miércoles, febrero 17, 2010

LA POLICÍA MEXICANA: ÉTICA Y LITERATURA


En 2006, Jorge Amador, jefe de policía del conflictivo barrio de Neza (México, D.F.), decidió que los miembros de ese cuerpo de seguridad tenían que mejorar como ciudadanos y para alcanzar este loable objetivo debían leer una serie de libros. En la lista se encontraban: Don Quijote, Pedro Páramo de Juan Rulfo, El laberinto de la soledad de Octavio Paz, Cien años de soledad de García Márquez y otra serie de títulos de Carlos Fuentes, Antoine de Saint-Exupéry, Ágata Christie y Edgar Allan Poe.

El bienintencionado jefe de policía creía que leer literatura enriquecería a sus subordinados de tres maneras: mejoraría su lenguaje, conocerían el mundo en toda su complejidad y se comprometerían más con los valores éticos que habían jurado defender.



No tengo datos de si se llevó a cabo o no este proyecto y de si ahora los policías practican más o menos el arte de “la mordida”. Me temo que todo quedara en “agua de borrajas”... La verdad es que la imagen del policía leyendo Le petit Princep se me hace tan enternecedora como increíble...

De los tres objetivos perseguidos cabria esperar que la mejora del lenguaje fuese factible, sobre todo si el proceso de lectura se acompaña de codos y voluntad. Y la experiencia vital podría mejorar también porque sabemos que el arte es lo más cercano a la vida, pero los policías si en algo están duchos es en el conocimiento de la realidad más cruda contemplada desde las trincheras de las calles. Del perfeccionamiento ético, que sería la “madre del cordero”, mejor no hablar...

Confieso que en otros tiempos, ya pretéritos, también creía ingenuamente como el Sr. Amador que la literatura podía transformar la sociedad... Hoy leo ficción porque me gusta, porque me conmueve, porque me entretiene, porque está bien escrita, porque está viva... pero en modo alguno porque me haga mejor persona. Ni peor, claro.

28 comentarios:

  1. Qué bonito eso que has escrito al final. Es verdad, la bondad tiene que estar ya dentro. Nunca se puede conseguir a través de elementos externos. Las lecturas pueden servir, sobre todo, para abrir la mente, para evitar que se acartone en visiones demasiado locales, demasiado tendentes al moho y al interesado robín.

    La lectura ofrece el placer de recibir el pálpito del alma de un autor. Como dijo Auster: anulando distancias y épocas. Conocemos el alma de autores lejanísimos e incluso muertos. Eso es una especie de milagro, que si se piensa bien, resulta perturbador. Hay líneas que en el momento que se leen, pueden provocar una especie de conmoción transitoria de difícil explicación. Sobre todo, cuando se coincide con alguien lejano a uno, en tiempo, lugar y entorno social. Se piensa: he tenido la suerte de conocer de esta persona aquello que nos une, y he tenido la suerte de ahorrarme aquello que nos separa. Para mí eso es magia. El único motivo por el que leo. Ya que al igual que tú, no creo en ningún otro factor benéfico de la lectura que no sea ése.

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que la literatura se ha de leer por convicción y por gusto. Y así sí que te puede hacer replantearte algunas cocas de tu vida. Pero si el tema es la obligación de leer, entonces la cosa cambia. Y entonces puede que incluso se tome la lectura de forma agresiva. Por eso yo no soy partidario de esas acciones. No obstante la intención es loable.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. La literatura no puede modificar la realidad pero la puede cuestionar.
    El grave error es pensar que hay que fuerzas capaces de modificar a toda una sociedad sin que antes hayan cambiado las personas que la componen.
    El pensamiento ilustrado no cambió la sociedad, pero al abrir los ojos de muchos lectores hacia ese nueva filosofía, contribuyó poderosamente a lo que ocurrió algunas décadas después.

    ResponderEliminar
  4. La televisión ha hecho maravillas por mi cultura. En cuanto alguien enciende la televisión, voy a la biblioteca y me leo un buen libro.
    Groucho Marx.

    Hoy leo ficción porque me gusta, porque me conmueve, porque me entretiene, porque está bien escrita, porque está viva... pero en modo alguno porque me haga mejor persona. Ni peor, claro.
    Luis Antonio.

