domingo, noviembre 16, 2008

EL GUSTO SALOBRE DE TU LLANTO


Bebí
del frío marmóreo de tus mejillas
el gusto salobre de tu llanto.

Sentí
tras el pálpito incesante de tus pechos
los gemidos arrítmicos de tu alma.

Añoré
en el hueco expectante de mi nuca
la presencia cálida de tus manos.

Noté
en el sombrío fondo de mis entrañas
el cuchillo afilado de mi traición.

13 comentarios:

  1. Luis
    admiro tu capacidad para decir de manera tan bella lo terrible, como lo es sin duda la consecuencia de la traición.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Pero que bonito que escribes, Luis Antonio, tengo la gran mayoria de tus grageas, copiadas a parte, y es como si fuera un pequeño librito que le he puesto "las Grageas de mi querido maestro" allí voy adhieriendo cada una de las que escribes.

    Te admiro y respeto ese don que tienes.

    Muchos besitos Luis Antonio.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo7:38 p. m.

    Y en el hueco de mis manos,
    como en una sorpresa,
    apareció, deslumbrante,
    tu poema sin ritmo,
    sin rima ni medida.
    Apareció como un sueño,
    como una luz escondida
    que, de pronto,
    ilumina una tarde sin sentido.
    Porque el poema es eso,
    un palpitar del espíritu
    que, en forma de gragea
    viene a curarte el tedio,
    y a poner la armonía
    donde había trsiteza.
    Muchas gracias,
    Ángel

    ResponderEliminar
  4. Si le pones música de tango
    no se puede pedir más

    ResponderEliminar
  5. Pues a mí me ha dado mucha pena y tristeza, aunque el traidor estuviera ahí para enjugar las lágrimas, que no sé si es mejor o peor, y la belleza que da tristeza también es belleza, pero da tristeza.
    Tristes besos.

    ResponderEliminar
  6. Gracias a Mara y Cuya, a Lisebe y al Dr. Vitamorte por vuestros cumplidos que pecan de generosos.

    Gracias amigo Ángel por esta agradable visita. Tú sí que eres un gran poeta y escritor con varias obras ya publcadas...

    Y te pido perdón, estimada Fauve por ponerla triste y un tanto enfadada. Pero no te preocupes que el traidor tiene el cuchillo dentro y eso duele mucho más...

    ResponderEliminar
  7. Y digo yo, ¿por qué dejamos que las traiciones nos lleguen a las entrañas? En mi caso procuro no hospedarlas en ningún sitio.

    El poema es duramente hermoso.

    ResponderEliminar
  8. ¿Pedirme perdón? ¡Faltaría más! Luis, como muy bien dice Fermín, el poema es duramente hermoso, como esas maravillosas películas que, si vemos a solas en casa, nos dejamos las inhibiciones para otros momentos y lloramos y lloramos incluso con sumo placer, el que da la libertad de la soledad, para, luego, una vez desahogados, quedarnos agusto de la panzada que nos hemos dado de llorar -o de reir, o de gozar, o de vivir.
    Besísimos.

    ResponderEliminar
  9. Me temo, amigo Fermín, que el cuchillo (o los remordimientos) son más difíciles de desalojar que los "okupas"...

    ResponderEliminar
  10. Estimada Fauve: lo de llorar de alegría lo entiendo, pero lo de llorar con sumo placer sin una alegría como motivación...no me entra. Pero ya se sabe que los hombres...

    ResponderEliminar
  11. Hombre, no me refiero a que lo triste de placer sino al placer del alivio por el hecho de llorar y desahogarse, y el hombre que esté libre de ello que tire la primera piedra...
    Para más explicaciones sobre el placer del desahogo o alivio habría una bastante clara pero escatológica que no pienso hacer y que con lo dicho queda obvia ;-)

    ResponderEliminar
  12. Sé que ya había comentado aquí, pero es magnífico darse una vuelta y recordar textos tan buenos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. A Fermín Gámez:

    No sabes lo mucho que valoro tus opiniones. Gracias y saludos

    ResponderEliminar