viernes, febrero 26, 2010

¿ESTAREMOS YA EN PLENA DISTOPÍA?


 
 Isla de Utopía de Tomás Moro

Antes de la vigente crisis laboral-financiera y del gobierno de ZP, la palabra utopía ya estaba desprestigiada. Bastante responsabilidad tienen una y otro como para que, encima, venga la “constructiva” oposición y les impute también la culpa del eclipse de las utopías. A lo mejor les doy ideas y no tardan en dar una rueda de prensa con este tema...

El término utopía fue concebido por Tomás Moro en el siglo XVI y vendría a referirse a un mundo ficticio idealizado cuya organización política, económica y cultural pueden satisfacer los sueños más audaces. En La República de Platón ya encontramos un antecedente de este concepto, pues ya se describe a una sociedad idealizada.

De unos años para acá, casi nadie cree en utopías. Los desengaños de una y otra generación han conducido a una frustración generalizada. Algunos, para llenar esas carencias, se agarran a utopías religiosas o nacionalistas y otros, ingenuos u optimistas, dicen que sin utopías no habríamos llegado hasta aquí. El resto, donde me incluyo, está decepcionado, desorientado y con horizontes  tristes y llenos de bruma. Confieso que en mi larga adolescencia fui  creyente  utópico. Hoy me muevo en el campo de los agnósticos más apesadumbrados.

En oposición al concepto de utopía, existe el término distopía. Una distopía es  una utopía perversa donde la realidad transcurre en términos opuestos a los de una sociedad ideal. El término se usa principalmente para hacer referencia a una sociedad ficticia en donde las tendencias sociales se llevan a extremos apocalípticos.

Me pregunto, ¿estaremos ya en plena distopía?

38 comentarios:

  1. Complicado el tema de la utopía, sobre todo porque está directamente relacionado con lo más intimo de cada uno, con las esperanzas, con los sueños, con la capacidad de creer que lo imposible no existe por más que muchos se empeñen.

    Te dejo unas grajeas de palabras, buenas para aliviar la distopía, (A mi me funcionan,a pesar de que muchas veces necesito una sobredosis)

    Ventana sobre la utopía

    Ella está en el horizonte -dice Fernando Birri-. Me acerco dos pasos, ella se aleja dos pasos. Camino diez pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. Por mucho que yo camine, nunca la alcanzaré. ¿Para qué sirve la utopía? Para eso sirve: para caminar.

    - La esperanza es un estimulante vital muy superior a la suerte. (Friedrich Nietzsche).

    UTOPIAS

    Como voy a creer / dijo el fulano
    que el mundo se quedo sin utopias

    como voy a creer
    que la esperanza es un olvido
    o que el placer una tristeza

    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Se me olvido, la primera es de Galeano y la segunda de Benedetti.

    Más besos

    ResponderEliminar
  3. Luis, me declaro abiertamente utópico, con todas sus consecuencias.

    ResponderEliminar
  4. Cuestión complicada. Sin ánimo de simplificarla, a veces me pregunto: ¿EStá el mundo mejor que hace 100 años? Si la respuesta es un claro NO, estará claro que estamos en plena distopía. Yo, casi siempre pienso en esa pregunta, soy optimista, y creo que las cosas van mejor,desde el punto de vista social. Las sociedades, en muchas partes del mundo han mejorado como tales. Sin embargo, en el terreno individual, si me hago la pregunta: ¿Son más felices las personas ahora que hace 100 años?, no sabría que contestar...

    ResponderEliminar
  5. SIEMPRE HE SIDO UTOPICO Y AHORA A MIS 52 AÑOS NO PIENSO PONERME A LA TAREA DE SER DISTOPICO... MUCHO E INGRATO TRABAJO, PARA ALGUIEN QUE ESPERA LA JUBILACIÓN -QUE VIENE DE JUBILO- COMO UNA LIBERACIÓN.

    FRASE VERIFICO-DISTOPICA: inges

    ResponderEliminar
  6. Respondiento a tu pregunta, Luis: No sé si estamos es una distopía o una simple desilusión lo que reina en el ambiente, pero algo de eso hay.
    Yo he sido siempre bastante utópica, pero la realidad te tira del guindo sí o sí. Pero sí tengo fe en el género humano y creo que podremos salir de esta, no sin muchas bajas, eso sí.
    De cualquier forma, me consuela el carácter cíclico de las cosas.

    Un beso y buen finde

    ResponderEliminar
  7. Me encuentro en una situación bastante parecida a la tuya.
    Ha llegado un momento en qué no sé qué pensar de la situación que estamos viviendo. Parece como si la humanidad se hubiese empeñado en seguir un camino que la conduce a un callejón sin salida.

