lunes, marzo 28, 2016

Bienvenidos sean los conflictos...nacionalistas



A veces tengo la sensación de que los conflictos, aparentemente irresolubles a gusto de todos como es el caso de Cataluña, País Vasco y España,  aportan grandes ventajas a los que detentan el poder. Igual da que sean de una u otra ideología... Un conflicto cohesiona opiniones, borra diferencias entre los que se hallan en el mismo bando, distrae de los problemas domésticos que preocupan realmente a la sociedad y permite a los mandamases de turno mostrar una entereza y reciedumbre ante el enemigo exterior que compensa con creces su debilidad, más que impotencia, para asumir y sancionar las múltiples irregularidades y corruptelas que existen en el seno de sus propios partidos. Cuanto más irresolubles sean estos conflictos, mejor que mejor... porque si no fuese así tendrían que ponerse a trabajar en serio en lo que toca. Por eso, me temo que el litigio entre Cataluña, País Vasco y España además de venir de muy atrás, tiene "cuerda para rato"... 

25 comentarios:

  1. Sí amigo Luis Antonio, es aquello que se repite muchas veces, se envuelven con las banderas para esconder los verdaderos problemas, enarbolan símbolos para enmascarar la corrupción y sustituyen programas de gobierno por sentimientos.
    Salud
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
  2. Los nacionalismos TODOS separan dividen , enfrentan a unos ciudadanos con otros , estos " enfrentamientos " suelen beneficiar a las clases dirigentes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo.

      (En la entrada anterior le he respondido al comentario que me ha hecho. Espero y deseo que todo quede aclarado y zanjado. Solo tengo motivos de agradecimiento porque visite este espacio y deje su huella. Saludos)

      Eliminar
    2. Tampoco era necesario pedir disculpas pero en cualquier caso , disculpas aceptadas , siempre he pensado que " las cosas " es mejor decirlas sinceramente . Cuando cli/co en galanygarciah aparece la sublevación de Jaca en 1930 , misterios de la informática . Un cordial y sincero saludo

      Eliminar
  3. hay un cuento popular que tiene por protagonista a un "tonto y feo" que todo el mundo esquivaba de tener algún contacto, es entonces que el muy bribón prendió fuego a la capilla y al grito de fuego-fuego, todo el pueblo acudió a salvar el recinto santo junto a él y además se granjeó el reconocimiento de todos por avisar a tiempo.
    No es extraño que muchos "tontos" prendan fuego para pedir socorro cual pobre víctima y todos acudan en su apoyo.
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una buena manera de hacerse popular. Es posible que los "tontos feos" que no acepten sus limitaciones tomen buena nota...

      Un abrazo, Omar

      Eliminar
    2. Una buena manera de hacerse popular. Es posible que los "tontos feos" que no acepten sus limitaciones tomen buena nota...

      Un abrazo, Omar

      Eliminar
  4. Los caciques versión S. XXI y dentro de unos años los historiadores concienzudos dirán: "Así empezó todo.." y otra vez nadie les hará caso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me fío de los buenos historiadores. Lástima que no abunden
      Lo malo no es cómo empieza todo, sino cómo acaba...

      Saludos

      Eliminar
  5. Las famosas "uniones sagradas" sirvieron para justificar algo peor que "no ponerse a trabajar en serio en lo que toca", justificaron (justifican) las guerras, matanzas en aras de la patria a las que llevaron engañados a los sectores populares convenientemente inflamados en sus sentimientos y emociones más primarios.
    Me pregunto de qué sirve conocer la historia si luego repetimos las mismas actitudes...

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solo con conciencia crítica podremos evitar que nos sigan engañando. Lástima que el factor emocional esté tan presente y sea tan decisivo en todas esas movidas de carácter nacionalista y patriotero...

      Ya sabes, el hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra.

      Abrazos, paisana

      Eliminar
  6. Pedro Baques11:30 p. m.

    En este sentido, recomiendo la lectura del artículo publicado en LV el día 23 de Marzo por Antoni Puigverd titulado "fantasmas""

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la aportación, Pedro.

      Eliminar
  7. Pedro Baques12:28 p. m.

    Fantasmas La Vanguardia.- Antoni Puigverd

    Amedida que el terrorismo islamista tortura la piel de Europa, se hace más evidente una paradoja: los problemas nos pasan por encima, mientras nosotros los contemplamos, impotentes, boca abajo. Pasamos el día peleándonos por poderes pequeños, a los que nos referimos como si fueran grandes, mientras descuidamos la gran política, que o será europea o no será.
    En tiempos de Aznar, España inició un tenso periodo de revisión del pacto constitucional que no sabemos cerrar (y que, vencida ETA , ha situado el factor catalán en primer término). La caldera española lleva 20 años calentándose con la ayuda del carbón más peligroso: el sentimental. Del Pacto del Tinell a las mesas petitorias contra el Estatut y a la sentencia del TC; de la frustrada opa de Gas Natural a Endesa a la retórica favorable o contraria a las balanzas fiscales; de la recentralización a la independencia. El crescendo de la ópera catalana ha centrado el debate periodístico y ha puesto a prueba las cuadernas de la nave hispánica, que se ha contemplado en el espejo con el orgullo herido y un saco de nostalgias. Como explica Ignacio Sánchez Cuenca en su brillante y valiente ensayo La desfachatez intelectual (Ed. Catarata), a pesar de los estragos causados por la crisis, a pesar de la fractura intergeneracional, a pesar del aumento de las desigualdades y de la agonía de las clases medias, el tema estrella de la alta opinión española es el mismo de 1898: el “ser de España”.
    La globalización, sin embargo, hace tiempo que ha impuesto sus leyes. La España de hoy nada tiene que ver con la de Ramiro de Maeztu (del mismo modo que la Catalunya actual en nada se parece a la de Vicens Vives). Aunque la agenda política retórica esté obsesivamente centrada en el “dolor de España”, el paisaje humano, la realidad económica y la hiperconectividad global nos convierten en ciudadanos de un mundo abrumado por poderes imprecisos, pero imponentes. Nuestras vidas están dominadas por corrientes económicas planetarias, amenazadas por el cambio climático, conectadas a la red global y condicionadas por dinámicas mundiales (como la que enfrenta el islamismo con Occidente). Pero nuestras discusiones y nuestros pleitos todavía están determinados por los temblores de la brújula de Ortega y Gasset.
    Cuando más visible es la necesidad de una gobernanza amplia y potente, más profunda es la exasperación nacional. Cuando más intensa es la percepción de que si Europa no da un paso decidido hacia el federalismo no podremos enfrentarnos a los miedos, las necesidades y los retos de nuestro tiempo, más enfática y tremendista es la retórica nacionalista de las élites culturales y políticas de cada estado. El mal que tantos intelectuales españoles atribuyen a Catalunya es un mal españolísimo. Y europeo: en cada Estado de la UE sucede algo parecido. Secuestrada la opinión pública por aquellos que, encastillándose en su poder estatal, impiden refundar Europa de acuerdo con las exigencias del tiempo, nos pasamos el día discutiendo sobre los fantasmas de las naciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La Unión Eropea despertó grandes expectativas en su momento. A medida que ha ido pasando el tiempo, la decepción ha sustituido a la esperanza y ahora no son pocos los que dudan de que este proyecto tenga futuro. Los nacionalismos siguen omnipresentes y la moneda única y la no exigencia de pasaporte no ha borrado las fronteras...

      Eliminar

  8. Los humanos solemos mirar tan taaan de cerca todo que las hormigas nos parecen elefantes y los elefantes el Himalaya ... por eso los de mirada extracorta se enroscan en luchas nacionalistas ... y sí, tienes toooda la razón mi querido LUIS ANTONIO, eso les viene de perlas a los que miran con prismáticos mientras van en sus fueraborda o en sus yates, que se maten estos merluzos envueltos como croquetas en sus banderas... así nadie corre, solo tropiezan una y otra vez, sin salir del sitio ; )


    Un beso tan grandísimo que te de tres vueltas a la cabeza jaja ya sabes por qué...
    Mil gracias otra vez, sin banderas... si acaso manteles ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha gustado lo de "envueltos como croquetas en sus banderas". Es evidente que éstas, las banderas, de tanto enarbolarlas les impide ver lo que realmente ocurre en los hogares y en las calles...

      Mucho besos, estimada María

      Eliminar
  9. No hay nada mejor que mostrar la Luna para que la gente no vea el dedo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lástima que la gente no sepa mirar donde corresponde...

      Eliminar
  10. Los conflictos identitarios de todo tipo -territoriales, de género, étnicos, raciales, sexuales y hasta futbolísticos- se hacen para crear comunidades cerradas, clanes, donde las diferencias sociales y económicas -que es lo que realmente separa a las personas- queden camufladas en la conciencia de grupo. Piensa en las veces en que se han fabricado o fomentado conflictos internacionales por parte de las naciones para solventar problemas internos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu comentario es genial. En pocas palabras lo dices todo y con acierto. Otro gallo cantaría si la mayoría de las personas tuviese conciencia de lo que tan bien expresas, amigo Krapp. Nunca he entendido la necesidad que tienen muchos de pertenecer a un grupo...

