del agua" de Graham Swift. Las dotes pedagógicas y orales de Eduard, el criterio de que hace gala,  además del entusiasmo que pone en su programa alimentan la curiosidad y el deseo por acceder a los libros recomendados. 

Tengo tanta confianza en su punto de vista que sin demora alguna he buscado información sobre dicho autor y su obra. Rindo culto a las nuevas tecnologías. En un momento he hallado datos sobre dicho Graham Swift y hasta he podido descargarme la novela en mi iPad y echarle un vistazo "aéreo" un tanto acrobático.

Graham Swirt es un escritor británico nacido en Londres. Hijo de un funcionario que sirvió como piloto naval durante la II Guerra Mundial. Cursó estudios en Cambridge, obtuvo una maestría en Bellas Artes y pasó un año enseñando inglés en Grecia. Recibió las bendiciones de la crítica por El dueño de la dulcería y El volante, sus dos primeras novelas, aunque fue gracias a la repercusión que tuvo El país del agua, una evocación de la llanura pantanosa -los Fens- en la provincia de Cambridge, que pudo empezar a mantenerse económicamente como escritor desde mediados de los ochenta.

"El país del agua" ha sido unánimemente reconocida como una de las mejores novelas de la literatura británica de las últimas décadas. Las clases del profesor de historia Tom Crick son muy particulares: nada de fechas, batallas o héroes, apenas el pasado del maestro y la vieja lucha de su familia contra los pantanosos "Fens" ingleses. Con fascinación, profesor y alumnos se adentran en esa historia cercana repleta de recuerdos, anécdotas, un primer amor en plena Segunda Guerra Mundial, un asesinato... A pesar de las directrices de la escuela, Crick elige contar su vida antes que dictar el tradicionalmente amable programa de la materia. Este profesor de historia que cuestiona el sentido real de esa disciplina y del conocimiento humano en general acabará siendo castigado -mejor dicho, invitado a prejubilarse-  por un director escolar conservador y mecanicista. Dentro de las numerosas virtudes de esta novela está el hecho de que varios capítulos se pueden leer separadamente como cuentos, sin que esto signifique, en modo alguno que la novela carezca de unidad.


De ese precipitado vuelo por encima de sus páginas he seleccionado varios fragmentos. Tras una criba de los mismos me he decidido por seleccionar el siguiente con el que estoy incondicionalmente de acuerdo:

"Sed curiosos, niños. No hay nada peor que el día en que cesa la curiosidad. No hay nada más represivo que la represión de la curiosidad. La curiosidad engendra el amor. Nos ata al mundo. Forma parte de nuestro perverso y atolondrado amor por este planeta imposible en el que habitamos. Cuando se acaba la curiosidad, la gente se muere. Las personas tenemos que averiguar, tenemos que saber. ¿Cómo puede haber una revolución verdadera si no sabemos todavía de qué estamos hechos?"

En muchas ocasiones he manifestado que los alumnos son los auténticos protagonistas y artífices del aprendizaje. Cuando tienes la fortuna de "lidiar" con una clase en la que predominan alumnos con curiosidad por saber y ganas de aprender, el nivel de la misma sube en todos los sentidos. Pocas actividades son tan gratificantes como la de impartir clases a un grupo que tiene mayoritariamente tales cualidades...

P.D.: Aquí la grabación del programa de radio. A partir del minuto 12,54 (presentación en catalán, textos en castellano)

http://www.ccma.cat/catradio/alacarta/la-vida/llibres-per-ser-felicos-les-nissagues-familiars/audio/903155/



jueves, noviembre 26, 2015

LA EVALUACIÓN DEL PROFESORADO A DEBATE



El profesor de secundaria, filósofo, escritor y pedagogo, José Antonio Marina está a punto de entregar al ministro de educación, Iñigo Méndez de Vigo, el Libro blanco sobre la profesión docente que le encargó con ideas para mejorar la educación en España.

En él propondrá que los maestros hagan un máster de prácticas, tipo MIR.

Considera que hay que evaluar, reconocer y premiar a los buenos profesores.

Califica de "desastre" el volumen de interinos en las escuelas y dice que éstas hacen poco para favorecer la implicación de las familias.

Marina opina que los currículums de las asignaturas son "un disparate" ya que no dejan tiempo para que los alumnos aprendan a pensar.

Entre sus propuestas más novedosas, y que están provocando encendidos debates,  se cuenta la exigencia de seleccionar mejor a los profesores, la evaluación continua de sus méritos y la de adjudicar la dirección de los centros a personas formadas y capacitadas para llevar a cabo ese desempeño. Por lo que manifiesta, España es uno de los pocos países en que no se evalúa al profesorado.

