martes, octubre 09, 2018

Aniversario del 8 de octubre de 2017




Ayer hizo un año de la manifestación en Barcelona a favor de la Constitución, la unidad de España y en contra del nacionalismo independentista catalán. Esta manifestación sorprendió a los más optimistas de sus organizadores y sirvió para dar voz  y presencia física a esa otra Cataluña que venía manteniendo un silencio y una pasividad que hacían dudar de su existencia y de la pluralidad identitaria de sus gentes. Tengo constancia de que algunos todavía no se han recuperado del impacto sorpresivo que supuso este evento. Sirvió también para demostrar que las calles no son exclusivas de nadie, si acaso, son de todos...

Los manifestantes, aun siendo simpatizantes de diversos partidos, coincidían en creer en la democracia, en la libertad, en el Estado de derecho y en la Constitución de 1978. Ese era su común denominador.

Cualquiera que tenga nociones de historia contemporánea sabrá que la pasión nacionalista ha causado grandes estragos en la historia. El nacionalismo, y algunos parecen haberlo olvidado, ha llenado la historia de Europa y de España de cruentas guerras. ¡Nunca más!

De los distintos oradores que hicieron uso de la palabra, quiero destacar a Mario Vargas Llosa, Premio Nobel de Literatura, que se expresó en estos términos:

"Queridos amigos. Todos los pueblos modernos o atrasados viven en su historia momentos en los que la razón es barrida por la pasión. Y es verdad que la pasión puede ser generosa y altruista cuando inspira la lucha contra la pobreza y el paro. Pero la pasión puede ser también destructiva y feroz cuando la mueven el fanatismo y el racismo

Y además de catalanes, hay aquí, esta mañana, miles de hombres y mujeres venidos de todos los rincones de España —e incluso del Perú—, a decirles a los amigos catalanes que no están solos, que estamos con ellos, que queremos dar juntos con ellos la batalla por la libertad. Estamos armados de ideas, de razones y de una convicción profunda de que la democracia española está aquí para quedarse. Y que ninguna conjura independentista la destruirá.

No queremos que los bancos y las empresas se vayan de Cataluña como si fuera una ciudad medieval acosada por la peste. No queremos que los ahorristas catalanes retiren su dinero por la desconfianza, por la inseguridad jurídica que les merece el futuro de Cataluña. Queremos, por el contrario, que los capitales y las empresas vengan a Cataluña para que vuelva a ser, como tantas veces en su historia, la capital industrial de España, la locomotora de su desarrollo y su prosperidad.

Queremos que Cataluña vuelva a ser la Cataluña capital cultural de España, como era cuando yo vine a vivir aquí, en unos años que recuerdo con enorme nostalgia. Eran los últimos años de la dictadura franquista. La dictadura se deshilachaba y hacía aguas por todas partes. Y ninguna ciudad española aprovechó tanto como Barcelona esos resquicios de libertad para volcarse al mundo y traer del mundo las mejores ideas, los mejores libros, todos los grandes logros de la vanguardia. Por eso venían los españoles a Barcelona. Porque aquí los aires eran ya los de Europa. Es decir, los de la democracia y la civilización.

Aquí, en esa Cataluña se reunieron, después de haberse dado la espalda desde la guerra civil, los escritores españoles y los escritores latinoamericanos. Aquí, yo he visto llegar a Barcelona a muchachas y muchachos de toda América Latina, con vocaciones artísticas y literarias, que venían porque aquí había que estar si uno quería triunfar en el mundo de las artes, del pensamiento, de la literatura. Venían aquí como nosotros en las generaciones anteriores íbamos a París. Queremos que Barcelona, que Cataluña, vuelvan a ser la capital de la cultura de España.

Queridos amigos. España es un país antiguo. Cataluña es un país antiguo. Hace 500 años sus historias se juntaron y se juntaron con las historias de vascos, de gallegos, de extremeños, de andaluces, etcétera. Para crear esa sociedad multicultural y multilingüística que es España. Ahora, desde hace 40 años, además de recuerdo de un pasado grandioso y a veces trágico, España es también una tierra de libertad, una tierra de legalidad. Eso el independentismo no lo va a destruir.

