miércoles, octubre 28, 2009

"DE MIS SOLEDADES VENGO..."




31 comentarios:

  1. La verdad duele, pero duele aún mucho más, que sea un valor perdido.

    ResponderEliminar
  2. LUis, Cors... que tristes estais...
    Yo creo que la verdad, aunque duela, siempre será mejor que la mentira.
    En cuanto al caminar errante... Pienso que siempre que sea hacia adelante, es buena señal.

    Un beso para los dos.

    ResponderEliminar
  3. Sentirse cerca del propio yo, solo es cuando se está en soledad, pero con los demás, se comparte todo.Tú eres de los últimos.
    El camino siempre es errante....
    Te traigo un beso de nuestra tierra.
    Etel.

    ResponderEliminar
  4. La soledad voluntaria es buena... la otra es verdadera...

    ResponderEliminar
  5. ¿TRISTE?
    HOY NO TOCA.
    QUE TENGAS UN FANTASTICO DIA.
    UN FUERTE ABRAZO.

    ResponderEliminar
  6. Mejor tener la garantía de que alguien, al menos, está cerca.

    ResponderEliminar
  7. Ni siquiera yo (así, con una pizquita de egocentrismo) me siento cerca sólo de mi misma... Hoy, como ayer y como mañana, puede ser un gran día. Nos queda mucho por enseñar/aprender/compartir... hasta el último aliento...

    Besos de pajarito!!!

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. ¡No te han salido los haikús graciosos hoy, no señor! Más bien tiran a drama. A mí tampoco me han salido hoy las cuentas, ¿lloro?. Tú lo que quieres es que te digamos cosas bonitas y todo ese rollo sentimental... pero en el fondo sabemos que dentro de poco te marcharás y como mucho nos dejarás algo colgado para que hablemos solos por aquí. Pues te digo una cosa, necesito hacer prácticas de blogs así que tú deja esto descuidado y no respondo, que no tengo otro sitio...el Dr. Krapp no creo que me dé mucha manga ancha.
    Muchos besos. El otro día no te los mandé porque te fijaste más en los escotes, delantero y trasero, que en la pértiga.

    ResponderEliminar
  10. A ver, a ver...qué bueno es estar cerca de uno mismo, pero sin focalizarse sólo en el yo. Expandirse un poco está bueno y puede traer agradables sorpresas. Las mismas sorpresas que suelen encontrar los pájaros errantes, lo malo es ser sedentario, creo yo. El que deambula puede encontrar en el camino rincones fascinantes...no te ha pasado?

    Así que no es tan desolador tu haikú...sigue como ese pájaro, andando.

    Besitos voladores.



    Perdona Luis, ¿puedo decirle algo a Angie?
    Angie. Te ofrezco mi sitio. No es que me las sé todas, quizás podamos intercambiar aprendizajes blogger, ya que vos estás haciendo un curso y seguramente podrás aportar mucho y novedoso. Si algunas cosas, de las que están en mi blog, te interesan, con gusto puedo contarte cómo hacerlas.
    Me voy ahora, por unos días, pero a la vuelta será un placer poder compartir experiencias con vos.

    Besos

    ResponderEliminar
  11. Intuyo que se avecinan tiempos de cambios.Entre ríos,bosques y mares... Te queda muy bien el sombrero, Luis.

    ResponderEliminar
  12. A CORSARIO SIN PATENTE:
    Sabias palabras las tuyas

    A NOVICIA DALILA:
    Como bien dices, hay que caminar siempre hacia delante aunque se dé algún que otro tumbo...No estoy triste, Novi. Esos haikús responden a momentos emocionales ya pasados...Eso no quita de que vez en cuando afloren. La vida es así.
    Comparto el beso que nos envías a Cors y a mí, pero me sabe a poco.
    Yo te envío un montón

    ResponderEliminar
  13. A ETEL:
    Procuro compartir lo bueno, pero a veces abusamos de los amigos implicándolos en nuestros pesares...Los besos de nuestra tierra tienen un sabor especial. Me lo quedo y te envío otro

    A P. VÁZQUEZ “EL ORIENTADOR”:
    Como Corsario antes, tus palabras también rebosan sabiduría... Las hago mías

    A GROUCHO:
    Ayer fue un día feliz. Casi llego tarde a la ceremonia porque todos los “parkings” estaban llenos, pero al final pude aparcar en Maremagnun y llegar un minuto antes del comienzo. A partir de ahí, se acabaron los nervios...
    Otro abrazo

    AL DR. KRAPP:
    Sólo faltaría que uno no estuviese, al menos, consigo mismo...¿no?