El protocolo de evaluación debe reunir siete parámetros diferentes:

(1).-Su portfolio profesional, que es la documentación sobre toda su trayectoria académica y profesional, su itinerario profesional, los cursos a que ha asistido, las actividades que ha hecho, etc.
(2).- El aprovechamiento pedagógico del alumno. No la nota, sino el modo como  el niño o la niña ha progresado.
(3).- La opinión del alumno.
(4).- La observación del profesor en el aula. Cómo da clase, cómo se relaciona con el alumno, el clima del aula, etc..
(5).- La relación que mantiene con los padres de los alumnos. Si decimos que la familia tiene una gran influencia educativa, buscar la colaboración con las familias es esencial
(6).- El modo de colaborar con el resto de profesores del Centro. El claustro en muy importante.
(7).- La calidad del centro. ¿Por qué es importante este factor? Porque es una manera de preocuparse del modo en que el resto de docentes está  realizando su trabajo.
A esto hay que añadir un coeficiente corrector, sobre todo en el apartado 7, atendiendo a las características del entorno, y a la situación de inicio del centro.
Algunos profesores cuestionan que los alumnos y los padres, como partes implicadas, sean objetivos a la hora de evaluarlos y otros se preguntan que por qué solo se pretende evaluar a los profesores. Hay muchas otras profesiones de carácter  público - médicos, enfermeras, funcionarios, fuerzas de seguridad, etc. - que también podrían ser evaluadas.  
En la labor educativa también participan los padres. ¿Por qué no evaluarlos en la faceta que tiene que ver con la educación de sus hijos, en el grado de complicidad y  colaboración que mantienen con la escuela, en los valores que imparten, etc.?
Como es bien sabido, la educación en Finlandia obtiene los mejores resultados de Europa en la pruebas PISA que se pasan  periódicamente a los alumnos. Entre los pilares de sus sistema educativo hay dos que me parecen esenciales y que están en la base de su éxito:
a).-Los docentes son profesionales valorados. La educación es una profesión con prestigio y los profesores tienen gran autoridad en la escuela y en la sociedad. El equivalente a Magisterio en Finlandia es una titulación complicada, exigente y larga, que además incluye entrevistas personales, por lo que los maestros son profesionales muy bien preparados y vocacionales.  
b).-Los padres se implican. La sociedad y las familias consideran que la educación es fundamental y la complementan con actividades culturales. A esto contribuyen las ayudas que reciben los padres para la conciliación de la vida laboral y familiar, para que dispongan de más tiempo con sus hijos.


domingo, noviembre 22, 2015

"Tan esquiva"


Creo que la mayoría de los seres humanos
tenemos tendencia a exagerar y desorbitar
las adversidades de toda índole,
tanto propias como ajenas.

Pienso que en general  pecamos
de débiles y neuróticos.

Con harta frecuencia nos mostramos osados
vaticinando penurias y hecatombes.

Si magnificáramos las alegrías,
nuestros problemas perderían relevancia.

Otra opción, ante tamaño
juego de desafueros y desmesuras,
sería aceptar la realidad.

Lástima que ésta sea... 
tan esquiva.

jueves, noviembre 12, 2015

A vueltas con el tema de "la espiral del silencio en Cataluña"


Es evidente que en Cataluña una relevante parte de la sociedad ha estado ausente del debate político sobre el sí o el no a la independencia. Aunque muchas personas y colectivos ven la independencia como un gravísimo error, permanecen en silencio, se ausentan del debate y renuncian a organizarse en defensa de sus convicciones. Esta pasividad y esta clamorosa ausencia del debate público suponen una gran irresponsabilidad. No sé si todavía se está a tiempo de enmendarla...
La socióloga y politógola alemana Elisabeth Noelle-Neumann (1916)sostiene que todos deberíamos saber que "siempre ganan las opiniones de aquellos colectivos que tienen energía, entusiasmo e ilusión para exhibirlas en público"  porque se sienten formando parte de la corriente mayoritaria y, por ello,  de la normalidad. Y la misma autora añade: "cuando nos damos cuenta de que nuestras opiniones están perdiendo terreno perdemos seguridad en nuestras ideas y con ello tenemos menos disposición a expresarlas en público para defenderlas".
Las calles de Barcelona han estado tomadas  en fechas señaladas por las ordenadas, coloridas y festivas coreografías de masas independentistas. En las fachadas de las casas, sobre todo en comarcas, ondea la estelada alardeando de un protagonismo casi exclusivo. En las tertulias, aunque acostumbran a llevarse a cabo en círculos cerrados, los independentistas hacen alarde de su fe, convicciones y esperanzas desmesuradas. Su creencia, plena de emociones y sentimientos desbordados, empequeñece al que intenta combatirla con argumentos racionales, pero fríos.

