miércoles, diciembre 30, 2015

¿Hay que inquietarse por el futuro? Para nada...




Cada vez se evidencia más el choque entre lo establecido frente al de no aceptarlo. Pasa a nivel político, social, familiar... Es una constante histórica y, sin embargo, seguimos sorprendiéndonos... Tenemos que agradecer a este enfrentamiento   ese fenómeno conocido como "evolución". Gracias al mismo hemos pasado de vivir en las cavernas a hacerlo en viviendas más confortables.  Ese proceso ha costado sangre, sudor, lágrimas y cientos de miles de años, pero la susodicha "evolución" ha sido imparable y a partir de finales del siglo XIX adquiere más y más velocidad.  Ahora casi da vértigo...

Cuando explico a mis alumnos que en la escuela de mi infancia había un alumno encargado de reponer la tinta de los tinteros, que escribíamos con plumillas y que pasábamos papel secante sobre  lo escrito, se asombran. Hoy nadie se sorprende si se le anuncia que los bolígrafos, rotuladores, etc. pueden tener los días contados. La tiza de yeso de los encerados es meramente testimonial...Todo cambia. Generalmente, para mejor.

La ciencia y la tecnología van a transformar nuestro futuro hasta límites insospechados. Algunos mayores observan este panorama venidero con recelo, pero los jóvenes están infinitamente más preparados que los mayores para asumir la evolución tecnológica como una forma natural de vida. Es previsible, pues, que tanto las ideas como los valores también experimenten una notable metamorfosis.

¿Hay que inquietarse por ese incierto futuro? Para nada...Si echamos la vista hacia atrás, observaremos que la Humanidad siempre se ha orientado hacia mañanas mejores. Como mucho puede haber algún que otro  paréntesis coyuntural...

El que piense lo contrario se ha quedado anclado. Tendrá que hacérselo mirar y no dar mucho crédito a los agoreros de turno que se hacen especialmente visibles en los umbrales de los Años Nuevos...

33 comentarios:

  1. Parafraseando a Marx: un tintero es un tintero, sólo las condiciones lo convierte en medio de incuria o de cultura, o una tableta es una tableta, sólo las condiciones lo ponen al servicio de la liberación o de la alienación y la opresión. El cambio de la vieja pizarra por el plasma no nos hace más cultos ni más libres, aunque puede ayudarnos a ser más cultos y más libres, pero también a devolvernos a la caverna. Ése es justamente el debate: el agotamiento del sistema conducirá necesariamente al fin de este rostro del capitalismo, aunque no necesariamente a una sociedad más libre y más democrática, el camino emprendido por el neoliberalismo en el mundo más parece dirigirnos a una sociedad más oscura y menos libre. Cuál sea el futuro dependerá de nosotros, de nuestra decisión de empoderarnos y ponernos al frente de nuestras vidas, incluso en cada gesto, sobre todo en los gestos, porque de las pequeñas cosas se nutren los más grandes retos. En eso, evidentemente, las nuevas tecnologías pueden ayudarnos, mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que que vivimos momentos de confusión. El optimismo del siglo XX parece alejado del panorama actual, pero la ciencia y la tecnología siguen avanzando y hay que confiar que se empleen con fines solidarios y progresistas. No ignoro las miserias y peligros que nos acechan, pero también celebro los éxitos conseguidos. Creo que tenemos tendencia a minimizarlos. Apenas se ha celebrado que la OMS considere "posible llegar al caso cero" de ébola en África occidental y erradicar el virus. Cuando se tuvo noticias de dicha epidemia, y se repatrio a algún europeo contagiado, se vaticinaba que pudiese compararse a una de las plagas de Egipto...

      Saludos, Juan

      Eliminar
  2. Ángel de San Martín4:40 p. m.

    Cuando la gente de mi edad me ha dicho que qué mal va esto, les he respondido que no es verdad, que la HUMANIDAD siempre ha ido a mejor. Confirmo que siempre va a mejor EN TODO, incluso en aquello que nos puede parecer insoportable. Es falso. Todos vamos a mejor, bueno, no todos. Los viejos siempre vamos a un poco peor, aunque no tanto como mis abuelos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de los viejos, entre los que ya casi me incluyo, no tiene remedio...Pero el futuro es de los jóvenes y a ellos hay que desearles lo mejor.

