miércoles, octubre 08, 2008

SIEMPRE OPTIMISTA, A PESAR DE VOLTAIRE


Voltaire en 1759 escribió “Cándido o el optimismo” porque estaba molesto con los que veían las cosas bien cuando, según él, era todo lo contrario. En este relato, el autor ridiculizó con ingenio la visión positiva del mundo. Voltaire sentó cátedra con esta obra y se puede decir que durante casi siglo y medio ningún pensador de postín se atrevió a contradecirle. El matemático inglés Bertrand Russell – siento debilidad por él- fue uno de los que se atrevió a desafiarle mediante una observación detenida de la realidad que le condujo a la tesis de que había más personas felices que infelices. En su obra “La conquista de la felicidad”(1930) manifiesta que las personas positivas y de mente abierta eran considerablemente más felices y más numerosas que las pesimistas que rechazaban prácticamente todo lo que les rodea.

Sin embargo, los medios de comunicación dan más crédito a los agoreros que a los optimistas. El sensacionalismo dramático vende más. Y si bien es cierto que la situación mundial actual, sobre todo en la vertiente económica, no es para “tirar cohetes”, es muy posible que la presentación que de ella hacen tales medios sea interesadamente catastrofista. Personalmente no tengo ni criterio ni conocimiento como para presumir de que la situación es tal o cual, pero puesto a valorar las actitudes de nuestros líderes políticos, tengo que confesar que, aunque todos hagan teatro, me quedo con el “talante optimista y cándido” antes que con el “gesto agrio y desabrido”...
Por supuesto si alguien acreditado dijera la verdad le daría todas mis preferencias, pero este es un bien tan escaso que no me queda más alternativa que quedarme con el mal menor, pero sonriente...

6 comentarios:

  1. Luis Antonio no das tiempo ni para respirar, tú entrada sobre "la candidez" y el positivismo todavía se está meditando y tiene mucha tela que cortar. Llegaré tarde pero llegaré a hacer un comentario.

    ResponderEliminar
  2. Según pasa el tiempo me parece que el Sr. Voltaire cada día es un poco más genio y una demostración es que seguimos hablando de él y de lo que dijo.
    No creo que haya que confundir “positivismo” con “optimismo”, hoy en día estos términos se confunden, se toman como posturas en la vida, con la misma irracionalidad que criticaba Voltaire.
    Particularmente prefiero defender el “vitalismo” porque es algo propio, personal, que me ayuda a seguir un poco más adelante, con mayor o menor seguridad, con mayor o menor suerte, pero siendo consciente de lo que hago. Después, los demás, podrán llamarme lo que quieran, pero yo, como decía Voltaire, no voy a renunciar al placer de hacer lo que más me gusta, vivir.

    ResponderEliminar
  3. Positivismo, optimismo, vitalismo. La primera y la tercera están muy bien vistas; la segunda parece un poco la opción de los tontos. Pero yo creo que es la más inteligente. Si no sabes cómo va a salir una cosa, para qué vas a estar sufriendo "antes de"; si te llevas un chasco ya serás positivo y vitalista después...
    Si hasta los árabes lo decían: si tu problema tiene solución, para qué te vas a preocupar; si no la tiene, para qué te vas a preocupar...
    Preocupémosnos de lo que esté en nuestra mano de modo positivo y vitalista y seamos optimista con lo que no lo esté y dependa de factores exógenos o externos, y que nos llamen tontos los "listos" y/o los pesimistas.

    ResponderEliminar
  4. Amigo Faroni:El vitalismo, idealismo y positivismo en realidad son corrientes filosóficas del siglo XIX que, en cierto modo, circulan paralelas. Pero tienes razón, no hay que confundirlas. Se nota que eres un experto filósofo y te agradezco la matización que haces. Sin embargo mi opinión de Voltaire no es tan extraordianria como la tuya. Quizás porque no supe sacar mejor partido de la lectura -en su día- de "CÁNDIDO O EL OPTIMISMO". Seguramente que las cosas van bastante peor -sobre todo ahora- de lo que algunos pensaban o piensan, pero ¿sirve de algo subrayar con tintas negras su crudeza? Tampoco hay que confundir el optimismo con el que lleva una sonrisa perenne y bobalicona dibujada en el rostro...Un saludo cordial, amigo Faroni

    ResponderEliminar
  5. Fauve, entresaco de tu comentario unas palabras
    geniales: "Preocupémonos de lo que esté en nuestra mano de modo positivo y vitalista y seamos optimistas con lo que no lo esté y dependa de factores exógenos o externos". Las comparto totalmente, aunque a veces no sea fácil...

    ResponderEliminar
  6. Cierto: decirlo es bien fácil, pero...

    ResponderEliminar