jueves, julio 24, 2008

“ME VOY PA´L PUEBLO, HOY ES MI DÍA, VOY A ALEGRAR TODO EL ALMA MÍA"


Junto a la Iglesia, que asoma tímida en el centro, -¿la ves?- se halla el pueblo


Como dice la canción de “Los Panchos”: “Me voy pa´l pueblo, hoy es mi día, voy a alegrar todo el alma mía.”. Y aunque el pueblo esté:

Perdido en la austera, fría y abandonada provincia del sur de Aragón, de cuya existencia dudan los ajenos y algunos propios, también.

Muy cerca del cielo, intensamente azul y estrellado en su crepúsculo, pero ignorado por todos los dioses.


Casi engullido por las montañas que parecen avanzar con sigilo amenazador.

Con sus calles empinadas y solaz en sus casas de espaldas al cierzo:

A la sombra de las ruinas del castillo sanjuanista, altivo y poderoso ayer, testimonio patético de un pasado sin retorno, hoy, y un mañana lleno de incertidumbres.

A orillas del Guadalope con su murmullo estival cuando el cielo lo alimenta con su llanto generoso.

Con la huerta yerma, los frutales sin podar, las masías hundidas y los caminos casi borrados por el impecable castigo del éxodo de sus gentes.

Con las minas cerradas y los cadáveres de su industria expuestos en un eterno velatorio.

Con el silencio, la paz y el sosiego de sus calles donde sólo hablan las ausencias con voz queda.

Con secretos escondidos en sus mapas geológicos de plegamientos milenariamente seniles que, paradojas de la vida, sólo saben leerlos y apreciarlos estudiantes con acentos de extrañas tierras.

Con campanas que saben de memoria los tañidos a difuntos y olvidan los de fiesta mayor.

Aunque el pueblo esté así, me voy contento porque lo bueno es tanto y el espacio y el tiempo de que dispongo tan menguados, que no vale la pena dejarlo a medias...

P.D. En este pueblo no me quedará más remedio que espaciar las entradas al blog a la mínima expresión. Hay pocos ordenadores en la Biblioteca y mucha demanda. Os echaré de menos, pero pienso recuperar en la 2ª Convocatoria de Septiembre, ¿vale? HASTA LUEGO Y QUE SEÁIS MUY FELICES

8 comentarios:

  1. ¡Qué envidia! Vaya maravilla, tú seguro que serás muy feliz allí.

    Yo te echaré mucho de menos, de verdad, de verdad, ¡de verdad!

    ResponderEliminar
  2. Excelente y acertada descripción de Aliaga, Luis. Comparto toda tu ilusión.
    Estaré allí este fin de semana. Espero nos veamos en agosto.

    José María

    ResponderEliminar
  3. Buen viaje y hasta la vuelta!!!
    Disfruta tu que puedes.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  4. ¡Aliaga! ¡Gracias, José María! Alguna vez, lo más pronto posible, iré a ese paradisíaco lugar que desconozco, y seguro que no me decepcionará ni con las loas de Luis Antonio ni con la maravillosa foto, por lo que veo, por lo que siento y también por quién puede andar por allí o anduvo o andará, puntos suspensivos.
    ;-)

    ResponderEliminar
  5. Anónimo11:16 p. m.

    ¡Impecable la selección musical!
    ¡Que sublime canto a la tierra, Luis!
    ¡De que desborde de sensibilidad, te envuelves, en éstas última entradas!
    Que atracción tan fuerte, ejerce en nosotros, ésta tierra que nos vio nacer. En ocasiones pienso, que es su sutil venganza, por haberla abandonado. Lo que yo no puedo ni quiero abandonar, son los bellos recuerdos de una infancia, muy feliz, desarrollada en el ambiente de mi pueblo y de cualquier pueblo de Teruel.
    Este Agosto, por culpa del viaje que tengo programado a Estados Unidos (parte este), no podré ir a la Torre, pero en Octubre, me desquitaré del síndrome. Un abrazo, Luis y feliz estancia en Aliaga, a toda la familia. Etel.

    ResponderEliminar
  6. GRACIAS A TODOS. OS ENVÍO UN FUERTE Y CARIÑÓSO ABRAZO CON EL DESEO DE QUE PASÉIS UN FELIZ VERANO. A FINALES DE AGOSTO ESPERO REANUDAR ESTA GRATIFICANTE "OBLIGACIÓN". MIENTRAS TANTO, DISFRUTO DE LA PAZ Y DEL PAISAJE DE ESTE LUGAR, ÚNICOS EN VERANO...
    OTRO ABRAZO

    ResponderEliminar
  7. Grrrrr... Te odio doblemente. Menudas vacaciones, machiño, eso ni los niños en el cole... qué envidia. Y la otra razón de mi odio es por tu ausencia. Me las pagarás. Estás avisado. Y no me olvidaré. Me he quedado con tu cara, que lo sepas. Grrrr...

    ResponderEliminar
  8. Sí, qué envidia. Me he ido del pueblo también, y no logro la dicha completa. Linda descripción, Luis Antonio. Un saludo desde México, y, por qué no, un abrazo. Éxito.

    ResponderEliminar