jueves, abril 04, 2013

HOMBRES FRÁGILES: ¡ POR FIN !



Durante muchos siglos  la mujer ha personificado la fragilidad, el sentimentalismo, el espíritu materno... y  el hombre tenía que mostrarse ineludiblemente fuerte y autoritario, aunque ambas singularidades, en muchos casos, fuesen meras ficciones, sobre todo de puertas hacia fuera... Ahora, por fin, la mujer ya se permite ser fuerte públicamente y el hombre puede mostrar sus debilidades sin avergonzarse, sin acomplejarse y sin que el mundo se derrumbe.

Ya tocaba...

En el año 2008 escribí Los hombres no lloran. Si te pica la curiosidad, compara ambas entradas...

34 comentarios:

  1. Anónimo10:21 p. m.

    Ay, no estoy tan segura. Puede que mujeres y hombres se permitan mostrar sus fortalezas y debilidades traspasando los límites de los roles de género. Sin embargo éstos están tan arraigados y, lo que es peor, siguen reproduciéndose -no hay más que ver atentamente publicidades, libros de estudio, comportamientos de padres y educadores, entre tantos ejemplos- que quienes los transgreden, algún precio pagan.
    Beso.
    Su

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la generación de nuestros hijos observo cambios considerables en este aspecto. Creo que irá a más...

      Besos, Su

      Eliminar
  2. Anónimo10:29 p. m.

    ¿El anónimo se refiere a la o a el comentarista?
    Se refiere quizás al comentario, por eso no está la opción "anónima"?
    En cualquier caso, ¿por qué hay una silueta masculina?
    Otro beso.
    Su

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú abordas, con humor, el tema del machismo y tal, pero ahora no toca. El hombre, exprese o no sus debilidades afectivas, puede ser tan machista como el que más...
      Más besos

      Eliminar
  3. Algo de lo cierto, pero no sé hasta que punto funciona.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que este fenómeno no se da igual en todas las latitudes...
      Un abrazo

      Eliminar
  4. No creo que se trate de sentimentalismo o de fragilidad, sino de algo más sencillo que hemos ido desarrollando según vamos abandonando el machismo, y es la ternura, el cariño, la capacidad, no de fragilidad, sino de todo lo contrario, de proteger a las personas que amamos, que de eso trata el ser tierno. Siempre he creído que a los hombres nos ha costado mucho decir "te quiero", aunque lo sintiéramos, porque era señal de debilidad, siendo en realidad todo lo contrario. Creo que a todos, nos han hecho alguna vez ese reproche. Nos ha costado dar un paso.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto que no se trata de fragilidad, pero muchos lamentablemente lo consideran así...

      De proteger y de ser protegidos, ¿por qué no?

      Nunca me ha costado decir "te quiero"... Más bien he pecado de decirlo con extrema facilidad.

      Un abrazo

      Eliminar
  5. Debo venir de otro planeta, de otro mundo, en el mío no han existido diferencias; debí ser muy afortunada al ser educada por un buen hombre capaz de expresar ternura y una mujer muy muy dura; mis hijos se sentían iguales a sus compañeras al igual que mis nietos. Me alegra que esto se vaya normalizando, se trata de personas con más o menos problemas, muchos de ellos enraizados en su genética, si luego la cultura no lo medio "apaña", bien conocemos, porque hemos padecido, el resultado. Bss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te felicito. Has tenido la fortuna de vivir en un entorno ejemplar.

      Un abrazo, emejota

      Eliminar
  6. Y...no pasa nada cada uno que asuma el rol que mejor se le de...Hay que educar en igualdad y dejarse de tanta estrategia .Somos diferentes por la condición natural pero: podemos perfectamente hacer las mísmas cosas y sobre todo hay que luchar por las rivalidades y respetar para que te respeten.

    HOMBRES TIERNOS Y MUJERES RESPONDONAS JAJAJA...

    Un abrazo feliz finde :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que lo más natural del mundo es que unos y otras seamos tiernos y respondones...según las circunstancias.

      Un abrazo, Bertha

      Eliminar
  7. Yo creo que ya hace tiempo que los hombres muestran sus sentimientos y debilidades sin avergonzarse. No es nada nuevo. Ni siquiera cuando Miguel bosé cantaba aquello de "Los hombres no lloran, tienen que pelear", estaba vigente esa actitud.

    Un beso, Luis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suponiendo que te refieras a "unos cuantos años", pero al lado de los siglos que se ha mantenido el espíritu espartano entre los hombres, eso es una minucia...¿no?