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Según lo leo recuerdo lo que decía el espía ruso de la peli "El puente de los espías" cuando su abogado americano le preguntaba si no estaba nervioso o preocupado; él invariablemente respondía: ¿ayudaría?. Me parece una buena filosofía de vida pero difícil de seguir.
    En cualquier caso depende de qué hablemos y de nuestra capacidad de adaptación. Si hablamos de las aulas, a mí me queda lejos la escuela de tabletas, me he quedado a medias entre la tiza y el proyector así que aunque nos han vendido la película muchas veces el presupuesto nunca ha llegado, es más el recorte ha llegado a limites insospechados, así que para qué preocuparse.
    Ahora, si hablamos del calentamiento global, eso ya me deja más desasosegada porque estos diciembres de sol y con rosas en los tiestos no son ni medio normales, que no he tenido ni que poner plásticos a las plantas para que no se hielen; eso sí que es preocupante sobre todo porque parece que a nadie le importa.

    Bueno, pues ya veremos lo que nos depara el 2016. Feliz salida y entrada de año.

    Un abrazote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También me gustó esa película. Si entramos en detalles concretos, la idea optimisa que expongo puede resentirse. El mundo laboral, el calentamiento global, el terrorismo, las injusticias sociales, la marginación de la mujer...La lista podría ser interminable.

      Creo que cada vez somos más autónomos, más libres, más organizados, más sensibles con los derechos de los demás...Todo eso también son avances. Ahora hay que profundizar en los valores y en los principios de carácter ético.

      Me anima mirar hacia atrás para ver lo que se ha avanzado y pienso que seguirá ocurriendo lo mismo si miramos hacia el futuro con ganas y confianza.

      Abrazos, estimada Angie

      Eliminar
  4. Todo el mundo arrima el ascua a su sardina y juzga con su personal escala de valores. En plan impersonal y general no puedo sino estar de acuerdo. Felices días dentro de todo lo posible.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que coincidamos. No es optimismo gratuito ni autocomplaciente. La Humanidad camina hacia adelante y no hay fundamento serio para que no siga haciéndolo. Los altibajos son inevitables...

      Saludos, emejota

      Eliminar
  5. Paso volando para desearte un muy feliz año y darte las gracias por acompañarme durante todo un año.

    Que el nuevo año 2016 nos traiga a todos mucha paz y amor.

    Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las gracias a ti, por alegrarnos la vida. Solo hay que pasear por tu espacio, pleno de poesía, amor y belleza.

      Besos, estimada María

      Eliminar
  6. aquí en Uruguay varios profesores han dejado de dar clases debido a que sus alumnos usan celulares (móviles) y no atienden el dictado del curso
    estamos asistiendo a una transformación que divide la población entre quienes se adaptan y quienes la rechazan, pero parece incontenible
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El uso de los móviles, que yo sepa, está prohibido en todos los centros escolares de este país. El que infringe esa norma sufre la corrección que determine cada centro. Lo que sí es factible es que dicho móvil sea objeto de educación para el buen uso dadas las enormes posibilidades que ofrece. Pero siempre desde una perspectiva educativa, ¿eh?

      Saludos

      Eliminar
  7. Me temo que estoy anclada. No percibo ese camino positivo hacia el futuro que tú señalas, hace tiempo que cuestioné esa visión que nos regalaron los Ilustrados y que heredó el socialismo (entendido a la vieja usanza del siglo XIX) y la izquierda, en la que pese a todo estoy.

    Abrazos y mis mejores augurios para ti y los tuyos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo, a pesar de los pesares y no entro en detalles, soy optimista. Creo en el progreso y en la evolución. No creo que cualquier tiempo pasado fue mejor. Miro hacia atrás y solo veo autoritarismo, barbarie y esclavitud. El "paraiso", si acaso, está en el futuro y hay que buscarlo y poner los medios para aproximarnos al mismo.