Se necesita mucho más que una conjura golpista de los señores Puigdemont y Junqueras, y de la señora Forcadell, para destruir lo que han construido 500 años de historia. No lo vamos a permitir. Aquí estamos ciudadanos pacíficos, que creemos en la coexistencia, que creemos en la libertad. Vamos a demostrarles a esos independentistas minoritarios que España es ya un país moderno, un país que ha hecho suya la libertad y que no a va a renunciar a ella por una conjura que quiere retrocederlo a país tercermundista."

No tengo la menor duda de que muchos independentistas harían suyos muchos de los deseos expresados por Vargas Llosa. Otra cosa es que se atrevan a manifestarlo públicamente... 


33 comentarios:

  1. No me siento cómodo en este tipo de manifestaciones, de un lado y del otro, aclaro. Entiendo que una parte quiera responder a la actitud desafiante de la otra, movidos por el ímpetu de enfrentar una realidad a la otra, pero la idea que subyace siempre me resulta la misma… al final me parece ver a dos púgiles en el cuadrilátero que se miran desafiantes, intentando intimidar, antes de iniciar el combate. Es algo así como; si tu pides una ración, yo la pido doble; contra una exhibición de poder, otra de más poder aún; si tu subes la bandera hasta aquí, yo la subo hasta el más allá. Y suma y sigue.

    No sé, supongo que el problema es mío. Me debo de haber equivocado de época…
    Cuídate, amigo Luis Antonio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El nacionalismo de unos aviva el de otros. Y eso se traduce en esas muestras competitivas de a ver quiénes llenan más las calles...ignorando que lo que de verdad cuentan son los votos.

      Gracias por tus buenos deseos, Paco.

      Eliminar
  2. También es verdad que yo no sufro el problema a las puertas de casa, como sí te ocurre a ti, Luis Antonio. De lo contrario es posible que mi sentir fuera otro.

    Cuídate de las pasiones desaforadas, estimado Luis Antonio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé cuál seria tu sentiré, Paco. El mío es, ya lo sabes, de preocupación. Y no soy el único en sufrir ante este dilema.

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Las personas, todos, conmemoramos cosas porque la realidad del día a día nos resulta poco estimulante. Necesitamos acogernos a momentos heroicos para darle sentido a nuestra realidad y darle un norte al que dirigirse.
    No sé si es lo más adecuado, ni lo más aconsejable pero es difícil escapar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y formar parte de una u otra tribu para no sentirte solo...A mí, sin embargo, me agobian las masas

      Eliminar
  4. No comparto el discurso de Vargas Llosa. Los políticos en la cárcel no hacen nada más que mantener el fuego encendido. Y Vox, PP y Ciudadanos refuerzan el irredentismo catalán. Me quedo con la frase que leí hace unos días. España no es nada sin Cataluña y Cataluña no es nada sin Europa. Santi Vila definía el catalanismo por su voluntad inalterable de ser, de pervivir y su capacidad para crear riqueza y repartirla equitativamente. Ciertamente el deseo de independencia no es compartido por la mitad de los catalanes y resulta insensato poner en riesgo todo lo conseguido entre todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo admiro a Vargas Llosa como autor de obras literarias desde hace muchos años, pero en este caso concreto también estoy de acuerdo con lo que manifestó en ese discurso. Lo que viene a decir en definitiva es que desea lo mejor para Cataluña entera.

      Eliminar
  5. Comparto la opinión de Santi Vila un extracto de la cual creo muy interesante;
    Visto así, pienso que el problema ya no es de Catalunya sino del conjunto de los españoles. Porque España, o será plurinacional o no será. La identidad nacional tendría que ser un sentimiento de pertenencia vivido como la confesión religiosa, desde la libertad individual pero también desde el respeto y la tolerancia hacia la del vecino. Después de 40 años de consecuciones exitosas en ámbitos tan diversos como la economía, la sociedad o la moral, España no debería permitirse tropezar de nuevo con el desafío de la modernidad y menos aún ante el reto de hacer de la diversidad, también de la diversidad nacional, un valor y no un problema. Desde esta perspectiva erradicar el nacionalismo español –y también el catalán– es la última de las asignaturas pendientes para un proyecto político, que tiene que poder cimentarse, como en los países más adelantados, únicamente en el patriotismo constitucional.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo con lo que expresas en tu última frase: "Desde esta....

      Eliminar
  6. Sobre el discurso de Vargas Llosa, sólo te diré una cosa sin entrar en el fondo: NO ES LO MISMO UN HOMBRE DE PALABRAS QUE UN HOMBRE DE PALABRA... cada cual elige bandos o se queda en posición neutral, según, sin, sobre, tras...

