sábado, junio 14, 2014

ME CUESTA SOPORTAR A LOS QUEJICAS CRÓNICOS


Quejarse es necesario y sano. Todo lo que ayude al desahogo y a echar fuera la indignación y los demonios que nos embargan es positivo. Hasta ahí, no tengo nada que objetar... Pero algunos se pasan porque no saben hacer otra cosa que quejarse incansablemente. Provocan hastío y deseos de alejarse de ellos.  Hay que marcarles unos límites, aunque cueste hacerlo. A lo mejor el camino a seguir es darles la razón, si consideramos que la tienen, pero rogarles al mismo tiempo que cesen ya. Lamentarse, sin más,  conduce al más sonoro de los fracasos.

Quejarse no debe confundirse con la crítica constructiva. Abstenerse de quejarse no necesariamente significa soportar conductas o actitudes intolerables o mirar hacia otro lado, ¿eh? Cuando veo a una persona en la frutería palpando y madurando los tomates o las cerezas con las manos le regalo una cordial sonrisa al tiempo que le recuerdo con un gesto muy expresivo dónde se hallan los guantes de plástico... No reproduzco alguna de las respuestas que me dedican...

Y lo más penoso es que los quejicas se lamentan/nos lamentamos sobre todo de lo que no depende de nosotros. Ignoran/ignoramos, eso sí, lo que nos compete a título personal. Por eso me cuesta soportar a los que carecen de autocrítica y solo tienen ojos para reprochar lo que hacen o dejan de hacer los demás...

He utilizado la tercera y la primera persona del plural de los verbos lamentar e ignorar para no caer en una contradicción flagrante y ser coherente con la petición de autocrítica. En el fondo, esta entrada no deja de ser una queja...


P.D.: Estaré ausente del mundo virtual del 15 al 23 de este mes. A la vuelta, haré los deberes pendientes. Prometido.

36 comentarios:

  1. Para mi que dentro de muchas quejas hay algo de vagancia. Queremos que nos hagan todo, incluso que decidan por nosotros, ser libre es duro, tener que decidir que camino coger y asumir las consecuencias no esta de moda. Nos gusta ser libres y ademas ser inpunes, y eso no es muy consecuente. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo. Quejarse es lo más fácil...
      Saludos

      Eliminar
    2. Antes me quejaba de lo que consideraba injusticias. Ahora chitón, meditación y acción pertinente en el ámbito que mejor me parezca.

      Eliminar
  2. Es muy cómodo dar rienda suelta a los mal humores y a los salvapatrias que es el mísmo ingrediente pero con distinto envoltorio...

    Feliz ausencia nos leemos a la vuelta.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay quejas puntuales que no podemos evitar, pero como sistema no sirven para nada. Si acaso, para incordiar...

      Abrazos

      Eliminar
  3. Yo tampoco soporto a los quejicas. Son unos cansinos y además te roban la energía a puñados. A mí me parecen unos cansinos y normalmente tiendo a ignorarles cuando se quejan, sin más.

    Besos, Luis Antonio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Además de cansinos, son incordiantes... Me gustaría saber ignorarlos, pero no siempre lo consigo...

      Besos, Vero

      Eliminar
  4. Soy una de esas quejicas por naturaleza, y reconozco que es inconducente, pero es más fuerte que yo.
    Que disfrutes de estos días de descanso.

    Un fuerte abrazo, estimado Luis Antonio.

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te considero quejica crónica porque acostumbras a mostrar el porqué de tus críticas. Ya quisiera yo que los quejicas - de los que me quejo - fueran como tú...

      Me gusta saber de ti y espero que pronto puedas compartir tus entradas con nosotros. Se te añora...

      Besos, Fer

      Eliminar
  5. Disfruta de la desconexión y te esperamos a la vuelta, con quejas y comentarios constructivos, claro... Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con quejas y comentarios constructivos... como debe ser.
      Un abrazo estimado y admirado Pedro

      Eliminar
  6. Disfruta de estos días, espero que lo pases muy bien.
    En cuanto al post, me pregunto cómo sabremos si hemos superado el límite aceptable de queja, ¿cuál es? ¿cuándo incurrimos en la cronicidad? ¿Tal vez cuando increpamos a la tele? No lo sé, últimamente parece que nos sobran los motivos y nos faltan las respuestas. Besos y a disfrutar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si todos los quejicas se parecieran a ti, les dedicaría una entrada plena de loas y aplausos. Quejarse con fundamento es un ejercicio sano y necesario. Y si además se sugieren soluciones...En este caso sería ejercer la crítica constructiva. Es lo que más echo a faltar... Los quejicas crónicos se quejan de vicio. Sin más...