    Efectivamente vivimos en un momento en el que faltan precisamente utopias, ilusiones y esperanzas.
    Soy de las personas que siempre he creído en la posibilidad de llegar a un mundo mejor, pero la realidad que se nos ofrece es verdaderamente decepcionante.

    Aún así no me resigno a perder la esperanza y pienso que en algún momento puede surgir algo, alguna nueva corriente ideológica que nos vuelva a ilusionar.

    Besos, Luís Antonio.

    ResponderEliminar
  8. No sé. Yo, simplemente, estoy cansada.

    ResponderEliminar
  9. Nunca creí en ningún tipo de utopías. Mi carácter demasiado realista me sigue desde muy chico y siempre me dejé llevar por el razonamiento sobre las creencias.
    A muchos se les haría imposible vivir así.
    Lo que no quiere decir que no exista lugar para la esperanza, solo que las vislumbro siempre para objetivos cercanos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Si la utopía significa esperanza corren malos tiempos para ella. Si nos centramos en lo que esperamos de la sociedad y del gobierno que la dirige es para echarse a temblar, un mundo de títeres y corruptelas donde lo que interesa es estar en el poder a costa de lo que sea. ¿Cómo creer en nada si coges un periódico y no hay lugar de España donde no haya líderes corruptos? Sálvese el que pueda.

    ResponderEliminar
  11. Yo creo que la desventaja de la utopía, es que al ser una idealización; algo que se desconoce, no es igual para todos. Por eso es muy difícil alcanzarla, porque cuando se intenta poner hilo en la aguja, casi nadie se pone de acuerdo sobre el tipo de prenda que se va a confeccionar.

    Tenemos que aceptar que nos mueven intereses, y en ese movimiento interesado, la igualdad de condiciones no es viable, si no hay igualdad, la utopía no es posible. Nada que se base en un cúmulo de desigualdades (que llevan siendo inevitables desde tiempos inmemoriales) puede ser utópico.

    ¿Ahora hemos llegado a un extremo, a una posible distopía, a lo más alejado de lo deseable? No sabría responder. El pesimismo inteligente nos avisa que siempre se puede llegar más lejos, tanto para lo bueno como para lo malo.

    El mercado se ha comido todo. Incluso su propia fórmula, que prometía que todo era posible gracias a él. Los gobiernos son muñecotes manejados por ese mercado (Banca internacional, multinacionales, especuladores de todo pelaje) y ahora se ha visto su pobre papel en el mundo. El dinero improductivo (aquel que no crea riqueza, sino que simplemente se nutre de la especulación) se ha cargado todo el sistema económico. Pero ellos -los especuladores- siguen a salvo. En cambio el mercado del trabajo, que en un gran porcentaje era un espejismo a servicio de ese dinero especulativo que creaba una riqueza ficticia, se ha venido abajo.

    No obstante, yo si creo en la utopía necesaria de un marco de derechos. Me horroriza escuchar voces, sobre todo de economistas que han demostrado su inutilidad previsora pero que ahora se apuntan a las filas acusadoras, que apuntan que los políticos y los ideólogos ya no son necesarios y que los países deben estar dirigidos por técnicos, o gestores. Todo el mundo sabe que la gestión busca la rentabilidad, y la rentabilidad siempre se aleja de la justicia social. Los derechos son derechos, y por lo tanto son irrenunciables, para eso deben estar los políticos, para saber conjugar una economía viable con el respeto a ese marco de derechos.

    ¿Eso es una utopía? Pues si lo es, a esa jamás podemos renunciar.

    ResponderEliminar
  12. Coincido mucho con las palabras de "Sujari Bejarive"...mi visión es que la foto no debe confundirnos con la pelicula que estamos viviendo...
    Se lo momentos dificiles que está viviendo España -con la tasa de paro principalmente-, que recuerdan mucho a la historia economica argentina por cierto...Y tampoco es una utopia el mundo si lo examinamos un rato...
    Pero tiendo a pensar sin embargo que la tendencia en el largo plazo es positiva, las sociedades viven mejor que hace 500, 100 años.
    En mi pais Argentina, hace 200 años existía la esclavitud, y hace 100 años no existía la democracia, por ej. Y si bien en el año 2010 un tercio de mis compatriotas son pobres, creo que la comparación no deja lugar a dudas...
    Lo que eran utopias en su momento hoy son hermosas realidades, y, por el bien de la Humanidad, espero que esa sea la dinámica que persiga la Historia en los años por venir...
    No quiero olvidarme de los hermanos chilenos en el día de hoy, desde Argentina los mejores deseos para que se recuperen pronto...
    Lucas
    PD: algo más terrenal Luis Antonio...qué partido se le gano hoy al Malaga, el equipo mostro caracter y buen juego!!!

