martes, diciembre 08, 2009

A VUELTAS CON LA POLÉMICA DE LOS MINARETES Y LA INTOLERANCIA PROPIA Y AJENA

No me ha sorprendido nada que los suizos hayan votado en contra de la construcción de minaretes. Los suizos son muy “suyos” y, sin duda, tendrán muchas virtudes, pero no la de la tolerancia. Y esto viene de lejos...El voto en contra de los minaretes es un voto racista. De eso no tengo la menor duda.

Que a los musulmanes, desde los luctuosos y trágicos sucesos que todos tenemos en la memoria, se les mira de otra manera, es cierto. Pero de ahí a generalizar el concepto que podamos tener de ellos hay un abismo. Hay musulmanes de todo tipo, desde los moderados hasta los más fanáticos y radicales de corte talibanesco o de Al -Qaeda. Pero pensar que los dos mil millones que profesan esta religión – la segunda del mundo – son de la misma cuerda, es injusto.

"Es que su religión desconsidera a la mujer en grado sumo". Cierto, y lo rechazo de cuajo, pero ¿alguien conoce una religión que no sea misógina? La Biblia, la Torah y el Corán son una buena muestra de ello. Si alguien conoce una religión que de verdad crea en la igualdad de hombres y mujeres que me lo diga...

"Es que el Islam es muy intolerante", se oye decir por ahí. Y ejemplos no nos faltan de ello. Posiblemente Afganistán nos venga a la memoria. Y muchos más... ¿Podemos presumir en Europa de tolerantes contemplando estas imágenes de la campaña a propósito del referéndum suizo...? ¿Nos tolerarán los nuestros si un día nos ponemos a rezar en dirección a la Meca? ¿Tenemos autoridad moral en Europa para presumir de tolerantes? Mucho me temo, y con esto exculpo en parte a los suizos, que los resultados de ese tipo de reféremdum sean muy semejantes si se llevan a cabo en Francia, España, Italia...

Aquí están las imágenes que hablan por sí solas. No hace falta ser políglota para entenderlas...










41 comentarios:

  1. Lo interesante del asunto es que el referéndum se ha sustanciado en el mismo detalle que preocupaba en la edad media: cada minarete era entonces un hito de terreno conquistado. Así es para los medievalizantes suizos, y me temo que también para los religiosos de los tiempos de Mahoma.
    Yo trato de no confundir racismo con religión. Creo que hay un racismo social, no cultural, y si hay que ponerse en contra de que las religiones, cualesquiera, campen por sus respetos, yo sí que me pongo, desde luego. ¿Me convierte eso en racista?

    ResponderEliminar
  2. A Bernardinas;

    Tienes toda la razón, no debe confundirse la cuestión racial con una u otra religión, pero lamentablemente se idenfican. Yo mismo debía haber cuidado más la elección de alguna de mis palabras.

    En modo alguno eres racista porque tengas todas las prevenciones que quieras con las religiones. Yo también las tengo, pero no me aceptaría a mí mismo si las hiciera extensibles a los de una u otra raza.

    Saludos, Antonio

    ResponderEliminar
  3. Es cierto que hay 2000 millones de musulmanes y que en su inmensa mayoría son pacíficos y buenos ciudadanos. Solo hay un problema: existen grupos integristas que pretenden instaurar su modus vivendi aquí en Europa de cualquier manera. Dos ejemplos recientes:
    1)El apaleamiento en una ciudad española de una mujer musulmana cuando iba a buscar a su hijo a la guardería por no llevar velo.
    2)El arresto de varios integristas que querían aplicar en Tarragona la sahría, es decir asesinar a una mujer también musulmana, por adulterio.
    ¿Estamos dispuestos a permitir que las leyes que nos hemos otorgado amparen a aquellos que intentan acabara con ellas y llevarnos a regímenes de una brutalidad inusitada?
    ¿Los occidentales, en especial las mujeres, debemos plegarnos a sus ritos y costumbres cuando estamos en sus países y ellos no van a aceptar las costumbres occidentales cuando viven entre nosotros?
    Gadafi ya lo sostuvo en su momento cuando afirmó que Europa terminaría ser conquistada por el Islam sin necesidad de derramar una gota de sangre y además empezó a practicarlo en Roma.
    Si los "buenos y sanos" demócratas prefieren rasgarse las vestiduras y proclamar la tolerancia universal para que no les tachen de racistas y así seguir durmiendo en su utópico paraíso de lo políticamente correcto es su problema, pero no por ellos dejará de agravarse esta situación tan peligrosa si no encontramos las medidas que la subsanen.