    A BORRAESO:
    A veces, cuando uno no está bien consigo mismo, dan ganar de salir corriendo, pero la sombra, tenaz, te persigue con saña o ¿será lealtad?
    Besos aéreos que espero no desvíe el viento

    ResponderEliminar
  14. A ANGIE:
    Me encantan, como bien sabes, las cosas bonitas... Lo del “rollo sentimental”, no mucho.
    Puedes contar con mi colaboración para iniciarte en estos espacios. Fíjate si será fácil que hasta lo hago yo.... Veo que Maracuyá también te ofrece su colaboración. Ella sí que sabe un montón...

    Besos, Angie (y no seas celosa...)

    ResponderEliminar
  15. A MARACUYÁ:

    Efectivamente, no son desoladores ninguno de los dos. El primero confirma una gran verdad y el segundo sugiere aventura. ¿Se puede pedir más?

    Besos de un sedentario con el corazón errante

    ResponderEliminar
  16. AL DR. VITAMORTE:
    Me gusta más la gorra que el sombrero. Y tengo que reconocer que otra de tus virtudes es la intuición.

    ResponderEliminar
  17. Pues si la verdad tiene ese reflejo tan bello y la sombra queda iluminada por esa puesta de sol, que vivan las verdades que iluminan sombras.
    Me voy apañando en mi curso de blogs, el profe es muy majo y explica muy bien, yo diría que es tan majo que el trabajo final no se si hacerlo todo mal para repetir curso.
    Mara y Luis, cuento con vosotros, gracias de verdad.
    Respecto a los celos, ese monstruo de ojos verdes del que hablaba Shakespeare en Othello, es un sentimiento inútil que sólo es capaz de suscitar quien tiene capacidad para ello.
    Muchos besos, amigo.

    ResponderEliminar
  18. A ANGIE:
    Lo de los "celos" era una broma que no tenía más objeto de provocar esa respuesta tan contundente. Tal y como la esperaba.

    Si estás haciendo un curso de blogs, seguro que serás tú quien nos enseñe novedades.

    Besitos, Angie

    ResponderEliminar
  19. Sé que lo decías de broma. No pensé que mi respuesta resultaría tan contundente.
    Otra vez besos, esta vez haikuqueros.

    ResponderEliminar
  20. A ANGIE:
    ¿Haikuqueros?
    !Guayyyyyyyyyyyy¡

    ResponderEliminar
  21. Ah, Luis, qué exagerado!!! Si supieras que justo en este momento me están asaltando unas tremendas dudas...no sé.

    Angie ¿no estará dispuesto a dar unas clases a distancia ese profesor?

    Besos

    ResponderEliminar
  22. Hola Luis A. solo paso a dejarte un saludo, todavía estoy con la gripe. Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  23. Cierto es: la verdad duele, pero no tanto como la mentira...

    ResponderEliminar
  24. Un momento, Luis.

    Mara, yo por proponerlo que no quede, pero dime, mejor el curso solo para mujeres ¿no?. Tengo foto.

    ResponderEliminar
  25. Claro Angie, descontado, sólo para mujeres. Los hombres no lo necesitan; si pueden entender el funcionamiento de un coche, encender las brasas para hacer un asado y cambiar un enchufe...como no van a ser tan inteligentes para llevar adelante un blog?.

    ResponderEliminar
  26. A GENI:
    Espero que la mejora sea rauda. Un afectuoso saludo

    A PANURGO:
    Bienvenido por estos lares. Opino lo mismo sobre la mentira. Saludos

    A ANGIE Y MARACUYÁ:
    No caeré en vuestras provocaciones. Me superáis en nº y en maldad...

    ResponderEliminar
  27. No te enfades, Luis Antonio.

    Vete tranquila de viaje, Mara, que ya me encargo yo de hacer las gestiones.

    Besos, Luis Antonio.

    ResponderEliminar
  28. Un saludo, Luis Antonio. Soy nueva en tu blog.

    Con luz otoño
    que ilumina mi rostro.
    Yo sola viajo.

    ResponderEliminar
  29. El propio yo a veces también duele. Casi tanto como la sombra de un pájaro errante duele.

    ResponderEliminar
  30. A Isoba:

    Bienvenida y gracias por el bello haikú


    A Fermín Gámez:

    El yo duele y lo peor es que no puedes alejarte de él.

    ResponderEliminar
  31. El alma duele
    si soledad nos deja
    desamparados.

    A falta de otra compañía bienvenida sea la soledad y la entrega al propio yo. Si no nos sentimos cerca de nosotros mismos, entonces, estamos perdidos, como sombra de pájaro errante, o como vaca sin cencerro.

    Besos

    ResponderEliminar