viernes, mayo 14, 2010

Siglo XXI, ¿Del rey abajo, ninguno?


La mención de esta obra, citada en un comentario de la entrada anterior, me da pie para abordar el tema de la monarquía de puntillas, sin ánimo de herir sensibilidades monárquicas o juancarlistas y con todos los respetos del mundo, salvo que cuestionar el privilegio de intocabilidad de la figura real sea faltar a los mismos.

Mucho ha llovido desde que el dramaturgo Francisco Rojas Zorrilla escribiera «Del rey abajo, ninguno» (1651), una obra en verso que cuenta una historia típica del siglo XIV en la que se dirime el conflicto entre el sentimiento del honor y la fe inquebrantable en el monarca de turno. Mucho ha llovido, decía, pero aún quedan vestigios de esa teoría medieval sobre la supuesta divinidad de los monarcas y mucho camino por recorrer para elevar el nivel de la democracia actual en esta denostada y estimada “piel de toro”.

“Del rey abajo, ninguno” es el drama más celebre de este autor. Se plantea la obra en el siglo XIV, durante el reinado de Alfonso XI. El argumento trae a escena el conflicto entre el sentimiento del honor y el de la fidelidad ilimitada a la monarquía que tantas veces ha sido tratado en el teatro de la Edad de Oro desde Lope de Vega a Tirso de Molina. El protagonista, García del Castañar, un noble español, vive disfrazado de pastor en el campo. Su honor queda mancillado cuando un noble, Don Mendo, trata de seducir a su bellísima esposa. Creyendo que es el rey, no se atreve a vengar su afrenta, ya que tiene un concepto muy severo de sus deberes como súbdito que le llevan al extremo de reconocer que su honor es inferior al rey mismo y que éste se halla por encima de todos. Cuando descubre quién es realmente su ofensor, lo mata ya que pertenece a un estrato inferior al del rey. Otros temas menores, además del de la superioridad del rey ante todos, son los de la vida idílica del campo, la realidad y la ilusión y, por supuesto, el sometimiento del vasallo ante su rey.

La monarquía medieval tuvo un carácter “divino” que alcanzó su máximo “esplendor” en el Renacimiento, cuando el poder de los monarcas era absoluto y personal, pero en siglos posteriores, y sobre todo a partir de la Revolución francesa de finales del siglo XVIII, la monarquía perdió apoyos y poder siendo erradicada de muchos países. Hoy, las pocas monarquías que se mantienen en el poder suelen ser constitucionales y admiten la democracia parlamentaria.

Haciendo uso de la libertad, que se defiende practicándola, podemos opinar, por fin, sobre el conjunto de nuestros dirigentes políticos, pero la figura del monarca mantiene ese halo de intocabilidad que no se corresponde con el siglo XXI, ni con las supuestas excelencias del primer mundo en el que vivimos.

La Constitución actual, quizás la mejor de nuestra historia hasta la fecha, sigue pidiendo a gritos “guillotinar” algunos de sus artículos que hacen referencia a la Monarquía: Que el varón tenga prioridad para acceder a la Corona, en franca contradicción con la misma Constitución que recoge en su articulado la no discriminación de la mujer por razón de su sexo; que la figura del rey conserve algunos de sus antiguos privilegios, como el de ser inviolable y no estar sujeto a responsabilidad, claman al cielo...Creo.

Yo voté a favor de esta Constitución y asumo la responsabilidad que entraña, pero los que no la votaron porque no tenían la edad o porque no habían nacido tienen derecho a participar en su reforma y a elegir entre más opciones: Monarquía, República...


15 comentarios:

  1. Luis,

    A mi no me molesta la monarquia. Las hay más caras y una República no sale gratis. No veo ventajas objetivas en ningún sistema. Hay monarquias que están bien y hay repúblicas vomitivas en estos tiempos. Pero entiendo que si entran en juego los sentimientos, eso es otra cosa..... Como dije en tu post anterior, me da igual dar de comer a unos cuantos más.