    ResponderEliminar
  4. Al Dr. Krapp:

    En modo alguno se deben permitir esas barbaridades que mencionas y la justicia debe aplicarse a todo aquel que la infrinja, pero no me pidas que nos pongamos a la misma altura de intolerancia porque eso nos convertiría en iguales, pero no en mejores

    ResponderEliminar
  5. Luis yo no estoy en contra de ninguna religión ni confesión.. lo que me parece abusivo es que confesiones intolerantes quieran ponerse por encima de leyes en distintos países exponiendo con ello un abanico de su poder e intolerancia, para que nos vamos a ir tan lejos si en nuestro propio país y es más en la zona en la que vivimos están intentando hacer lo mismo. Hablo de Piera donde vivo y de Manresa lugares de nuestra geografia común en la que intenta erigirse como cúspide de la moral haciendo que los demás seamos meros
    habitantes sin moral.
    Estoy totalmente en contra a los minaretes islámicos que lo hagan en su país pero que no quieran propagar un modelo moral islámico en el sitio de donde les dan de comer. Y que acepten de una vez que están viviendo en paises aconfesionales democráticamente.
    Es intolerable lo de Suiza y lo de Manresa y lo de el pueblo donde vivo. Si mi pais no me exige tener una religión..¿por qué tienen que venir de fuera a imponerme algo de la que estoy en total desconformidad?

    Eso me hace recordar que tardamos 800 años en echar a los árabes de este país y ahora es como si les estuvieramos pagando el billete de vuelta sin regreso..

    Besos querido Luis

    Pd. Me encanta el post!!!

    ResponderEliminar
  6. Coincido plenamente con tub reflexión, que da en la diana y aclara perfectamente lo que anida en ese referendum de Suiza, pais egoista donde los haya, que pronto marcará la pauta en otros paises europeos. La islamofobia se extiende como el aceite y poco a poco va impregnando nuestras sociedades con un punto de irracionalidad que parece irreversible, y que imputa a todos los musulmanes las mayores desgracias imaginables. Nadie habla de la violencia practicada por otras comunidades ni de la intolerancia de que hacen gala confesiones a las que no se les hace ningun reproche. Sin querer acometerlo, la Unión Europea ha de abordar una reflexión profunda sobre lo que significa su condición de espacio multicultural, que le permita definir la coexistencia entre comunidades diferentes, donde la únca regla que debe imperar es la defensa y el cumplimiento de los derechos humanos, asumiendo que la convivencia de las religiones es algo inevitable, regida por pautas de respeto y tolerancia. Me encantan tus fotos de Argentina. Las seguiré de cerca, porque veo que has descubierto e interpretado a ese país donde confluyen todos los apellidos del mundo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. He leido el comentario de Lisebe y no he dejado de asombrarme. ¿Imponer?, ¿propagar?, ¿erigirse como referencia moral?. ¿Dónde?. Aqui nadie trata de imponer nada. Simplemente practican su religión sin meterse con nadie. Lo que ocurrió el 11M no debe ser utilizado como estigma contra todo el mundo árabe, ya que, al hacerlo así, se demuestra la simplicidad, el fanatismo y la intolerancia que hay en muchas mentes bienpensantes. Y en cuanto a pagarles el billete de regreso.... sin comentarios.

    ResponderEliminar
  8. ¿Qué tendrá que ver la islamofobia -por cierto el tema de las fobias para descalificar pensamientos discrepantes tiene mucho éxito en nuestro tiempo- con el 11 M?
    Existen grupos radicales con el aumento de la emigración, pero no por culpa de ella, que quieren implantar la ley islámica a través de una doctrina totalitaria que la propia comunidad islámica debe controlar. Una doctrina, señores, que habla de recuperar Al-Andalus y someter a los infieles e incluso acabar con ellos. Una doctrina racista, que como nuevo Mein Kampf, se está imponiendo en seguramente por apelar a valores sagrados y esperanzas ultaterrenas que permitan aliviar el malestar de la pobreza y la marginación.
    Durante los años 20 y 30 del siglo pasado, algunos intelectuales europeos y americanos avisaron de los peligros del fascismo y del nazismo y se les tildó de alarmistas y cizañeros. Ahora como entonces, en vez de ver el peligro mucha gente prefiere mirar hacia otra parte y acusar a los que denuncian lo que ocurre. Manifestar los peligros de una situación no es xenofobia, es dejar constancia de que puede haber grupos que abusen de nuestras libertades para acabar con ellas. Sin más.

