jueves, mayo 22, 2008

FILOSOFÍA PROFUNDA Y SERVICIO DE CORREOS

Cada día paso a su lado y lo ignoro. No tengo tratos con él desde hace años. Ni siquiera le saludo. Allí está impávido, con su colorido insultante y la boca oculta, esperando que alguien le dé la comunión en forma de sobre, postal o quizás carta manuscrita -lo dudo- con los correspondientes franqueos. En Barcelona hay dos amarillos puros y brillantes que llaman la atención: los taxis y los buzones de Correos recién pintados. El color amarillo excesivo es un reclamo de atención y puede tener un efecto perturbador, inquietante. Es conocido que los bebés lloran más en habitaciones amarillas. Eso dicen. Los míos durmieron en blancas y también lloraban. Quizás, menos. El matiz y grado del amarillo puede introducir nuevas significaciones. El amarillo pálido es lúgubre y representa deterioro, celos, precaución; pero el claro dicen que transmite inteligencia, originalidad y alegría. La cuestión es que lo que hoy me ha llamado la atención del buzón, nada tiene que ver con toda esa majadería absurda de representaciones arbitrarias y con lo que en su día significó para muchos de los que ya “pintamos canas”. (En aquella época los buzones eran de color gris -igual que la vida- y llevaban la bandera roja y gualda no constitucional, claro.) Con qué ilusión depositábamos la carta para los abuelos y los Reyes Magos; con qué nervios introducíamos la tarjeta postal para aquella francesita de La Rochelle, llamada Annie, con la que practicábamos la lengua francesa. Ellas nos enviaban unas cartas perfumadas de color rosa, a veces azul claro, con un caligrafía perfecta y una redacción académica. ¿Las recuerdas? Nuestros sobres, además de humildes, llevaban un “franqueo tan franco” que les daba un matiz penoso y triste... Annie me pidió que cambiara estos sellos llenos de cabeza castrense por otros porque sólo coleccionaba los “très beaux”.

Volviendo al hecho inicial que me sirve como pretexto para hacer estas divagaciones, hoy me he fijado en el buzón porque alguien ha profanado su color insultantemente amarillo con una frase. Hay pintadas de muchas clases: artísticas (las menos), guarras (la mayoría) y filosóficas (excepcionales). La que hoy ha captado mi atención reza así: “La belleza es tu cabeza”. He sacado la digital que acostumbro a llevar conmigo y la he inmortalizado para ilustrar este “post” (1). Todos lo tenemos meridianamente claro: la belleza auténtica está en el cerebro. Pero, por lo general esta idea sólo es recurrente para composiciones con pretensiones literarias. Lo demás, añadimos con relativa convicción, son meros envoltorios de mejor, mediano o peor gusto. Pero envoltorios, al fin y al cabo, de vida efímera. Sin embargo, somos tan frívolos, tan majaderos y tan superficiales que más allá de la epidermis, no vislumbramos casi nada y si lo hacemos le damos poquísima o nula relevancia. Quizás si estas pintadas se ponen de moda y captan nuestro interés hasta el extremo de conducirnos hacia reflexiones profundas de esta guisa, haya que justificarlas y agradecerlas.
.
(Tengo que confesar una cosa con cierto rubor: cuando regresaba a casa vislumbré, bajo un paraguas plegable, unos tacones de vértigo, unas piernas infinitas y un contoneo de caderas...que pusieron en jaque todas mis convicciones más profundas. Seré cretino...)

(1) No me gustan los extranjerismos innecesarios. ¿Alguien puede decirme qué palabra en castellano puede sustituir a “post”?

8 comentarios:

  1. (Antes de que se me olvide: a mí no me gusta utilizar "post", y suelo poner "entrada", o "comentario". Incluso "mensaje", si me apuras, amigo Antonio. Y es que estoy, como tú, muy en contra de los extranjerismos innecesarios).

    Me ha gustado muchísimo tu glosa a los entrañables buzones amarillos porque con tanta tecnología es una verdadera pena que se esté muriendo el arte epistolar convencional... aunque bien es cierto que, aunque sea de otra manera, el correo electrónico todavía hace que el corazón se nos alborote cuando vemos un mensaje nuevo, al igual que cuando veíamos el sobre del novio o de la mejor amiga en el buzón. Y, aunque en el buzón de toda la vida no había lugar para el correo basura ("spam"), sí es cierto que su equivalente serían los folletos de publicidad. Así que en el fondo, aunque parezcan tan diferentes, existen paralelismos entre un correo y otro.