    ResponderEliminar
  13. Luis Antonio, yo también tuve utopías de un mundo mejor, y aún creo que no las perdí. A veces la decepción, llega como una pátina amarillenta y viscosa que trata de deslucir los sueños hundiéndolos en la distopía...pero no, porque hay mucha gente que, afortunadamente, me hace pensar que no todo está perdido. Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  14. Toda utopía es una distopía ya que pretende el absurdo de convertir los sueños de un determinado sujeto, el que la concibe, en realidades para todos los demás.
    Siendo un sueño necesita ser fiel a si misma, no permite cambios, debe ser estable y cerrada en su propia naturaleza, por lo tanto excluye toda posibilidad de cambio y el cuestionamiento de su realidad.
    Necesariamente tiene que ser represiva, ya que debe impedir que los que no quieran vivir en ella y deseen una realidad diferente, otra utopía, puedan conseguir sus objetivos.
    Solo puede ser útil como ilusión para sobrellevar la pesarosa realidad pero todos sabemos que la ilusión no realizada solo crea frustración y sentido del fracaso.
    En fin, que no merece la pena, que si uno desea un mundo mejor lo que debe de hacer es ser fiel a sus principios individuales y llevarlos hasta el final sin pensar en si va a tener una buena cosecha.

    ResponderEliminar
  15. Lo que es evidente es que los motivos que podrían justificar la persistencia de las utopías se han ido viniendo abajo. Creo que el fracaso del llamado "socialismo real" ha tenido mucho que ver en ello, pues, hundido definitivamente, como modelo alternativo al capitalismo, no hay en estos momentos ninguna perspectiva consistente que permita abrigar esperanzas de que otro mundo es posible. La propia crisis del Foro Social Mundial, en otro tiempo ilusionante, ha añadido otro factor de desencanto. Así las cosas, y fallidas las utopías, no creo, sin embargo, que prime, o tenga que primar, lo distópico. Simplemente, las grandes ilusiones se han visto sustituidas por la lógica del retoque, de seguir aguantando, de asegurar la supervivencia, de tirar como sea, de aliviar la dimensión de las tragedias, de procurar que las cosas no vayan a peor. No es apocalipsis: es simplemente el sálvese quien pueda y, si se puede ayudar, pues ayudemos durante un tiempo para seguir tirando. Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. A petitapetitesa:

    Me encantan Galeano y Benedetti. Por lo tanto, seguiré caminando en pos del horizonte y la esperanza. Hacer ejercicio siempre es sano. Algo es algo...

    Un beso, petitapetitesa

    ResponderEliminar
  17. Al Dr. Vitamorte:
    ¿Podrías concretar? En el fondo estoy deseando imitarte...

    A Sujari Bejarive:

    Lo que dices es irrefutable. Yo comparo espacios más próximos: nuestra generación con la de nuestros hijos. Creo que nosotros fuimos de menos a más y ellos, de más a menos...

    A Groucho:

    Interpreto que consideras que llegar a la jubilación es alcanzar una utopía soñada. Y después, ¿qué cabe esperar?

    ResponderEliminar
  18. A Novicia Dallila:

    Tener fe en el género humano no es poco. Que te dure y que se expanda esa creencia.
    Besos, Novicia

    A Cristal:

    Yo tampoco me resigno a perder la esperanza y también espero. La duda, sin embargo, persiste.
    Besos, Cristal


    A Sara Royo:

    Espero que este finde te haya redoblado las energías, Sara

    A Gamar:

    Lo bueno de ser un incrédulo es que no tienes grandes frustraciones. Yo, sin embargo, aún espero, sin saber el qué.
    Otro abrazo

    A Angie:

    Veo que tú también estás en la misma órbita. A lo mejor nos encontramos. ¿Será esto una utopía?

    ResponderEliminar
  19. A Atalaya:

    No renunciar a la utopía de los derechos, a su consolidación y a su incremento, - sin olvidar las obligaciones que conllevan - es imprescindible para seguir viviendo con dignidad.

    Me ha encantado tu reflexión, Atalaya, aunque peque también de pesimismo

    A Lucas:

    Me ha encantado que un muchacho joven como tú se exprese en esos términos, Lucas. Si la mayoría de jóvenes están en tu línea de solidaridad manifiesta, es para recobrar la ilusión por un mundo mejor.