    ResponderEliminar
  9. Anónimo7:48 p. m.

    Ultaconservadores suizos y ultra progresistas españoles, parecen coincidir

    ResponderEliminar
  10. Dejé aquí mi comentario pero al parecer se ha perdido.
    Lo que venía a decir es que no tengo la menor duda de que lo que defiendes es la tolerancia y el respeto hacia todas las personas sus culturas y sus creencias. Pero mezclas religión, cultura, política, ley, consideración de la mujer, racismo,...Los políticos, los nuestros y los otros,echan mano demagógicamente de todo lo que pillan.Ya ves lo que está pasando en España. El gobierno con una mano subvenciona a la liga musulmana y con la otra quiere arrancar cruces ¿En qué quedamos? Minaretes y cruces están ambos en lugares públicos.
    Para hacernos una idea de lo que piensa la gente al respecto de minaretes y cruces, ahí va una muestra: http://www.elpais.com/encuestas/encuesta.html?id=13787
    http://www.elpais.com/encuestas/resultados.html

    ResponderEliminar
  11. A Lisebe:

    Coincido contigo en rechazar aquellas religiones monopolizadoras que no respetan las leyes civiles de países democráticos y que quieren imponer sus principios a todos, al margen de sus creencias.

    Discrepo contigo en casi todo lo demás. No me consta que nadie que viene de afuera quiera imponernos su religión. Si así lo hicieran, yo sería el primero a rechazarlo tajantemente. Ellos la traen consigo y quieren tener sus lugares de culto. Igual que hacen todos los emigrantes dondequiera que vayan. La religión es una cuestión personal y privada; las leyes y el respeto a los derechos humanos son de carácter social y obligan a todos tengan unas u otras creencias. Y en lo referente a traer a colación ahora el episodio histórico de la Reconquista me parece que no procede. ¿Te imaginas que todos hagan lo mismo? España podría salir peor que malparada...

    Sabes bien, Lisebe, que la discrepancia civilizada es enriquecedora. Con esto quiero decirte que al margen de que coincidamos o no en determinadas cuestiones, yo te tengo en grandísima estima.

    Muchos besos

    ResponderEliminar
  12. A Fernando Manero:

    Me alegra tu coincidencia porque tengo en altísima consideración tu manera de pensar y en no pocas veces me veo reflejado en ella, aunque me falta la claridad de expresión y de argumentación que tan bien te caracteriza.

    Sé que proponer este tema en estas circunstancias es muy delicado, ya que los ánimos están muy soliviantados, pero con interlocutores como los que acostumbran a pasar por este espacio tengo la certeza de que el respeto va a ser mutuo y todas las aportaciones van a ser enriquecedoras.

    Respecto al tema de Argentina, seguiré abordando cosas pendientes, pero alternándolas para no “agotar” al personal.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Gracias por tu visita a mi blog. Tengo problemas con tu otro blog, se me queda la págian bloqueada, como me ocurría a mí con el otro que tengo "Sangre mortal". Algo le ocurre a mi explorador Safari.

    Mientras esta religión siga considerando a las mujeres lo peor de la creación, mientras no respeten las leyes del país en que viven, cuanto más lejos mejor estos señores de los minaretes.

    Un gran saludo.

    ResponderEliminar
  14. Si. Es para reflexionar. Yo pienso que la religión no debería meterse en política y la política no debería meterse en religión...
    Pero ¿cuando es una cosa y cuando la otra?

    ResponderEliminar
  15. Me paso solo para agradecer la visita, con un poco mas de tiempo pasaré a comentar, su como siempre interesante entrada.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  16. AL Dr. Vitamorte:

    Sin duda es lo quiero manifestar a título personal. Lo de mezclar religión con cultura y política es inevitable. Todo va en el mismo “pack” en cuanto hacemos referencia al Islamismo.

    Respecto a las cruces, te diré que deben sacarse de la Escuela Pública y centros laicos, pero no tengo nada que objetar a que figuren en los colegios cuyo ideario sea de carácter confesional católico. Los padres que eligen estos centros ya saben lo que supone.

