domingo, octubre 04, 2009

SI LOS QUE ALARDEAN DE SUPERIORIDAD...

Si los que alardean de superioridad por la vida supieran la aversión que provocan en los demás, quizás intentarían ser un poco más modestos. Y si lo ignoran, además de no ser lo superiores que imaginan ser, es que son idiotas o necios.

Y tampoco tenemos perdón los que conocemos a personajes de esta guisa y callamos cobar-demente, como me ha ocurrido hoy a mí...

31 comentarios:

  1. Bueno, Luis Antonio, consuélate pensando que en algunas circunstancias más vale callar por prudentes, aunque aparentemos ser cobardes. Yo tampoco, por cierto, soporto a los que tienen complejo de superioridad, a aquellos imbéciles del "Usted no sabe con quién está hablando" ¿Ah,no?

    Un beso de buenas noches, Luis Antonio.

    B.

    ResponderEliminar
  2. El alarde de superioridad es algo primario y el que lo hace es, sencillamente, un perfecto cretino y sobre todo un infeliz. Este tipo de comportamiento puede causar compasión por su manifiesta ridiculez, pero no veo por qué tiene que motivar ningún tipo de autocensura, ni por callar ni por hablar.

    Luis Antonio, olvida lo que te ha ocurrido hoy. Que no perturbe tu sentir.

    Un abrazo muy fuerte y gracias por estar siempre.

    ResponderEliminar
  3. Vivo desde hace algunos años en un pueblo donde la gente es muy cordial y eso es muy notable para los que venimos de una gran ciudad, pero dentro de esa cordialidad se oculta una tolerancia insoportable a veces. No podemos hacer nada contra los que tiene esas actitudes pedantes, pero al menos, que noten nuestra incomodidad, no estaría nada mal.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Creo Luis Antonio, que hoy te has equivocado de sitio, en el pregón de las fiestas pilaristas, en el centro, pronunciado por el profesor Leopoldo Abadía Pocino,he disfrutado de su estilo y sobre todo de su buen humor. Es un joven de 76 años.
    Al fin, todas las superioridades, acaban al mismo nivel...¿ No crees?
    No merece la pena incomodarse por elementos así.
    Un fuerte abrazo.
    Etel.

    ResponderEliminar
  5. Como siempre, estoy con Super-Sirena. No creo en superioridades, sino en cretineces, que es lo que más suele abundar en esa calañita, no llegan ni a calaña.
    No seas tan exigente contigo amigo. No contestáste hoy pero cualquier otro día, te saldrá tu alma de Sr. Profesor y lo harás, com está mandao ¡vaya!.
    No será la primera vez que lo hagas, ni seguramente la última.
    Un besazo Luis A.

    P.D. y ya me he puesto al día de entradas. ¡hala!

    ResponderEliminar
  6. Mira, pienso igual a como te han dicho...no vale la pena que te sientas culpable por haber callado, no creo que haya sido por cobardía. A veces, ciertas actitudes generan una retirada porque intuimos la inutilidad de expresar lo que sentimos...igual, como dice CristalOOk, nunca es tarde si te va a hacer sentir mejor.

    A mí lo que me pasa es que me hace mal no ser sincera con las personas que realmente me importan, o que no lo sean conmigo...de lo contrario estoy aprendiendo (estoy aprendiendo, estoy aprendiendo!!!) a hacerme la distraída.

    Besitos atentos

    ResponderEliminar
  7. LA PRUDENCIA NO ES COBARDIA, SEGUN EL IMBECIL CON QUE TOPES LO MEJOR ES UNA DISCRETA RETIRADA, MI PADRE DECIA QUE HAY MAS DIAS QUE PLATOS DE MIGAS.
    SI CREES QUE VALE LA PENA SEGURO QUE TIENES MAS OPORTUNIDADES DE PONER EN SU SITIO AL IMBECIL Y SI NO... IGUAL NO VALE LA PENA. DEJALO QUE SE AHOGUE DE PLACER EN SUS BABAS.
    SALUD.

    ResponderEliminar
  8. Eso no es problema de cobardía. Es educación, o prudencia. No te imagino cobarde, Luis.
    Sí, todos conocemos a algún gilipollas integral de estos y lo más que hacemos es apartarlo de nuestra vida en cuanto nos damos cuenta de lo nocivos que son para nuestra salud mental.