      Abrazos, estimada Luna, y mucho ánimo

      Eliminar
  8. Casi tengo las maletas en la puerta pero me he acercado a toda carrera a decrte q como tú denso que no hay q preocuparse por el futuro más allá de pasado mañana, una porque a saber si vivimos para contarlo y otra porque como tú dices poooor favor!! que en el peor de los casos en el pasado en contra de los oscurillos congénitos sieeempre siempre hemos estado infinitamente peor, pero somos amnésicos y lo olvidamos todo... (nuestra memoria es selectiva , ya sabes ;) nos adaptaremos a lo que venga, sin duda! .. el ser humano es el rey de la naturaleza no por sus méritos (q tenemos pocos) solo y exclusivamente or su capacidad de adaptación al medio así es que .. eso, a adaptarse tocan ;)


    Un beso enooorme, mil gracias por todo lo que hemos compartido en este 2015, ojalá el 16 q es par (meeencanta los pares ;) nos reserve momentitos deliciosos en letras como hasta ahora y sobre todo no te preocupes, Cataluña sobrevivirá a pesar de los catalanes y los españoles. Todo irá bien, ya verás!


    Toodo lo mejor y más para ti y los tuyos en este 2016 a punto de estrenarse LUIS ANTONIO.

    Hasta el año q viene.... ciaoooooo, mi querido y entrañable profe !!! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Adaptación, raciocinio, evolución, progreso... Hay que confiar que se sigan superando los mil y un obstáculos para conseguir el bienestar de la inmensa mayoría de las personas. La ilusión y la confianza en las capacidades humanas mueven más que el derrotismo. Creo.

      Me alegran y alientan tus buenos vaticinios. Esta es mi chica...

      Muchos, muchos besos, estimada y admirada María

      Eliminar
  9. Asumo tu comentario Luis Antonio, y como siempre sucede, el hecho evolutivo que tú ya apuntas, tiene sus problemas de adaptación y las secuelas también son inherentes y están presentes…Te diré que estos días estoy sufriendo un vértigo, fruto del posicionamiento ante la pantalla del ordenador (cervicales castigadas) o el uso del móvil (cabeza inclinada)…pero pese a todo ello habrá que amoldarse al progreso y aceptar “el no hay mal que por bien no venga”… “ni mal que cien años dure”…Apliquemos la máxima de subsanar malos hábitos y de vez en cuando apliquemos terapia adecuada, Ah, “bendito el Fisioterapeuta”…
    Amigo Antonio despidamos bien el año y abracemos con alegría el nuevo que nos espera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra muchísimo que compartamos ilusiones. Quedarse solo en esa posición desanima y da la razón a los agoreros de turno. Eso no quita que tengamos la guardia presta por si vienen imprevistos. Hay que contar con ellos. La vida de la Humanidad hasta aquí ha pagado un caro tributo, pero también ha cosechado éxitos.

      Un abrazo, Dionisio

      Eliminar
  10. A mí el futuro me interesa porque (según dijo el genial Woody Allen) allí es donde voy a pasar el resto de mi vida. Pero no me preocupa. Porque lo veo con optimismo y con la sensación de que vamos a mejor. Yo en clase ya no uso la pizarra ni las tizas. La tecnología se ha impuesto en el trabajo. Y también en la vida diaria. Ahora mismo sé donde están y qué hacen prácticamente todos los miembros de mi familia gracias a los móviles. Pero aun así, creo que no avanzamos todo lo rápido que allá por el año 1975 pronosticó un profesor que teníamos de filosofía. Recuerdo que un día cogió un bolígrafo y lo enseño a toda la clase. Y nos dijo, dentro de diez años, esto será una pieza de museo. Estará metido en un urna y la gente que lo visitará dirán "mira con eso escribían...." Todavía hoy se utilizan los bolígrafos. ¿Cómo estaremos dentro de diez años? No me atrevo a pensarlo, pero estoy convencido que mejor...

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estaremos mejor y más viejos. No hay que dar la espalda a la realidad. Una cosa es el optimismo moderado y otra la ingenuidad crédula.

