martes, octubre 09, 2007

LA SITUACIÓN LINGÜÍSTICA EN ARAGÓN

La situación actual de las lenguas habladas en Aragón es muy desigual. El castellano es hablado en todo el territorio y, además, desde la Transición a la democracia, en el último cuarto del siglo XX, se ha producido un proceso de reconocimiento y recuperación de las distintas identidades culturales y lingüísticas que, con evidentes dificultades, han resistido la presión de la que fue durante mucho tiempo única lengua oficialmente reconocida.

El Anteproyecto de Ley de Lenguas de Aragón en su Preámbulo dice así: “Aragón es una Comunidad multilingüe en la que junto al castellano, lengua mayoritaria y oficial en todo su territorio, conviven otras lenguas en determinadas zonas, como son el aragonés y el catalán, con sus distintas modalidades y variantes

Esta pluralidad lingüística constituye un rico patrimonio de la Comunidad Autónoma de Aragón, reflejo de una historia y cultura propias, patrimonio lingüístico que debe ser conocido y valorado por sus habitantes, así como protegido y fomentado por todos los poderes públicos aragoneses, mediante las medidas normativas y las acciones de gobierno más adecuadas”.

Se impulsó la creación de una Comisión especial de estudio sobre la política lingüística que dio lugar a un Dictamen aprobado por el Pleno de las Cortes en 1997 que señaló perfectamente el camino hacia el reconocimiento del aragonés y del catalán como lenguas propias, que deben ser cooficiales en sus respectivos territorios mediante la aprobación de una Ley de Lenguas. Y también el nuevo Estatuto recoge las conclusiones de ese Dictamen, reconociendo expresamente al aragonés y catalán como lenguas de Aragón, a cuyos sistemas lingüísticos respectivos pertenecen todas las variedades lingüísticas locales o comarcales que se hablan en Aragón, y recogiendo explícitamente su cooficialidad en sus respectivos territorios.

El reconocimiento de la realidad trilingüe de Aragón y la normalización de sus lenguas propias minoritarias, aragonés y catalán, es más teórico que real. Incluso hay quienes, más por ignorancia que por mala fe, se refieren al catalán de alguna de las cinco comarcas del Aragón Oriental con la palabra, a todas luces despectiva, de “chapurreao”. Dichas comarcas: La Ribagorza, La Litera, el Bajo Cinca, Bajo Aragón-Caspe y Matarraña suman alrededor de 75.000 habitantes, el 6 por ciento de la población de toda la Comunidad autónoma.

Y qué decir de la lengua histórica de Aragón, la fabla aragonesa, arrinconada en el norte de la provincia de Huesca, es prácticamente ignorada por la mayoría de la población aragonesa. Esto demuestra que la consideración de las lenguas como riqueza patrimonial es un ideal escasamente compartido por el conjunto de la sociedad aragonesa, incluidas sus instituciones

No hay comentarios:

Publicar un comentario