viernes, mayo 18, 2012

"Mi ara con lavamanos"


32 comentarios:

  1. ¿Para cuantos habrá sido ese recinto nuestro lugar sagrado? En concreto, para que mi madre me dejara leer tranquila, debía de sentarme en el trono con todo miramiento, para luego oirle exclamar: esta niña va estreñida,la consecuente lavativa siempre compensaba el placer de la lectura tranquila. Bss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu madre tenía mucho sentido del humor...
      Abrazo

      Eliminar
  2. Creo que siempre será esa especie de refugio,indiscutible y necesario, donde encontrarse cara a cara con la realidad sin empaques.
    Y como ya no encuentro tan mágico el espejo, procuro utilizarlo más por necesidad que por evasión...
    :(
    Cosas de la vida,je,je,je
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco lo encuentro mágico. Si acaso, muy sincero...Demasiado

      Besos

      Eliminar
  3. Curiosamente, yo he sido incapaz de leer en él ni tan sólo el periódico. Tal vez por esas reminiscencias infantiles, en que para limpiarnos usábamos hojas de periódicos, tacto bastante desagradable para zona tan sensible.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no sé estar en el "trono" sin algo para leer...o el iPad
      Un abrazo

      Eliminar
  4. No entiendo tu pesadumbre. El espejo habla de vida vivida y de vida por vivir. De tiempo experimentado por el que has navegado casi sin daño. Con una infinita curiosidad, una larga experiencia que transmitir y con ganas de seguir aprendiendo. Tú eres el mismo que eras aunque tu cuerpo haya cambiado. Quizás es que miras con ojos que no son los tuyos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me has llegado al corazón, amigo Krapp

      Eliminar
  5. Luis antonio es el mejor invento que se hizo jamas, como bien dices nunca miente y nos dice la verdad muy a pesar de que algunos la disimulen, espero sigamos visitandolo mucho tiempo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Lo único malo de ese lugar es que para algunos es el lugar que merecen sus decisiones políticas,que no huelen bien, y además deben de tener espejos de madera...


    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A lo mejor tienen espejos como los de la calle del Gato de Madrid...

      Un abrazo

      Eliminar
  7. Hay espejos y espejos. Algunos mienten, agrandan la imagen, la transforman.
    No siempre dicen la verdad. Bueno eso me digo en mañanas que no me veo como quiero verme, ja,ja.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay que descartar que también digan alguna que otra mentirijilla. Nadie es perfecto...
      Un abrazo, Alicia

      Eliminar
  8. Yo me pasaba horas. Ahora le toca a mi hija adolescente y no me deja entrar a reencontrarme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los adolescentes acostumbran a monopolizarlo. Sobre todo "las"...

      Eliminar
  9. Creo que es de las pocas estancias de la casa donde es importantísimo estar solo. No sólo por lo escatológico del tema, sino porque nos sentimos libres para ser nosotros mismos.
    Los espejos son neutrales. La diferencia la marcan los ojos con los que nos miremos.

    Un beso, Luis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo que el "salón del trono" tiene muchos adeptos...
      No sé, Novicia, si lo que cambia son los ojos o más bien la imagen...
      Besos

      Eliminar
  10. Respuestas
    1. Te arriesgas a cortarte cuando te afeites...

      Eliminar
  11. ...y hay tantos incredulos...
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gustaría ser incrédulo cuando el espejo te canta algunas "verdades".
      Un abrazo y bienvenida

      Eliminar
  12. Yo ya no me miro en el espejo casi nunca, no me intereso demasiado.
    Antes era mi aliado.... Un abrazo Lola

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay aliados poco fiables...aunque canten las verdades.
      Un abrazo, Lola

      Eliminar
  13. Te cambio el lavabo por la pantalla y estamos casi en las mismas.

    Un beso, Luis Antonio.

    ResponderEliminar
  14. Tienes razón, la pantalla está compitiendo con el espejo y lleva las de ganar...
    Besos, Vero

    ResponderEliminar
  15. Yo tengo que evacuar a mi pequeña de nueve que lo tiene muy ocupado a toda hora. No puedo enojarme, porque solía ser igual a su edad y durante años hasta que llegaron los verdaderos espejos: ¡los hijos! Ahora añoro el tiempo de disfrutar el otro espejo, aunque con lo que veo de refilón mientras entro y salgo, pensando en qué era lo que tenía que hacer o qué iba a buscar, me basta y sobra, ya no me sienta bien el detalle... Se añora el tiempo que uno tenía para pasar ensimismado en el baño tanto como la imagen que aquel espejo devolvía, que se ha perdido y nunca volverá.

    Un beso, Luis Antonio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso de "no me siento bien al detalle", aunque con otras palabras, también lo dijo Joan Manuel Serrat. Creo que es problema de muchos entre los que también me incluyo.

      Las que sí vuelven son las golondrinas...

      Besos, Fer

      Eliminar
  16. Muy bueno, me ha gustado mucho!
    El espejo nunca miente, yo a veces temo mirarlo pues no siempre queremos oir la verdad; menos mal que de momento no habla, así no aprenderá a mentir.
    Besoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A tu edad no deberías tener temor alguno, Vanessa.
      Besos

      Eliminar
  17. El baño es el único sitio de la casa que de alguna forma concebimos como propio. Me explico, en cualquier otra parte de la casa se comparte en determinado momento el espacio, pero el baño es el lugar en que estamos sin interferencias de los otros, por eso lo sentimos como más íntimo. Claro que de la cocina también podríamos hablar en cuanto a entradas e intimidad del recinto en cuestión.

    Espejos tengo dos, el de encima del lavabo y otro colgado en la puerta del baño, si no a ver cómo me arreglo el pelo por detrás....

    No entro con lectura ni con iPad.

    Besos.

    ResponderEliminar
  18. Nos estás dando muchos detalles de tu intimidad. Lo del espejo de la puerta es muy original. Yo no me lo pondré... No sea que me cante las verdades sobre el pelo que aún resta por esas cumbres...

    Lo de leer en el baño lo hago desde que le tomé gusto a la lectura de tebeos y novelas del FarWest...allá por la más tierna de las infancias.

    Besos, estimada Angie

    ResponderEliminar