    Lo que piensa la gente está claro: en tiempos de crisis como la actual, la culpa, además de los gobernantes, es de los inmigrantes...(En la Alemania nazi era de los judíos; en la España franquista de los masones y de los rojos; en Cuba del bloqueo yanqui....)

    ResponderEliminar
  17. A Isoba (Maite)

    Quizás cambiando de explorador resuelvas el problema.

    ¿Sólo los musulmanes desconsidran a la mujer e infringen las leyes? Si hay que enviar lejos a todos los que lo hagan, a lo mejor nos quedamos "cuatro gatos..."

    Un saludo afectuoso

    ResponderEliminar
  18. Me hablaban el otro día, que estamos en un país multicultural, de la Fiesta del cordero musulmana.
    -Cordero para desayunar, para comer, para merendar, para cenar, y de postre cordero...
    -Y qué celebráis?
    -Yo que sé. Comemos cordero.


    Eso me suena...

    Leo en Google entonces que si Abraham, que si soñó, que su hijo, que te mato, vale papi, qué bien, sí,... que no, que no, que ya has cumplido con la visión, que mejor un cordero... y así acabamos con el sacrificio humano, que los dioses justos se cansaron.

    Claro que me suena la historia. Si hasta se repiten personajes!!!... pero yo, más guapo que tú, tengo más influencias... que no, que yo, que tú... y ahí empiezan las diferencias.

    Me indigno y abogo por un espacio común libre de religión (que no tradiciones, que las hay deliciosas y si no, se cambian) tan nocivo y sinónimo de engaños y abusos miles, confusión, manipulación de masas y todopoderosos con patas en una carrera de poder con faldas...

    Y me erijo como la más absoluta de los intolerantes y me torno radical. Mimemos o enderroquemos los edificios del pasado, que la memoria histórica es caprichosa, y los gobernantes y urbes también, pero abajo todos los edificios de culto de nueva construcción en espacio público, para no herir susceptibilidades, tampoco las mías.

    Religión, poder y fronteras siguen dándose, fuerte, fuerte, la mano y eso no me gusta nada.

    Un beso, Luis, con mis disculpas...

    P.D.: No hablo de Suiza pero supongo que allí, como en todos lados, habrá de todo y variado...

    ResponderEliminar
  19. Es un tema peliagudo porque cualquier posición tiene peros. Para mí hay una cuestión primordial en estos casos, el cumplimiento de las leyes y el respeto de los derechos fundamentales de los ciudadanos por encima de cualquier principio religioso. El problema de las religiones, sea la que sea, son los fundamentalismos y la posibilidad de convertir sus normas en leyes para todos.
    Creo que es más que una cuestión de minaretes, no entiendo las mezquitas que impiden la entrada a mujeres o a cualquier otro ciudadano que quiera visitarlas, me suena mal; en una corta estancia en Marrakech recuerdo la llamada a la oración permanentemente a todas las horas del día, el culto se impone, se recuerda de forma insistente y desplaza cualquier actividad ciudadana; tenía la sensación de que aquella gente estaba supercontrolada con tantas llamadas al rezo y pensaba si aquella llamada no era una especie de mantra que activaba su movimiento de forma automática.

    La religión debe ser ante todo algo personal y privado y quien realmente la profesa no necesita ni llamadas a la oración ni campanas. Por eso creo que los crucifijos tampoco deberían estar en las escuelas, porque es necesario respetar la libertad de todos y un crucifijo en un aula me parece que intenta imponer su criterio tanto como esas llamadas a la oración de que hablaba más arriba.
    Se debe velar por la integración y no por la asimilación pero no hay que caer en la trampa de una integración que cercene los derechos democráticamente conseguidos.

    ResponderEliminar
  20. Al Dr. Krapp:

    Islamofobia es hacer extensible un concepto negativo provocado por una minoría radical y fanatizada a la mayoría de los que profesan esa religión. Y es injusto a todas luces. Lo justo sería colocar todas las corrientes radicales y violentas en el mismo saco – talibanes, Al-Qaeda, Eta, gobierno israelí, dictaduras de uno u otro signo, etc. – y combatirlas, pero sin caer en las mismas maneras sucias, traidoras y viles.

