viernes, septiembre 11, 2015

A VUELTAS CON LA LECTURA (2): EL VERBO LEER NO SOPORTA EL IMPERATIVO




En esta 2ª entrada sobre el tema de la lectura, y siguiendo la metodología de la anterior, debería haber reproducido el capítulo 1 de la obra de Daniel Pennac, "Como una novela", pero las dos frases enmarcadas que preceden a este texto, muy similares, lo resumen en su esencia: el verbo leer no soporta la forma imperativaInvestigar para saber quién de los dos autores la expuso antes no tiene sentido, pues todos sabemos que "leer por obligación no es lo mismo que por devoción". 

Jorge Luis Borges añade unas consideraciones muy acertadas: el lector debe tener libertad para leer lo que quiera y cuando lo estime oportuno. La lectura debe ser placentera.

Daniel Pennac va más allá y, haciendo referencia a la libertad del lector, reconoce hasta diez derechos:




Existe la ilusa nostalgia, aquella de que cualquier tiempo pasado fue mejor, de que antes había muchos más y mejores lectores que ahora. Que yo recuerde, solo una minoría reunía estas virtudes. Igual, más o menos, que ahora. Lo que sí es cierto es que los lectores de antaño tenían un cierto prestigio que parece haberse perdido actualmente. Habría que preguntarse el porqué... 

(Continuará más adelante...) 

17 comentarios:

  1. Se lo comentaba días atrás a alguien: hay lectores "no natos" porqué fueron obligados a leer en su niñez.
    Porqué se les transmitió que había que leer a toda costa. Aunque no te gustara.

    ...afortunadamente, todo se puede deconstruir...hasta una relación con la lectura.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es cierto. Conozco a estudiantes, ya mayores, que reconocen haber disfrutado con alguna de las lecturas que se les impusieron en cursos determinados. Y también es cierto que muchos no leerían nada si no se les obligase. Lo ideal, sin embargo, es convencer, estimular, motivar...

      Abrazos, Carla

      Eliminar
    2. Eso es cierto. Conozco a estudiantes, ya mayores, que reconocen haber disfrutado con alguna de las lecturas que se les impusieron en cursos determinados. Y también es cierto que muchos no leerían nada si no se les obligase. Lo ideal, sin embargo, es convencer, estimular, motivar...

      Abrazos, Carla

      Eliminar
  2. Totalmente de acuerdo y esto pasa cuando se tiene que escoger una profesión. El ser humano ha nacido para ser libre y sobre todo para ser lo más auténtico posible.-En mi familia materna todo son de profesiones técnicas y rechinan un poco con l la paterna ,que son todos de Humanidades.

    Yo lo verso en dos partes:lecturas obligatorias y leer lo que me gusta...Leer por leer no tiene sentido , la lectura es un poco esa ventana donde te puedes escapar un poco de esa realidad que no te gusta, o sufrir y llorar, a moco tendido según la necesidad que tengas.

    -En Historia del Arte cuando les pones como ejercicio que hagan una crítica de cierta pintura:es triste pero todos opinan o casi todos lo mismo y no es así se tiene que tener un sentido crítico de las cosas y eso pasa con la lectura.


    He retomado "100 años de soledad" y lo tengo como libro de mesilla; ademas que lo puedo leer sin que mi madre me riña jajaja.

    Un abrazo feliz día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es evidente que cuando hablamos de libertad para elegir leer o no estamos pensando en jóvenes con un mínimo de criterio. A los niños hay que acercarlos a los libros con empatía y mucha paciencia.

      Tener opinión propia exige conocimiento y criterio. Eso requiere tiempo y experiencia. A veces los alumnos no se atreven a opinar en voz alta por inseguridad y temor al "qué dirán los demás"...

      "Cien años de soledad", igual que otros libros selectos, pueden volver a releerse porque seguirán deparando sorpresas.

      Abrazos, Bertha

      Eliminar
  3. En un pais como este , donde no lee ni dios, hay que hacerselo ver .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Del nivel de lectura de Dios no puedo decir nada, pero sí de bastantes que leen más de lo que muchos manifiestan. Hasta en la minúscula pantalla de un móvil se puede leer...Y me consta que no pocos lo hacen

      Saludos

      Eliminar
  4. No hay que obligar a la lectura, hay que estimular para que sea buscada, en efecto. Primero con el ejemplo. Luego con la magia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El que encuentra dicha magia en algún libro ya tiene estímulo para seguir en pos de ella...

      Eliminar
  5. Leer tiene que ser un placer, y no leer por obligación, pienso deberíamos leer mucho mas.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Así es, pero también se dan casos, quizás excepcionales, en que las obligaciones bien encauzadas pueden acabar convirtiéndose en devociones.

      Besos, María Perlada (me gusta tu nuevo apellido)

      Eliminar
  6. La libertad de elegir sin imperativos es una ficción, mucho me temo...

    Leer, si de verdad se lee, es algo así como una parcela de libertad ajena a la servidumbre imperativa que prima en la realidad. Leer un libro es dejar, o debiera serlo, al libre albedrío que escoja cuándo, cómo, dónde...todo.
    De ahí que sea un placer inigualable exento de responsabilidades, de directrices, de objeciones y tantas cosas más.
    Me encanta aquello de Unamuno:

    Leer, leer, leer, ¿seré lectura
    mañana también yo?
    ¿Seré mi creador, mi criatura,
    seré lo que pasó?

    Porque leer es vivir en otra vida y hasta los personajes parecen, a veces, más vívidos que los que nos rodean.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los programas escolares exigen abordar lecturas no siempre deseadas y los que elaboran tales propuestas carecen, con harta frecuencia, de empatía. Pero en el tiempo libre, nadie nos impide hacer uso de esa libertad de elegir unas u otras opciones.

      Unamuno, ya ves, consiguió ser leído. Hasta entabló comunicación con algunos des sus personajes de ficción...

      Daniel Pennac: "Así descubrió la paradójica virtud de la lectura que consiste en abstraernos del mundo para encontrarle un sentido"

      Besos, Marinel

      Eliminar
  7. Sé que tengo que contestar a vuestros comentarios y lo haré en cuanto encuentre el momento adecuado. Muchas gracias

    ResponderEliminar
  8. Me encanta lo de Pennac porque yo me tomo todas esas libertades y a veces me siento una pobre lectora, porque picoteo de libro en libro, me salteo páginas, leo de todo, puedo saltar de Keats en inglés a la letra de una canción de bachata, y a todo le entro por placer. Cuando me aburre, me voy, no importa de quién sea la firma.
    He dejado inconclusos libros de Saramago, Joyce, Cortazar, García Márquez e Isabel Allende, aunque mi "conciencia culturosa", si es que algo así existe, me decía que debía terminarlos. He tenido que leer tanto por mandato para obtener títulos que ahora no soporto ningún imperativo más en ese terreno.

    Un beso, Luis Antonio.

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podría decirte más de lo mismo. No he podido finalizar la lectura de "Ulises" de Joyce y podría hacer una larga lista de libros inconclusos. Y también son pocos los que he releído...

      Ahora con las elecciones del 27S en Cataluña estoy muy inmerso en este asunto y no quiero ocultarte mi preocupación. Gane el SÍ o el NO a la independencia, la sociedad quedará rota y las consecuencias también se proyectarán, ya lo están, a las familias, amistades...

      Un placer saber de ti, estimada Fer

      Besos

      Eliminar