lunes, julio 06, 2015

No me siento nacionalista...¿Debo preocuparme?



No sé si tendrá que ver o no con el hecho de haber estudiado la asignatura de Formación del Espíritu Nacional (FEN) durante mi bachillerato, pero lo cierto es que todo lo que huele a nacionalismo me despierta escasa simpatía, por no decir otra cosa.

Y cuando hago referencia al nacionalismo no estoy pensando en uno en concreto, sino en todos. Sobre todo, claro está, en los más próximos. Pensar que unos nacionalismos son más asumibles o bondadosos que otros es un error. Todos coinciden, eso sí, en venerar a la Nación por encima de todo, como si fuese lo máximo, lo supremo, la entelequia,  el no va más... Y lo mismo se podría decir de los hechos diferenciales. Creo que el nacionalismo, más que el pretendido amor a la patria, es su distorsión.

La teoría de los hechos diferenciales es, simple y llanamente,  lo mismo que el mito de la superioridad. Fundamentar el nacionalismo en la bondad de los rasgos distintivos es insistir más en lo que separa que en lo que es común y une con otros pueblos o naciones. Nadie alardea de su lengua, tradiciones, cultura, capacidades, etc. para pregonar su inferioridad, sino para pretender una superioridad y exigir respeto, o sea, acatamiento...Esto tiene una consecuencia lógica: dificulta la convivencia entre pueblos diferentes  dentro de una misma unidad política. Los más afectados o indignados por el nacionalismo ajeno son los defensores, a ultranza, del propio.

Y para terminar el esbozo de este asunto solo me queda añadir que el problema real, aunque muchos lo piensen así, no es lo vasco, lo catalán, lo español...El verdadero conflicto viene dado por el nacionalismo vasco, catalán, español...


Por cierto, lo de "formación del espíritu nacional" me parece que aun sigue vigente. No como asignatura "maría", sino como tema recurrente de medios sumisos a unas banderas, partidos, instituciones civiles, consignas, convocatorias, soflamas... Y yo, cada vez menos nacionalista, si cabe. ¿Debo preocuparme?

29 comentarios:

  1. Mi querido LUIS ANTONIO, con los nacionalismo radicales ( cualquiera y de cualquier lugar) pasa como con los fanáticos religiosos o políticos... cada devoto practicante ve su ideología o religión como la mejor y muy por encima de las otras y además considera al resto herejes blafemos!!!... o recurre al victimismo o a la guerra santa ...buuffff! damos pena xD! vamos para atrás como el cangrejo ... nos hemos convertido en insípidos pronombres ...yo, mi, me conmigo sustituyendo al hombre ...

    Abecerrados a más no poder, ya que han empezado los San Fermines, hagámosles un homenaje que al menos ellos tienen casta brava .. le resto solo enviste ;)


    Si tú tienes que preocuparte, ya somos dos ...para olvidar penas ¿nos vamos a correr los san fermines? jaja Mil besos ... uno por cada banderita, badera o banderín... simples telas de colores por las que jamás merecería la pena verter una lágrima y mucho menos una gota de sangre... son para vivir en paz y si no es así, que las quemen todas...mejor ser apátrida ;) Muaaaaaaaaaaaaaaaks! enorme y ánimo, pasará todo ...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De joven estuve en los sanfermines. El recuerdo es bueno. Sin embargo, ahora no iría, salvo que fuese contigo, claro...Con mi faja roja, que todavía conservo, tendríamos bastante para los dos, aunque ante una embestida de un mihura nos pusiese en un aprieto para poner los pies en polvorosa...

      Muchos besos también para ti, querida María, con o sin patria...Y felices vacaciones que imagino estarás preparando.

      Eliminar
  2. rema y rema el remero
    cuanto más avanza, más lejos el puerto
    quiere llegar a la patria de todos
    a la univesal
    a la sin banderas ni alambradas
    pero o son cortos los remos
    ó el puerto aún no se construye
    rema y rema
    pero al final se da cuenta que ese río
    no es río
    solo un deseo que quedará incumplido
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es mi sueño dorado: un mundo sin fronteras ni banderas ni diferencias....Y como todos los sueños, algo inalcanzble...

      Un abrazo, Omar

      Eliminar
  3. Pues yo debo tener el mismo problema porque cualquier nacionalismo/regionalismo/localismo me produce sarpullidos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y lo malo es que no han inventado todavía el bálsamo que cure tales sarpullidos...

