lunes, septiembre 03, 2007

LA EDUCACIÓN PARA LA CIUDADANÍA (I)

Si la asignatura “cuestionada” tuviera algo que ver, aunque fuera de lejos, con el adoctrinamiento que sufrimos muchas promociones de estudiantes durante la dictadura, yo sería el primero en oponerme a la misma de manera radical. El régimen anterior reprimió a los demócratas y nos “formó en un espíritu nacional” sectario y dogmático basado en los más rancios tópicos antiliberales y antidemocráticos y plagado de mentiras históricas. Tan mala educación era, a su vez, fruto de esa vieja mentalidad intolerante y de una supina ignorancia de la verdadera historia española, convertida en una eterna lucha entre el bien (las derechas) y el mal (las izquierdas).

Los valores constitucionales de respeto a la libertad, al consenso y al pluralismo no son vividos por muchas personas que, seguramente, sufrieron esa formación cerrada e intransigente de la que todavía no se han liberado. Y estas mismas son, supongo, las que ahora ponen el grito en el cielo. ¿La jerarquía eclesial de aquel entonces propuso objeción de conciencia a tal formación? Más bien fue complaciente, sino cómplice. Suena a sarcasmo que algún miembro de la Conferencia Episcopal actual – cardenal Antonio Cañizares- diga que tal programa educativo se encamina a la “desaparición del hombre” y otros tachan de “totalitario” a un Gobierno que pretende instruir en valores cívicos.

Antes del verano, ya algunos pusieron el grito en el cielo sin apenas conocimiento ni tan siquiera del temario. Otros clamaban contra la inclusión de la homosexualidad en el temario, sin necesidad de conocer el desarrollo de dicho tema. Para ellos, todo lo que venga a instancias de este Gobierno es desechable y merecedor de todas las condenas. Sólo he ojeado por encima algunos libros de texto de distintas editoriales -Edebé, SM, Santillana, Barcanova y Vicens Vives- y no puedo expresarme con el conocimiento de causa que sería deseable porque requiere más tiempo y reflexión. La impresión inicial, sin embargo, no es mala, sino todo lo contrario. Todos los manuales ponen las bases de un futuro comportamiento cívico, democrático, patriótico, informado, responsable y participativo. Promueven el respeto y la ampliación de todos los derechos humanos y de toda minoría social; presentan el diálogo como única solución de los conflictos, la igualdad de géneros, la solidaridad sin fronteras, la paz en la justicia; combaten la xenofobia y el racismo; describen y ensalzan la pluralidad política sin autoritarismos, así como la nacional, cultural y lingüística de los españoles, la laicidad del Estado y el valor de la religión, las reglas éticas entre partidos, el análisis científico de las ideologías y los deberes ecológicos. El manual de la editorial Vicens Vives explica la división de opiniones sobre los matrimonios entre homosexuales. Igualmente plural es el desarrollo que cada editorial ha dado a los contenidos mínimos. Cada escuela podrá escoger entre toda la oferta existente el libro de texto con un enfoque más cercano a su proyecto pedagógico. Luego, no hay que olvidar, que cada profesor impartirá la materia con su “sello” personal. Y la familia que no quiera incumplir con su derecho y obligación de participar en la educación de sus hijos la complementará como estime oportuno. No entiendo el porqué de tanta “discordia”.

1 comentario:

  1. Estoy totalmente de acuerdo contigo. Esta derecha casposa que se ampara en un conservadurismo a ultranza, y más si viene de un ideal social, se une a una Iglesia caduca y anclada en tiempos para ella mejores, pero no para un pueblo que ha vivido en la ignorancia y la servidumbre física y mental desde siglos.
    Aporto una pequeña puntualización: A ver si con la Educación para la ciudadanía, todos los españolitos nos ponemos de acuerdo para denunciar ese concordato de los cojones, que es un rancio residuo de la claudicación del Estado a una Iglesia en la que no cree en absoluto. Ni siquiera los curas y obispos creen, si no, otro gallo les canataría. Jesús los miraría con conmiseración y, sin duda, les haría algunas preguntillas que dudo podrían contestar.
    Ánimo.

    ResponderEliminar