viernes, julio 18, 2008

EL VALLE DE LA MUERTE (Death Valley)


Badwater

Las dunas

Camino hacia el infierno

Sin duda, es uno de los lugares más inhóspitos del planeta. Cuesta comprender qué se nos ha perdido por aquí. El Sahara es una maravilla al lado de este valle, al menos el que ha quedado en mi memoria. El “gancho” está precisamente ahí, que es el lugar más parecido al infierno. Y el infierno siempre ha tenido adeptos, ante la alternativa de un cielo un tanto aburrido. Yo, después de esta experiencia, me lo estoy repensando. Antes de llegar, un cartel avisa de que es mejor desconectar el aire acondicionado para que no se caliente más de la cuenta el coche. La aguja de temperatura del “Volvo” roza la zona roja... La emoción, por no decir la congoja, crece por momentos. Unos carteles: (Radiator water only) indican que cada milla se encuentra un depósito de agua destilada en previsión de lo “peor”... La sensación de que el infierno está próximo se acrecienta...Cuando el calor es insoportable, se vuelve a conectar el aire acondicionado. ¡Qué placer!

Llegamos, por fin, a la zona de aparcamiento. No somos los únicos en llegar aquí. Esto nos reconforta... El nombre del valle ya intimida. Está situado al este de Sierra Nevada en California y se extiende en parte por el estado de Nevada. Se trata de un parque situado en zona árida y contiene uno de los mayores relieves desérticos de la zona continental de los Estados Unidos. El punto más bajo del “Valle de la Muerte”, conocido como “Badwater”, está situado a 86 m por debajo del nivel del mar, mientras que el Monte Whitney, situado a unos 50 km, tiene una altura de más de 4.400 m. “El Valle de la Muerte” es uno de los lugares más calurosos de toda Norteamérica. La humedad de Barcelona que tan desagradable me resulta, aquí es inexistente. Creo que esto es más que peor. En julio de 2006 se alcanzó el récord mundial de 58,1 °C en la zona de “Badwater”. No sé si dicho récord sigue vigente. Estamos hablando de temperaturas a la sombra, pero lo malo es que apenas hay sombras...

La fiebre del oro californiana trajo a los primeros colonos hasta las zonas cercanas. En diciembre de 1849, dos caravanas procedentes del Este con unos 100 carros en total se encontraron en “El Valle de la Muerte” tras perderse al tratar de encontrar un atajo en el "antiguo camino español". El grupo de pioneros fue incapaz de encontrar una salida del valle durante varias semanas y se vieron obligados a comer algunas de sus reses para sobrevivir. Encontraron agua fresca en algunas fuentes de la zona y utilizaron la madera de sus carros para cocinar. Milagrosamente, consiguieron salvarse casi todos. Pero lo bautizaron con el nombre actual.

De la fauna dicen que es muy variada: pájaros, reptiles, coyotes, zorros, linces, pumas.. Deben de estar sesteando porque nosotros no vemos ni un solo ejemplar..

Especialmente interesante es “Badwater”, la zona de suelo a la que me he referido anteriormente. Estas salinas se formaron al secarse un lago hace dos o tres mil años. El área presenta un suelo de color blanco provocado por los cristales de sal. Se puede considerar el punto cero, vegetación nula. Desolación absoluta. No creo que en el infierno se esté peor. En mi entorno, todos quieren salir de aquí cuanto antes. Cientos de kms. recorridos para una visita fugaz...También son interesantes los “hornos de carbón”, el llamado "campo de golf del diablo" (zona de salinas en la que se han formado una serie de hoyos que ofrecen el aspecto de un campo de golf lunar), las “dunas” y “Zabriskie Point”, que ofrece una vista de formaciones geológicas multicolor. Fue una de las zonas en las que se realizaron explotaciones de bórax, aún activas. El director de cine Michelangelo Antonioni realizó en 1970 una película con este mismo nombre.

A la salida del valle tienes la sensación de dejar atrás el infierno y se siente alivio, la verdad. El termómetro del coche también muestra su regocijo al distanciarse del rojo...

4 comentarios:

  1. Que angustia me ha entrado mientras lo leia!!

    ResponderEliminar
  2. No es para menos, te lo aseguro. Lo curioso es que más de un millón de personas lo visitan anualmente. A la media hora de estar allí te entran ganas de salir huyendo...Bienvenida a este modesto blog, Candela

    ResponderEliminar
  3. Anónimo12:14 a. m.

    Excelente como lo comentas, al estar leyendo tu narración sientes que estas ahí.

    saludos

    Desde Ciudad Juárez, Chihuahua, Mexico

    ResponderEliminar
  4. A ANÓNIMO:
    Gracias por tu comentario y bienvenido a esta bitácora
    Un saludo desde Barcelona

    ResponderEliminar