      Eliminar
  4. Me pasa como a ti. Los nacionalismos son algo inventado para ponerse enfrente del otro, del que no es como tú. Del que ha tenido la circunstancia de haber nacido en otro lugar geográfico. El ser humano, de eso no nos quepa la menor duda, es territorial. Instintivamente marca su territorio. Esto es así desde que un homínido empezó a caminar sobre dos piernas en el corazón de África. Nada ha cambiado. Seguimos siendo territoriales. Pero así como antes esto era una razón vital para poder seguir cazando primero, y cultivando después, ahora no hay razón alguna. Pero, es curioso, seguimos con el primitivo sentido de marcar territorio intacto. Pero no, ahora somos civilizados, ahora luchamos por otras cosas. No por comer, sino por entelequias tan estratosféricas como el patriotismo...
    Y en esas estamos.
    Algún premio Nobel tendría que explicarnos el porqué de ese afán de agarrarnos los seres humanos a estos fanatismos estúpidos.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues, contando contigo, ya somos dos y me congratulo de ello. Me consta que no somos bichos raros, ¿eh?

      El fanatismo, lamentablemente, es un componente de la condición humana. Está ahí desde siempre, pero cuesta acostumbrarse a convivir con él...

      Un fuerte abrazo, Miguel. Y felices vacaciones

      Eliminar
  5. ¿Me has leído el pensamiento?
    Me parece que no es preocupante pero sí desazonante, incomodante, agobiante y muchos "ante" más por lo que está por caer por estos lares (yo cada vez lo veo más surrealista).

    Salud-os y abrazos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincidir contigo en algo me satisface, estimada y admirada Luna.

      La verdad es que todo esto resulta cansino y yo, aunque me lo propongo, no logro ignorarlo. A ver si estas vacaciones me ayudan a conseguirlo.

      Abrazos y felices vacaciones

      Eliminar
  6. Mi respuesta es no, si acaso hasta las narices de estos fascismos regionales .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada que objetar a tu tajante negación.

      Saludos y mucho sosiego

      Eliminar
  7. Pedro Ruiz –cuando destilaba “humor incisivo y cáustico de un ácrata”, como lo definió El País en 1977- en su imitación de Fraga Iribarne, decía que “España era una, grande y libre y ahora son 17 y cabreadas”.

    Estoy totalmente de acuerdo contigo. Es más, hasta me parece espantosamente ridículo escuchar a los llamados ‘políticos’ intentar hablar en catalán, gallego o valenciano –¡madre mía señora Barberá!- sin dominarlo plenamente.

    Tendemos –lo medios de comunicación son muy culpables- a exagerar el problema. De nuevo está en candelero la ikurriña de San Fermín. Sinceramente, me es indiferente los que cuelguen. Tampoco me molestaría si colocaran los calzoncillos del alcalde.

    Me preocupa mucho más el futuro del pueblo griego.

    Cordiales saludos Luis Antonio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 17 cabreadas, pero algunas pasan bastante desapercibidas...

      Los medios, mayoriatariamente serviles con unos o con otros, no contribuyen a sosegar el clima cansino que venimos sufriendo por algunas latitudes. Eso, como bien sabemos, no vende...

      El futuro del pueblo griego es también nuestro futuro. Espero que Europa muestre solidaridad, lucidez y pedagogía. Por el bien de todos...

      Siempre me alegra tu presencia, Benjamín.

      Gracias por no olvidarte y feliz verano

      Un abrazo

      Eliminar
    2. Gracias. Igualmente. La ventaja de residir en determinadas zonas del país es como si tuvieramos un verano permanentemente. Que descanses.

      Abrazos.

      Eliminar
    3. Muchos de los males que atosigan a Europa en la actualidad corresponden a la parálisis ante la desmembracion de la antigüa Yugoeslavia. Se cumplen 20 años del genocidio en Srebrenica una auténtica vergüenza para todos los paises de ésta 'vieja Europa'.

      Eliminar
    4. Me alegra saber que estás feliz por ahí...
      Este verano tenía proyectado visitar Croacia, Serbia y Bosnia, pero una circunstancia familiar imprevista me ha obligado a suspenderlo. Otra vez será...

      Eliminar
  8. Los nacionalismos y sus etiquetas: son como una losa que con el tiempo te va dejando huellas y te oprime las neuronas.Nos necesitamos todos y en todos los sitios cuecen habas.Por eso más, que acumular bienes acumular experiencia y eso se consigue viajando o puebleando como decía mi abuela que era muy irónica y no solo al extranjero que esta muy bien .Pero la mitad de nosotros no conocemos si no nuestro entorno y un poco más.

    Comparto con Miguel ; los fanatismos no conducen si no a enfrentamientos.

    Feliz verano Luis Antonio un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que también hay nacionalismos moderados. Yo hago referencia, sobre todo, a los excluyentes, a los que se les atribuye todas las virtudes habidas y por haber...

