sábado, mayo 10, 2008

USTED TIENE MUCHAS POSIBILIDADES DE PADECER DE ONICOFAGIA Y A LO MEJOR NO LO SABE.

Lo confieso, entre otras muchas cosas, amo las palabras. A unas más que a otras. Por ejemplo, odio la palabra “sobaco”. Es fea y suena fatal, ¿verdad? Podría citar unas cuantas de esta guisa, que no tienen nada que ver con las palabrotas ni los exabruptos. La lista de palabras hermosas supera con creces a la anterior, afortunadamente. Cuando me acuesto por la noche y hago balance somero de la jornada, verificar que como mínimo he aprendido alguna que otra palabra, ya me satisface. La jornada ha sido provechosa. Por eso me gusta leer. Da muchas satisfacciones de este tipo y de otras... Pero hoy, y este es el tema que me trae, he aprendido una palabra que hace referencia a algo tan "ordinariote" como es el hábito de morder, cortar o comerse las uñas. Este pequeño vicio está muy extendido entre niños y adolescentes. Hay quienes cifran en un 40% el número de personas que acostumbran a mordisquearse las uñas. Algunos lo hacen con auténtica fruición. A veces hay situaciones de estrés, ansiedad, tensión emocional que provocan la intensidad de este hábito. Incluso puede ser síntoma de algún tipo de neurosis. Tampoco hay que alarmarse. No se trata de ninguna enfermedad ni muchísimo menos, pero desde el punto de vista estético deja bastante que desear. Pues bien, resulta que a este problemilla tan extendido se le conoce con el nombre de ONICOFAGIA. Y esta es la palabra que he aprendido. Es un término tremebundo y de acústica grandilocuente, sin embargo hace referencia a una simpleza tan común como la de roerse las uñas. Yo, temeroso de la condena eterna, confieso que de jovencito y ante los exámenes y alguna que otra tesitura fui “onicofago esporádico”. Espero que quien tenga la atribución para hacerlo me absuelva. Supongo que los “onicofagos crónicos” lo tendrán más difícil y se les aplicará mayor penitencia...Lo que sí haré, con absolución o sin ella, será incorporar esta palabra a la lista negra...

5 comentarios:

  1. Pasé para leerte un poco y ponerme al día. Y, por supuesto, para desearte buenas noches.

    Besos de cereza,

    B.

    ResponderEliminar
  2. Caballero, ¿es consciente de que hay una palabra todavía más bella que onicofagia y en cambio expresa un acto casi clandestino y decididamente peor visto por nuestra sociedad? Me refiero obviamente a aerofagia. ¡¡Qué hermoso es comer aire y que incomprendido por la masa!!

    ResponderEliminar
  3. Anónimo1:28 p. m.

    YO TENIA EL MISMO PROBLEMA CASI DESDE SIEMPRE Y UN AMIGO ME HABLÓ DE UN PROTECTOR BUCAL CASI INVISIBLE QUE TE AYUDABA A VERTE Y ERA IMPOSIBLE MORDERTELAS , ME PUSE EN MARCHA Y BENDITO EL DIA QUE LO ENCONTRE YA QUE LLEVO SIN COMERMELAS DESDE HACE 5 AÑOS ,POR SI OS VALE Y OS AYUDA COMO A MI ENTRAR EN WWW.NAILSAID.COM.SON GENTE SERIA Y AMABLE, YA QUE CONOCEN BIEN EL PROBLEMA Y NOS INTENTAN AYUDAR ,LASTIMA QUE NO LO CONOZCA MUCHA GENTE

    ResponderEliminar
  4. Entre comer uñas o aire, me quedo con las guindas. Sin dudarlo, claro...

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar