sábado, abril 11, 2009

RAÚL CARLOS MAÍCAS: “Trabajar sólo con el piloto automático es una rutina demoledora”


Raúl Carlos Maícas en el centro durante la presentación de su libro
en "La Central del Raval" de Barcelona

Cuando recibo la revista cultural “TURIA”, en esta ocasión el nº 89-90 (no menos de 500 págs. cada ejemplar), me lanzo con avidez a la sección “La isla” (“La mano sobre los ojos” de Raúl Carlos Maícas) y la colaboración fija de algún amigo entrañable. De la primera lectura entresaco este fragmento que, al menos a mí, me da qué pensar:

“Será cuestión de que tengamos claros nuestros principios de ciudadanía democrática: la vida requiere criterio; éste requiere opinión; ésta requiere reflexión. Y la reflexión requiere un escepticismo activo y una cierta dosis de saludable insolencia cívica. Porque trabajar sólo con el piloto automático es una rutina demoledora, una propuesta destructiva que sólo nos conduce a la apatía y el anonimato, a desactivarnos mental y emocionalmente. Al desparpajo del olvido.” (pág. 408)

Siento una profunda admiración por mi paisano turolense, Raúl Carlos Maícas (Teruel, 1962). Es escritor y periodista. Fundó en 1983 la Revista Cultural TURIA, publicación que continúa dirigiendo en la actualidad y que ha sido denominada por la crítica como la Revista de Occidente aragonesa, en reconocimiento a su pluralidad y rigor intelectual. El prestigio de que goza TURIA entre las revistas culturales españolas fue avalado con la concesión, en 2002, del Premio Nacional al Fomento de la Lectura. Gracias a la trayectoria de este escritor y director que desde muy joven apostó por Teruel, hoy se puede decir con orgullo que esta pequeña capital del amor y del arte mudéjar, además tiene nombre propio en el panorama cultural.

Raúl Carlos Maícas ha publicado dos libros: Días sin huella (1998), la primera entrega de sus diarios y La marea del tiempo (2007), el segundo volumen de este mismo género. En estas prosas solitarias y un tanto volterianas, el lector encontrará la literatura cómplice y emocional de quien, frente a la agobiante y opresora realidad cotidiana, “carga el cartucho de tinta y distrae su aburrimiento disparando palabras a velocidad de vértigo”.

Raúl, que se define a sí mismo como cosmopolita, igual que su revista, vive en ese rincón turolense - de cuya existencia dudan casi todos los gobernantes de turno - entregado en cuerpo y alma a la dirección de TURIA y a la creación literaria. Ambas ocupaciones le llenan el tiempo, pero no le impiden padecer alguna que otra vez la monotonía, la tristeza y la desesperanza propias de ese ambiente solitario, mediocre y provinciano. Quien vivió ahí, lo sabe. Y eso no está reñido con el afecto entrañable que sin asomo de dudas sentimos por él... La creación diarística le servirá de válvula de escape. Y a los fieles lectores que la esperamos con ansia, también...

13 comentarios:

  1. Estoy completamente de acuerdo con tu admirado paisano... La automaticidad noe s compatible con la vida real, la de los sentimientos y la de las ganas de implicarse. Eso requiere la parte más humana y artesanal de las personas.

    Un beso, Luis.

    ResponderEliminar
  2. Hola paso a saludarte y a dejarte mi huella.

    ResponderEliminar
  3. Claro que dan que pensar esas líneas de tu amigo que has entresacado; hay en ellas una condensación y una densidad de ideas increíble, sólo propia de quienes han conseguido un alto nivel literario con la depuración del lenguaje.

    Tengo la impresión de que tu paisano no sólo es un escritor de altura sino también un auténtico filósofo.

    Luis Antonio, gracias por tu presencia. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Me ha gustado el fragmento que reprodujiste de tu paisano y tu comentario. Los dos me dejáis una clara enseñanza, no se puede hacer nada en este mundo con el piloto automático. Es dañino para la salud mental.
    Un abrazo, Luis Antonio.
    Felices Pascuas

    ResponderEliminar
  5. Pep Sala12:04 a. m.

    Treballar amb el pilot automàtic de tant en tant és imprescindible per a sobreviure.

    Tinc les millors referències de la revista "Turia", encara que sembli un llibre voluminós.