Los demás, aunque sean tantos o más, permanecen en sus casas, callan y si tienen alguna bandera  diferente a la estelada, la tienen recluida por recato, por complejo o quizás por temor fundado o ficticio.
Afortunadamente, secesionistas y unionistas acudieron en masa a la cita electoral del 27S. Los resultados son harto conocidos, aunque muchos se empeñen en tergiversarlos, más en público que en privado, interesadamente. Me pregunto qué habría pasado si la espiral del silencio que ha precedido durante los últimos años a esta convocatoria no hubiese sido tan notoria. Contestar a esta pregunta equivaldría a divagar sin fundamento. Mejor dejarlo ahí.
Algunos justificarán estos complejos arguyendo que los no independentistas simpatizan con partidos dispares sin un objetivo común y prioritario que haga limar diferencias ideológicas. Que los constitucionalistas carecen de entidades movilizadoras de masas como la ANC  o el ÒMNIUM. Que los unionistas son ignorados por las administraciones catalanas, etc. Todo eso, aun siendo verdad, no justifica la alienante espiral del silencio que ha invadido a una gran parte de la sociedad catalana.
Afortunadamente, aunque un poco tarde, y en plena campaña electoral, afloraron informes, artículos, libros, leyes, datos y estadísticas que nos advierten, contraponen, rebaten y desmienten esas supuestas verdades independentistas que hasta hace poco ocupaban todo el espacio escénico de esta conflictiva etapa histórica que estamos viviendo y padeciendo.
Es muy posible, me atrevo a imaginar, que sin el silencio de muchos que tanto ha beneficiado a los partidarios de la independencia, hoy no estaríamos aquí esperando el ¿inevitable?  choque de trenes...



martes, noviembre 03, 2015

IGNACIO MARTÍNEZ DE PISÓN Y LOS NACIONALISMOS

El escritor aragonés Ignacio Martínez de Pisón, con la obra La buena reputación, ha obtenido el Premio Nacional de Literatura en la modalidad de Narrativa. Por cierto, la estoy leyendo actualmente. En este vídeo de seis minutos puede observarse una mirada crítica y sensata al nacionalismo catalán y a todos los nacionalismos en general. La seriedad del asunto es compatible con el tono irónico, ingenioso y divertido que utiliza. Pisón no habla de oídas. Lleva más de treinta años viviendo en Barcelona y está libre de toda sospecha partidista...  


En esta grabación, a partir de una cita del diputado de la CUP, David Fernández, en la que aseguraba querer independizarse de España sin renunciar a Machado, Lorca o Rosalía de Castro, Martínez de Pisón reflexiona sobre el propósito de los nacionalismos –en este caso, el catalán— por intentar quedarse solo con lo bueno de la historia y desechar lo malo. La frase que transcribo a continuación no tiene desperdicio:

"Abrimos un vertedero, le ponemos el nombre de España y arrojamos en su interior todo lo que nos desagrada (que no es muy distinto de lo que desagrada a la mayoría de los españoles). Completada la operación, ¿cómo no aspirar a independizarse del vertedero ese?"

Y esta otra con la que acaba, tampoco:

"Seguramente en nuestro pasado colectivo son más abundantes los episodios de los que debemos avergonzarnos que aquellos de los que podemos enorgullecernos. Pero sin ese sentimiento de vergüenza retrospectiva difícilmente había avanzado eso que llamamos civilización, que presupone una voluntad compartida de corregir viejos errores". 

miércoles, octubre 28, 2015

DECLARACIÓN DE INICIO DEL PROCESO DE CREACIÓN DEL ESTADO CATALÁN INDEPENDIENTE.



Ayer, Junts pel Sí y la CUP presentaron una propuesta de resolución al Parlament para que sea debatida con carácter de urgencia antes del próximo día 9 de noviembre. La propuesta es taxativa, parece estar acuciada por la prisa y en su primer apartado expresa una gran falsedad: "con una amplia mayoría soberanista en votos y escaños..." Nadie cuestiona lo de los escaños, pero lo que dice de los votos personales es inadmisible...

Para algunos se trata de una "mera declaración retórica" de independencia. Quisiera incluirme entre los que  piensan así, pero me siento más cerca de los que la ven con otros ojos... de mirada empañada por el pasmo, la preocupación y la incertidumbre.

Paralelamente a esta declaración, los medios nos bombardean con registros en la Cosa Nostra (3%) del Clan Pujol y el cerco judicial a A. Mas y CDC. No hay que descartar relación entre las prisas parlamentarias por iniciar el Procés y estos otros avatares.

Que el Parlament institucionalice la desobediencia legal, se coloque al margen del ordenamiento estatal del cual, quiera o no forma parte, y provoque un enfrentamiento abierto que no comparten, como mínimo, la mitad de los catalanes, constituyen un disparatado cúmulo de dislates. ¡ Qué ha sido del "seny" del que tanto alardeábamos en este país...! Pues eso, que brilla por su ausencia.

Mientras tanto, la sociedad catalana agudiza su complejidad y encuentra más dificultad que nunca en hallar una fórmula consensuada que permita la convivencia entre las diversas sensibilidades. Las decisiones unilaterales son muy peligrosas  y más todavía cuando no van avaladas por amplias mayorías que hoy por hoy no se están dando por más que algunos alardeen de contar con ellas.