    Un beso y buena semana ¡¡¡torero¡¡¡ :P

    ResponderEliminar
  9. Las palabras pueden no servir de nada, si no son capaces de transmitir lo que quieren decir o al menos hacer sentirse mejor al que las dice.

    Acaso ese alardeador es sordo y las palabras tampoco sirven.

    Cuando lo no dicho corroe, mejor decirlo.

    La opción del distraído también me gusta.

    Un beso!!!

    P.D.: Pero disculpa mi curiosidad: De qué situación estamos hablando? ;)

    ResponderEliminar
  10. A veces no se trata de cobardía, sino de mejor educación, de discrección. Incluso de tolerancia.

    ResponderEliminar
  11. Alardear de superioridad es en sí un síntoma de todo lo contrario.
    Es como el golpe que da en la mesa el jefazo. Necesita del golpe para seguir pensando -sobre todo él mismo- que es el jefazo.

    ResponderEliminar
  12. "Dime de lo que presumes y te diré de lo que careces". Las actitudes que se muestran superiores son, amén de ridiculas, la expresión más patente de las carencias y complejos de quienes las pregonan. Nunca vereis en Machado (Antonio), Einstein, Severo Ochoa, Rita Levi, Emilio Lledó, entre otros, el más mínimo atisbo de arrogancia y vanidad. La inteligencia es inversamente proporcional a la petulancia. Lo que además se demuestra enseguida. Una presunción arrogante se desvanece a la primera. Hay en la vida mil y una ocasiones en las que se pone a prueba la calidad de las personas. Siempre los que presumen de ser más que lo demás acaban en el sumidero del descrédito cuando se revela lo que son en realidad. No hay más que echar un vistazo a los políticos de palabra huera y mueca soberbia, como es perceptible en ese nido de badulaques en que se ha convertido la Generalitat valenciana. ¿No te parece, dilecto amigo?

    ResponderEliminar
  13. De estos chulitos soberbios y engreidos hay más de los que deseáramos, lo triste es que enseguida se les cala y ellos en su petulancia no se dan cuenta de nada, me dan pena penísima y el que me miren por encima del hombro solo les hace caer más bajo, son unos desgraciadillos que se creen todopoderosos.Besos.

    ResponderEliminar
  14. Estupendo post,no solo para recordar el sentido de la humildad,también para reflexionar me quedo con aquello Dime de lo que presumes y te diré de lo que careces.

    Precioso audio de Mara donde tenemos el placer de escuchar un poema tuyo,muy bonito.

    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  15. ¿Era más alto que tú?

    ResponderEliminar
  16. Ves ese gigante corpulento que con soberbia y gravedad camina. Y sin embargo, por dentro es trapos y fajina con un ganapán que le sirve de cimiento.

    ResponderEliminar
  17. No creo que sea "callar cobardemente". Más bien creo que, la educación que hemos recibido no nos permite ser tan "desubicados" como ellos, que al ser ignorantes pecan de soberbia desmedida.
    Un abrazo enorme con todo mi cariño,

    ResponderEliminar
  18. Vine a visitarte porque leí en el blog de Maracuyá una "gragea de palabras" tuya sencillamente hermosa.
    En cuanto a la entrada, no me parece de cobardes callar, a veces es signo de buena educación.
    Un saludo cariñoso

    ResponderEliminar
  19. ¿Por qué un fulano cualquiera necesita alardear, o sea fanfarronear, de que se siente superior? Evidentemente porque piensa que no se valora suficientemente su capacidad. ¿Y por qué no se valora suficientemente esa capacidad? Porque no es visible para los humanos corrientes que le rodean. ¿De que sirve una superioridad invisible cuando la superioridad se basa en una pura y simple comparación? Para nada, ya que siendo superior te sientes minusvalorado por los que te rodean y eso te hace sentir acomplejado.
    Sin duda, un desastre atroz sentirse superior.

    ResponderEliminar
  20. A GUINDA DE PLATA:

    Además, en este caso, el complejo de superioridad va unido a la intransigencia. ¿Qué se puede hacer en estos casos? Tampoco puedo dar cauce libre a lo que me pide el cuerpo...

    Besos, Guinda

    A SIRENA VARADA:

    Aunque no es la primera vez que vivo una experiencia ingrata como esa, ya está olvidado.

    Prueba de ello es que lo que sentí al saber noticias tuyas fue una gran alegría, Sirena. Te prodigas tan poco...

