lunes, abril 28, 2008

EL PROFESOR PERFECTO DEBERÍA...

Sobre las virtudes y capacidades del profesor se ha escrito mucho y, a veces, con tal amplitud de exigencias que lo que se consigue es acomplejar al que tiene los mejores propósitos para ejercer la docencia. Se le requiere:

VOCACIÓN PROFESIONAL,
MOTIVACIÓN,
CAPACITACIÓN PEDAGÓGICA,
METODOLOGÍA,
CAPACIDAD DE COMUNICACIÓN,
COMPETENCIA ACADÉMICA O RECICLAJE CONTINUADO,
CULTURA,
CREATIVIDAD,
RESPETO AL ALUMNADO,
ACTITUD REFLEXIVA ANTE EL EJERICIO COTIDIANO,
ANSIA DE SUPERACIÓN...

Todo eso y más que podríamos añadir está muy bien, pero puede abrumar a cualquiera, insisto, y todos sabemos que la perfección no existe, es un ideal. Tras unos cuantos años de experiencia docente he llegado a la conclusión, quizás simplista, de que lo esencial se puede reducir a dos principios:

AMOR A LA PROFESIÓN y
CAPACIDAD DE COMUNICACIÓN.

Estos dos principios conllevan, en cierto modo, bastantes cualidades de toda la enumeración anterior. Si a estas capacidades sumamos una actitud receptiva por parte de los alumnos y colaboradora por las familias, el éxito de la labor pedagógica está más que garantizado. Seguro.

3 comentarios:

  1. Solamente quería felicitarte por tu blog. Entre de casualidad en tu casa. Enhorabuena por el desde "Panorámica Cazorlense", quizás pueda ser también tu blog amigo.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo11:16 a. m.

    Te falta una cualidad fundamental: el buen profesor debe vocalizar muy bien y tener una voz bien impostada. La mayoría de las explicaciones en una clase se pierden porque el alumno no "ha oído bien".
    Pablo.

    ResponderEliminar
  3. Uff, ya te digo como está la "profesionalidad" universitaria, realmente es triste ver una clase de semejantes aburguesados. La educacion bancaria, como decía Freire, ha minado la pedagogía del educador para con el educando.
    Gran blog.

    ResponderEliminar