Propuestas precipitadas y unilaterales como estas que hicieron ayer los partidos independentistas vaticinan confrontación. Peor no se pueden hacer las cosas y podemos acabar sufriendo las consecuencias justos por pecadores...

Evidentemente también los hay que disfrutan con esta declaración de intenciones. Ahí está el selfie que ilustra esta entrada...

Expongo el texto de la declaracion traducido. No tiene desperdicio...

El Parlament de Catalunya...

1. Constata que el mandato democrático obtenido en las pasadas elecciones del 27 de septiembre del 201 5 se basa en una mayoría de escaños de las fuerzas parlamentarias con el objetivo de que Catalunya se convierta en un estado independiente y con una amplia mayoría soberanista en votos y escaños que apuesta por la apertura de un proceso constituyente no subordinado.

2. Declara solemnemente el inicio del proceso de creación del estado catalán independiente en forma de república.

3. Proclama la apertura de un proceso constituyente ciudadano, participativo, abierto, integrador y activo con el fin de preparar las bases de la futura constitución catalana.

4. Insta al futuro gobierno a adoptar las medidas necesarias para hacer efectivas estas declaraciones.

5. Considera pertinente iniciar en el plazo máximo de treinta días la tramitación de las leyes de proceso constituyente, de seguridad social y de hacienda pública.

6. Como depositario de la soberanía y expresión del poder constituyente, reitera que este Parlamento y el proceso de desconexión democrática no se supeditarán a las decisiones de las instituciones del Estado, en particular del Tribunal Constitucional, al que considera deslegitimado y sin competencia a raíz de la sentencia de junio del 2010 sobre el Estatut votado previamente por el pueblo en referéndum, entre otros.

7. Adoptará las medidas necesarias para abrir este proceso de desconexión democrática, masiva, sostenida y pacífica con el Estado de manera tal que permita el empoderamiento de la ciudadanía a todos los niveles y en base a una participación abierta, activa e integradora.

8. Insta al futuro gobierno a cumplir exclusivamente aquellas normas o mandatos emanados de esta Cámara, legítima y democrática, con el fin de blindar los derechos fundamentales que puedan estar afectados por decisiones de las instituciones del Estado español.

9. Declara la voluntad de inicio de negociaciones con el fin de hacer efectivo el mandato democrático de creación de una estado catalán independiente en forma de República y, asimismo, lo pone en conocimiento del Estado español, de la UE y de la comunidad internacional.


domingo, octubre 18, 2015

¿LOS PUEBLOS TIENEN LOS GOBIERNOS QUE SE MERECEN?




Aunque he manifestado en alguna ocasión cierto grado de aceptación de  ese ¿desafortunado? aforismo de que "los pueblos tienen los gobiernos que se merecen", cada vez lo cuestiono más. Suena a conformismo y complicidad. A fecha de hoy estoy plenamente convencido de  que no tiene razón de ser, además de ser injustamente sentencioso. Sin embargo, soy consciente de que muchos siguen pensando lo mismo y por eso pongo el título entre signos de interrogación...

Tras los acontecimientos que estamos viviendo últimamente, me pregunto si somos tan lerdos como para merecer a estos impresentables que nos gobiernan por aquí y por allá...Dándole vueltas a este asunto, que adquiere especial relevancia ante la convocatoria de elecciones generales para el próximo 20 - D, me decido a centrarme en el aforismo mencionado porque, casualmente, descubro que Gregorio Morán también se refiere a él en su sección "Sabatinas intempestivas" de  La Vanguardia de ayer, sábado 17 de octubre. Es posible, por lo tanto, que no seamos pocos los que veamos con otros ojos ese tópico que, por si fuera poco, presume de falso justiciero... Cito un fragmento de dicho artículo de opinión, pero omito alguna frase del mismo porque a Gregorio Morán, un tanto tremendista y de palabra más que ácida, a veces se le va la olla...

"Estamos en manos de un personal impresentable. Escucho a los ministros, casi sin excepciones notables, y me llevo las manos a la cabeza. Excuso decir que lo nuestro, lo de casa, esto es de traca. ¿De verdad esta sociedad se merece esto? Siempre me he negado a admitir ese aforismo de que los pueblos tienen los gobiernos que se merecen. No es cierto. Bastaría con echar la vista atrás para entender que eso es una justificación de la injusticia. Tenemos los gobiernos que nos venden y nos publicitan y nos acongojan, porque la gente tiene una capacidad infinita para comulgar con ruedas de molino. Y si no que se lo pregunten al alimón a Mariano Rajoy y Artur Mas.

Estamos en el nivel más alto de corrupción del occidente europeo (...) Los partidos institucionales, desde el PP a Convergència ­-partido institucional por excelencia, tal como lo creó Pujol- ­ hasta el PSOE, están de mierda hasta las orejas. Y como gran solución se les ha ocurrido la manipulación de la judicatura hasta extremos que sobrepasan la decencia".