    Hace tiempo escribí esta entrada al respecto. Si te apetece leerla... Viene más o menos a decir lo mismo que tú.


    Respecto a la constitución, creo que no sirve para nada si no evoluciona a la vez que la sociedad. Estancada es inútil.

    Un beso y buen finde

    ResponderEliminar
  2. Yo pienso que la monarquía es un mal menor de nuestra recuperada democracia tras la dictadura y tras la guerra civil. Y visto lo visto, no nos ha ido tan mal. Que ahora parece ser que hay voces que claman contra ella porque molesta... no sé qué es lo que les molesta. ¿Quizás sus fastos? ¿las prerrogativas de la familia real? ¿o tal vez sea su sola presencia? porque lo de que supone un gasto para la nación, no trago. Por otra parte quiero señalar que lo de reformar la línea sucesoria, se llevará a cabo, según tengo entendido, cuando suba al trono don Felipe. Y lo de la inviolabilidad de la figura del rey es algo que sí que se habría de tocar. Pero, con la que está cayendo, me parece un tema menor. Por otra parte, no creo que se haya de votar la Constitución cada cierto tiempo, sino solamente algún aspecto que venga siendo un clamor entre la opinión pública. Y éste, el de la monarquía o república, no creo que alcance el grado de clamor.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. También he aludido hace tiempo en mi blog a este tema, que ya resulta recurrente y que provoca un estado de opinión controvertida infrecuente hasta ahora en España. Es normal que así sea, pues en una democracia nadie debe estar al margen de la ley. Sin embargo, creo que España es víctima de su propia historia y, por sorprendente que parezca, no cabe duda que el monarca ha desempeñado, y sigue desempeñando, un papel importante en la consolidación de la democracia. Es muy probable que ésta no hubiera cuajado de otra forma con el tipo de transición que se hizo. En un pais tan propenso a la desarticulación, con una clase política incapaz de llegar al acuerdo en cuestiones básicas, con las tensiones de todo tipo que aquejan al pais no creo que la monarquía deba situarse entre sus problemas principales. No es un problema grave ni tampoco una ruina para el erario público. No es por ahi pro dónde va el despilfarro en España.Sin duda habrá que modificar la Constitución en los aspectos que señalas, pero si no se hace es porque los grandes partidos lo bloquean, ya que el Rey carece por completo de capacidad de decisión. Ejerce, no obstante, una función representativa del Estado ( y yo creo plenamente en la necesidad del Estado) que hasta ahora no ha funcionado mal. Si quiere sobrevivir deberá adaptarse a los cambios de la sociedad y abrirse a los ciudadanos. Pero cuestiono el que este tema deba ser sometido a referendum, como ya justifiqué en mi entrada sobre el asunto. Un abrazo, amigo

    ResponderEliminar
  4. En Democracia, la Monarquía debe pasar exámenes periódicos. Y aprobarlos.

    ResponderEliminar
  5. LA MONARQUIA, A PESAR DE SU CAMPACHANERIA, ES UNA FIGURA POLVORIENTA, BUENA PARA LOS MUSEOS... PERO RARA PARA UNA DEMOCRACIA EN LA CUAL SUS GOBERNANTES SON ELEGIDOS DEMOCRATICAMENTE, SE QUE CON MIS IMPUESTOS MANTENDRE SIEMPRE PARASITOS... PERO AL MENOS QUE SEAN "MIS" PARASITOS NO LOS QUE ME IMPUSO UN GENERAL-ISIMO DE AMARGO RECUERDO.
    SALUD.

    ResponderEliminar
  6. Aunque sea del siglo XVII, esta temática que señala,adaptada a nuestros tiempos, es actualísima.
    Todos tenemos derecho a participar en su reforma y a elegir entre más opciones Luis...todos
    SALUD
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. YO NO FUI A VOTAR LA CONSTITUCIÓN, PARA MI ERA INSUFICIENTE, POR LO TANTO NO VOTE SI.
    QUERIA UNA CONSTITUCIÓN, POR LO TANTO NO VOTE NO.
    VOTAR EN BLANCO NO ME PARECIA UNA PROTESTA SUFICIENTE.
    SOLO ME CABIA NO VOTAR... LA UNICA VEZ QUE NO VOTE DESDE QUE TENGO ESE DERECHO.
    SALUD.