      La evolución nos trae más opciones y más posibilidades, pero está por verse si éstas se despliegan en la sociedad para hacerla más humana y más justa...Es evidente que queda mucho por hacer...

      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  11. No seré yo quien discuta las verdades de la evolución porque son tal cual tú las comentas en esta entrada PERO...que precio estamos pagando por ello.
    Lo curioso es que tanto la visión apocalíptica como la optimista son intercambiables. Todo depende de la lente que utilicemos y hacia donde dirijamos el enfoque.
    Si miramos desde atrás vemos enormes mejoras, si miramos hacia delante vemos enormes peligros ecológicos fundamentalmente pero también de otra índole relacionados con las cada vez más abismales diferencias sociales: el hambre, la pobreza, las diferencias demográficas, la desertización, la explotación económica de personas y recursos etc...
    No sé si será mejor dedicarse a humanizar el presente y dejarnos de perspectivas temporales que confirmen nuestras observaciones.

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy totalmente de acuerdo con todo lo que expones. Me parece magistral y sensata tu opinión a tal respecto. Solo añadiría algo de ilusión, como mínimo, a los temores fundados que manifiestas al mirar hacia el futuro.

      Antes le he dicho a otro comentarista que la erradicación del ébola ya casi es una realidad, según la OMS. ¿Recuerdas el pánico que despertó?

      El paraíso o está en el futuro o no existe.

      Abrazos, amigo Krapp

      Eliminar
  12. Amigo Luis Antonio, comparto tus palabras, creo sin embargo que asistimos a una pérdida notable de calidad de las ideas, -calidad artística, calidad democrática, calidad ambiental, etc.- y con esta pérdida a cuestas progresamos. Hoy la técnica nos prové de un confort que antes era impensable, la medicina combate y cura enfermedades que antes eran mortales, y las comunicaciones nos acercan amigos transoceánicos. Sabiendo que vamos a peor, como nos advertían los clásicos, nos alienta un afán humano de lucha que nos permite sobrellevar el pesimismo.
    Saludos
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un placer tenerte de nuevo por aquí, admirado Frencesc. Estoy de acuerdo con la confianza que manifiestas en el futuro no exenta, como es lógico, de temores más que fundados. Los principios éticos que seamos capaces de acordar serán los que marquen la pauta del progreso. Ahí está la clave. Confío que las tecnologías y la ciencia nos permitan llegar a todos los confines del mundo para conocer las carencias y obrar en consecuencia.

      Visitaré tu espacio luego confiando que la terapia de la desconexión te haya sido propicia.

      Saludos

      Eliminar
  13. Dicen que decía Nikola Tesla que hay una diferencia entre progreso y tecnología, hay procesos tecnológicos que son muy útiles (los motores de los coches o la energía nuclear) pero modifican de forma negativa nuestro planeta, es decir, tienen un coste muy elevado para el conjunto de la sociedad para el beneficio de unos pocos y progreso es cuando esa tecnología nos beneficia a todos como la energía solar, la "mundializacion" de la Sanidad etc, etc , etc... estoy bastante de acuerdo con esta diferencia, me parece básica...
    La tecnología debe tener un horizonte muy bien definido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es evidente que al progreso tecnológico y científico le acompañan luces y sombras. El resultado del balance entre el debe y el haber es lo que cuenta. Hay que confiar en que éste sea positivo. Si miramos hacia atrás, así parece, ¿no?

      Saludosl

      Eliminar
  14. Me ha gustado mucho tu reflexión. Estoy de acuerdo contigo.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Carmen

      Besos y feliz 2016

      Eliminar
  15. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  16. Me identifico con el comentario de Juan Navarro Fernández-Pacheco...