Quiero suponer que quienes estemos  de acuerdo con esta  ingrata concepción de algunos partidos políticos que nos gobiernan haremos un esfuerzo por evitar la inercia de votar de forma irreflexiva y poco documentada. Consentir a gobiernos,  harto conocidos por sus mentiras y corruptelas, nos  convierte en cómplices vergonzosos. Lo que no me cabe en la cabeza es que pueda haber obtusos que, aun sabiéndolo, reincidan en apoyarlos. En este caso, y muy a mi pesar, aquello de que "los pueblos tienen los gobiernos que se merecen", además de seguir vigente, parece confirmar aquello de que solo el hombre tropieza dos veces con la misma piedra.

Puede ocurrir también que no pocos - hasta yo albergo mis dudas-  se crean los propósitos de enmienda que manifiestan algunos y reincidan en seguir votándolos...Tarea ardua... esto de votar con criterio. Si tuviera las cosas claras, lo manifestaría sin rubor alguno. Pero no es así.Por eso lo someto a debate.  Al final, y esto es lo  que me desespera, todo parece ser cuestión de tener o no tener fe... O tragarnos, sin más, "los gobiernos que nos venden y nos publicitan y nos acongojan", tal y como manifiesta G. Morán.



sábado, octubre 10, 2015

Me solidarizo con Gerard Piqué,...



Me solidarizo con Gerard Piqué, dadas las muestras de desafecto - valga el eufemismo - que está recibiendo por esos aficionados de diferentes estadios de fútbol que no tienen idea de qué es la democracia. Me solidarizo con él, insisto, porque lo que manifestó fue simplemente mostrarse favorable a una consulta, "algo democrático que tiene que suceder". Parece ser que para muchos eso está reñido con vestir la camiseta de la Selección Española de Fútbol...Y por supuesto, está en su derecho de asistir a la manifestación de la Diada o de simpatizar o no con la independencia...

Aprovecho la ocasión para manifestar también mi solidaridad con Joan Manuel Serrat, que se ha visto asediado en las redes con insultos y ataques  por el simple hecho de haberse atrevido a decir en público (Univisión) lo que gran número de ciudadanos manifiestan también en privado y en las urnas: que "a Cataluña no le conviene la independencia". 

Mi solidaridad igualmente con Raimon, que hace ya algunos meses se atrevió a decir en público, al recibir el "Premi d´Honor de les Lletres Catalanes", algo que también le provocó gran número de ataques, críticas e insultos: "Yo no soy de los míos, cuando los míos quieren que sea como ellos querrían y no como saben que soy". Durante más de treinta años ha sido vetado en su tierra y prácticamente ignorado por el oficialismo español.Ya está bien de tanta ingratitud con el autor de "Al vent"...

Mi apoyo también para Enric Hernández, director de "El Periódico de Catalunya", víctima de amenazas y descalificaciones de todo tipo por defender en sus artículos, así como en la línea editorial del diario, una política de diálogo y no de confrontación. Recomiendo un artículo que me conmovió especialmente: "No nos señaléis"

Y para terminar quiero manifestar que yo, aunque no deseo la secesión de Cataluña por muchas razones y sentimientos, también estoy a favor de una consulta, pero con dos condiciones:

a).- Que sea legal. Ya estoy harto de que cualquiera se pueda atribuir la falsa autoridad de determinar a conveniencia qué leyes son o no justas.

b).- Que requiera el mismo porcentaje de votos (2/3), para alcanzar la independencia, que se exige para modificar el Estatut o eliminar la  televisión pública catalana. Un cambio de esa magnitud no puede ser determinado por una simple mitad + 1...



lunes, octubre 05, 2015

27 - S: Cataluña ha quedado dividida en dos mitades. ¿Irreconciliables?


Tras las elecciones del 27S, que no han servido más que para verificar una obviedad: Cataluña está dividida en dos mitades que mantienen aspiraciones encontradas, observo con estupor, no exento de indignación,  que el catalanismo independentista, ignorando a la otra mitad de la población que piensa diferente,  se empeña en erigirse en el único constructor de la voluntad de  un pueblo. Alguien, de cuyo nombre no quiero acordarme, dijo en su día que "Es catalán quien vive y trabaja en Cataluña y quiere serlo". Esta definición de catalán ya ha quedado obsoleta. Ahora, parece ser,  es catalán el que apoya la independencia. Los demás pintan muy poco, aunque sumen tantos o más votos.

Algún comentarista ha dicho que Cataluña va camino de sustituir las barreras ideológicas partidistas por las fronteras identitarias. Me temo que es verdad. Cada vez se habla más de independentistas y unionistas y menos de izquierdas, derechas, conservadores o progresistas. Las pruebas son evidentes. En este momento, partidos tan dispares como Convergència, Esquerra Republicana y CUP están discutiendo la conformación del gobierno constituyente que inicie la "hoja de ruta" que conduzca a la independencia. Las diferencias entre los tres partidos son abismales, pero el factor identitario catalanista les hace compartir la misma cama. Increíble. No sé que saldrá de esta cohabitacion...