    El Barça lleva unos partidos de relativo rendimiento, pero sigue ahí en vanguardia y ahora, afortunadamente, no hay urgencias históricas de ganar títulos.

    Un abrazo, Lucas

    A Richard:

    No me sorprende que seas optimista. Y te agradezco que quieras contagiarnos. Ojalá el virus de la utopía nos contamine a todos...

    Un abrazo, amigo

    Al Dr. Krapp:

    Despues de leer tu comentario, es evidente que tu doctorado no es en Medicina. Los médicos que no son utópicos no merecen estar colegiados para ejercer su profesión...

    Sin embargo, tu último párrafo merece todo mi respeto y consideración. Lo hago mío sin reserva alguna

    ResponderEliminar
  20. A Fernando Manero:

    Ni capitalismo, ni socialismo, ni tercera vía, ni líderes de talla...Desolación absoluta
    Veo que tú tampoco estás para tiras cohetes y, sin embargo, tengo la certeza de que destilas sensatez y sano criterio. Nos quedaremos con lo de ayudar en la medida de nuestras fuerzas y esperar tiempos mejores. Seguir tirando ¿tiene el rango de utopía? ¿A tan poco aspiramos?
    Un abrazo, Fernando

    ResponderEliminar
  21. Distopía suena a término médico, y más concretamente de la vista, que son los que suelen acaban por “opía”.

    No sé si la sociedad está en Distopía, pero los políticos sí parecen haber sucumbido a ella. Puede que les parezca un misterio que resulta un espejismo. Acaso debería ser obligatorio que le ocupara en algo, al menos el desencanto sería más llevadero.

    En lo personal, es necesario creer en la utopía, siempre hay que buscar la perfección, ese es el reto de la vida.


    Un abrazo, Luis Antonio.

    ResponderEliminar
  22. DE TODAS FORMAS NO QUERIA DECIR LO QUE HAS ENTENDIDO.
    DEBO EXPLICARME MAL... OTRO DIA CON MAS TIEMPO TE LO ACLARO.

    TE DEJO UNA FRASE DE COELHO EN LA QUE EXPLICA LO QUE YO NO HE CONSEGUIDO HACERTE LLEGAR:
    La gloria del mundo es transitoria, y no es ella la que nos da la dimensión de nuestra vida, sino la elección que hacemos de seguir nuestra leyenda personal, tener fe en nuestras utopías y luchar por nuestros sueños.

    Paulo Coelho


    SALUD Y VIVA LA UTOPIA.

    ResponderEliminar
  23. La gente, en general, ya no cree en utopías, sólo algunos románticos piensan que este mundo lo pueden arreglar seres humanos preparados para ello con una dosis de bonhomía y caridad rara en estos tiempos. Hoy cunde entre nosotros la desiluisón, la ruptura de planteamientos, la ruptura de ideologías, y donde priva el aferrarse a consumir... una sociedad donde el epicureísmo más recalcitrante es el dios al que se adora.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Ay, qué difícil pregunta!!!

    Quedarse en la distopía? Cómo? Con el sálvese quien pueda? Me niego...
    Cómo dice el DR. Krapp? que si uno desea un mundo mejor lo que debe de hacer es ser fiel a sus principios individuales y llevarlos hasta el final sin pensar en si va a tener una buena cosecha.
    Puede un individuo solo, con sus principios, por buenos que estos sean, hacer que el mundo sea mejor?
    Creo que los que queremos un mundo mejor somos mayoría, pero estamos desmovilizados, desencontrados y, a pesar de lo que nos quejamos, muy cómodos. Nos quedamos en la crítica, nos solidarizamos con las víctimas de la injusticia social, desde el sofá de nuestro living. Perdimos una lucha y nos rendimos para siempre...y qué iban a aprender de nosotros los jóvenes?

    Vos decís que nosotros fuimos de menos a más...más qué, menos qué...me gustaría que me lo aclararas Luis, porque no lo comprendo bien.

    Y bueno, es como lo dice Galeano, nunca la alcanzamos, pero sin ella ¿qué camino seguimos?
    Y también es como lo dice ÉL...levanta huracanes de rebeldía, es embaucadora, hechicera, subversiva, alborota el gallinero, alumbra los candiles del nuevo día y...sin utopía
    la vida sería un ensayo para la muerte.
    ¿no te parece?

    Besitos gigantes

    ResponderEliminar
  25. A Sirena Varada:

    Utopía, para mi, es esperar que, sin dormirse en los laureles ni caer en el fatalismo, podamos seguir soñando con un mundo mejor y la sensción actual es de regresión.

