domingo, abril 04, 2010

“Mostrarle a la mosca la salida del frasco”

Ludwig Wittgenstein, pensador vienés, es uno de los filósofos más importantes del pasado siglo XX. Cierta vez le preguntaron cuál era su misión como filósofo y su respuesta fue rotunda: “Mostrarle a la mosca la salida del frasco”.

No hay la menor duda de que las moscas somos el común de los mortales que nos hallamos apresados dentro de una botella y vamos un tanto enloquecidos o desorientados de un lado a otro zumbando sin ton ni son...Cómo hemos caído en semejante trance es un misterio, pero salir no es fácil porque la incapacidad para reflexionar y ser prácticos en la búsqueda de la salida nos mantiene en la botella.

¿Habrá que leer a Wittgenstein, pensar por nosotros mismos o esperar que algún otro nos abra la botella?

17 comentarios:

  1. Eso si algún listillo no pone el tapón antes.

    ResponderEliminar
  2. ¿Dónde estaba Wittgenstein cuando lo dijo? ¿Dentro del frasco o ya fuera?

    Besos con las patitas llenas de miel (ya puestos a ser mosca)

    ResponderEliminar
  3. A cualquier mosca y, sobre todo, si está mosqueada, le viene bien leer a los grandes filósofos.

    La humanidad ha ido avanzando gracias a las aportaciones de los grandes pensadores, que son los que empujan, como tú bien dices, al común de los mortales a entender los grandes enigmas de la existencia.

    Lástima que hoy en día se valore tan poco las grandes aportaciones de la Filosofía, lo que hace que cada vez haya más moscas atrapadas en el interior de las botellas.

    Un abrazo fuerte, Luís Antonio.

    ResponderEliminar
  4. Una pregunta en serio: ¿la botella seguro que tiene una sola salida, verdad? Si el filósofo llega a ser español y nos pone un botijo... Hala, ríete jaja
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Sabés por qué? A Wittgenstein le gustaba vivir en absoluta soledad, necesitaba aislarse de la gente. Era para quedarse solo dentro del frasco.

    Me encantan las botellas...epa, epa, no pienses mal, las de la foto digo.

    Besitos con zumbido

    ResponderEliminar
  6. MI PREGUNTA ES:
    ¿POR QUE ENTRAMOS EN EL BOTE?

    NAVEGANDO POR LOS PROCELOSOS MARES DE INTERNET HE ENCONTRADO ESTA ANECDOTA -IGNORO SI ES REAL-:

    Efectivamente en boca cerrada ni entran… ni salen moscas. A propósito de bocas y moscas viene a cuento la anécdota sobre aquel rey que el 25 de febrero de 1500, parió en un retrete, su madre la reina doña Juana ,esposa de Felipe el Hermoso e hija de los Reyes Católicos, y que pasó a la historia como Carlos I de España y V de Alemania . Carlos V, además de heredar de su bisabuelo Carlos, Duque de Borgoña, el nombre y los Países Bajos; heredó un mentón sobresaliente , a ese defecto se le llama prognatismo, que le impedía cerrar la boca, y de la familia Habsburgo un característico labio inferior prominente. Cuando Carlos V gobernaba España, un descuidado cortesano de Calatayud, sin darse cuenta del problema de nacimiento que impedía al rey cerrar la boca, no se le ocurrió nada mejor que decirle : “Cerrad la boca, Majestad, que las moscas de este reino son traviesas.” Se ignora lo que ocurrió al maño tras semejante metedura de pata, aunque es de suponer que nada bueno.

    SALUD LUIS.

    ResponderEliminar
  7. Adoro a Wittgenstein, es uno de los grandes pensadores del siglo pasado y de alguno más. Hay que leerlo siempre, es de una clarividencia infinita, para distraernos en nuestro constante aleteo sabiendo que nunca podremos salir de la botella, una botella imposible de traspasar. Como lo sabía Wittgenstein, como lo sabéis todos aunque juguemos a olvidarlo.