    El conflicto de Cataluña, iniciado con temeridad política y sin pensar en las nefastas consecuencias que ha producido, sólo se arregla con diálogo... si queremos que se arregle con banderas, cada bando luchará por la suya... en un trapo, dicho sea con todos los respetos, pueden y deben caber las ideas y colores de todos los corazones si la razón es capaz de gobernar sobre las vísceras... si los dos bandos van a por la victoria, el campo de batalla "se llenará de sangre" y habrá daños colaterales indeseables, ¿por qué no pactar tablas, en vez de vivir en un jaque continuo de amenazas y desafíos?

    No me gustan los discursos que azuzan a las masas para que se metan de patitas en la hoguera de la hostilidad... prefiero el silencio y la negociación tranquila que busque soluciones eficientes y eficaces, donde se pacte una convivencia de ideas compartidas y de paz social...

    Los independentistas la cagaron bien cagada... pienso que para tapar toda la mierda que ya había del truco y del trueque de los tantos y de los tontos por ciento... y algunos vieron posibilidades teatralización de la guerra para tapar el truco y el trueque del "do ut des"...

    Más allá de las apariencias están las esencias... a veces los discursos se visten con palabras para que las primeras tapen las vergüenzas de las segundas...

    No sé, supongo que cada uno vemos las cosas según somos...

    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como bien sabes, porque lo he expresado en esta bitácora hasta la saciedad, también creo que no hay más solución que dialogar y pactar sin más límites, claro está, que los que señalan las leyes vigentes. Ignorarlas sería un desastre. Creo.

      Un abrazo

      Eliminar
  7. de teatralización (quise escribir)

    ResponderEliminar
  8. Pues yo creo que esto no se arregla con diálogo, mira por donde...
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy expectante esperando que me digas, si no te importa, cómo crees tú que se arregla... pues, si no es hablando como se entiende la gente, refranes a parte, qué sugieres como método para alcanzar ¿qué fines? ¿La paz social definitiva o el conflicto perpetuo?

      Tu idea parece diferente a la mía pero ¿por dónde miro para enterarme de ella? ¡Si fueras tan amable de contárnosla!

      Saludos.

      Eliminar
    2. Impersonem a la tarde te contesto, que ahora estoy con el teléfono y esto requiere escribir bastante.
      Un saludo

      Eliminar
    3. Vale, gracias. Saludos.

      Eliminar
    4. So una de las partes, estoy pensando en el Sr. Quim Torra, sólo propone como tema para tratar: independencia o independencia, el diálogo es más que imposible, es absurdo.

      Y esto es lo que da pretexto a otros para que dejen de creer en él y propongan medidas más coercitivas...¿Verdad, Temujin?

      Eliminar
    5. No es pretexto, es solo exponer un hecho, ¿De que hablamos cuando dicen si o si?, pues... que va a ser que no... ¿Te imaginas a Torra con un arsenal o capacidad militar? da miedo...
      Un saludo

      Eliminar
  9. Yo no sé si se arregla o no con diálogo, pero si creo firmemente que debería arreglarse con diálogo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debería, pero parece ser que algunos no están por la labor...

      Eliminar
  10. Buenas tardes, lo que yo haria seria lo siguiente:

    1. Disolver los Mossos e incluirlos en los demás cuerpos de Seguridad del Estado, así como el tema de prisiones y toda la estructura de Seguridad.
    2. Centralizar Educación para garantizar la libertad de elección de idioma en el aprendizaje y digo libertad de elección, no imposición, como hacen estos.
    3. Centralizar Sanidad.
    4. Centralizar Justicia.
    5. Prohibición de que cualquier entidad, partido político , asociación o cualquier otra forma de colectivo que defienda la secesión reciba ni un solo euro público en cualquiera de sus formas, municipal, comarcal, provincial, autonómica o la que sea, bajo sanción o condena penal, depende del importe. No vamos a ser tan estúpidos de financiar directa o indirectamente la secesión, o videos como el de España nos roba, como hacemos ahora.


    Y emulando a Núria Gispert, la imbécil que fue presidenta del Parlamento Catalán, si no le gusta España, que se vaya, así de claro. Pero sobre cambiar las fronteras de mi país o modificar su territorio decidimos todos los españoles, no una parte, se llama democracia.