      Felices vacaciones, Bertha, y un fuerte abrazo

      Eliminar
  9. Para resumir lo que pienso, es diferente patria que estado, es diferente defender lo público en una estructura fuerte y bien definida que pensar que el estado te venga a resolver los problemas, es defender una estructura fuerte publica defender la austeridad y son complementarios derechos y deberes, es más los unos sin los otros no existen. Y hay dos tipos de nacionalistos, los incluyentes (que incluyen en estado varias formas de vida y de pensar) y excluyentes los que piensan que ellos solos son mejores y más guapos y NO son la misma visión, unos construyen Francia, igulan derechos y deberes, y otros montan guerras como la de Yugoslavia y promueven la diferencia, el hecho diferencial- Yo no les veo igual, ni parecidos, no son los mismos, unos integran la diversidad y otros promueven la diferencia como hecho vital y constituyente, no es lo mismo, ni parecido..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo la certeza de que hay nacionalismos moderados, pero tanto como incluyentes, no sé...La verdad es que no se me ocurre ningún ejemplo. A lo mejor a ti, sí...Pienso en naciones donde convivan solidariamente personas que profesen religiones diferentes, que tengan diversos colores, que hablen distintas lenguas y tengan principios morales variados y no se me ocurre ningún nombre... Pero sería bonito llegar a ese nivel, más propio del mundo onírico que del real

      El nacionalismo es sentir una emoción intensa por un país propio. Esto lleva con harta frecuencia hacia el exclusivismo que se manifiesta en el afán por su grandeza y por su independencia en todos los órdenes. Para muchos es como una doctrina. Y aquí comienzan los problemas...

      Mencionas a Francia, la de la igualdad, fraternidad y todo eso, pero también en su cuna nació el chauvinismo: preferencia por todo lo nacional y desprecio por lo extranjero...

      Te seré sincero, yo disfruté con los éxitos deportivos de las Olimpiadas del 92, con el Mundial del fútbol, y con el triplete último del Barça, pero en modo alguno identifico esos sentimientos con el nacionalismo al que critico...

      Saludos

      Eliminar
  10. Si te sirve de algo Luis, coincido contigo en cada una de las premisas en este artículo vertidas, yo tampoco soy para nada nacionalista, sobre todo en ese termina que por ser "diferente" se busca la prebenda o un protocolo acomodado, amén de tantas deferencias o variantes de filtro, que no sirven más que para engordar las partidas funcionariales (ventanilla aquí, ventanilla allí…). Esto da tanto de sí que mejor dejarlo sin desmenuzar, me quedo con todo lo tuyo Luis que está genial; solo que yo, no estoy preocupado por etiquetarme o no como tal nacionalista…
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me sirve de mucho, Dionisio, porque tengo en gran estima tu opinión dada la ecuanimidad, el sentido común y los principios que te caracterizan.

      Un abrazo

      Eliminar
  11. no soy nacionalista pero quiero a mi país y admiro al pais en que actualmente vivo
    un gran abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese nacionalismo, o como quieras llamarlo, me merece todos los respetos. No tiene nada que ver con el que yo critico.

      Yo también quiero a mi país,- es lógico estimar lo que se palpa y conoce - pero quisiera admirarlo mucho más. Y si fuese modélico en saber aunar las diferencias que lo caracterizan, todavía lo tendría en gran estima. Y esa función de sumar y no restar es responsabilidd de todos, El "querer" no debe estar reñido con el "ver" y a veces los amores son "ciegos"..

      Saludos

      Eliminar
  12. estoy de acuerdo con vos totalmente Como poeta que soy a veces n yo me entiendo cuando comento
    Mil gracias por tu bella opinion

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Recomenzar. Me alegro que tengamos coincidencia de opiniones sobre un tema tan complejo como el de los nacionalismos.

      Un abrazo

      Eliminar
  13. El mundo es una mesa llena de asuntos inconclusos y confusos.
    También así está el corazón de cada uno de sus habitantes... con algunas excepciones.


    Nuestros ojos están tan acostumbrados a la oscuridad... que creemos que vivimos de día.

    Estamos tan acostumbrados a tantos discursos "inteligentes"... de tantos señores de la palabra...

    Al final estamos sumidos en la miseria espiritual más triste, jamás vista, en la historia del mismo Universo.


    Qué hacer?

    Preocuparse?

    Creo que sí.


    Qué hacer?, adónde ir?

    Un callejón sin salida?



    Me gusta tu tema, tu punto de vista y tu preocupación, Luis.

    Que tengas amigo, un buen día.

    ***

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Triste visión la que manifiestas del mundo y de la vida. A lo mejor, mañana, con la nueva alborada, lo ves de otra manera...menos ingrata.

      Gracias por tus palabras finales y bienvenido a este espacio.

      Saludos cordiales

      Eliminar