    Bueno, no voy a argumentar mucho porque no quiero ser un mal agorero en el umbral de este nuevo año... pero yo no veo el futuro con el optimismo que tú lo ves... con ello no digo que mi visión sea la correcta, sólo digo que es la mía... tal vez la parte deductiva de mi "humilde nuez" no procese correctamente lo que ven mis ojos, lo que oyen mis oídos y lo que intuye mi sentido común, pero yo veo un futuro con mucha tecnología SÍ, pero con poca Filosofía y menos Filantropía... con mucha más esclavitud que libertad... con muchas más incertidumbres que certezas... yo ya tengo mis años y en ellos nunca sentí esta extraña sensación que me producen los acontecimientos que vivimos de hace algún tiempo para acá... siento un no sé qué y un qué se yo que yo no sé qué difícil de explicar...

    Creo que no estoy anclado en nada... aunque pudiera estarlo sin yo saberlo... pero los mismos patrones y los mismos esquemas sólo pueden conducirnos a los mismos errores y los mismos problemas... que los tracemos con instrumentos más tecnológicos o precisos y los desarrollemos en sitios más confortables, no va a cambiar los resultados, pues los propósitos seguirán siendo los mismos... las imposiciones las mismas... y las soluciones una guerra de pareceres donde siempre ganan los de siempre...

    Ojalá me equivoque y tú tengas toda la razón, lo deseo por ti, por mí y por tod@s l@s demás... ojalá mi pesimismo sea la ceguera del ignorante y todo vaya a mejor tal como tú señalas.

    ¿Tú crees que, al hilo de lo que dice un proverbio indio, nos daremos alguna vez cuenta de que "La Tierra no es la herencia de nuestros padres sino un préstamo de nuestros hijos" y que ello hace necesario que de una vez por todas, en esta encrucijada en la que estamos ahora, revisemos todos los paradigmas que nos rigen y nuestra forma de actuar?

    Yo, desde hace algún tiempo, por razones que no vienen al caso, me he propuesto vivir no ya al minuto sino al segundo... pero mis sentidos no logran permanecer ajenos a lo que ven, oyen y padecen... ni a las nubes que amenazan tormenta...

    Coincido contigo en que la tecnología nos ha hecho las cosas más cómodas y que algunos conocimientos que han ido apareciendo dosificadamente han mejorado nuestras vidas disminuyendo esfuerzos y ampliando expectativas... pero a poco hurgar en el meollo del asunto... (basta con echar un vistazo a Africa, por poner el ejemplo más flagrante) para que surjan miles de preguntas... porque ¿cómo medimos la confortabilidad o prosperidad del futuro, midiendo la de todas las criaturas del planeta o la de los pocos que tenemos acceso a sofisticada tecnología, abundancia de alimentos, hogares confortables, sanidad avanzada... (de momento y a expensas de...)?

    Una nota de optimismo: claro que el mañana (el futuro) puede ser mejor, pero para ello es preciso cambiar muchas cosas... tal vez se logre hacer y lo demás vendrá por añadidura...

    La Ley de causa-efecto es inexorable... el futuro es el efecto del presente-causa... y a estas alturas de la vida conocemos de sobra qué efectos-futuros producen ciertas causas-presentes...

    Dije que no iba a comentar mucho y me he liado... mi incontinencia vebal no tiene cura... sigo siendo temerario y verborrágico...

    Espero no haber sido impertinente...

    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy muy consciente de las miserias de este mundo, de la situación actual, especialmente conflictiva y de lo mucho que queda por hacer. Sin embargo, miro hacia atrás y veo que se ha avanzado mucho, sobre todo en los últimos tiempos. Esto me anima a pensar que, a pesar de los pesares, se avanza.

      Lo conseguido y lo que somos capaces de conseguir siempre me han estimulado más para seguir luchando que la actitud un tanto derrotista de lo que hay y de lo que falta.

      No has sido nada impertinente, sino todo lo contrario: has aportado experiencia, sentido común y sabiduría. Que no es poco...

      Abrazos

      Eliminar
  17. Es increíble hasta dónde hemos llegado con la tecnología. Si levantaran nuestros abuelos las cabezas y vieran todo esto.

    Antes las pizarras eran con todas y hoy ya son digitales.

    Un beso grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo que también eres optimista, María.

      Eso no significa que la solución caerá del cielo. Sabes muy bien que hay que poner los medios para alcanzarla.

      Muchos besos

      Eliminar