      Un abrazo

      Eliminar
  11. Esto de los nacionalismos es un poco como el orgullo de la casta:que mientras puede vender o mostrar el lado guay bien ,todos a adorar el becerro, pero cuando ya eso no es guay entonces a otra cosa mariposa.Menda que de casta tengo tres frentes abiertos con nacionalismos (padre,madre,y donde resido actualmente.La verdad que todos tienen algo bueno y otro lado que más vale correr un tupido velo.Nos estamos debilitando y en vez de crear un país con arraigo y diversidad estamos enfrentándonos.En todos los sitios cuecen habas...-Y después la prensa que le encanta pinchar o tergiversar que es un gusto, sobre todo a los ingleses...

    Feliz finde Luis Antonio un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es el problema, que se provoca la división y el enfrentamiento habiendo, como bien sabemos, tantas cosas que nos podrían unir...Muchos frentes en tu entorno, estimada Bertha. Espero que salgas indemne de ese "fuego cruzado" y que la paz acabe triunfando.

      Muchos besos

      Eliminar
  12. Estoy totalmente de acuerdo con tu texto...

    Pedro Ojeda lo ha sintetizado muy bien...

    No sé quién dijo: "Aquel que se corrige a sí mismo, hace más por la comunidad que un grupo de patriotas vocingleros e impotentes", creo que lo leí en las "Fórmulas de Peter"...

    El nacionalismo no es más que el instinto territorial de nuestra condición animal (espero que nadie se moleste, lo digo en el sentido propio de los términos)... No sé por qué cuando sale el tema del nacionalismo siempre viene a mi imaginación la imagen de los animales meando aquí y allá para delimitar su territorio... o frotando su cuerpo para dejar su olor...

    Agruparse (para, por y mientras) no es malo, rebañizarse sí...

    Por culpa de los clanes y por culpa de los clones la vida está como está...

    Dijo Sisa (el del problema del Trigo y del Ajedrez, y tal vez el inventor de éste): "Cuando los pollos dejan de pelearse por la comida, descubren con asombro que había suficiente para todos"... pero dicho en humano presente: si los pollos no nos peleáramos por la comida, los gallos de este corral perderían su cresta R...a; y entonces veríamos lo que apunta el sabio y no solo con qué apunta...

    ¿Qué podemos hacer para cambiar esta mediatización o inducción del pensamiento y del comportamiento? Tal vez debatir sobre ello... y aclararnos un poquito ("Las ideas contrarias clarifican las propias"), y tu texto es una aportación en este sentido; y no sé si reformular los parámetros de la prueba del espejo; o reformular el principio cartesiano (sea plagiado o no) del "Je pense, donc je suis" ¿yo soy como pienso o soy como me hacen pensar por no pensar cómo soy, por qué soy y para qué soy?

    Maquiavelo reina al haber perpetuado su fórmula y neón alumbra el mundo... y pan y circo (o fútbol)... y tralará...

    Pero hay que seguir, porque, tal vez, "habra un día en que todos al levantar la vista veremos una Tierra que ponga libertad..." (mágico Labordeta)

    Abrazo

    ResponderEliminar
  13. Pedro Ojeda es un virtuoso del conceptismo. El Dr. Krapp, con más palabras, también lo define muy bien y sabe poner el dedo en la llaga...

    No sé lo que podemos hacer, pero tengo la sensación, por no decir certeza, que la mayoría del pueblo catalán no sabe lo que conllevaría una Cataluña independiente. Ni siquiera los promotores lo deben tener muy claro pues no hacen más que apelar a los sentimientos identitarios, al victimismo en una historia trucada, a hacer declaraciones poco solventes y a promover manifestaciones festivas...que demuestran la voluntad política de desviar la atención sobre la pésima administración autonómica achacando, claro está, la culpa a España o a los gobernantes de turno. La inmadurez de la sociedad que se deja engañar por promesas de Arcadias infundadas también es manifiesta. Con soflamas y flamear de banderas ya parece bastar...

    No sabes lo que me alegra que cites un fragmento del que algunos consideran que es el himno de Aragón: la canción de Labordeta. Estoy leyendo un libro: "Amigo Labordeta" que está contribuyendo a que la admiración que siento por él se incremente más, si cabe.

    Abrazos

    ResponderEliminar