domingo, abril 13, 2014

Basta con 17 sílabas... (Con sinalefa)


En un simple y mero haikú se pueden expresar tantas cosas... Basta con saber elegir las palabras, someterlas al suave y flexible corsé de la métrica, tener clara la razón o sinrazón de expresarlas y saber, eso sí, a quién van destinadas...

A veces, con una mirada ya es más que suficiente... 

31 comentarios:

  1. Debe ser obra, prefiero que sea obra ¿y tú?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El haikú plantea un interrogante. Cada lector es libre de hacer su propia interpretación...Tú respondes a una pregunta con otra..

      Un abrazo Anabel

      Eliminar
  2. Ahí radica la esencia del aiku,(en poco decir lo que quieres) es, un poco como el buen perfume: en tarro pequeño.

    Yo prefiero miradas y complicidades...y, si encima lo saben expresar con la métrica adecuada: ya eso es obra y completa;)

    Feliz semana Pascual!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Posiblemente las miradas llenas de complicidad sean insuperables...

      Igualmente te deseo unas felices vacaciones de S.S., Bertha

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Curiosa e intrigante la cultura japonesa, pero ciertamente muy rica y sabia.
    Un saludo.
    Elperroverde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gustaría conocer más esa cultura, igual que la china...Creo que está muy distante de la nuestra en todos los sentidos...

      Saludos

      Eliminar
  4. Esto de lo breve se ha puesto muy de moda. Con los 140 caracteres de Twitter he tirado la toalla. El haiku sienta bien, sobre todo si respeta las formas y transmite un buen mensaje. Desde ya, esto no es ningún prológo. Es definitivamente la obra, y nadie puede protagonizarla sin miradas.
    Feliz Semana Santa, estimado Luis Antonio.

    Un abrazo.

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tomo nota de la interpretación que haces. La escritura conceptual siempre me ha seducido. Por eso prefiero más el conceptismo que el culteranismo del Barroco Español (Quevedo, Gracián...)

      Igualmente te deseo una feliz S.S., Fer

      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  5. No sé si es prólogo u obra pero te ha quedado estupendo. Y ya sabes aquello de lo bueno si breve... (por lo de las sílabas)

    Pásalo bien. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si volviera a escribir este haikú sustituiría la palabra PRÓLOGO por PRELUDIO...

      Lo mismo te deseo, Angie.

      Besos

      Eliminar
  6. Se trata de evitar la obra..

    ResponderEliminar
  7. Una obra abrazada e intensa desde la brevedad, me ha encantado.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado, María. Valoro mucho tu criterio.

      Besos

      Eliminar
  8. Oh! lástima que las letras no tengan mirada, la de letras que me ahorraría ;))
    Los haikús de verdad dice tanto tantísimo en el fondo como en la sencillez de su forma, por incapacidad manifiesta a causa de mi crónica verboragia siempre me han cautivado, en general toda la minimalista belleza orienta ¡quien lo diría en mi barroquismo extremo! ¿verdad? en vestimenta soy bastante minimalista para que veas jaja

    Precioso tu haikú, solo puede ser un prólogo si la miras como tú debes saber, caso contrario cegata perdida :-)


    Muchos besos y muy felices días... compartimos violinista ¡qué bieeen! Muaaaaaks!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tengo claro en qué se traduce el minimalismo aplicado a la vestimenta....Jajaja (yo me entiendo...)
      Gracias por tus palabras, María
      Quizás no tenga clara la idea y por eso planteo esa interrogación. En un libro se distingue nítidamente el prólogo de la vida; en las relaciones humanas es más complejo...

      Muchos besos. Hasta pronto

      Eliminar
  9. Me quedo con el preludio que eliges después, Luis. Me gusta muchísimo más :D
    Y preferiría que fuera preludio, como antesala de algo mucho mejor que llegará después.

    Un beso, Luis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tomo nota, Novicia. El problema de los prólogos o preludios es que no sabes bien en qué van derivar...
      Me alegra saber de ti porque últimamente te prodigas poco. Espero que estés bien. Te necesitamos pletórica. Como acostumbrabas...

      Muchos besos y feliz S.S.

      Eliminar
  10. Y sin duda tú sabes elegir las palabras a la perfección.

    Prefiero que sea preludio o prólogo, siempre resulta excitante imaginar que queda por llegar lo mejor.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Narci. Es excitante porque también hay mucha incertidumbre, ¿no?

      Besos y feliz S.S.

      Eliminar
  11. Pues yo me comería tu haiku en el entreacto pare entrar con fuerza en la segunda parte de la obra. En todo caso un haiku está bien pero juega con ventaja: planta su semilla y pretende que los demás nos tomemos el trabajo sucio de repensarlo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se lo digas a nadie, pero es verdad. Cuando tengo una duda existencial, la planteo para que me la resuelvan los demás... Espero tu trabajo ¿sucio? para repensarla porque acostumbras a dar luz a mis dudas. Aprovecharé el entreacto con la mejor de las expectativas para acometer el inicio de la obra...
      Un abrazo

      Eliminar
  12. ¿Un preludio... o la obra completa? Esa mirada que mencionas al final puede decirlo todo. Pero, cuántas veces uno no sabe con certeza dónde acaba una historia... La mirada puede ser decisiva, o no... Porque todo, amigo, se mueve en las ondas del misterio, y de ese jeroglífico no solemos tener la clave. El tiempo, lo único que hace es demostrar lo que sucede, pero se le escapa lo que pudo suceder.

    Un abrazo, Luis Antonio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Porque es un jeroglífico, como bien dices, lo planteo públicamente. Por si alguien me ayuda a desentrañarlo... Tu comentario confirma la necesidad que uno tiene de mostrar sus propios interrogantes...

      Un abrazo, Antonio

      Eliminar
  13. En un haiku y en este en concreto, valen también los silencios entre las palabras...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, pero a pesar de las muchas lecturas que se hacen del silencio, no siempre se acierta...

      Eliminar
  14. Vital para toda obra, un buen prólogo nada despreciable que de pie a un magnífico argumento en el que hasta los puntos suspensivos jueguen su papel...
    Magistral.
    :)
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces, y ese es el problema, hay prólogos que poco o nada tienen que ver con la obra...
      Gracias por tu huella, Marinel.
      Abrazos y feliz S.S.

      Eliminar
  15. Dificilmente habrá buena obra sin un prólogo que la preceda y la ilumine. La obra admitirá muchos derroteros quizá, pero si el prólogo es sólido y contundente, las posibles derivas de la obra quedarán resueltas. Un abrazo, Luis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Comentario esperanzador, el tuyo. Agradezco la ponderación y sabiduría de tu lectura y me alegro muchísimo de tenerte por estos lares, estimado profesor.

      Un abrazo

      Eliminar
  16. La obra empieza en el prólogo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar