viernes, noviembre 23, 2007

“APARCAMARIDOS”: ¡ POR FIN !

La noticia ha levantado mucho revuelo y hasta polémica, pero yo tengo que manifestar mi alborozo por tal innovación. El centro comercial Gran Via 2 de Hospitalet de Llobregat ha instalado Aparca2 para hombres tras escuchar a unas mujeres sensibles con esos maridos que se angustian, se cansan y se desesperan ante la coyuntura de acompañar a sus mujeres de compras y que, en el supuesto de que se trate de ropa, puede llegarse hasta la desesperación. A las mujeres que han sugerido tal iniciativa sensibles con estos hechos, sean feministas o no, mis más sinceras felicitaciones. Ahora, todos contentos. Ellas: mirando, tocando, revolviendo, probando, agobiando a las sufridas dependientas y nosotros, a lo nuestro: el periódico, el mando de la TV. la tertulia y el confort de un buen sofá. Parece ser que la iniciativa ha tenido tan buena acogida que ya están pensando en ampliar los servicios con la incorporación de videojuegos y acceso a internet convirtiéndola también en un área wifi.

Primero fueron las guarderías para niños en centros comerciales con el objetivo que sus padres pudieran comprar tranquilamente. Ahora se ha dado un paso más, con una iniciativa que para muchos puede ser considerada feminista. ¿Y qué? Yo estoy entusiasmado por la innovación y, ante las próximas e inevitables compras navideñas y de Reyes, me las prometo muy felices. Ellas, felices, sin niños ni maridos quejicas con cara de pena y de hastío. Podrán gastarse el patrimonio familiar y rayar la banda magnética de la Visa sin la mirada inquisitiva del marido que no cesa de bufar una y otra vez. Luego vendrá el inventario de los gastos con la tarjeta de crédito, pero ya será un hecho consumado... La realidad acaba imponiéndose. Los hombres y las mujeres no somos iguales y comprando tampoco. Los estudios dicen que los hombres, a la hora de comprar, van directos al grano. A las mujeres les cuesta más, son más indecisas. Y lo que es peor, transmiten la angustia de la indecisión a sus sufridas parejas acompañantes. Una de las cuestiones más complejas de resolver es contestar satisfactoriamente a la pregunta de la mujer, ¿qué tal me queda? Si contestas con un “bien” no se lo creen y si dices que “mal”, “Dios se apiade de ti”...

La experiencia no es nueva. Una experiencia piloto en Salzburgo resultó todo un éxito. Se abrió para que ellos pasasen un rato entretenido mientras que sus parejas hacía las compras de Navidad. Las guarderías masculinas empiezan a consolidarse en Austria. En ellas, los hombres pueden pasar la tarde jugando con videoconsolas, leyendo revistas (incluida Playboy) o cómics, mientras que disfrutan de un amplio abanico de bebidas, a la vez que sus esposas se dedican a ir de compras. De forma sorprendente, todos los hombres que pasaron por la guardería fueron después recogidos por su pareja. La idea se va a expandir por otras ciudades austriacas y alemanas, después de que en Navidad fueran 1.500 hombres los que pasaron de forma gratuita por ese particular “jardín de adultos”.Viena y Graz, en Austria, y Múnich, Colonia, Berlín y Hamburgo, en Alemania, son las ciudades en las que se pretende implantar estas guarderías. Ahora, se suma a ellas Hospitalet del Llobregat. Los patrocinadores aseguran que la posibilidad de rescatar al "niño que hay en cada hombre" y dar al mismo tiempo libertad a las mujeres para sus aficiones han atraído la atención de grandes centros comerciales y de ocio.

Si bien es cierto que se trata de una experiencia piloto, me atrevo a sugerir algunas medidas para que dicha iniciativa tenga más éxito:

1.- El recinto ha de ser cerrado para evitar a los curiosos y sus sonrisitas sarcásticas.
2.- Una o más azafatas, según necesidades, podría ocuparse de atender a estos hombres y coordinar el uso de los entretenimientos, cambio de canales, DVD, etc.
3.- Unas máquinas expendedoras de bebidas, café, infusiones, etc. subvencionadas podrían hacer la espera menos tediosa.
4.- Tampoco habría que descartar una provisión de barajas, tableros de ajedrez, fichas de dominó, etc. por si algunos comparten estas aficiones lúdicas.
5.- Incluso se podría pensar en los fumadores habilitando algún espacio cerrado, sobre todo de cara al invierno, para que puedan hacer volutas de humo sin sentirse más marginados de lo que están. No es que sea mi caso, pero no puedo evitar sentir una cierta solidaridad.
6.- Los grandes centros comerciales podrían incentivar a los recogidos en estos aparcamientos obsequiándolos con algún producto de promoción, etc.
7.- No habría que descartar tampoco una pequeña biblioteca con unos cuantos libros, aunque sean “bestseller
”.

La lista podría ser exhaustiva, pero no hay que precipitarse ni entusiasmarse. Habrá que dar tiempo al tiempo. A veces las innovaciones se convierten en noticias mediáticas, como es el caso, pero la sociedad, conservadora en general, se resiste a los cambios. Yo frecuento poco estos lugares y doy toda la autonomía a mi esposa para que haga sus compras, pero si estos “aparcamaridos” van a más y recogen unas y otras sugerencias, no descarto visitarlos y disfrutar con sus estímulos recreativos...

No hay comentarios:

Publicar un comentario