    Lo de las pintadas, por muy filosóficas que sean, lo siento, pero me parecen una guarrada y una falta de civismo increíbles.

    Pillín, no eres un cretino: simplemente que te gustan las mujeres... ;-))

    Un beso, Luis Antonio.

    PD: Sobre lo de adquirir mi libro, tal y como me preguntaste, de momento no se va a distribuir por tu zona por ser una tirada muy pequeña... Lo siento, pero la única manera, al menos de momento, va a ser por internet. No te preocupes que es una forma muy segura de hacerlo. Si no quieres pago por tarjeta, hazlo por transferencia. En la web encontrarás las instrucciones.

    ResponderEliminar
  2. Estimada Guinda: Es un placer leer todo lo que escribes.
    Si vieras cómo está Barcelona de "pintadas guarras" comprenderías por qué no abomino tanto de las "filosóficas"...
    Buscaré tu libro por el conducto que me indicas y te agradezco los sinónimos de "post". Me gusta el de "entrada".
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Yo también uso "entradas", me ponen frenética los anglicismos innecesarios. A pesar del correo electrónico (¡en vez de e-mail!), todavía hay algo misteriosamente placentero en el correo postal: recibir una carta de algún amigo o ser querido (no facturas ni recibos bancarios)es una señal cada vez menos frecuente y por eso más esperada y sorprendente. Seguiré tu blog con frecuencia, me ha gustado lo que he visto.

    ResponderEliminar
  4. Querido amigo:
    Ya puesta, y después de leerte en "Sentido del rídiculo" (te hice un comentario, porfa...¡echale un vistazo!),navego en tu blog(¿recuerdas?¿lo compraban nuestros padres para dibujo en el instituto junto al tiralineas? otro anglisismo más)y,me es muy grato observar como aún hay gente que ademas de pensar, tiene un dominio prodigioso de la palabra, que con elegancia mueven la palabra con elegancia,armonía y, por que no,gracilidad (¿por que alegrar el espiritu observando algo hermoso como las piernas de...?)y armonía.¡Que envidia sana me das!ENHORABUENA.
    También soy docente(inglés) y el término "post" viene a ser como de "pegado"(seguro que has comprado esas etiquetitas recordatorias Post it, no?).Mas que entrada, sería mejor el de "añadido".
    Repito, magistral y enhorabuena.
    Un abrazo
    Esther

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  6. Esther:

    Hoy me es imposible contestarte como te mereces. Me encantan tus comentarios -los dos- y prometo responderte como te mereces. Mientras tanto recibe mi agradecimiento por tus visitas y un afectuoso abrazo. Hasta muy pronto. Esther

    ResponderEliminar
  7. Estimada Esther:

    Yo le llamaba "bloc" y efectivamente se utilizaba para el dibujo.

    Me encanta que también seas docente. Yo le tengo mucho cariño a esta profesión. Espero que tú también disfrutes, aunque no es fácil lidiar con los jóvenes de hoy en día...

    Tomo nota de tus clases de traducción, pero lo de "añadido" no acaba de emocinarme...

    Agradezco tus palabras de aliento y espero que mantengamos la comunicación.

    Por cierto, ¿tú también tienes una bitácora o te limitas a visitar las de los demás?

    Un abrazo cordial, Esther

    ResponderEliminar
  8. Hola Luis Antonio:
    Contestandote a tu pregunta, pues ya ves, no tengo blog porque, sinceramente, necesita dedicación sobre todo cuando lo que deseas manifestar debes saber hacerlo y porque las TIC ocupan demasiado tiempo (mas que ocupar, a veces nos "enganchamos" a ellas).
    Navego y, cuando veo algo interesante, me gusta comunicar cuando me aporta algo.En tu caso, pues honestamente, había tenido un rifirafe en el trabajo con una compañera dentro de un claustro que me desmintió(soy coordinadora de ciclo y había sido la segunda ocasión en que lo hacia)de una decisión tomada en equipo, sólo por(disculpa el término) "hacerle la pelota al director".Odio la mentira, y mi defecto es ser demasiado clara y directa: entonces note que ella "sintió" apuro, quizás verguenza, pero, lamentablemente su orgullo y arrogancia (esta enfermedad terrible)le impidió decir PERDON.
    Pero nada.Abuelo, el hombre mas generoso e inteligente que he conocido siempre decía:"Los buenos días no se le niegan a nadie".Así es la vida.
    No obstante,tu blog es...INTERESANTE y COMPLETA, por lo que vuelvo a reafirmarme que debes ser un genio.
    Un abrazo desde Tenerife, mil gracias y seguire visitandote
    Esther

    ResponderEliminar