lunes, junio 09, 2008

LAS ELECCIONES A LA CASA BLANCA SON OTRA COSA: OBAMA NO LO TENDRÁ FÁCIL

Con fecha 26-I-08 manifestaba en este mismo blog mi satisfacción porque Hillary Clinton y Barack Obama fuesen los candidatos del Partido Demócrata. Y decía: “El primer hombre de color o la primera mujer que llegue a la Presidencia de los EEUU significará un auténtico triunfo de la democracia y de la sociedad. Los prejuicios seculares que se vienen arrastrando por motivos de sexo y de raza quedarían superados con cualquiera de los dos candidatos si consiguen el triunfo final”.

Y finalmente ha sido Barack Obama quien, tras reñidas Primarias, se ha impuesto a Hillary Clinton. Es de esperar que ahora ambos hagan causa común porque las elecciones a la Casa Blanca son otra cosa. Aunque el triste período de la historia de los EEUU bajo la presidencia de George W. Bush con el fiasco de la guerra en Irak y la recesión económica actual hacen concebir fundadas esperanzas a los demócratas, yo tengo serias dudas de que los norteamericanos hayan superado ampliamente los prejuicios que les vienen caracterizando contra las personas de color y las mujeres. Por supuesto, igual que en la mayoría de los países, incluido el nuestro.

Ojalá me equivoque, pero Barak, al margen de que haga tándem o no con Hillary, lo va a tener muy difícil. McCain es un candidato atípico en el bando republicano, a pesar de que en 2004 apoyó activamente a Bush en la reelección. Prisionero de Guerra en Vietnam (1967-1973) tiene un perfil que no acaba de encajar del todo en el estilo republicano. Tanto es así que despierta cierta atracción en algunos votantes demócratas. Si a estos sumamos a todos aquellos que, me temo no sean pocos, siguen mirando con recelo a la gente de color, la duda de los resultados es más que razonable. Y los ultraconservadores republicanos, recelosos de McCain, que los hay, no creo que den su confianza a Obama. Insisto, ojalá me equivoque y tenga que pedir disculpas a la sociedad norteamericana por seguir considerándola excesivamente conservadora xenofoba y patriotera. Me gustaría que los norteamericanos fuesen tan críticos consigo mismos como lo es el cine que producen.

El próximo viernes marcho dos semanas de vacaciones a la Costa Oeste de los EEUU. Aunque no sé inglés, espero palpar el clima que se respira allí con respecto a este tema. Ya os contaré
...

7 comentarios:

  1. Aunque no me gusta hablar de política, tengo que admitir que estoy de acuerdo contigo en que en las Primarias hayan salido en los EEUU tanto Obama como Clinton, aunque soy de la opinión que es hecho de romper moldes, no vá con los EEUU eso solo lo dejan para las películas.
    De hecho, si mal no recuerdo en Independents day el Presidente era negro.
    Y en series como "El ala oeste de la Casa Blanca" también triunfan las otras maneras de pensar (me refiero a Bush) por poner un ejemplo.Y aún hay otra serie que se llama la Presidenta donde la Presidenta de los EEUU es una mujer de armas tomar.

    Pero como bien dices todo se queda en la ficción, esperemos que en la vida real, la cosa cambie y se imponga la razón , no la xenofobia, ni los cartelitos patrióticos, tan falsos que existen actualmente....

    Por cierto ¡que tengas unas muy buenas vacaciones por adelantado!!

    Hay cosas de los EEUU que atraen y otras que no tanto espero que te guste experimentar con la comida, porque te vás a hinchar de ver comidas un tanto fuera de lo mediterraneo digamoslo así.

    Hasta mañana!

    PD.-Eso espero!!! que este trasto me funcione, porque ultimamente me está pidiendo también vacaciones indefinidas. Con un poco de suerte el més que viene tendré ordenador nuevo, y se me acabarán los problemas.

    Gracias por pasearte por mi blog, Luis.

    Saludos afectuosos

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu generoso comentario, Lisebe. A mí sí me gusta hablar de política.Lo que no me agrada es hacerlo con dogmáticos intransigentes que no saben escuchar. Tampoco me importa que discrepen de lo que yo pueda pensar. A decir verdad, tengo muchas dudas. Por eso me cuesta soportar a los que alardean de poseer la verdad absoluta.
    Respecto a la comida yanki, ya la conozco y la verdad es que me gusta poco. En Californía, sin embargo, me han dicho que hay de todo, incluso productos mediterráneos. Ya te contaré. Me llevo una gruesa libreta para anotarlo todo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Feliz viaje a la tierra de promisión, Luis Antonio.

    Respecto al tema que tratas diría que me alegro de la victoria de Obama. Me parece que se puede esperar, si llegase a la presidencia, una política más genuina que la de la Clinton family. Digo que se puede esperar siempre y cuando no se someta a los grupos de presión que condicionan la política de aquel país.
    Me resisto a creer en el tópico del americano ultraconservador, racista, clasista. No niego su existencia pero aquel país es algo más y sus capas urbanas jóvenes o de mentalidad joven, las que apoyan a Obama, cada día tienen más peso como se puede comprobar en las protestas contra la guerra de Irak o contra la política de George W. Bush.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Yo también comparto su alegría, Dr. Krapp, respecto al triunfo de Obama, pero soy más pesimista en lo que respecta a la sociedad norteamericana. La reelección de Bush me decepcionó mucho y las protestas contra su política son minoritarias. EEUU, en política internacional, no levanta cabeza desde la 2ª Guerra Mundial. Ahí están la guerra de Vietnam y el apoyo a algunas dictaduras militares, a Israel, el bloqueo de Cuba -que perjudica al pueblo cubano y da argumentos a Castro para justificar su fracaso económico- la guerra de Irak....

    A decir verdad, me gustaría que un país líder de la política mundial fuera más ejemplar. ¿A quién no, verdad?

    Y volviendo al tema de Obama, sigo receloso. Creo que muchos norteamericanos el voto decisivo se lo plantean desde otros parámetros...No sé. Ojalá, insisto, mis suspicacias sean infundadas.

    Es verdad que este país me despierta sentimientos encontrados, pero la prueba de que le tengo también en gran aprecio es que voy a visitarlo por 2ª vez.

    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
  6. Supongo que todos somos hijos de un antiamericanismo radical. Posiblemente del mismo estilo que existía en Europa ante España en el siglo XVI, Francia en el XVII y principios del XIX e Inglaterra hasta la Segunbda Guerra Mundial. Eso nos hace ver con más nitidez sus indudables lacras en prejuicio de sus muchas virtudes. Amamos su cien, su literatura, su música pero separamos escrupulosamente como espina del pescado aquello que no nos gusta de lo que realmente apreciamos sabiendo como sabemos que son componentes interconexionados de la misma realidad.

    ResponderEliminar
  7. Suerte Obama.

    Estaría bien que llegara a gobernar. Habría desilusión colectiva en los primeros días porque no va a cambiar mucho a EEUU pero por lo menos los conservadores aférrimos estarían en otro sitio.

    Saludos
    Antonio

    ResponderEliminar