jueves, octubre 08, 2009

SUBDELEGACIÓN DEL GOBIERNO EN BARCELONA: FUNCIONARIOS EFICACES

No hace mucho, Luis María Ansón escribía así en “EL MUNDO” (24-III-2009):“La pereza burocrática de la que hablaba Mariano José de Larra hace dos siglos se ha multiplicado por diez. En 1976 los españoles pagábamos de nuestro bolsillo a 600.000 funcionarios. En el año 2008, a tres millones. En lugar de mejorar las cosas, el «vuelva usted mañana» de Larra se ha convertido en «vuelva usted el mes que viene»”. (No dice nada del extremado % de funcionarios que hay en la comunidad autónoma de Extremadura... Pero ése es... otro tema)

Pues bien, me voy a permitir discrepar del Sr. Ansón, rompiendo una lanza en defensa de, al menos, algunos funcionarios de este país. De mi admirado Larra no puedo discrepar de ninguna manera, pues todavía no ha nacido un periodista que me seduzca más que él.

He estado en dos ocasiones en la SUBDELEGACIÓN DEL GOBIERNO Nº 2 de Barcelona (Carrer Bergara, 12): la primera para solicitar fecha y hora con el fin de obtener el “Certificado de Vacunarme Internacional contra la Fiebre Amarilla” y la segunda, ayer mismo, para llevar a cabo la vacunación. Tanto los guardias civiles que controlaban la seguridad del acceso como los funcionarios que nos tramitaron los papeles de las tasas, así como la Dra. C. P. que nos explicó de forma pormenorizada las precauciones que debíamos tener en determinados países tropicales con factores de riesgo y la enfermera que finalmente nos inyectó la vacuna, fueron todos, absolutamente todos, amables, simpáticos, competentes y hasta nos obsequiaron con sonrisas y buenos deseos de cara al viaje que hemos proyectado. La doctora nos atendió con rigurosa puntualidad y nos explicó sin regatear tiempo, de forma pedagógica y práctica, toda suerte de precauciones que debíamos tener por esos países: la higiene de las manos, el consumo sólo de agua embotellada, no tomar hielo ni lácteos debidamente higienizados, el riesgo que entrañan los helados, la repostería, las salsas, las ensaladas, las comidas de puestos callejeros, el marisco crudo... Nos especificó cuáles eran los elementos básicos de un botiquín de viaje, los repelentes de mosquitos más idóneos para esas latitudes, etc. Hasta nos oriento sobre la ropa que debíamos llevar para ponérselo difícil a esos minúsculos, pero malvados mosquitos. Nos dio una lección sobre los que provocan enfermedades como el dengue, el paludismo, la encefalitis japonesa, etc. Con la exposición de diversos mapasmundi nos impartió algunas nociones básicas de geografía y como colofón nos recomendó visionar un vídeo en una salita de espera acondicionada para tal uso. Salimos bastante documentados, con unos folletos, y un “pelín” asustados también, la verdad, pero gratamente sorprendidos por la atención recibida. Y como acostumbro a fijarme más en lo negativo que en su contrario, hoy quiero dar testimonio de esta experiencia. Que todos los funcionarios no son así, lo sé; pero que todos los funcionarios tampoco son de la otra manera, también lo tengo claro. Supongo que Larra, con una experiencia de esta guisa, no habría sido tan mordaz y ácido...

13 comentarios:

  1. ¿Pero a donde te vas?
    Ayer mismo los familiares de una paciente gallega muerta recientemente se quejaban amargamente de que hubieran tardado cuatro años en atenderla y que sin embargo desde su muerte les hubiera llegado varios recordatorios de su próxima cita para la que aún quedan varios meses. El servicio de salud gallego no es precisamente de los peores de España.

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que tenía esperanzas de que te la llevaras de guía :o)

    Besicos

    ResponderEliminar
  3. BUEN VIAJE (CUANDO QUIERA QUE SEA), LLEVATE MIS BUENOS DESEOS.
    UN ABRAZO.

    ResponderEliminar
  4. Estoy contigo. No soy funcionaria como sabes pero aunque es cierto que los hay para echarles de comer aparte y que se harten de fibra por la mañana, también es verdad que me he topado con funcionarios extremadamente amables y/o simpáticos. Valoraré siempre particularmente los que me atendieron en el antiguo INEM (ahora Servicio Andaluz de Empleo), hace ya muchos años, que fueron muy amables y se interesaron sinceramente por mi caso. Encontré en ellos el apoyo que necesitaba (y me refiero a funcionarios administrativos de mesa, no a psicólogos ni técnicos con los que hubiera dado algún curso o charla).