      Besos, Anabel

      Eliminar
  7. Lamentarse, no sirve de nada, cierto... pero tiene un par de cosas positivas: es gratis, alivia y está al alcance de absolutamente todo quisque. (que ya son tres) No obstante, la queja como fin último y disculpa es un error común en los incapaces de hacer auto-crítica Y también los hay "profesionales" de la misma. Estos últimos, son un auténtico "coñazo" (con perdón).

    Y como el derecho al pataleo, es el derecho pataleo, yo finalizo quejándome de que no estés, hala!

    ;) ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay quejicas de todas las especies, pero los que más me exasperan son los docentes que sistemáticamente se quejan de los alumnos y de las leyes educativas No hay alumnos buenos para ellos y esto es una tremenda injusticia. Algunas leyes se pueden obviar... Dentro del aula existe lo que viene a llamarse "libertad de cátedra"... Me consta que también hay alumnos que se quejan de todos los profesores y se colocan a la misma altura de los anteriores...

      Tu queja, sin embargo, me ha llegado al alma. Ya estoy aquí para que no tengas motivo de queja....

      Besos

      Eliminar
  8. Ah! y que te sean leves las evaluaciones, además de feliz verbena!
    Besossss!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre he aplicado el mismo criterio, en caso de duda subo la nota...Prefiero equivocarme por exceso que por defecto...

      Gracias por tus buenos deseos. Bona revetlla de Sant Joan i petons

      Eliminar
  9. Pero hay quejas que son coherentes y justificadas y por tanto tolerables, como ésta.

    El mejor arma contra los quejicas es ponerte sus zapatos, si escuchan tu primera queja, en cuanto empieces con la segunda desaparecen hastiados de escucharte y se van con su llantina a otra parte, es decir, quedas liberado. Uffffffffff. qué descanso.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tomo nota, pero no tengo la certeza de que dé resultado con según quién...

      Besos, Narci

      Eliminar
  10. ¿O sea que eres tú el que da la tabarra con los dichosos guantes? ¿Pero no ves que los seres civilizados no se comen las mondas de las naranjas y además los chefs en los programas de cocina en la tv. no usan guantes de cocina para confeccionar los platos?
    Respecto a los quejicas abusivos estoy de acuerdo aunque ciertas formas de lloriqueo no dejan de ser terapéuticas. Lo malo es pasarse.
    Otra expresión que me da cierto repelús con todos mis respetos ese eso de "critica constructiva". Normalmente solo la dice el criticado nunca el que la ejerce, pero es que siempre es contradictorio plantear las cosas así. Si quieres criticar algo porque no te gusta tampoco le vas a quitar el trabajo al que lo ha hecho mal haciéndola tú de nuevo. Solo faltaría.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Palpar las naranjas no es lo peor, pero hacerlo con los tomates, con las cerezas,,,,es de juzgado de guardia.

      Ahora que no nos ve ni escucha nadie te envío el Aviso que colocaron en una frutería:

      "LAS SEÑORAS QUE PALPEN LA FRUTA, SERÁN SOMETIDAS AL MISMO TRATAMIENTO POR EL FRUTERO"

      Yo utilizo, de vez en cuando, la expresión CRÍTICA CONSTRUCTIVA para diferenciarla de la queja crónica. Otra cosa es que presuma de saber hacerla, ¿eh?

      Un abrazo

      Eliminar
  11. your blog is very interesting, I will visit again in the next article
    cara memikat hati wanita jepang

    ResponderEliminar
  12. Los quejicas en el trabajo, me fastidian mucho!! Una cosa es la queja taladrante y estéril y otra la protesta con algún propósito (que puede ser, incluso, silenciosa).

    Brindo por la autocrítica y por tus vacaciones/desconexión.