    Otro abrazo no menos fuerte y espero que hasta pronto

    A GAMAR:

    Te aseguro que mi incomodidad fue manifiesta porque lo dejé con la palabra en la boca arguyendo una urgencia...inexistente

    Otro abrazo, Gamar

    A ETEL:

    No pude asistir a esa conferencia del simpático profesor Abadía – al que ya dediqué una entrada en esta bitácora – porque estaba en Aliaga.

    Es difícil no incomodarse con los que van de prepotentes...

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  21. A CRISTAL00K:

    Te has puesto al día porque eres muy aplicada – sólo hay que ver tu carita de cuando eras niña - pero así y todo me vas a permitir que te recrimine no avisar de una ausencia tan prolongada. Esto de las bitácoras y tal, lo sé, no ha de ser una obligación, sino un pasatiempo agradable, pero existen los vínculos afectivos...aunque sean virtuales. ¿Vale?

    Como puedes ver, Cristal00k, te profeso un gran afecto.

    Otro besazo para ti

    ResponderEliminar
  22. A MARACUYÁ:

    Lo de hacerse el distraído es una buena idea. La tendré en cuenta.

    Besos atentos para ti

    ResponderEliminar
  23. A GROUCHO:

    Es difícil dialogar con la soberbia + la intransigencia. Pero sigo sin tener clara la respuesta...
    Salud, amigo


    A NOVICIA DALILA:

    Eres un encanto. Tus palabras me reconfortan. ¿Cuáles son los días de visita al Convento? (No me llames “torero” porque se nos puede enfadar el Dr. Krapp...)

    Besos para ti

    A BORRAESO:

    La próxima vez , que la habrá, procuraré que no me corroa lo no dicho... Te lo prometo. Lo de la situación no acabo de entenderlo. ¿Me lo podrías aclarar?

    Más de un beso, pero sin llegar a 102, que de esa cantidad ya hay quien tiene la exclusiva.

    ResponderEliminar
  24. Bah, yo creo que no vale la pena que te lleves un sofocón por ese tipo de personas. Lo mejor es la indiferencia. ¿Habrías arreglado algo de haber hablado? A lo mejor eso los exaltaba más aún y se crecían con ello.
    Mi abuelo decía una frase que nunca olvido y me permito sltártela aquí (por ordinaria que pueda parecer): "Quien calla vence y joe tres veces"

    No te sientas cobarde. Si actuaste de esa forma es porque era lo correcto en ese momento y lo era porque así lo decidiste y entonces está bien hecho.

    Besos.

    ResponderEliminar
  25. Gracias Luis!!! El regalo me lo has hecho vos. Sigo endeudándome!!! Pero qué deuda placentera!!!

    Montañita de besos...hasta prontito!!!

    ResponderEliminar
  26. A TESA:
    Tus palabras son extremadamente gentiles.
    Un abrazo

    A FERMÍN GÁMEZ:
    Algo de eso hay...
    Un cordial saludo

    A FERNANDO MANERO:
    El problema de comunicación con estas personas se agudiza cuando a esa arrogancia suman la intransigencia. Y la huida, en cierto modo, es para evitar caer en la provocación. Lo de Camps, cada día que pasa, va a más...No quiero ocultar que “le tengo ganas”.
    Un abrazo, estimado profesor

    A M. EUGENIA CREUS-PIQUÉ:
    Poco tengo que añadir a lo que expresas, Geni.
    Salvo darte la razón
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  27. A AMÉRICA:
    Bienvenida a este espació y gracias por tus palabras.
    Un afectuoso saludo


    A ANGIE:
    Mide alrededor de 15 cm. menos... ¿Y...?
    (Eres una provocadora nata, pero te estimo)

    A CORSARIO SIN PATENTE:
    Me encanta tu estilo literario....
    Un cordial saludo

    A MARGA FUENTES:
    Es tan gratificante leer tus palabras como escuchar tus canciones.
    Besos, Marga

    A CRIS:
    Bienvenida a este espacio, Cris, y gracias por tus palabras.
    Otro saludo no menos cariñoso

    ResponderEliminar
  28. AL DR. KRAPP:
    Tienes razón, estas personas dan pena y por eso, entre otras cosas, uno no entra al trapo...

    ResponderEliminar
  29. A ROCÍO:
    Me encanta la frase de tu abuela. La anoto en mi cuaderno de frases célebres.
    Besos, Rocío

    ResponderEliminar
  30. No te enfades mucho contigo mismo, eso no...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  31. A MAMEN:
    Vale, pero porque tú me lo pides...
    Otro abrazo

    ResponderEliminar