    En fin, resumiendo de forma muy simple: hay de todo en la viña del Señor, José Antonio.

    Por cierto, dos cositas:

    a)¿Cómo has hecho para que el slide o presentación de la derecha se te vea así de pequeñita en la columna? Porque tengo un slide que me gustaría colgar en mis Cerezas pero me sale muy grande, no sé ponerlo así.

    b)La otra: como dice el Doc, ¿A dónde te vas, que parece que te marchas a la jungla???? Miedito me ha dado cuando he leído lo del paludismo y la encefalitis japonesa... Cuídate y buen viaje, amigo. :-))))

    ResponderEliminar
  5. En este tema hay opiniones para todos los gustos, pues las experiencias particulares dan para todo tipo de conclusiones. Cada cual comenta la fiesta según le va. Creo, sin embargo, que las consideraciones de Larra han quedado en buena medida superadas - que no lo fueran sería terrible - porque las administraciones públicas se han profesionalizado, introducido sistemas de control de calidad y evaluación. Pero deja todavia mucho que desear. Especialmente soy muy crítico con las administraciones autonómicas, que han engrosado espectacularmente la nómina de funcionarios, con mecanismos que a veces son muy cuestionables. Y no sólo Extremadura, que en el ranking no ocupa los primeros lugares. El Sr. Anson tenia que echar un vistazo a lo que sucede en la Comunidad gobernada por su amiga Aguirre o por sus admirados compinches valencianos. Hay un estudio sobre el nivel de eficiencia administrativa en el primer caso y los resultados son más que alarmantes.

    ResponderEliminar
  6. AL DR. KRAPP:
    Por supuesto, no saco conclusiones generales a partir de esta grata experiencia concreta. El tema de la asistencia sanitaria – ejemplar según algunos – da la sensación de estar en franca regresión.

    A ATHENA:
    Eres pícara y malvada...
    Besicos, también

    A GROUCHO:
    Muchas gracias. Ya te contaré.

    A GUINDA:
    a).- Respecto al Slide, debes abrir la configuración y modificar los números:
    widthe (anchura) y height (altura)
    Yo he puesto 215 x 150 ( es cuestión de probar...) Suerte
    b).- Aún faltan unas semanas y prometo colgar alguna crónica del viaje cuando regrese.

    Besitos, Guinda

    A FERNANDO MANERO:
    En algún sitio leí que en Extremadura había un 25 % de funcionarios entre la población laboral. Respecto al Sr. Ansón, ya sabemos de qué pie cojea... El problema de este país es que, aunque criticamos la ineficacia del funcionariado y la sobreabundancia, seguimos teniendo muchos “mentalidad de funcionarios”...
    Un abrazo, Fernando

    ResponderEliminar
  7. Sabes que los funcionarios, exactamente igual que cualquier otro grupo de la población, no se ajusta a un solo patrón...

    Ya nos contarás... País exótico, parece,... Muchos días fuera?

    Besos sin doblar... ;)

    ResponderEliminar
  8. Mil gracias, Luis Antonio, eres un angelito. Ya nos contarás... :-)

    ResponderEliminar
  9. A BORRAESO:
    Ya te contaré.
    Besos en VOSE


    A GUINDA:
    Los vídeos de YouTube también pueden adaptarse al espacio por el mismo procedimiento.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Me agrada que hayas tenido una buena experiencia con los funcionarios...también me ha pasado a mí en ocasión similar...un médico de migraciones nos ha explicado todos los riesgos y las consecuencias de cada enfermedad.
    Hablas de tasas, no es gratuita la vacuna?

    No te asustes tanto y disfruta. Con prevenciones (que tampoco resultan pesadas) puedes pasarlo muy bien y ni te acordarás de los temores. Ya verás que regresarás con buena salud para contarnos.

    Besos inmunes...

    ResponderEliminar
  11. Os deseo lo mejor en vuestro próximo viaje. ¡Qué envidia!
    Me ha gustado tu comentario sobre los funcionarios. En todos los ámbitos laborales hay personas eficaces y parásitos.

    Un abrazo,

    José María

    ResponderEliminar
  12. A MARACUYÁ:

    Te aseguro que no estoy asustado en absoluto. El riesgo está en cualquier sitio y en ninguna parte.

    Espero que el viaje me dé tema para algunas entradas.

    Besos cálidos, pero sin fiebre

    ResponderEliminar
  13. A JOSEMARCO:

    Sin embargo, en este país tenemos una tendencia a generalizar pasmosa y, a veces, no hay más fundamento que una cuestión puntual o anecdótica...

    Gracias por tus buenos deseos, José Mª y un abrazo

    ResponderEliminar