    A la intolerancia no se le puede combatir con la intolerancia. Eso lo tengo muy claro.

    Pensar que unos son los “malos” y nosotros los "buenos" es maniqueísmo puro. Todos tenemos mucho de que avergonzarnos.

    Dr. Krapp, quizás yo esté en la luna de Valencia, pero todo eso que dice a propósito de que nos quieren implantar la ley islámica y recuperar Al-Andalus a través de una doctrina totalitaria, la guerra santa y tal, puede que se le haya ocurrido a algún grupo radical y fanatizado. No tengo la menor duda de que todos los de semejante especie, de uno u otro signo querrían, si pudieran, hacerse con el poder absoluto e imponer su ley despiadada y cruel.

    Yo no le veo a Vd. como alarmista ni como xenófobo. Tiene sus ideas, excesivamente pesimistas, en mi opinión, pero totalmente respetables y bienintencionadas. No tengo la menor duda, pero no participo de semejante fatalismo porque al ser humano, en general, le tengo en mejor consideración. A lo mejor mi problema es que peco del signo contrario al suyo.

    Puede contar conmigo para acabar con todos los que quieran menoscabar nuestras relativas libertades. Pero con todos, ¿eh? Que no todos los totalitarismos vienen de afuera. No pocos son de fabricación nacional.

    Pero déjeme que sueñe con un mundo mejor al actual en el que quepamos todos los seres humanos que no aspiramos más que a convivir en paz y concordia.

    Amén

    P.D. Tengo la certeza de que muchas personas rechazan a otras sin haberlas tratado ni conocido personalmente y se alimentan del sansacionalismo imperante.

    ResponderEliminar
  21. A P. Vázquez el "ORIENTADOR":

    Esa es la cuestión...

    Bienvenido, amigo

    ResponderEliminar
  22. A Borraeso:

    No tienes de qué disculparte, pero la intolerancia propia o ajena, en general, no conduce a buen puerto. Comparto la necesidad de poder vivir, si así se desea, sin religión alguna ni signos que la representen. Cada uno en su privacidad que haga lo que quiera sin faltar a los demás, claro.

    Besos y gracias por la lección de Hª Sagrada. La tenía un poco “apolillada”

    ResponderEliminar
  23. Después del comentario de Fernando Manero no puedo añadir ni una coma, pues me identifico totalmente con su postura.
    Nunca he pensado que la intolerancia se pueda combatir con intolerancia. Como la violencia no puede ser combatida con más violencia.
    En estos temas conviene ser cauto y cuidadoso, pues, por desgracia, el fanatismo se puede vestir de múltiples formas y maneras.
    Parece que en este, como en muchos otros aspectos, a la humanidad le cuesta mucho avanzar.
    Un abrazo, Luís Antonio.

    ResponderEliminar
  24. A Angie:

    Comparto tu comentario en casi todo y te felicito porque has estado muy ponderada y lúcida.

    Yo he visitado mezquitas en varias ciudades de Marruecos, en Turquía, en Egipto, en Túnez... sin problema alguno. Y también he visitado iglesias católicas o de otras religiones en los países mencionados.

    Besos

    P.D. Te echaba a faltar. ¿Para cuándo tu bitácora?

    ResponderEliminar
  25. A Cristal:

    Pues coincidmmos en la valoración de dicho comentario y me alegra saber que, equivocado o no, alguien me acompaña.

    Besos, Cristal

    ResponderEliminar
  26. Anónimo8:30 p. m.

    الله كبير ومتسامح

    ResponderEliminar
  27. Amigo Luis Antonio, suscribo a Krapp al 100%. En esto, y en casi todo, soy muy volteriana. Intolerancia para los intolerantes. Mientras en sus paises no se puedan construir más templos que los suyos, no sé porque motivo tendríamos que permitirles a ellos construir los suyos en los nuestros.
    Ya basta de cogérsela con papel de fumar y ser tan políticamente correctos.
    Ya sabes, por alguna otra entrada, de mi afición por los datos, sobre todo porque en la mayoría de ocasiones acostumbran a cantar claramente las situaciones. Bueno, pues según la ONU, OXFAM y AMNISTIA INTERNACIONAL, (entidades de toda mi confianza a este respecto) los datos a este respecto dicen lo siguiente: una de cada tres mujeres EN EL MUNDO, es golpeada, violada, maltratada o menoscabada. Sí, he puesto UNA DE CADA TRES EN EL MUNDO. ¿A ver si adivinas en que cultura están ubicadas la mayoría? Pues eso!
    Y no sigo, porque ni te imaginas la pereza que me da sacar lo que llevo dentro en este tema...
    Sobre todo porque siempre termino indignada por mi parte y vilipendiada por la mayoría.
    Voy a ver si encuentro tu mail por algún sitio y te envío un pps con un casamiento musulmán masivo de niñas menores de 10 años con hombres de más de 20... pero eso no sale en la prensa... total! ¿a quién le importa? si sólo son mujeres... pequeñas, pero sólo mujeres... y en esos países carne de cañón
    Te propongo, que para compensar, hagas tambíen una entrada sobre ello.
    Un abrazo amigo polemista.