Lo mismo podríamos decir del sector unionista. En él se pueden distinguir dos grupos: PSC y Sí que es Pot que apuestan por una tercera vía y Ciutadans y PP que la rechazan, pero todos coinciden en no apoyar la independencia. Otra cama, también revuelta.

Es evidente que no hay que fiarse en absoluto de los que detentan el poder y se empeñan en que nuestras emociones discurran única y exclusivamente por los cauces  que ellos consideran convenientes. Hasta pueden llegar al extremo de convertir nuestros sentimientos en leyes o preceptos... Ahí estamos, sometidos a las emociones manipuladas y sin cauces ni puentes de diálogo entre ambas identidades.

Si los dos gobiernos resultantes de las elecciones del 27 - S y del 20 - D no muestran una actitud más dialogante, esto puede acabar como el "rosario de la aurora". Algo que no pueden ignorar ambos es que muchos que han votado por la independencia y otros muchos que lo han hecho por lo contrario, aceptarían una reforma constitucional que implique una mejora del autogobierno. Ahí está la clave. Espero que en el resto de España haya comprensión con esta demanda...


Cada vez estoy más de acuerdo con Mafalda...

lunes, septiembre 28, 2015

EL UNIONISMO HA GANADO, AUNQUE SEA POR UN "PELÍN"...




Estas elecciones, oficialmente autonómicas, se convocaron oficiosamente en clave plebiscitaria. El porqué de este "intringulis" es harto conocido y no voy a marear más la perdiz...Y digo esto, como preámbulo, porque la lectura de los resultados ha de ser, insisto, en clave plebiscitaria.

La suma de los votos de Junts pel SÍ y CUP no llega al 48 %. La lectura de este dato solo admite una interpretación: Los catalanes han manifestado que no quieren la independencia. La sorprendente participación, 77,5 %, avala estos datos con más contundencia. Aunque sea por una victoria pírrica, el unionismo ha ganado.

Sin embargo, los resultados admiten otras lecturas. Los independentistas, frustrados por el porcentaje de votos individuales, y gracias a la constitucional Ley D´Hondt, dirán que gana su proyecto por escaños. Podrán engañarse a sí mismos, pero no a los demás.

Me alegran estos resultados: no.

Y si hubiesen sido al revés: menos todavía.

Por qué:

La respuesta es muy simple: La inestabilidad política se instala en Cataluña. Estas elecciones solo han servido para confirmar lo que muchos nos temíamos: la división de la sociedad catalana que se venía observando hasta ahora cobra visos de agudizarse y convertirse en endémica.

Tras los cuentos de la lechera y de terror, ahora toca el de nunca acabar porque muchos se los creen, mientras otros viven de ellos.

Estamos en un túnel y, de momento, no se atisba la salida. La luz brilla por su ausencia...A lo mejor, mañana lo veo con otros ojos. No sé...

viernes, septiembre 25, 2015

PRONÓSTICO PARA EL DOMINGO 27S





Ante las dudas razonables, a pesar de la proliferación de encuestas, que la mayoría sustentamos sobre los resultados de las elecciones autonómico/plebiscitarias de Cataluña, he buscado opiniones de voces autorizadas que puedan hacer algún que otro pronóstico con cierto rigor y fundamento y ninguna de las respuestas halladas me ha parecido tan acertada como la del inefable periodista Iñaki Gabilondo. Sin necesidad de conocer el resultado de tales elecciones, vaya por delante mi felicitación más efusiva a este incuestionable comentarista...

Y sobre el tiempo atmosférico que hará en esta histórica jornada, que puede ayudar o no a que la participación sea más o menos manifiesta, sí me atrevo a opinar: será variable.


