miércoles, septiembre 26, 2018

La Real Academia Española ha presentado hoy las más de 3.000 enmiendas y adiciones a la edición digital del Diccionario de la Lengua Española.


2

Las lenguas están vivas y evolucionan. Los hablantes son los artífices de esos cambios. La Academia de la Lengua los recoge, una vez consolidados, y los incorpora a las sucesivas ediciones de su Diccionario.


La Real Academia Española ha presentado hoy las más de 3.000 enmiendas y adiciones a la edición digital del Diccionario de la Lengua Española. / EUROPA PRESS 

'Buenismo', 'postureo', 'posverdad' y 'aporofobia' son algunas de las nuevas palabras incluidas desde este miércoles en el Diccionario en red de la Real Academia Española, según han anunciado hoy el director de la institución, Darío Villanueva, y la directora del texto, Paz Battaner. Las academias de la lengua española, tanto la RAE como las latinoamericanas, han ido incorporando a lo largo del año 2017 3.345 modificaciones entre nuevos artículos, nuevas definiciones en artículos ya existentes o matizaciones en las definiciones, además de supresiones de vocablos que ya no se utilizan.

Entre estos cambios se encuentra también la matización de que "sexo débil" se trata de una expresión "despectiva o discriminatoria", como ya anunció que haría el pasado mes de marzo. 'Sexo débil' es una expresión que existe en inglés, en francés y en italiano, ha recordado Villanueva, y que en su día "se utilizó positivamente", contexto que con el tiempo se ha modificado. El director de la RAE ha insistido en que el diccionario "no crea o inventa palabras y no es "una fotografía del vocabulario de hoy, sino también del que hemos heredado".

Dentro del ámbito del debate sobre sexo, feminismo y lengua, respecto a la inclusión del término "heteropatriarcado" el director de la Real Academia ha indicado que están "en ello" y que esperarán a la consolidación de su uso ya que uno de los criterios para introducir neologismos es la frecuencia en su utilización. El director de la RAE ha insistido en que "jamás" harán un Diccionario "políticamente correcto" ya que sería "destruirlo" pero ha explicado que están trabajando en que sea el "más igualitario" hasta la fecha.
Cambios de criterio

En el Diccionario se ha revisado la denominación de "oficios" que solo estaban en género masculino, como "jueza", que se recogía hasta ahora como "mujer de juez", o "embajadora", como "mujer de embajador". El diccionario también distingue ahora entre carácteres sexuales primarios y secundarios y modifica las definiciones de 'macho' y 'machismo'.

El diccionario ha incorporado términos que reflejan nuevas realidades sociales o conceptos que han entrado en el lenguaje común, como 'acoso escolar', 'antropocentrismo', 'aporofobia' ("fobia a las personas pobres o desfavorecidas"), 'buenismo' ("actitud de quien ante los conflictos rebaja su gravedad, cede con benevolencia o actúa con excesiva tolerancia"), 'especismo' ("Discriminación de los animales por considerarlos especies inferiores") o 'posverdad' ("distorsión deliberada de una realidad, que manipula creencias y emociones con el fin de influir en la opinión pública y en actitudes sociales").  
También entran términos vinculados a las nuevas tecnologías: 'audiolibro', 'clic', 'cliquear' y 'cliqueo', 'craker', 'hacker', 'holter', 'pinchar' 
La incorporación de los usos del español en América Latina también ha dejado su huella, con entradas nuevas o modificadas como 'chicano', 'chusmear', 'vallenato', 'juan', 'lacho', 'ña', 'ño',  'latino', 'leche asada', 'macegual' o 'niguatoso'. También se van incorporando, a medida que la academia considera que ya están acuñadas, palabras de uso coloquial: en esta nueva versión, por ejemplo, 'bocas', 'notas', 'pasada' y 'postureo'. Algunos campos temáticos han entrado también en el diccionario, como el yoga, con palabras como 'asana' y 'chakra'. 
Anglicismos

Villanueva ha aprovechado la presentación de la nueva versión de Diccionario en línea para hacer un llamamiento contra la incorporación "indiscriminada" de anglicismos en la lengua castellana. "Si bien la Academia no está cerrada a la incorporación de extranjerismos, sí nos preocupa la reiteración excesiva del uso de palabras en inglés sin que sea necesario", ha apuntado.
La 'versión 23.1' del diccionario incorpora algunos anglicismos ('clic', 'táper', 'trávelin' y, aunque en estos casos en cursiva,  'craker' , 'hacker', 'fair play' y 'holter') y palabras procedentes de otras lenguas, como 'halal', 'hummus', 'kosher', 'umma' o 'sharía'.