    RESPECTO AL CAMBIO DE IMAGEN, SOLO TENGO QUE DECIR;

    !!!!COQUETO¡¡¡¡

    FRASE VERIFICADORA Y MOSQUEADORA:
    WHITANIS

    ResponderEliminar
  5. Nononó, no creo que se pueda imponer la lectura...y mucho menos autores y obras. Excepto que sean motivo de estudio en alguna asignatura.
    Claro que como dice el Dr. Krapp, puede cuestionar la realidad, puede hacernos conocer otras realidades...
    Ahora me pregunto y realmente esta cuestión me llena de dudas...¿qué es ser mejor persona?...por ejemplo, si somos solidarios y la lectura nos ayuda a conocer una realidad donde podemos actuar y nos da herramientas para hacerlo y actuamos, por eso ¿somos mejores?
    Si no lo somos, esa misma lectura ¿nos hará serlo?...realmente no lo sé.
    Muchas veces he dejado de hacer cosas ¿buenas? por desconocimiento...y otras, algunas lecturas, me hicieron ver algunos aspectos diferentes de hechos que juzgaba desde una sola mirada, y cambiar de opinión ¿soy mejor por eso?

    Besitos dubitativos.

    ResponderEliminar
  6. Pues yo sí creo que la literatura puede cambiar a las personas, y por lo tanto a la sociedad, porque al fin y al cabo, la sociedad la formamos las personas, no??
    Sí creo que conocer más mundo, abrir fronteras mentales, saber de otras culturas, de otras formas de vida, puede hacer mejores a las personas. No a nivel global, pero sí a nivel particular.
    Yo leo ni la décima parte de lo que quisiera, aunque siempre tengo un libro entre las manos, y no tengo un tipo determinado de libros que devore. La elección del libro depende de mi momento vital. No siempre me apetece leer sobre lo mismo....

    Un beso y buen finde, Luis

    ResponderEliminar
  7. Soy gallego, Luís, y responderé con una pregunta: ¿Creés que cualquiera que lea el Quijote puede vivirlo al tiempo? ¿O se necesita un mínimo para ello?

    Vale, son dos.

    ResponderEliminar
  8. No se si con los polis da resultado.
    Pero este propósito está en todos los planes de educación.

    ResponderEliminar
  9. A ATALAYA:

    Me encanta lo que explicas sobre el placer de la lectura. Llegar al pálpito del alma del autor es una experiencia excepcional. Sin llegar a esa especie de comunión con el autor, a la lectura le sobran razones para deleitar.

    La idea de que la lectura puede hacer mejor a la gente es muy antigua, sin duda tanto como la creencia de que puede ser dañina...

    Montesquieu dice: Para mí, el estudio ha sido el supremo remedio contra el hastío de la vida, pues no ha habido pesar que una hora de lectura no me haya quitado”.

    Supongo que cada cual saca lo que puede o lo que sabe del place de leer, pero no son pocos los que la tienen en altísima consideración. A los que la repudian no les reprocho nada. Seguramente su nivel de lectura comprensiva es muy limitado y de ahí que no disfruten.

    Ya me gustaría, ya, creer que los policías, los políticos, los gobernantes, Aznar, todos... pudieran transformarse en personas de ética ejemplar mediante la lectura de una selecta propuesta de obras literarias...

    ResponderEliminar
  10. A MIGUEL:

    Tampoco hay que descartar que algunas lecturas obligadas acaben convirtiéndose en placenteras. Me vienen varios títulos impuestos que hoy forman parte de mis recuerdos más gratos. Sobre las bondades de la lectura literaria podríamos hacer, entre todos, una larga lista.

    Un abrazo, Miguel

    ResponderEliminar
  11. AL DR. KRAPP:

    Todos esos méritos y muchos más se pueden atribuir a la lectura literaria. Por unas u otras razones o sinrazones leemos unos cuantos, ¿no? Personalmente presumo de lector, pero de ahí a ser mejor persona...

    ResponderEliminar
  12. A GROUCHO:

    Si hiciera lo mismo que dice hacer Groucho Marx, un servidor de Vd. sería mucho más culto, pero no siempre la lucidez se impone en nuestros actos. En estos momentos, y no me avergüenza decirlo aquí, no renuncio a un partido del Barça en la TV por un libro. Éste puede esperar y el partido grabado ya no es lo mismo.

    ¿Coqueto? ¿Ser más uno mismo es ser coqueto? ¿Y qué me dice Vd. de los que se esconden tras la imagen de un famoso?

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. A MARACUYÁ:

    Los interrogantes que planteas son muy interesantes. Si yo dudara del beneficio de la lectura, quizás la seguiría llevando a cabo porque los humanos somos contradictorios, pero lo que sí tengo claro es que no la promocionaría entre mis alumnos como siempre he hecho y sigo haciendo.

    También tengo meridianamente claro que una persona que leer mucha literatura de calidad reconocida no es mejor persona que una analfabeta.