    P.D. Jo! menos mal que me había propuesto dejar un comentario de 4 líneas. Sorry!

    ResponderEliminar
  28. "¿Alguien conoce una religión que no sea misógina?"
    Creo que no, querido Luis Antonio. Todas las religiones lo son, pero unas más que otras y algunas muchísimo.
    Hago mía la frase de Cristal: "Intolerancia para los intolerantes", en mi opinión cualquier juicio, cualquier conclusión, debería partir de esa premisa.

    Te mando un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  29. A Cristal00k:

    Estimada Cristal, te echaba de menos y me alegro mucho de tu retorno y en tan buena forma.
    Tolerancia con los minaretes y lo que conllevan no significa impunidad para los que se saltan nuestras leyes y perturban nuestras sanas costumbres. Para estos, todo el peso de la ley.

    Dicho esto, te agradecería que me explicases qué significa “intolerancia con la intolerancia”. ¿Se puede traducir esta frase a medidas concretas? Te ruego que intentes explicarlo porque, de lo contrario, mi imaginación se puede desbordar... y no me gusta.

    Todo lo que me explicas sobre el maltrato de las mujeres y esas bodas “infanticidas” me parece abominable. Supongo que sólo los gobiernos de los grandes Estados podrían presionar a estos países para que respeten los derechos humanos, pero como bien sabes, tanto los de un signo como los de otro, colocan los intereses materiales por encima de estas exigencias y se justifican con lo de la soberanía y tal...¿Hay que alentar a los partidos ultras para que alcancen el poder y pongan firmes a esas gentes con los métodos acostumbrados? Quizás Israel “nos podría echar una mano...”

    De verdad, no sé qué es eso de “intolerancia contra la intolerancia”, aparte de una frase rotunda.

    Te tengo en gran estima y lo sabes, pero no me negarás que esto de la polémica también te “pone”

    Besos y bienvenida

    ResponderEliminar
  30. A Sirena Varada:

    Es cierto que hay grados de misoginia y el Islam se lleva la palma.
    Me parece estupendo que hagas tuya la frase “Intolerancia para los intolerantes” y yo te pregunto lo mismo que a ella, ¿qué significa? ¿cómo se aplica? ¿qué medidas legales supone?
    Si colgar entradas de esta guisa significa gozar de tu presencia, siempre bienvenida, cuenta que no será la última.

    Mi abrazo, aún más fuerte que el tuyo (para compensar mi “blandura” en otros asuntos)

    ResponderEliminar
  31. ¡Qué guay este debate! Me lo he leído de pe a pa. Entrada y opiniones. Suculentas todas. Yo me reservo mi opinión sobre este tema.

    Sí diré algo que me ha sorprendido mucho: la opinión de Lisebe, la había leído algunas veces y la situaba en otro palo, valga la coloquialidad.

    Me ha sorprendido para bien además, no porque esté de acuerdo o no con su opinión -ya que he dicho que me voy a abstener- sino por la forma de exponerla. Cuando un tema tiene cierta cercanía con nosotros, la forma de abordarlo es muy diferente. Ella vive esa tolerancia obligada, como un problema, incluso como un peligro real, que tal vez lo sea, y sólo el tiempo lo dirá y eso ya la condiciona para opinar desde la ¿deseada? impersonalidad moderada.


