lunes, marzo 24, 2008

¡ VÁYASE, SR. AZNAR !

Con motivo del 5º aniversario de la Guerra de Irak, Aznar vuelve a ser el eco de su amo, George W Bush. Ambos se muestran satisfechos de la decisión que tomaron y de lo bien que van las cosas en Irak. Aznar se ratifica en que se hizo lo correcto y confiesa que, en iguales circunstancias, volvería a hacer lo mismo. Ni asomo de arrepentimiento ni de autocrítica. ¿Cabe mayor dosis de cinismo? Blair, bastante más inteligente, no se ha pronunciado. La guerra ha valido la pena aunque el pretexto para desencadenarla, las armas de destrucción masiva, fuesen un “bluf”. La guerra ha convertido Irak en un santuario de Al Qaeda, ha provocado una guerra civil entre sectarios de uno u otro signo y ha cargado los resentimientos del mundo islámico contra Occidente sin aportar ninguna solución. No quiero mencionar a los muertos, porque sobran argumentos para que se cuestione el fracaso de esta decisión que se tomó en contra de la opinión pública más generalizada. Las consecuencias de la vinculación de España a la guerra de Irak todavía las acusa el PP. Aparte de perder las elecciones de 2004, la sombra trágica de la misma sigue provocando un declive electoral cuyos frutos acaba de recoger Mariano Rajoy en 2008. La nula capacidad autocrítica de Aznar es tan evidente que hasta sus propios correligionarios de partido le consideran un estorbo. La diputada catalana Montserrat Nebrera, fichaje estrella de Piqué, y todavía con voz propia, tilda al expresidente de “jarrón chino”. Y añade en una misiva que dirige a Rajoy que hay que “cerrar la puerta que nos une al pasado”. Pero Aznar, como los jarrones chinos, es intocable. Difícil, pues, la renovación del PP si no se va por el foro junto con Zaplana, Acebes... Si la primera legislatura de Aznar puede considerarse positiva, la 2ª con la prepotencia que le dio la mayoría, el apoyo a la Guerra de Irak, la política anticatalana y la ocultación de información tras el atentado del 11-M siguen proyectando una sombra alargada sobre el PP que le impide encontrar la luz del sentido común y la apertura hacia el centro que, con frecuencia, sigue siendo el que decide que los resultados electorales se inclinen hacia uno u otro lado. Sr. Aznar, con su permiso o sin él, le tomo prestado el eslogan que utilizó machaconamente contra González, con una variante: ¡Váyase, Sr. Aznar!, por el bien de su partido y de España... Su tiempo ha pasado.

3 comentarios:

  1. J. Rodríguez de Castro1:44 p. m.

    José Mª Aznar ha sido el mejor Presidente de Gobierno de toda la Democracia. !Ojalá vuelva¡ Es el único capaz de acabar con el separatismo.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo6:32 p. m.

    Luis Antonio: Has omitido que el tal Aznar es el mayor responsable de toda la crispación en la política de los últimos años.

    J.C. Rodríguez

    P.D. No soy pariente del comentarista anterior.

    ResponderEliminar
  3. Desde luego, la cara de la caricatura le hace justicia.

    ResponderEliminar