    Sin embargo, quizás tampoco se pueda generalizar sobre el beneficio o perjuicio de la literatura. Cada lector es un mundo...

    Besitos lectores

    ResponderEliminar
  14. A NOCIA DALILA:

    ”conocer más mundo, abrir fronteras mentales, saber de otras culturas, de otras formas de vida, puede hacer mejores a las personas”

    Siento discrepar contigo Novicia, salvo que no coincidamos en qué es eso de ser mejores personas. Yo creo que todos eso que citas puede hacerlas/hacernos más cultos, pero de ahí a ser mejores personas...hay un abismo.

    Besitos y buen finde, Novicia

    ResponderEliminar
  15. A NOVICIA DALILA:

    Quería decir NOVICIA, pero a veces pasan estas cosas.

    Un beso extra por haber cometido ese error

    ResponderEliminar
  16. AL PIRATA DE LOS MIL MARES:

    Yo he leído el Quijote y a veces me identifico con él, otras con Sancho...

    La segunda pregunta no acabo de entenderla. Los gallegos podéis conmigo...

    ResponderEliminar
  17. AL DR. VITAMORTE:

    ¿De verdad crees que los que leemos somos moral y éticamente mejores que los que no leen?

    ResponderEliminar
  18. Perdona que disienta: la persona no nace sino que se hace. Se hace de lo que vive, de lo que le cuentan, de lo que aprende, de lo que escucha, de lo que saborea, de lo que siente, de lo que bebe, de lo que ve, y quizás, sobre todo de lo que lee...
    Otra: no sé de los policías mexicano, pero de otros, te sorprenderías...

    ResponderEliminar
  19. ¿QUE SOMOS TIMIDOS?

    FRASE VERIFICADORA Y TONTA:
    antexpli

    ResponderEliminar
  20. P Vázquez "ORIENTADOR:


    LA ENTRADA HACE REFERENCIA A LA INCIDENCIA DE LA LITERATURA CONSAGRADA EN LA ADQUISICIÓN DE VALORES ÉTICOS Y MORALES.

    MUCHOS CREEN EN LO QUE TÚ DICES. “EL HOMBRE NO NACE, SE HACE”, OTROS - SOBRE TODO, CIENTÍFICOS - EN LA IDEA CONTRARIA Y BASTANTES HACEN UN COMBINADO CON AMBAS, PUES EL CONDICIONAMIENTO GENÉTICO TAMBIÉN ESTÁ AHÍ, ¿NO?

    LOS QUE NOS DEDICAMOS A LA DOCENCIA, ENTRE OTROS MUCHOS, CREEMOS QUE NOS HACEMOS PORQUE PENSAR QUE EL FUTURO ESTÁ YA ESCRITO RESULTA UN TANTO DESOLADOR Y NUESTRA LABOR SERÍA INÚTIL, ¿NO?

    PERO PADRES, EDUCADORES Y EXPERTOS TAMBIÉN NOS LLENAMOS DE DUDAS CUANDO OBSERVAMOS QUE MUCHACHOS QUE TIENEN EL MISMO ENTORNO FAMILIAR, SOCIAL, CULTURAL, ETC. SON TAN DISTINTOS ENTRE SÍ...

    William Faulkner en su libro, "Absalón, Absalón" se manifiesta de esta manera, ciertamente memorable:

    "Uno nace y ensaya un camino, sin saber por qué, pero sigue esforzándose; lo que sucede es que nacemos junto con muchísimas gentes, al mismo tiempo, todos entremezclados; es como si uno quisiera mover los brazos y las piernas por medio de hilos, y esos hilos se enredasen con otros brazos y otras piernas... y es como si cuatro o cinco personas quisieran tejer una alfombra en el mismo bastidor; cada uno quiere bordar su propio dibujo."

    Supongo que la actitud de cada persona, haciendo uso de su libre albedrío, adopta una actitud más o menos receptiva ante su entorno, incluidas las lecturas, que le rodea. Y esto dará lugar a unos u otros resultados.

    A la buena literatura, creo, le sobran argumentos para ser leída. No necesita que se le atribuyan efecos milagrosos...

    Un cordial saludo, "ORIENTADOR"

    ResponderEliminar
  21. A GROUCHO:

    Nadie lo diría, conociéndote

    ResponderEliminar
  22. EStoy de acuerdo en que ell consumo y producción de literatura no es garantía de calidad humana. Me vienen a la cabeza tantos nombres de grandes literatos, actuales y pasados, que son(o eran) unos auténticos indeseables...