Entre los anglicismos innecesarios, por tener un equivalente en castellano, el director de la RAE ha puesto como ejemplos 'black friday', 'take away', 'save the date', 'dress code', 'prime time', 'streaming', 'product manager' o 'community manager'. 
Actualización continúa 

La RAE no ha publicado una versión impresa del Diccionario desde el año 2014, y no tiene fecha fijada para hacerlo: sin embargo, la revisión anual de la versión en red equivale ya a una nueva edición de la obra. Así, si la última edición impresa es la 23ª, la actual versión en línea puede ser considerada la 23.1. La obra está disponible gratuitamente en la web de la academia con el patrocinio de la Obra Social La Caixa. El año pasado el diccionario en línea recibió 600 millones de consultas, y en el 2017 se espera superar ampliamente los mil millones.
En su intervención, Paz Battaner ha recordado que «la RAE ha actualizado su Diccionario desde 1780. Por tanto, el que hoy presentamos, es un trabajo que viene condicionado por la actividad normal de funcionamiento de la corporación». La novedad de esta versión es que «una vez digitalizado el DLE, estas actualizaciones se harán de manera continua».
Más allá de la posibilidad de que anualmente vayan incorporándose en línea versiones 23.2 o sucesivas, la RAE y la Asociación de Academias de la Lengua Española (ASALE) han iniciado la redacción de la 24ª edición del diccionario, que renovará completamente su estructura y, ha indicado Villanueva, "será digital desde su misma concepción". 

6 comentarios:

  1. Pues ahora que está en el candelero el tema del lenguaje inclusivo, seguro que en la RAE hay un debate muy interesante al respecto. Hace poco le comentaba esto a una amiga en su blog (o bitácora, si lo prefieres):

    El lenguaje es imperfecto, sin duda, no hace del todo justicia al universo femenino, casi todos lo admitimos, no es la situación ideal.

    Ahora bien, modificarlo a cualquier precio me parece un caso claro en donde es peor el remedio que la enfermedad. Creo que le hacemos un mayor favor aplicando el sentido común que haciéndolo inclusivo hasta desbaratar su manejabilidad, provocando la reiteración extenuante de conceptos. Lo que he escuchado a algunos miembros y “miembras” en la tribuna del Congreso de los Diputados… es ridículo hasta decir basta.

    Si los nuevos escritores tuviesen que escribir un libro repitiendo continuamente tíos y tías, abuelos y abuelas, niños y niñas, vosotros y vosotras, elefantes y elefantas, manada de gatos y de gatas, una bandada de patos y de patas, los policías y las policías de Madrid… uff, tendríamos libros de 2700 páginas en adelante. Si los lectores ya somos una minoría, con este panorama se declararía nuestra extinción, jeje.

    Lenguaje inclusivo, sí, hasta donde lo permita el sentido común.
    Un abrazo, Luis Antonio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dices: "Lenguaje inclusivo, sí, hasta donde lo permita el sentido común"

      Me parece tan acertada esta frase tuya que no se me ocurre otra cosa que aplaudirla calurosamente.

      Un abrazo, Paco

      Eliminar
  2. Me aburren tanto los inventores de términos tecnocráticos de temporada como los tipos esos que quieren fijar y limpiar el lenguaje sin pasar antes el insecticida y la bayeta.
    Tanta corrección lingüística le da la razón a los mudos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de "fijar y limpiar" ya pasó a la historia. La RAE ha evolucionado y se hace eco de lo que decidimos los hablantes...

      Un abrazo

      Eliminar
  3. No hay nada como una lengua viva.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una lengua viva implica la existencia de cierta comunidad de hablantes. Cuando estos desaparecen se llevan la lengua con ellos...

      Eliminar