    P.D. Aunque no venga al caso, voy a enlazar ese gesto de valentía incómoda que ha demostrado Lisebe, con el que acaba de realizar el adorable presidente Obama, en su políticamente "incorrecto" discurso al recibir el premio Nobel de la Paz. Podría haberlo esquivado, pero ha admitido que la paz, por desgracia, muchas veces, tal vez demasiadas, y la historia así lo demuestra, sólo es posible como resultado de una guerra. Chirria por todas partes ese discurso, sin embargo lo encuentro coherente. Un político coherente, a tenor de una realidad mundial, casi siempre espantosa, pese a los optimismos antropológicos de algunos, es siempre mejor que un político demagogo y buenista, pero viviendo siempre fuera de la realidad.

    ResponderEliminar
  32. A Atalaya:

    Respeto tu decisión de "abstenerte", pero no sabes cuánto nos gustaria tu aportación, sea la que sea, pero que siempre acostumbra a ser rigurosa, documentada, personal y convincente.

    Piénsatelo...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  33. Ay Luis, si todos pudiéramos vivir y dejar vivir, sin querer imponernos unos y otros...pero las religiones son las primeras que avasallan este principio de libertad y tolerancia aunque muchos de sus fieles sí lo practican. Pero en su mismo origen llevan las religiones luchas de poder, inspiración de temor, discriminación e intolerancia.
    Te lo digo desde un país donde la libertad de culto es irrestricta, donde hay mezquitas, sinagogas, iglesias católicas, protestantes, evangélicas, mormonas...pero también desde un continente donde muchísimos templos católicos fueron construidos sobre los de los pueblos originarios...y cuando digo sobre, es encima, con todo lo que esto significa.
    Nunca estaré a favor de la intolerancia de ninguna índole, tampoco de la imposición de ideas y el avasallamiento de una cultura sobre otra.
    Respecto a los hechos de discriminación, violencia y cualesquiera que atenten contra los derechos humanos (como los de una religión que se está extendiendo por aquí que prohibe algunas prácticas médicas a sus seguidores) están las leyes de cada país para evitarlos y juzgarlos, y en ellas me he amparado en más de una oportunidad cuando me ha tocado cerca...el mirar hacia otro lado ante ellos no puede ampararse en ninguna doctrina, ni religiosa, ni cultural, ni política.

    Un beso...

    ResponderEliminar
  34. Perdón, lo olvidaba...Explícame lo de las cruces. Aquí en las escuelas (salvo que pertenezcan a alguna religión), está terminantemente prohibido exhibir símbolos religiosos.

    Otro beso...

    ResponderEliminar
  35. A Maracuyá:

    Tu comentario me parece muy ponderado y convincente. Qué bonito si todos pusiésemos los medios para conseguir esa utopía de "VIVIR Y DEJAR VIVIR..."

    El conflicto de los crucifijos viene a cuento de que todavía se hallan en algunos centros públicos y el Congreso de los Diputados ha aprobado una proposición no de ley en la que se insta al Gobierno a aplicar en todos los centros escolares la jurisprudencia del Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo que asegura que los crucifijos en las aulas son "una violación de los derechos de los padres a educar a sus hijos según sus convicciones" y de "la libertad de religión de los alumnos".

    Y a partir, de aquí, el pertinente conflicto, aunque en áreas muy concretas.

    Besos, muchos

    ResponderEliminar
  36. Coincido en líneas generales con todo lo que dices, y sí, si se hiciese en otros países igual nos llevaríamos sorpresas.
    Mi opinión se sustenta en el principio de laicidad que debería existir, sin ir más lejos en España: se pueden levantar todos los minaretes, iglesias, sinagogas que se quieran siempre y cuando no supongan una imposición de culto para nadie, ni su construcción ni mantenimiento le cuesten un euro al Estado. Vamos que sean capaces de autofinanciarse... Incluso me parecen positivo que existan esos sitios para que quienes quieran adoctrinar a sus hijos empleen esos lugares y no empleen para ello recursos públicos.

    ResponderEliminar
  37. Hola, Luis Antonio.