    Lo que está claro es que un momento de lectura, te transporta, te conmueve, y durante unos minutos, puede incluso cambiarte...

    ResponderEliminar
  23. Creo que el leer culturiza, no que te haga mejor o peor persona,es bueno que la gente lea y cuanto más, mejor a mi´me daba por tragarme todos los best sellers, ahora ya no puedo por la letra tan pequeña.

    ResponderEliminar
  24. Yo soy, Luís, de los que creen que se necesita un minmo de tacto o predisposición o como se le quiera llamar, para leer un libro; de lo contrario es un ejercicio esteril.

    ResponderEliminar
  25. Herencia y ambiente interactúan en el ser humano. Leer puede cumplir múltiples funciones, una de ellas es buscar respuestas a lo que escapa a nuestro entendimiento. Lo que sí creo es que en parte eres lo que lees y que existe una tendencia en seleccionar aquellas lecturas que son acordes con tu forma de pensar más que en cuestionar los propios valores y convicciones. En mi opinión la lectura puede ayudar a mejorar como persona siempre y cuando el elemento de comparación sea uno mismo y por supuesto desde una perspectiva completamente subjetiva.

    ResponderEliminar
  26. No creo que la lectura nos haga mejores personas, pero sí puede contribuir a desarrollar capacidades, que puede que no nos hagan mejores, pero si que nos posibilitan entender mejor el mundo y, como consecuencia, nos pueden ayudar a ser más hábiles a la hora de resolver problemas de todo tipo, lo que a la larga puede ayudar a mejorar la sociedad y el mundo en el que vivimos.

    La cultura siempre ha ayudado a los pueblos a salir de situaciones de pobreza y subdesarrollo y las mejoras en las condiciones de vida de las personas, son positivas para las sociedades en general, y las personas en particular.

    No soy partidaria de obligar a leer, pero hay formas atractivas de animar a la lectura. Como docentes es lo que tratamos de hacer: no obligar a nuestros alumnos, pero sí animarles, con una serie de estrategias y recursos, para que se aficionen a la lectura.

    Muy interesante tu entrada, Luís Antonio.

    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  27. Ya son muchos los comentaristas que han dejado su opinión. La mía coincide con la de algunos de ellos en diferentes manifestaciones. Sobre todo con la de Krapp.
    Pero por aportar algon nuevo diré, que creo que la literatura, la mayor parte (que no quiere decir todas) de las veces, no deja de ser un fiel reflejo del pensamiento y las tendencias de la época en que se genera y se escribe. Los autores, como todo hijo de vecino, son hijos de su tiempo y permeables a los sesgos de su actualidad.
    Pero no sé hasta que punto puedan influir en el comportamiento de sus lectores sino es en ese goteo invasivo por más ínfimo que sea.
    Aunque ¿quién no ha leido algo, por más antiguo que sea, que no le haya impactado de forma profunda y especial cambiando sus puntos de vista sin importar el tema de que se trate?
    Aún así, creo que siempre será entre lectores de vocación, y casi nunca entre los ocasionales o de oportunidad, como los que tu citas en tu entrada. Pero bueno, de todo habrá en la viña del señor. Y lo que está claro, diáfano, es que leer nunca estorbará a progresar en el sentido que sea, por pocas luces que se tengan.
    Un abrazo Luis A.

    ResponderEliminar
  28. A Sujari Bejarive:

    De las bondades de la literatura no tengo la menor duda. La prueba es que he sido adicto y ahora, aunque de forma más pausada, sigue siendo mi pasatiempo favorito, pero de ahí a atribuirle milagros, hay un buen trecho, ¿

    A m.eugènia creus-piqué:

    Yo siempre he defendido las bondades de la lectura, sin más...La que sea. Y cada lector tendrá sus razones o sinrazones...para elegir una u otra opción


    A Pirata de Mil Mares:

    Sin duda que la actitud más o menos receptiva tiene una gran incidencia en la lectura, como en cualquier otro tipo de acción...


    A Angie:

    Lo de “eres lo que lees” no lo tengo tan claro. En lo demás, totalmente de acuerdo contigo, Angie.

    A Cristal:

    Yo también creo a “pies juntillas” en las bondades de la lectura literaria. Por eso intento contagiar el gusto por ella. Pero de ahí a considerar que las personas letradas son mejores que las otras...

    Besos, Cristal

    A Cristal:

    Totalmente de acuerdo con lo que expones. No se me ocurre qué se puede añadir al sensato y bien argumentado comentario que haces, Cristal00k

    Otro abrazo

    ResponderEliminar