    ResponderEliminar
  8. Yo hoy me siento más mosca que nunca, así que leeré a Wittgenstein y seguiré pensando por mí misma, porque lo que está claro es que nadie nos abrirá la botella.
    Lo más curioso de ser mosca es que a veces sales fuera pero no sé por qué razón volvemos a la botella sin darnos cuenta.

    ResponderEliminar
  9. Luis, según el filósofo W.,es el leguaje el que nos tiene atrapados en la botella. Sólo el silencio puede sacarnos de ella.
    Así que callemos y veremos como salen las moscas zumbando.
    Pura técnica del psicoanálisis.
    Hablando de botellas, tenemos unas cervezas pendientes, con ese Tronchón de tu parte.

    ResponderEliminar
  10. Estoy segura de que las moscas encuentran la salida sin problema siempre que les dejemos quitado el tapón de la botella
    ...no hay más que dejarlas que huelan las heces y salen disparadas.

    ResponderEliminar
  11. Claro. Hay que esperar a que otro nos abra la botella.Ya desde "Las mil y una noches" se trata de este tema. El genio de la botella esperó años y años, y al fin, alguine le abrió la botella.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Callar,escuchar, ver, reflexionar y si nos lo piden hablar.. no sin antes haber pensado el que decir..

    Besos mi Luis querido

    ResponderEliminar
  13. A Pedro Ojeda Escudero:

    Quizás por esa “gracieta” no encontramos la salida...


    A Athena:

    Como filósofo que es, debe de estar fuera...
    Besos dulces, los tuyos. Gracias.
    Ahí van los míos.


    A Cristal:

    Quizás los filósofos no nos facilitan mucho la tarea de comprenderlos. Últimamente, alguno se ha dado cuenta de ello y nos lo hace más asequible.
    Otro gran abrazo para ti, Cristal.


    A Mamen:

    Me río porque tienes gracia JA JA JA...
    Otro abrazo, Mamen.


    A Maracuyá:

    A Wittgenstein le gustaba vivir en absoluta soledad y viendo el “paisanaje que deambula por esos mundos” se comprende...

    Tú y las botellas... Te recuerdo que aquí “tomar” no acostumbra a significar “beber”. ¿Comprendes ahora lo de “toma”?

    Otro abrazo embotellado


    A Groucho:

    Yo creo que ya nacemos dentro de la botella.
    Interesante anécdota. No la conocía.
    Salut i força


    Al Dr. Krapp:

    Pues si tú que adoras y lees al filósofo nos dices que “nunca podremos salir de la botella”, arreglados estamos. Siempre, optimista, ¿eh, Doctor?



    A Vanessa:

    Cuando lo hayas leído, ya me harás un resumen. Tus palabras son sabias. Lo de volver a la botella es porque está más animada, ¿no? Fuera está Wittgenstein y pocos más...

    ResponderEliminar
  14. Al Dr. Vitamorte:

    Sí señor, se refiere al uso del lenguaje.
    En la duda, callaremos. Da menos quebraderos de cabeza...
    Con el queso de Tronchón, mejor un tintorro, ¿no?


    A Tesa:

    Tu interpretación rompe moldes...pero, ante el panorama tan “plástico” que pintas casi prefiero quedarme dentro...

    A Miguel:

    Nos lo tomaremos con calma. Es cuestión de esperar un buen rato...
    Otro abrazo


    A Lisebe:

    Pero eso de pensar mucho, también cansa ¿no?
    Besitos, estimada Lisebe

    ResponderEliminar
  15. Allá o aquí, ni tomar ni beber quieren decir besos ¿Comprendes ahora lo de desatino?

    BESOS

    ResponderEliminar
  16. Yo sigo prefiriendo ser mariposa, aunque me ahogue en el mismo líquido :D

    Besos, Luis

    ResponderEliminar
  17. A Novicia Dalila:

    Sólo los que conviven con las hormigas saben apreciar las bondades de las mariposas.

    Besos, Novi

    ResponderEliminar