    Estoy harto de aguantar insultos y desprecios de esta cuadrilla, harto, que si España me roba, que si los españoles somos vagos, que si somos bestias carroñeras con una tara en el ADN, que si somos fascistas todos y las lindezas que nos dedican al resto de habitantes de nuestro país.
    Dentro de 20 ó 30 años dialogamos lo que sea, pero no antes.
    Un saludo y espero haberme expresado con claridad.

    ResponderEliminar
  11. Por cierto, se me olvidaba, cerrar todas las embajadas y vender los locales si son de propiedad para sacar a los niños de los barracones en que están algunos escolarizados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te has expresado muy claramente, otra cosa es que mi torpe inteligencia haya entendido todo lo que has dicho... de momento me asalta una duda: ¿pero hacemos esto en toda España o sólo en Cataluña? ... (Razone la respuesta, por favor)

      Parece ser que tú antepones lo de vencer a lo de convencer (esto último ya lo dejamos para dentro de 20 ó 30 años)... de repente la mente se me fue a un aula (creo que a la magna) de la Universidad de Salamanca... no sé explicar por qué, pero se me fue ahí...

      Cometieron un grave error... no saben cómo salir del charco... y quieren firmar tablas... y por cuestiones de tributos y atributos ¡dejamos pasar esta coyuntura favorable!

      No sé Temujin... con diálogo, la solución es difícil pero no imposible... para aplicar lo que tú dices (si es sólo en Cataluña) tienes que meter el ejército sí o sí... o si no dime cómo lo haces...

      Bueno, tú te explicas con claridad, juzga tú si yo también.

      Saludos.

      Eliminar
    2. Me parecen muy acertadas las peticiones que Imnpersonen solicita a Temujin. Las subrayo

      Eliminar
  12. Yo esto lo haría extensivo a todas las administraciones que no cumplan con sus obligaciones. Las autonomías es un sistema de vertebración del Estado que puede funcionar bien cuando los que asumen el trabajo se dedican a hacerlo con dedicación y lealtad a la responsabilidad que le ha sido otorgada, sin embargo, hemos visto que, con el consentimiento del Estado (PP y PSOE que se beneficiaron de los pactos con CIU y miraron a otro lado), como se empleaban las administraciones para generar división, para elevar resentimientos y para romper nuestro país.
    Cuando no se trabaja para el bien de todos los ciudadanos, como en el caso actual de Cataluña, se interviene y se garantizan derechos tan fundamentales como la libre elección del idioma en el que que quieres escolarizar a tus hijos o qué órganos políticos como Ayuntamientos o la Generalitat no utilicen lo que es de todos para sus fines particulares, o que se incumplan de forma reiterada y flagrante la LEy que todos votamos y que todos nos dimos, sea en Cataluña o en Murcia.
    La diferencia de un país bananero con un país desarrollado es que nadie está por encima de la Ley, es la que nos hace a todos iguales y que, al mismo tiempo, todos, si queremos, podemos cambiar y estos se creen por encima de la ley.
    ¿Debemos convencer a un maltratador de que no viole o meterle en la cárcel?
    ¿De que hablamos con unas personas que dicen "si o si"?
    ¿Que dialogo debo tener con una persona como Torra que dice que somos seres inferiores?
    Esto pasará más tarde o más pronto, con mayor o menor intensidad, pero pasará, y no será necesario meter el ejército, así que cuanto antes mejor.

    Como dijo el señor ese del aula de Salamanca al que aludes una vez:

    "En este momento crítico del dolor de España, sé que tengo que seguir a los soldados. Son los únicos que nos devolverán el orden. Saben lo que significa la disciplina y saben cómo imponerla. No, no me he convertido en un derechista. No haga usted caso de lo que dice la gente. No he traicionado la causa de la libertad. Pero es que, por ahora, es totalmente esencial que el orden sea restaurado. Pero cualquier día me levantaré —pronto— y me lanzaré a la lucha por la libertad, yo solo. No, no soy fascista ni bolchevique; soy un solitario."

    Solo que aquí no van a hacer falta soldados, ni tanques, como en los sueños húmedos que tienen estos independentistas de salon...

    Y te explicas muy bien, yo soy persona que apenas tengo estudios y mi redacción y puntuación deja mucho que desear, pero es lo que hay...

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que tu redacción y puntuación está muy bien... mucho mejor que la mía...

