miércoles, noviembre 05, 2008

MIS DISCULPAS A LOS EEUU DE AMÉRICA


EEUU me venía provocando estos último años sentimientos encontrados: admiración y cierto menosprecio. Y eso que los dos largos recorridos turísticos que he hecho a lo largo de las costas Atlántica y del Pacífico me han dejado un grato recuerdo. Hoy, 4 de noviembre de 2008, fecha histórica de la que hablarán las próximas generaciones, este grandísimo país me ha dado una bonita lección: ha triunfado la democracia y el pueblo americano. El triunfo de Barack Obama y su mensaje seductor e ilusionante “Yes, we can” han desterrado mis dudas sobre la realidad sociológica de este pueblo. El factor raza parece ser, por fin, un fantasma en fase de extinción y el temor al “efecto Bradley” apenas ha tenido incidencia en los resultados electorales. El senador negro ha cumplido el sueño americano y entra en la Casa Blanca. Mis respetos para todos los norteamericanos y disculpas sinceras por haber alimentado la duda hasta el mismo día de las elecciones, a pesar de las encuestas.

Hoy me viene a la memoria, como a tantos otros, la célebre frase "I HAVE A DREAM: Yo tengo un sueño...Un día cualquier negro de este país, cualquier hombre de color en el mundo entero será juzgado por su valor personal antes que por el color de su piel" decía Martín Luther King cinco años antes de ser asesinado en Memphis el 4 de abril de 1968. El reverendo Jackson, líder negro del movimiento de los derechos civiles, fue un precedente de Obama sin éxito y hoy recogían las cámaras su llanto conmovedor que expresaba felicidad, orgullo y alivio...

El problema de Obama es la enorme expectativa que ha generado entre la gente más humilde de su país. Algunos lo consideran como el nuevo “Mesías” y eso no le hace ningún bien. Pero hoy no toca hablar de esto. Hoy tenemos que felicitarnos muchos por recobrar la fe en el país que tiene la enorme responsabilidad de liderar la marcha del mundo en que vivimos. Que el cambio, que tanto esperamos, sea para el bien de la mayoría.

8 comentarios:

  1. Pues sí, deseésmosle suerte, porque le viene un Mihura y de los grandes! y como se descuide lo más mínimo, le sacan capote y estoque...
    Pero andamos todos, en los cinco continentes, con ilusión y esperanza de cambio.
    A verlas venir Luis Antonio...
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Que asi sea, estimado Luis Antonio, y que la esperanza que tanta gente ha depositado en él, sea la fuerza que lo guíe por el difícil camino que le espera.
    Cariños para tí.

    ResponderEliminar
  3. Pues casi que yo voy a esperar un poco y no lo digo por mi opinión sobre el pueblo norteamericano al que siempre he guardado un profundo respeto, pero en esto de la política y aquello de que: "Es necesario que todo cambie para que todo permanezca", Pues no sé... todavía me quedan algunas dudas, algún Guantánamo, alguna guerra, alguna relación con el pueblo cubano, etc... Yo daría un margen de beneficio. Y es verdad "We can", nos falta el qué.

    ResponderEliminar
  4. Estoy de acuerdo con Faroni.
    Estamos acostumbrados a que nuestras expectativas no se cumplan. A que nuestra necesidad de cambio real no quede satisfecha. Eso es un problema generado por la esperanza y la ilusión que casi siempre están condenadas al desencanto.
    Todos los síes del mundo para Obama pero sin perder nuestro espíritu crítico y sabiendo que al final nada es como nos gustaría que fuese.
    Te contesto a lo de la ausencia de Dios en mi blog.

    ResponderEliminar
  5. Hay aires de cambio ¿Serán vientos?
    ¿Tendrán la fuerza para llegar hasta la América a la que pertenezco? Seré cauta esta vez...es que me estoy volviendo mayor y cada vez me cuesta más superar las decepciones.
    Besitos Luis

    ResponderEliminar
  6. A Crista100k, Marysol, Faroni, Dr. Krapp y Mara y Cuya: Gracias por vuestros comentarios. Participo de vuestras expectativas más o menos moderadas y también de vuestros temores y precauciones. Lo que sí quiero repetir, por si no me he explicado bien, es que la razón de mis disculpas se debe a que no creía -lo manifesté hace un año aproximadamente- que el pueblo norteamericano estuviese ya preparado para llevar a una mujer o a un hombre negro a la Casa Blanca. Ya sé que han influido muchos factores en los que no vale la pena entrar por ser obvios, pero lo cierto es que, afortunadamente, me equivoqué. Y por eso pido, repito, disculpas. Respecto a las expectativas, soy tan comedido como el que más, pero estamos viviendo un momento histórico tan pobre en ilusiones que cualquier pretexto es bueno para alimentarlas...con ponderación, claro.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo9:58 a. m.

    Queridos amigos. Dejadme que sea un poco pesimista. Confío en todo eso que decís de la madurez del pueblo americano. Mi funesta pregunta -no tengo más remedio que hacérmela- es cuánto tardarán en atentar contra su vida y borrar al NEGRO del mapa. Ya es extraño eso de un negro en la Casa Blanca. Ya es extraño, cuando tan sólo hace cuarenta años, se cargaron impunemente a un hombre que sólo había tenido UN SUEÑO. Me gustaría que eso no ocurriera, que fuésemos tan civilizados que aceptásemos honestamente el resultado de las urnas. Ese "PODEMOS" de Obama es un triunfo, no me cabe la menor duda, pero hay demasiada gente dispuesta a que el NEGRO no continúe. Las medidas de seguridad van a ser extremas y siempre va a haber algún resquicio por donde colarse y acabar con ese LUNAR EN EL SOL, que ya vimos hace 40 años con Sidney Poitiers. Ojalá que me equivoque. Por el bien del Planeta así lo deseo, pero las fuerzas del mal están siempre al acecho. Recordad lo que ponía Pemán en boca de Ignacio de Loyola: HAGAMOS EL BIEN DEPRISA, QUE EL MAL NO PIERDE MOMENTO. (El divino impaciente)
    Saludos a todos. Que mis funestos augurios no se cumplan jamás.
    Un abrazo,
    Ángel

    ResponderEliminar
  8. Gracias por tu profundo comentario, pero siendo posible lo que temes, es momento de celebración. Como tú, también deseo que esos augurios no sean más que un temor infundado. Salud, Ángel

    ResponderEliminar