    Soy nuevo aquí, pero, con tu permiso, voy a expresar mi opinión al respecto de este tema:
    La verdad es que me alegré cuando supe la noticia de que los suizos habían votado en contra de los minaretes. Visto desde fuera puede parecer un gesto de intolerancia, y es muy posible que en el fondo lo sea, pero... ¿de dónde nace esa intolerancia?
    ¿No crees que es algo que generan los mismos islamistas?
    Seguro que no todos son iguales, pero el Islam se ha creado a pulso una mala fama entre los europeos, y es muy comprensible que estos muestren ahora su rechazo.
    Cuando los árabes eran los "dueños" de la península ibérica demostraron ser un pueblo culto y avanzado, y podemos ver aún hoy restos de aquella cultura, tanto en la famosa Alhambra de Granada o la mezquita de Córdoba, como en la poesía de algunos autores andaluces.
    ¿Pero qué tiene eso que ver con los musulmanes actuales? Me temo que nada.
    Hoy en día esta gente lo que está intentando es una conquista del mundo occidental, y así lo vocean ellos mismos a los cuatro vientos constantemente. Ejemplos hay muchos, desde la condena a muerte de Salman Rushdie hasta los atentados, pasando por eso que comenta la amiga Cristalook de las bodas masivas con niñas menores de diez años...
    La verdad es que esta gente no nos lo pone nada fácil a los europeos, a la hora de querer ser tolerantes con ellos.
    Son muy bonitos los minaretes, que recuerdan el mundo casi legendario de las 1001 noches, pero ellos mismos se han encargado a conciencia de que veamos una sombra extraña en esos minaretes.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  38. A Panurgo:
    También estoy de acuerdo contigo en lo que expones, salvo que la palabra “adoctrinar” y lo que implica me despierta ciertas dudas no exentas de recelo

    ResponderEliminar
  39. Bienvenido a este espacio, Antonio.
    Yo no me alegré por ese resultado, pero lo respeto porque creo que la democracia, a pesar de muchos políticos que la denigran, sigue siendo el sistema menos deficiente, por ahora.

    Sin duda que ese recelo que mencionas lo despiertan los mismos islamitas, pero nosotros creo que la magnificamos. No tengo la menor duda de que muchos de ellos quisieran apoderarse del mundo occidental, pero nuestro mundo colonizó antes y de forma solapada neocolinaza ahora. Los del llamado primer mundo también tenemos muchas vergüenzas que ocultar y una historia que no es como para enorgullecerse de ella...

    También tienes razón cuando dices que esta gente no nos lo pone nada fácil. Yo también los considero herméticos. Y nosotros a ellos, ¿se lo ponemos fácil? El otro día, hablando con uno de ellos, me decía que en más de una ocasión al entrar en un vagón del “metro” había observado miradas recelosas y no en pocas ocasiones dejaban vacío el asiento contiguo. Te diré que esta persona tiene unos rasgos físicos inconfundibles, pero no es creyente... Sé que éste es un caso puntual y no hay que sacar conclusiones, pero a mí me gusta ser autocrítico y también me gusta ponerme en lugar del otro para intentar comprenderlo mejor.

    Me ha encantado tu presencia en este espacio y tu comentario enriquecedor, como todos, sin duda alguna.

    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
  40. LUIS ANTONIO, YO PROHIBIRIA -Y MIRA QUE ES FEA LA PALABRA- EDIFICAR CUALQUIER EDIFICIO QUE CONTRIBUYA A ABORREGAR A LA GENTE,
    LLAMENSE ESTOS, IGLESIAS, SALONES DEL REINO, IGLESIA EVANGELICA, MEZQUITAS, TEMPLOS, CATEDRALES...
    DESDE MI PROFUNDA Y ATREVIDA IGNORANCIA OPINO QUE LOS ESPACIOS YA CONSTRUIDOS SE PODRIAN UTILIZAR COMO MUSEOS, COLEGIOS, AAVV, CENTROS DE ACOGIDA PARA MAYORES, GUARDERIAS Y UN LARGO ETC. DE NECESIDADES QUE TIENE NUESTRA SOCIEDAD.
    SE QUE MUCHISIMA GENTE NO ESTARA DE ACUERDO CONMIGO... PERO COMO YO TAMPOCO ESTARE DE ACUERDO CON ELLOS, QUEDA COMPENSADO.
    UNA ABRAÇADA.

    ResponderEliminar
  41. A Groucho:

    Los edificios, sean cualesquiera, no tienen la culpa.(Estambul sin mequitas no sería la misma...) La responsabilidad siempre es de las personas. Mientras haya personas que no encuentran sentido a la vida sin la esperaza de un mundo mejor, habrá religiones y religiosos fundamentalistas que no tienen más fin que dominar mentes y corazones...

    Gracias por tu comentario que demuestsra tu coherencia de pensamiento.

    Un abrazo

    ResponderEliminar