lunes, enero 18, 2010

Las comparaciones: odiosas y gratificantes.



Todo el mundo tiene asumido que las comparaciones son odiosas, pero persistimos en comparar. ¿Tan necios somos? Cuando emitimos cualquier juicio acabamos aterrizando una y otra vez en la relación comparativa. El modelo educativo, incapaz de transformar la sociedad, se limita a suavizar las comparaciones entre los alumnos, pero vuelve a ellas porque el entorno lo exige.

Y si son tan odiosas, repito, por qué seguimos haciéndolas. Muy sencillo,  lo odioso de las comparaciones es que se hacen en perjuicio de uno de los elementos relacionados, pero la misma comparación lacerante para el elemento disminuido es gratificante para el ensalzado, para el que “es mejor que”...

Y de las cosas, obras y personas extraordinarias que podrían compararse, dada su reconocida excelencia, decimos paradójicamente que son incomparables. ¿Lo entienden Vdes.?

24 comentarios:

  1. Coincido contigo en este aspecto, Luís Antonio. Nunca me han gustado las comparaciones.
    Pienso que sólo responden de una necesidad del que las realiza de humillar al otro. Y sobre todo que no sirven para nada, salvo crear malestar y resentimiento en el que resulta desfavorecido.
    Cada persona es única, tiene sus capacidades y limitaciones y no debe ser comparada con otro, porque las circunstancias entre las personas nunca son las mismas.
    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  2. Como veo que te has cortado el pelo y te has puesto gorra, no voy a caer en la tentación de comparar.

    ResponderEliminar
  3. La mayoría de las veces responde a una ligereza lingüística y no a una verdadera comparación.

    ResponderEliminar
  4. A CRISTAL:

    Si no olvidáramos lo que tú bien dices "que cada persona es única" no cometeríamos la torpeza de comparar... El sistema competitivo en que nos hallamos inmersos provoca esta suerte de comparaciones tan ingratas para los peor parados...

    Un fuerte abrazo, Cristal

    ResponderEliminar
  5. AL DR. VITAMORTE:

    En este caso, la tentación es aceptable. Ambos conceptos recaen en la misma identidad. Espero una opinión más concreta...

    Por cierto, eres el primero en reparar sobre esta metamofosis. Premio al observador.

    ResponderEliminar
  6. AL PIRATA DE LOS MIL MARES:

    Quizás sea así, pero al malparado de la comparación maldita la gracia que le hace...¿no?

    ResponderEliminar
  7. Y si hablamos de comparar precios? calidad o cantidad?

    ResponderEliminar
  8. Lo siento, pero no existe el mundo en que te gustaría vivir; éste de aquí es imperfecto y realmente incomparable ya que no conocemos otro.

    ResponderEliminar
  9. A CANDELA:

    No veo ningún problema en comparar cosas. El problema es hacerlo con las personas, ¿no?

    Un cordial saludo, Candela

    ResponderEliminar
  10. AL DR. KRAPP:

    Porque no conocemos otro, este mundo es el mejor y el peor que pudiera tocarnos en suerte.

    ResponderEliminar
  11. Aunque no haya dicho nada, yo también me he dado cuenta del cambio de imagen.
    No sé si es que estaba acostumbrada a la imagen anterior, pero me gustas más con el pelo largo y no es por comparar...
    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Es problemática la comparación de dos personas, pero también es ominosa la que uno puede establecer comparándose con los demás. Soy mejor, soy peor... El sentimiento de superioridad esconde detrás el miedo. Se necesita ser mejor porque existe temor. Y cuando uno se siente peor, es el sentimiento de humillación el que domina. Un aprendizaje básico sería el de no compararnos nunca. Cada uno tiene una historia radicalmente diferente. La comparación siempre es desasosegante. Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  13. Todo mundo las hace… Y la verdad es que es difícil quitarse esa terrible manía. Aunque deberíamos intentarlo.

    Un placer leerte.

    ResponderEliminar
  14. Tenemos muy desarrollado un sentimiento de competencia
    ...y la envidia, también.

    ResponderEliminar
  15. A CRISTAL:

    Ha sido una metamorfosis normal: afeitado completo, lentillas y nueva gorra, aprovechando las rebajas. Alguien me dijo que el look anterior le recordaba a Trotsky y eso exigía tomar medidas perentorias...

    Besos

    ResponderEliminar
  16. A JOSELU:

    Como bien dices, compararse uno mismo con los demás es ingrato, tanto si te consideras mejor, igual o peor. Supongo que es consecuencia de no saber aceptarse tal y como se es...
    Bienvenido a este espacio.
    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
  17. A SALVADORPLIEGO:

    El placer es gozar de tu visita.
    Bienvenido y un cordial saludo

    ResponderEliminar
  18. A TESA:

    Sin duda, la competitividad es la causa de esa mala costumbre de comparar.

    Un cordial saludo, Tesa

    ResponderEliminar
  19. Veo a las comparaciones como puntos de referencia: más que, igual que, tanto como... implícitos en el lenguaje.

    Las odiosas son las que tienen un cierto tono, un cierlo olor,... las caústicas, las que corroen, las que dejan escapar en mayor o menos dosis una nota malintencionada...

    Las gratificantes, sin embargo, reflejan, sin asomo de malicia, alguna cualidad, objetiva o subjetiva, que nos caracteriza en un momento puntual, o se nos hace crónico, siempre con respecto a...

    Sin ir más lejos: hoy fuí menos aguda y diligente que... y no por ello me siento más torpe.
    Cuestión de tiempo.


    Con respecto a tu Nick: más frío que el anterior.Mi punto de referencia: una sensación ligada a un sentimiento y al mucho tiempo que estuvo con nosotros. Pero si define a uno de mis extraordinarios, si a ti te sienta bien, lo acojo con tanto cariño como siempre...

    Besos con eso...

    ResponderEliminar
  20. A mí me debe faltar ese gen en el adn porque no creo haber comparado nunca a personas.
    Cosas, sí, situaciones, creo que también, pero personas.... no lo recuerdo. De siempre he aceptado a cada uno como es y ya está. No hay peores ni mejores. Sólo diferentes. No?

    Un beso, Luis

    ResponderEliminar
  21. A BORRAESO:

    Tu comentario es un ejemplo de ponderación, rigor y sentido común. Te sales...
    Lo de ser menos “aguda y diligente que...” ha sido una provocación que no tenía más objeto que reclamar tu presencia en esta casa. Y ha valido la pena.

    Lo del cambio de“nick” me está generando dudas porque tengo en altísima consideración los comentarios de según quién...

    Besos con lo mismo

    ResponderEliminar
  22. A NOVICIA DALILA:

    A ti no te falta ni te sobra nada. Si acaso, tener la autoestima más elevada.

    Todos somos diferentes y el que lo ignore, se equivoca.

    Muchos besos, Novicia, y bienvenida

    ResponderEliminar
  23. Andaba pensando, Luis, que no es el Nick (pues sigues siendo Luis Antonio) lo que has cambiado, sino la imagen que muestra...

    Por otro lado, la “Casmhere Wool” resta frío a la palidez...

    Mismo para ti!!!

    ResponderEliminar
  24. A BORRAESO:

    Que conste que tengo en altísima consideración vuestras opiniones, salvo las de los hombres, sobre la nueva imagen.

    En eso como en casi todo, mandáis vosotras

    Mismo "pa" ti...

    ResponderEliminar