    Salut

    ResponderEliminar
  6. Nada más leer este pequeño fragmento, tan bien seleccionado por vos, que dice tanto en tan pocas líneas, no sorprende tu admiración, el prestigio y reconocimiento de que son objeto la Revista Turia y su fundador.
    ..."trabajar sólo con el piloto automático", no implicarse activa y responsablemente como ciudadanos, conduce a una abulia peligrosamente contagiosa y a un individualismo, personal y socialmente pernicioso.

    Con tu permiso, me llevo el texto Luis.

    Muchos besos

    ResponderEliminar
  7. No me extraña tu admiración por tu paisano, Luís. Todo lo que se realice por fomentar la lectura me parece admirable. Personas así que viven entregadas a luchar por lo que creen, a pesar de tener que trabajar en solitario, deben ser reconocidas y apoyadas, pues están desarrollando una labor fundamental para el avance de la cultura en todos los lugares y no sólo en las grandes capitales. Me parece muy positivo el que nos des a conocer personas e instituciones tan interesantes. Un abrazo fuerte y cariñoso.

    ResponderEliminar
  8. Raúl Carlos Maícas8:50 p. m.

    Querido amigo Luis:

    Gracias, de veras, por la atención que prestas a TURIA y a mis prosas diarísticas. Lectores como tú animan a seguir trabajando.

    Ojalá en el futuro surjan nuevas oportunidades de saludarnos personalmente.

    Mientras tanto, te envío desde Teruel un fuerte abrazo.

    Raúl

    ResponderEliminar
  9. A Novicia Dalila:
    Estamos de acuerdo, entonces. Sin embargo existen trabajos negados con todo tipo de creatividad... Yo sería incapaz de asumirlos.
    Besos

    A M. Eugènia Creus-Piqué:
    Encantado en saludarte. Seguiré el rastro de tu huella hasta tu casa...

    A Sirena Varada:
    Sólo a partir de un texto y caractrerizas al autor con una precisión extraordinaria. Sigues asombrándome. Gracias por tu visita
    Besos

    A Marta Fuentes:
    Supongo que en algunas ocasiones, esperemos que las menos, es imprescindible recurrir al piloto automático a falta de otro mejor, ¿no?
    Gracias por tu voz y por tu música.
    Un abrazo, Marga

    A Pep Sala:
    Mentre sigui excepcionalment, no passa res. M'alegra saber que les referències que tens de TURIA són positives. Una cordial salutació, Pep

    A Mara y Cuyá:
    Cuando se opina sobre cuestiones que encierran cierto carácter afectivo se corre el peligro de ser parcial, pero te aseguro que éste no es el caso. No sólo tienes permiso para llevarte el texto, sino también mi gratitud...

    Besos, muchos

    A Cristal:
    Gracias por tus palabras siempre comprensivas. Espero que el día que discrepes también tengas confianza para manifestarlo, ¿Vale?
    Muchos besos, Cristal

    A Raúl Carlos:
    Me he tomado la libertad de exponer en este apartado el contenido de tu correo.
    Otro abrazo, paisano y admirado amigo

    ResponderEliminar
  10. Conmovedora admiración por tu pasiano igual que tengo yo por mi pueblo. Gracias por tu comentario. Estuve el martes Santo en Barcelona, ciudad en la que resides? y cada vez me gusta más. No conocía el mercado de la Boquería, y como había oído hablar de él en varios libros, me acerqué y me quedé boquiabierta con el colorido y la diversidad alimenticia y humana. Una maravilla. este verano me he prometido volver.Saludos. Carmen.

    ResponderEliminar
  11. A Carmine:
    No tener a quien estimar o admirar, si es que hay alguno, debe ser muy triste.
    Me alegro de que tu visita a la ciudad condal te haya resultado grata. Si vuelves, te aconsejaré lugares imprescindibles.
    Un cordial saludo, Carmen

    ResponderEliminar
  12. Estoy leyendo el último número de TURIA con la misma ilusión de siempre. Esta vez he comenzado por el final: las reseñas y el interesante artículo de Francisco Lázaro Polo sobre el erudito turolense Miguel Artigas. Esta semana me recrearé con la lectura de la nueva entrega de "La mano sobre los ojos", de Raúl Carlos Maícas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. A Josemarco:

    Leí el artículo sobre F. Lázaro Artigas al que no conocía, la verdad. Supongo que cuando digo "amigo entrañable" sabes a quién me refiero...
    Gracias por tu visita y un abrazo, José Mª

    ResponderEliminar