    ResponderEliminar
  8. Esta es la esencia de la realeza:

    http://www.youtube.com/watch?v=myZvFZBAZb8&feature=related

    ResponderEliminar
  9. Siempre he pensado que son los ciudadanos los que deben elegir a sus gobernantes y los poderes que les dirigen, todo lo demás me parece anacrónico y antidemocrático.

    Un abrazo fuerte, Luís antonio.

    ResponderEliminar
  10. Fíjate que yo he nacido monárquico, y a mi nadie me ha preguntado si quiero serlo...

    ResponderEliminar
  11. Las monarquias son las hilachas vergonzantes que nos recurdaN épocas penosas de la historia de la humanidad, no muy lejans por cierto.
    Su existencia (persistencia?) nos recuerda a diario (y en los diarios) que la lucha por la igualdad en los derechos y deberes de los hombres aun no ha acabado.
    No se si las leyes deben "evolucionar", no sé, si utilizar un término cientifico-biológico para algo tan abstracto es adecuado.
    Humildemente defiendo que nadie debe detentar ese poder, aunque sea de manera simbólica.

    Bes0s desde Corniland

    Per cert, Groucho, si escribes con mayúsculas para el código web es como si estuvieras gritando, te precaución.

    ResponderEliminar
  12. PARA ISABELINO, DESDE QUE EMPECE EN ESTO DE BLOGER, CASI SIEMPRE ESCRIBO EN MAYUSCULAS, ES POR PEREZA DE NO CAMBIAR Y NO PONER ACENTOS... NO QUIERO MOLESTAR A NADIE, DE HECHO EN ALGUN BLOG QUE NO ME QUERIAN VER, ME HAN HECHADO POR HABLAR EN MAYUSCULAS.
    SALUD EN MAYUSCULAS.

    ResponderEliminar
  13. A Novicia Dalila:

    Este comentario matiza mucho el anterior. Me encantas, Novicia. ¿Te lo había dicho?
    Besos.

    A Miguel:

    Sin duda, se trata de un tema menor. Sobre todo si lo comparamos con los grandes: desgobierno, oposición destructiva, crisis galopante, justicia, ¿injusta?... Un abrazo, amigo y colega.

    A Fernando Manero:

    Someter la Monarquía a referéndum cuando gran parte de la sociedad lo pida, ¿por qué no? Ahora no es el momento porque hay mil preocupaciones más acuciantes.
    Un abrazo

    A Groucho:

    Creo que en el Museo de Cera ya se encuantran, ¿no? Yo tampoco entiendo cómo se conjuga la democracia con todo eso del linaje, la estirpe y tal...
    Salud y Barça

    A Mamen:

    La elección entre opciones diferentes es la esencia de la democracia.
    Abrazos y salud para ti y los tuyos, maña del alma.

    ResponderEliminar
  14. Al Dr. Krapp:

    Durante unos momentos he disfrutado sumergiéndome en el país de Alicia y las maravillas...

    A Crisal:

    "Anacrónica", como bien dices, es la palabra acertada.
    Besos, Cristal.

    A SOMMER:

    Pues en vuestras manos está que se pueda someter o no a consideración el sistema que habéis heredado. Bienvenido a este espacio y un cordial saludo

    A Isabelino:

    Te prodigas tan poco por estos lares, que cuando haces acto de presencia, hago voltear las campanas de “Festa Major”. Sabes que comparto tu criterio.

    Besos para “Isabel-“ (y un apretón de manos para el “-ino” )

    ResponderEliminar
  15. A Pedro Ojeda Escudero:

    El período de los cuatro años establecidos para los políticos, ¿por qué nº se multiplica en el caso de la monarquía? No sé cuántas firmas se necesitan para que el Parlamento someta la Constitución a referéndum...

    ResponderEliminar