martes, septiembre 15, 2015

EL CUENTO DE LOS LECHEROS JUNQUERAS Y MAS



"El cuento de la lechera" ha dado lugar a una expresión popular, que se usa cuando alguien imagina o sueña con algo imposible. Su significado es similar al de la expresión "hacer castillos en el aire" (hacerse ilusiones, ¿vanas?)
Nunca me ha gustado este cuento, salvo el desenlace. La lechera es egoísta, presumida y solo aspira al beneficio propio.  Por eso me gusta el final... Se lo merece. Sin embargo, tengo que reconocer que el deseo de mejorar que manifiesta la lechera es totalmente humano y plausible. Igual pienso de los independentistas... Esta convicción me llevó en su momento a leer "És l´hora dels adéus" de Xavier Sala i Martín, pero no me convencieron sus tesis. Este economista magnifica las ventajas y pasa de puntillas sobre los indudables problemas que generaría a corto y medio plazo. Sin embargo, me consta que este libro goza de múltiples simpatías, por no decir devociones, entre los secesionistas.  Un reproche que hago a estos, pero que siempre cae en saco roto, es la escasa o nula consideración que tienen por los que no piensan como ellos, por los que están sumidos en el silencio... En el cuento de la lechera, solo ella sufre las consecuencias del despiste que le provoca la caída. En el tema de la secesión, las consecuencias de ese proyecto, que a muchos nos resulta desafecto, insolidario e increíblemente arriesgado, nos perjudicaría a todos, caso de llevarse a cabo fuera de la legalidad, sin reconocimiento internacional y con un apoyo exiguo...
Todo esto viene a cuenta porque Josep Borrell y Joan Llorach acaban de publicar un libro con connotaciones de la legendaria fábula de Esopo/Samaniego en el título: "Las cuentas y los cuentos de la independencia". Para estos autores, Junqueras y Mas son una especie de "lecheros" que prestan más oído a  las emociones plenas de ensueños y entelequias que a la hipotética verosimilitud de sus planteamientos independentistas. También denuncian mentiras y argucias poco éticas para captar voluntades...
Así pues, y con ánimo de completar la información escuchando a unos y a otros, he leído "Las cuentas y los cuentos de la independencia"  y aunque echo a faltar conocimientos sobre cuestiones fiscales y económicas para opinar con un mínimo de criterio, tengo la sensación de que ha valido la pena y me ha aclarado bastantes dudas. No todas, ¿eh? El capítulo 4, especialmente, el que trata de los 16.000 millones de euros que el Estado español sustrae a Cataluña, ha sido bastante didáctico y esclarecedor.  Como ya se han hecho algunas reseñas de este libro, cometido que no voy a mejorar, he seleccionado la que expongo a continuación y que pertenece a José B. Terceiro (El País):

Josep Borrell y Joan Llorach desmontan los argumentos económicos usados a favor de la independencia: las balanzas fiscales ‘a la alemana’ o la pérdida de 16.000 millones
Las cuentas y los cuentos de la independencia rememora la fábula de la lechera de Esopo/Samaniego, en versión masculina, pues también hay lecheros: Junqueras y Mas, ambos a dos, a los que les pueden más sus emociones que la verosimilitud de sus planteamientos. Una entelequia independentista a dúo disonante, diseccionada en un libro de fácil lectura que requiere, por parte del lector, cierta dosis de curiosidad intelectual y un apreciable grado de vocación de aprendizaje.
El libro analiza críticamente sus argumentos en favor de la independencia de Cataluña. Su diagnóstico es rotundo: Junqueras y Mas han estado engañando a los catalanes en muchas cuestiones. En particular, desmonta la extendida creencia de que, con la independencia, Cataluña dispondría, de forma inmediata y permanente de 16.000 millones de euros adicionales que “España les roba a los catalanes”. Esta argumentación obvia el detalle, nada menor, del coste de todos los servicios públicos que el Estado español presta a los catalanes desde fuera del territorio catalán, y que una Cataluña independiente tendría que asumir y pagar.
Los autores, dos ingenieros y economistas catalanes (el primero con una apreciable experiencia política española y europea), recuerdan el papel de los medios de comunicación públicos, y de los controlados por la Generalitat, que han actuado como propaladores de las tesis oficiales sin preocuparse por verificar la veracidad de tales afirmaciones. Se ha logrado así convertirlas en una cuestión de “dignidad” y que el independentismo sea cultural, mediática y socioeconómicamente hegemónico, lo que no quiere decir que, por el momento, la opción a favor de la independencia sea mayoritaria. El libro sostiene la idea de que los problemas de la relación entre Cataluña y el resto de España pueden resolverse sin tener que recurrir a soluciones tan traumáticas como la separación.
Soluciones de tipo federal como las aplicadas en Quebec, Massachusetts o Baviera presentan menos costes y más oportunidades, en un momento de la historia en que las relaciones entre los países han dejado de ser juegos de suma cero para convertirse en proyectos de integración creciente y prosperidad compartida. Y, en cualquier caso, adoptar como ejemplo a Irlanda (como lo hace Junqueras) vuelve a obviar aspectos tan dramáticos como los dos años de guerra con los ingleses, seguidos de otro año de guerra civil.
El libro, al margen de las emociones, en contra o a favor de la independencia, desvela con claridad cuánto hay de discutible o simplemente falso en las tesis proindependentistas. Se recopilan las declaraciones de Mas y Junqueras y se señalan las falsedades, los errores y las medias verdades. “Los cuentos que se han contado utilizando las cuentas mal hechas”.
Cuando Junqueras se refiere a la asfixia económica “producida por el expolio español, sufrido por Cataluña durante 26 años”, lo hace sobre la base de la siguiente afirmación: “Si cada año no desapareciese de nuestro país un 8% de nuestro producto interior bruto, en 10 años lo doblaríamos y cada 10 años seríamos el doble de ricos. Habríamos cuadruplicado nuestro producto interior bruto”. Como los autores señalan, Junqueras se ha quedado corto ya que, bajo su hipótesis, Cataluña no solo sería el país más rico del mundo, sino que (si Junqueras manejara correctamente el cálculo del interés compuesto) alcanzaría una renta per capita de más de 200.000 dólares (el doble de la renta de Qatar y cuatro veces mayor que la de Alemania). Resulta patente la falta de rigor de la argumentación de Junqueras.
A la sociedad catalana se la ha engañado con una inventada comparación con Alemania