      Besos, Novicia

      Eliminar
  8. Perdóname si, a pesar de que se van rompiendo roles,no me muestro muy efusiva, apostillando que aún queda mucho por hacer.
    El machismo de base,lentamente,va despareciendo,pero de manera sutil-o no tanto a veces- aún permanece en muchos ámbitos cotidianos.
    De todas formas,me parece magnífico que salga tímidamente esa ternura natural,que no sinónimo de fragilidad,de los hombres y por ende,esa fuerza femenina aflore de donde siempre permaneció subyugada a las consideraciones de una sociedad dominada por ideas arcaicas y patriarcales.
    Doña sentencias,me llaman...
    :)
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No estaba en mi ánimo abordar el tema del machismo, aunque sea inevitable relacionarlo con la manifestación emocional expresada o contenida.

      Mientras tus sentencias no nos condenen a las rejas, bienvenidas sean...

      Besos, Marinel

      Eliminar
  9. Dices bien en decir que todo es de puertas afuera. Por dentro las cosas eran diferentes lo cual propiciaba una distorsión mental muy difícil de sobrellevar.
    Desgraciadamente creo que los cambios son más aparentes que reales. Pon a dos hombres en un círculo de mujeres y al menos uno de ellos tendrá necesidad de hacerse el gallito interesante delante del grupo y si puede intentará reducir la influencia del otro varón. Pon a cuatro hombres juntos y al menos uno querrá demostrarle a los otros su indudable talento en la conquista sentimental. Son bravuconadas que revelan inmadurez pero están generalizadas no sólo entre los jóvenes y fuera de los círculos cultos. También funcionan de forma habitual allí donde supuestamente predomina la corrección y el buen gusto.
    Hablo de los hombres. Las mujeres lo que han tenido que hacer es llevar a lo público lo que manejaban a la perfección en lo privado y hay que reconocer que algunas se han revelado como auténticas depredadoras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo cada vez veo a menos gallitos de esos. Casi diría que los más bravucones hoy en día son los que se dedican a la caza...de animales y a la búsqueda de setas. Jajaja

      Suscribo tu último párrafo

      Eliminar
  10. Oye Luis, hay miles (qué digo, millones) de ejemplos de "Mujer" con todo lo que el concepto supone, fortaleza, vitalidad, honestidad
    Lo que no existía, era quien lo reconociera.
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es cierto, pero hombres que se mostraran débiles públicamente no se estilaban mucho, aunque también hubiese multitud, claro
      Una abrazo

      Eliminar
  11. A lo mejor otra vez te interpreto mal JOSE ANTONIO, pero creo que te refieres a que ahora socialmente se admite y es normal ver manifestar públicamente su sensibilidad e incluso debilidad o fragilidad a los hombres, tanto como a las mujeres y creo que a ello no ha contribuido tanto la evolución del feminismo o machismo, como la integración con cierta normalidad de la realidad homosexual, donde el rol femenino y masculino se ejerce indistintamente por hombres y mujeres.

    Como tú dices, en el pasado era tan rechazado, el perfil masculino sensible y débil, como el femenino agresivo y fuerte. Creo que la valoración de la sensibilidad en los hombres como cualidad ha dependido más que nada del nivel cultural de la gente. Hay que reconocer que el éxito entre las mujeres del perfil troglodita masculino ha sido alimentado y buscado por muchas mujeres, desgraciadamente. No todo el machismo hay que adjudicárselo a la intolerancia masculina.

    A mi también me impresiona mucho más ver llorar a un hombre que a una mujer y al contrario de lo que pueda parecer, las veces que lo he visto, el hombre en cuestión ha ganado muchos puntos...los hombre suelen cabrearse cuando en realidad tienen ganas de llorar, en el juzgado se ve más que en ninguna otra parte. En las situaciones extremas es donde aflora la verdadera naturaleza de la gente. Nada más conmovedor que un padre con los ojos inflados de llorar por un hijo, eso me desarma...a veces, termino llorando a dúo:))

    Creo que en general cuesta mucho mostrar los sentimientos de manera natural tanto a las mujeres, como a los hombres. Yo sufro el problema contrario, lo que me cuesta es no mostrarlos :))

    Muuchos besos y ya sabes, por mi sé toodo lo sensible que quieras, meencanta, además lo eres, así que por mi, toooodo perfecto. Sigue, tal cual;)

    Feliz finde, LUIS ANTONIO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque me sigas llamando JOSÉ ANTONIO, me interpretras correctamente.