    Un abrazo, Sirenita

    ResponderEliminar
  26. A GROUCHO:

    La culpa de no entenderte ha sido mía. La célebre frase de Paulo Coelho lo clarifica y dignifica todo.

    Salud, Groucho

    ResponderEliminar
  27. A Miguel:

    Con otras palabras, muy acertadas, describes a la perfección mi estado de ánimo.

    Otro abrazo

    ResponderEliminar
  28. A Maracuyá:

    Contesto a tu pregunta: En España, los que vivimos la etapa de la postguerra y el franquismo hemos llegado a la democracia, con todas sus contradicciones, y a un cierto estado de bienestar. Sin embargo, nuestros hijos, que se han beneficiado de este bienestar, ahora ya adultos, se encuentran con una crisis generalizada que pone en peligro gran parte de lo conseguido. Y en el horizonte, nubarrones llenos de presagios...

    ¿Capito?

    En todo lo demás, que has expuesto, totalmente de acuerdo.

    Un enorme abrazo, aún esperanzado

    ResponderEliminar
  29. Las ideas que hay que agarrar por la cola cuando se borran son difíciles de aclarar.
    Preparé una parrafada esta tarde, y al ir a publicar puf! el ordenador se paró...

    A ver si os entiendo y me aclaro.
    Si utopia es ese algo ideal irrealizable o imposible en el momento en que se concibe... Si distopía es el opuesto a lo ideal y desemboca en el caos o quizá en el desencanto... ¿No hará ya tanto y más, y aún antes que se acuñasen los términos, el clásico de utopía y el novedoso contrario, que nos sumergimos y cabalgamos entre Pinto y Valdemoro?

    Sin embargo, y abreviando, mi yo, como tantos otros, se inclina por Utopía (que hay casi tantas soñadas como tantos somos, y quizá sea eso lo que la haga más complicada) hoy, la que acaso pueda ser mañana...

    Los besos, mejor los elijo distópicos, así, tan atropellados como hoy mis palabras...

    ResponderEliminar
  30. Capisce...
    Y bueno, como dice Borraeso, nos sumergimos y cabalgamos entre Pinto y Valdemoro.
    Y como dice la canción
    "El mundo
    no se a parado ni un momento
    su noche muere y llega el día
    y ese día vendrá"
    y también la noche...Yira, yira

    Mirá lo que me dice la palabra verificadora: oosonsi...jajajá
    Es una palabra inteligente.

    ResponderEliminar
  31. A BORRAESO:

    Tus besos, distópicos o utópicos son igualmente buenos

    Tu segundo párrafo me confunde un poco. Y como dices en el tercero, comparto la inclinación por la utopía, pero a veces uno se encuentra en "horas distópicas"...

    Besos de todo tipo y seguro que acierto

    ResponderEliminar
  32. A Maracuyá.

    ¿Conoces la expresión ene Pinto y Valdemoro?

    Sin duda, tras la noche llega el día...

    Más besos

    ResponderEliminar
  33. Jajajá, no la conocía. Pero cuando la leí fui a buscarla...bueno, casi termino ebria. Pero al fin he entendido estar indeciso, perdido entre opciones ¿es así?

    Una duda ¿cómo hiciste para dar inteligencia a las palabras verificadoras?

    Ginsenes me dice...jajajaá. Y es lo que hoy necesitoooooo. No tengo una neurona conectada con otra.
    Ya sabes entonces por qué no comento tu nueva entrada...no sería digna de ella.

    Un besito esperando el fin de semana.
    Voy por los ginsenes y por ahí me hacen efecto...ciaooooooo

    ResponderEliminar
  34. A MARACUYÁ:

    Vaya juerga que te llevas...

    Besos y Ciaoooooooooo

    ResponderEliminar
  35. Pues si ni siquiera ponemos el listón alto... mal vamos, mejor dicho, peor iremos! si es que eso es posible, que va a ser que sí!
    Y es que, no es por desanimar pero ya sabes lo que dice la puñetera ley de Murphy:
    Cualquier situación, por mal que esté, siempre es susceptible de empeorar... (jodío el Murphy, jeje)
    Y sí, mires donde mires, soplan malos tiempos ara lirica Luis A.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  36. A Cristal00k:

    Esperaba que en este asunto me llevases la contraria, caray...¿Dónde está tu espíritua belicoso?

    Más abrazos para ti. Te los mereces. Nadie te había puesto deberes...

    ResponderEliminar