Otra falacia manejada por ambos a dos es que España drena, vía déficit fiscal, una parte desproporcionada de los recursos de Cataluña, entre el 8% y el 9%. Añadiendo que todo lo que piden es, simplemente, que se la trate como Alemania a susLänder, que limita su déficit fiscal al 4%-4,5%, como demuestran las balanzas fiscales que el Gobierno alemán supuestamente publica anualmente. Estricta invención. No existen las balanzas fiscales en Alemania, ni limitación alguna al déficit fiscal de los Länder. A la sociedad catalana se la ha engañado con una inventada comparación con Alemania, el cuento de las balanzas fiscales alemanas que nunca existieron. Lo han ido contando por el mundo para recabar apoyo a su causa, sin conseguir más que el descrédito que merece quien demuestra estar tan mal informado o una manifiesta voluntad de engañar.
En el capítulo 4 se ofrece una clara y rigurosa exposición de los conceptos relacionados con la elaboración de las balanzas fiscales, su tipología y métodos de cálculo y especialmente la controvertida cuestión de la neutralización del déficit público estatal, los métodos utilizados para hacerlo y su relación con el ciclo económico. La Generalitat justifica el famoso déficit de 16.000 millones de euros calculándolo por un método muy particular, técnicamente llamado método del flujo monetario y neutralizando el déficit público estatal por los ingresos.Los autores explican cómo ese método produce la mayor estimación del déficit debido a lo artificioso e inadecuado de sus hipótesis, y que en absoluto se puede asimilar con el beneficio fiscal que aportaría la independencia.
El libro presenta numerosos ejemplos para mostrar lo falaz de suponer que a Cataluña solo la benefician los servicios públicos estatales que se producen en su territorio. ¿No se benefician los catalanes de la red de embajadas y consulados en el extranjero, aunque obviamente no haya ninguno en territorio catalán? ¿No benefician los servicios de defensa a los catalanes aunque el Ejército tenga escasa presencia en Cataluña? Las balanzas fiscales calculadas por el método de carga-beneficio tienen en cuenta estos aspectos, a diferencia de las de flujo monetario, que, al no tenerlos en cuenta, incrementan la estimación del déficit fiscal en casi un 50%.
El libro presenta numerosos ejemplos para mostrar lo falaz de suponer que a Cataluña solo la benefician los servicios públicos estatales

Los autores explican cómo el cálculo utilizado por la Generalitat (el muy particular método monetario con neutralización del déficit estatal por los ingresos) deja de lado el hecho incontrovertible de que una Cataluña independiente debería financiar todos los servicios que ahora recibe del Estado, se produzcan o no desde el territorio catalán. ¿O es que no iba a tener su red de embajadas y consulados, su propia defensa y sus propios sistemas de gestión tributaria? ¿Es que alguien lo suministraría gratis?
El libro analiza en detalle los métodos y el significado de la “neutralización” del déficit público estatal, y muestra cuán equívoco es sumar los impuestos efectivamente pagados en el año con la estimación, utilizando el método que más la aumenta, de los impuestos que supuestamente habría que pagar en un futuro indeterminado para financiar dicho déficit.
Se recuerda que, como ha señalado el Tribunal Constitucional, la independencia es una opción política legítima. Pero los autores consideran que no tiene en la sociedad catalana el amplio y continuado apoyo social que requiere para convertirla en realidad. Y pretender hacerlo por la mayoría simple de diputados, cuando hace falta mayoría de 2/3 para reformar el Estatut o para decisiones de importancia infinitamente menor, como suprimir un organismo como TV3, es un despropósito. Y hacerlo de forma unilateral, rompiendo con la legalidad constitucional, es un viaje a ninguna parte. Una mayoría simple de diputados independentistas no puede proclamar la independencia sin situarse y situar a las instituciones catalanas fuera de la ley. Se trata de construir un Estado alternativo. Por si cupiera alguna duda, la reciente reiteración de Junqueras: su declaración de que “construir un nuevo Estado es mucho más importante que el hecho de que lo presida uno u otro”.
Después de constatar, en este inteligente y didáctico libro, la invalidez de las tesis de Mas y Junqueras se le viene a uno a la mente, en el mejor de los casos, el verso de Samaniego: “¡Qué palacios fabricas en el viento!”. En el peor, condenar la transgresión de la legalidad vigente del Estado español por su máximo representante en Cataluña.