    Muchos besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los quejicas en el mundo de la docencia, que es el que más conozco, son muy abundantes.Provocan un clima muy desazonador. Me taladran, sobre todo, los que siempre culpan a los alumnos de los resultados académicos...

      Molts petons i bones vacances

      Eliminar
  13. Bueno mi querido LUIS ANTONIO, un poco quejicas lo somos casi todos jaja al menos yo.
    Aunque creo que sin pasarse, tal cual comentas, es más que saludable desahogarse, de lo más reconfortante sacar fuera lo que preocupa. Ootra cosa son los llorones profesionales, estos que cuando no les duele una cosa les duele otra, cuando no protestan por frío es por calor, nadie sufre mas que ellos, ningún trabajo es más duro que el de ellos y nadie tienen más motivos que ellos para quejarse. Vamos! que el resto de los mortales hemos venido a este mundo a soportar sus quejas y a consolarles, nada más:))


    En fin, que disfrutes muchísimo de tus días donde quiera que estés y a la vuelta puedes quejarte toodo lo que te quieras .. a ti, te dejamos ;)) Mmuaaaaaaaaaaaaaaaakksss!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me quejo de los que solo saben quejarse. La queja esporádica y con base nada tiene que ver con la queja sistemática. No sé consolar a estas personas y tampoco pongo mucho empeño en aprender a hacerlo... Creo que no tienen remedio y bien que lo siento...por la parte que me toca.

      El día que me queje sin fundamento, puedes echarme la bronca y retirarme tu afecto. Seguro que se me cura la "quejumbre"

      Muchos, muchos besos, estimada María

      Eliminar
  14. Pues sí, los quejicas fastidian. Y fastidian porque no aportan nada. Solo se quejan. Su palabra favorita es "no". Nunca se sienten a gusto. Todo hay que cambiarlo. Porque no hay nada que esté bien. Un rollo de personas, vamos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo quieren cambiar, pero no proponen nada. Eso lo sabe hacer cualquiera.
      Me consta que tú no perteneces a ese gremio. Eres una persona positiva. Tienen suerte en tu entorno.

      Un abrazo

      Eliminar
  15. Muy de acuerdo contigo en lo que dices, cuando uno se queja sin remedio no siendo sus quejas constructivas de poco sirve al contrario se hace él mismo pesado.
    Feliz día de San Juan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra saber de ti, Mari-Pi

      Un abrazo y feliz verano

      Eliminar
  16. que puedo decirte...
    tengo un amigo que es justamente así... el otro día que estaba en mi casa, le dije: Oye cabrón, cuando me vas a decir cosas buenas, solo vienes a quejarte... Y ME RESPONDIÓ: Para eso son los amigos... para escuchar...
    Respiré profundo y tuve que quedarme callado.

    PD... voy regresando poco a poco aunque todavía sigo de vacaciones mundialistas.

    Saludos
    Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si los amigos sirven solo para escuchar siempre lo mismo, casi es mejor no tenerlos...Escuchar es una virtud, aguantar reiteraciones de la misma especie no creo que lo sea.... Digo...

      Saludos y feliz verano, Carlos

      Eliminar
  17. Ay ay ay ay... es broma...

    Bueno, a este tema hay que darle un poco de perspectiva... también hay gente que se queja mucho y con razón... bueno, incluso aun quejándose mucho se quejan poco para lo que les sucede... yo conozco algun@s...

    A mí los que más me fastidian son los que se quejan de lo que despés también hacen... eso sí que me toca la moral y otras partes que el decoro me impide citar...

    Bueno, yo soy un poco quejica... pero estoy en proceso de enmienda...

    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me había pasado desapercibido este comentario tan interesante, amigo Impersonem.

      Muchos nos quejamos alguna que otra vez. Normal. Pero, como pasa con tantas cosas, todo tiene un límite.

      Espero que ya te hayas enmendado del todo.

      Un abrazo

      Eliminar
  18. Anónimo10:30 p. m.

    hola! Tengo una amiga que se queja absolutamente de TODO!! La quiero mucho y es buena amiga pero a mi me desgasta mis energias completamente!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que procede en este caso - lo que yo haría - es hablar seriamente con tu amiga y rogarle que, al menos, espacie sus quejas. Y si no te hace caso, es que te tiene en poca consideración y es menos amiga de lo que pensabas...

      Saludos

      Eliminar