      De esas palabras que citas, su autor se arrepintió amargamente... según dicen los que lo saben... yo me refería a otras palabras del mismo sobre el vencer y el convencer...

      Bueno, no sé qué más decir... respeto tu opinión, aunque no la comparto en absoluto... el tiempo pondrá las cosas en algún sitio, ya veremos cómo y cuántos deños colaterales hay... espero que ninguno... y espero no tener que esperar 20 o 30 años en enterarme de ello...

      Saludos.

      Eliminar
    2. Tengo constancia de que el pensamiento, tan bien expresado por Temujin, lo comparten muchos. Diría que cada vez más...

      Yo soy de los que piensan que las medidas de fuerza provocan efectos encontrados y dejan heridas abiertas, pero tampoco creo en que el diálogo tenga un efecto milagroso, ¿eh?

      Eliminar
    3. Para convencer hay que utilizar, como han hecho ellos, todos los resortes de la administración pública durante 20 ó 30 años. Entonces veríamos si convencemos o no, ahora no es el momento.
      Ahora es el momento de que todos seamos iguales ante la Ley o ¿acaso hay leyes que se deben cumplir y otras no?...¿Solo cumplimos las que creemos justas para nosotros?, ¿estan los politicos por encima de la Ley?.. Yo creo que no, que si los que estamos abajo las cumplimos, los que están arriba deben ser ejemplares... Lo que han hecho estos individuos es muy grave, no es de sonrisitas y buen rollito "revolucionario". Están jugando con la estabilidad de un país de 47 millones de personas, y para mi, deben ser juzgados, y si son culpables, condenados... como todo "hijo de vecino"...
      Supongo que lo del diálogo lo haríais extensivo a todo tipo de delitos ¿o solo a algunos? ¿ a cuales?...

      Un saludo

      Eliminar
    4. Si eso es lo que se entendió de lo que yo he dicho, es que me expresé muy mal...

      Durante esos años que dices, y alguno más, se hicieron muchas cosas, y se pactaron muchas cosas (Hotel Majestic por medio)... de aquellos polvos vienen estos lodos...

      Sobre la igualdad de todos ante la Ley y sobre leyes ad hoc, me llevaría un rato largo hablar de ello y no creo que sirva para mucho...

      Sobre el incumplimiento de las leyes y las mangas anchas y estrechas de los togados, también me llevaría un largo tiempo decir algunas cosas, pero también creo que no serviría para nada...

      Ponme un sólo ejemplo de ejemplaridad de los que han estado y están arriba... (razone la respuesta)...

      A mí tampoco me gusta nada lo que han hecho, a lo mejor menos que a ti, pero yo creo que la solución es el diálogo y tú crees que la solución es otra... y entiendes que dentro de ella está la aplicación rígida del derecho... pues bien, stricto sensu, con el código penal encima de la mesa, y en base tanto al derecho subjetivo como objetivo de la norma, los hechos acaecidos el 1-o no escajan en el delito de rebelión ni con calzador... pero bueno... a ver el recorrido que tienen...

      Por lo demás, si han cometido delitos de malversación o de desórdenes públicos... pues que se instruyan las causas en legal forma...

      Yo no creo que el gobierno deba aceptar las condiciones que ponen los nacionalistas para apoyarle los presupuestos... ni deben ni pueden... pero hay formas de iniciar y avanzar unas conversaciones que lleven las cosas a buen puerto... ¡a veces tengo la sensación de que hay gente que no quiere que se acabe el conflicto!

      ¿Quién ha pedido diálogo con extinción de delitos? Si en lo que he dicho antes encuentras tal cosa y me la señalas entonces entenderé tu argumento, pero si no la encuentras y no la señalas no deberías poner en mi boca o en mis letras lo que no he dicho ni escrito...

      Y sobre la independencia del poder judicial también podríamos hablar un rato largo muy largo...

      No sé Temujin... las opiniones de cada uno de nosotros se apoyan en nuestra biografía y en nuestra bibliografía... cosa que determinan el análisis de los temas y nuestra posición ante los hechos o aconteceres que nos salen al paso o de los que somos testigos desde la ubicación que ocupemos...

      Cada cual piense según su libre albedrío... está escrito: "suficiente para cada día es su propio mal"... el tiempo irá despejando nuetras dudas y los caminos de la política... aunque algunos de ellos sean inescrutables...


      Saludo

      Eliminar