      No sé si soy o no sensible, pero pertenezco a la genración que en su infancia escuchó una y otra vez aquello de que "un hombre no llora"... y eso deja huella. No recuerdo haber llorado desde la infancia, externamente, claro...

      Muchos besos, María

      Eliminar
    2. Perdóname por favor jajaja es que Jose Antonio, me es más fácil que Luis Antonio, con tu nombre solo te conozco a ti y por eso te rebautizo sin querer... mira, para compensarte, acabo de dejarte un tema en la contestación en mi blog para ti, seguro te hace sonreír, es muuy divertido ¡¡fíjate en la Sra del sombrerito de Flores!! :-)

      No me puedo creer que no hayas llorado desde la infancia... buufff, yo lloro tanto como río, a veces las dos cosas a la vez, e incluso empiezo por una y termino con la otra:-)


      Muaaaaaakss!!

      Eliminar
    3. Hay muchas maneras de llorar, estimada María...
      Voy raudo en busca de la Sra. del sombrerito de Flores. ¡Qué emoción...!

      Besos

      Eliminar
  12. Yo no sé si es genético o educacional. Porque en las escuelas infantiles lloran tanto niñas como niños. Y no es hasta Secundaria donde se ve que las chicas son más lloronas que los chicos.
    Te diré que llorar es una buena y válida válvula de escape de las emociones. Y que según en qué situaciones resulta muy eficaz. Yo creo que hay que saber utilizar las lágrimas y no derramarlas al menor contratiempo, porque esto demuestra debilidad. Pero en ciertas ocasiones, como decía más arriba, unas lagrimas a tiempo pueden ser muy positivas. Por eso el hombre tiene que aprender a llorar. Hay que saber contener el llanto en su justa medida y derramarlo cuando venga la ocasión, y no solo, como me decían a mí de pequeño, en los entierros, que era el único lugar público donde se podía ver llorar a un hombre sin perder la hombría y la dignidad.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo con tu comentario, Miguel

      Un abrazo

      Eliminar
  13. Tocaba.
    Espero que pronto hallemos el término medio justo...

    ResponderEliminar
  14. Igual es que empieza a entenderse un tanto -y de una p. vez- que por encima del sexo que nos haya tocado, todos somos personas. Sin más.

    Un beso, Luis Antonio :*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En tan pocas palabras es difícil decir más... Esta es mi chica.

      Besos, Vero

      Eliminar
  15. No quiero parecer demasiado dura ni cruel, pero me consta que la mujer, algunas mujeres, en muchos casos, se aprovechan de ese tonto estereotipo de que la que llora es más sensible y femenina, y sus lágrimas, en las que han adquirido una tremenda práctica y las logran con increible facilidad, son una estrategia más para lograr sus objetivos y conseguir de los demás, especialmente de los hombres, cuanto desean. Nada os conmueve tanto como una mujer llorando, sobre todo si es bonita ¿Me equivoco?

    Por supuesto, esto no siempre es así, no todas las lágrimas femeninas son de cocodrilo, pero sí ocurre que nuestra sociedad no enseña a las mujeres a controlar sus emociones, al menos no de la misma manera que a los hombres. No estoy de acuerdo con ese tipo de educación, y me parece genial que los hombres dejen de reprimir sus sentimientos o emociones y se entreguen al llanto sin prejuicios cuando sea necesario, pero claro está, sin que en ellos también se convierta en un método fácil de persuasión.

    La hipocresía me saca de mis casillas venga de quien venga.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Comparto lo que expresas en tu primer párrafo y me alegra que sea una mujr quien lo ponga de manifiesto. Si lo hago yo, como mínimo....me cuelgan. Algunas...

      Y con el segundo, no puedo estár más de acuerdo. Nrci.

      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  16. Comentario para nota :

    "Oye Luis, hay miles (qué digo, millones) de ejemplos de "Mujer" con todo lo que el concepto supone, fortaleza, vitalidad, honestidad
    Lo que no existía, era quien lo reconociera.
    un abrazo" entrelasarte (Omar)

    Al que sólo añadiría: y viceversa.

    Dejando aparte la reserva o apertura natural o enfermiza de algunas -personas- se crearon artificialmente (obviaremos porqué y por quien) esos malditos 'roles' que tanto daño han hecho y siguen haciendo...

    Pero apartando la primera capa de nata, debajo casi siempre acostumbra a haber leche.

    En fin! un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Mientras sea buena...la leche.

    Nada que objetar, estimada Cristal.

    Un abrazo

    ResponderEliminar