sábado, diciembre 15, 2012

SEGUNDA ENMIENDA DE LA CONSTITUCIÓN DE LOS ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA: OTRA MASACRE EN UNA ESCUELA INFANTIL DE ESTADOS UNIDOS




He recorrido las dos costas de los EEUU y ambas experiencias turísticas me dejaron un gratísimo recuerdo tanto de la geografía humana como de la física. Tengo que hacer mención, sin embargo, a dos aspectos que me desasosegaron bastante: pensar que cualquier ciudadano podía llevar armas y la vigencia de la condena a muerte en muchos estados.

Hoy volvemos a despertarnos con la trágica noticia de otra masacre en una escuela infantil de Estados Unidos. Por si alguien lo ignora, el promedio de muertes diario por armas de fuego es de 80 (En este artículo de EL PAÍS se recogen datos escalofriantes)

Me sorprende la obstinación de este pueblo, manipulado por intereses económicos e ideologías extremistas disfrazadas de patrioterismo radical, en mantener la Segunda Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos de América. (Carta de Derechos aprobada el 15 de diciembre de 1791). Simple y corta, da el derecho a la posesión de armas

No tengo la menor duda de que los americanos no son mejores ni peores que los ciudadanos de cualquier otra parte del mundo, pero me temo que esta nueva masacre y las noticias de homicidios que cada día salpican la prensa norteamericana no se traducirán en cambios profundos. Por más que ahora prorrumpan en emotivos llantos y hagan llamamiento a poner coto a estos asesinatos incalificables. Nunca es el momento adecuado, y menos bajo la influencia emocional de estos sucesos, para abordar estos temas en profundidad... Ojalá me equivoque. Dudo también de que el presidente Obama haga algo a tal respecto, aparte, claro está, de las declaraciones que proceden en estos casos...

29 comentarios:

  1. Me voy a poner un poco cínico, Luis Antonio. En Estados Unidos están permitidas las armas 'de iure', y, en la mayoría de los países, incluido España, 'de facto'. Por mucho que el rey de España tenga en su armero reglamentario un fusil de caza mayor, nada excluye por completo la posibilidad de que un nietecito suyo, por ejemplo el que se disparó en un pie, juegue con él. Recuerdo, a propósito, que cuando el tal tierno nietecito se pegó un tiro (estaba con su padre, no con su abuelo, que en esos momentos se encontraba en África cazando elefantes), la derecha salió a defender que la caza era una cosa de hombres, pero no para criticar que el niño la manosease, sino para alabar que el padre le estuviera dando una educación 'de hombres'. Así las cosas, en España el único filtro para comprar tranquilamente un rifle es, imagino, la mayoría de edad y el certificado de penales. El muchacho que perpetró la masacre era mayor de edad y nada le impedía, y menos en Nueva Inglaterra, ser aficionado a la caza. De modo que no es tanto la posesión como la cultura de las armas, esa conciencia 'dissenter' de que el miedo guarda la viña, redoblada con las biblias despiadadas que lee la derecha. Sacar eso del cerebro de un norteamericano es como convencerlo de que todo el mundo tiene derecho a no morir desasistido. Sencillamente imposible. Estas barbaridades ni siquiera les sirven como factor de corrección. En términos empresariales, está contemplado en la partida de imponderables, que para eso pagan un seguro. Por eso las lágrimas de Obama son un símbolo más interesante de lo que parece: lo único que el presidente de los Estados Unidos, con todo su poder, puede hacer para restringir el acceso a las armas es llorar, a ver si algún padre se acuerda de no dejarlas al alcance de los niños o de preocuparse por lo que el vago insolente de su hijo guarda en la habitación. Porque, por más que prohibiese las armas, no podría prohibir el gigantesco negocio de las armas. Vienen, por otra parte, generaciones convencidas de que son las víctimas. El poso del sano nihilismo de los 90 se ha descompuesto en un desprecio a la propia vida y en una confusión casi absoluta entre lo que se imagina y lo que se hace. La vida se está haciendo literal.
    Disculpa por el rollo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que, como he oído por ahí, el poder de las industrias armamentísticas y farmacéuticas están por encima del mismo presidente... Esperemos, sin embargo, que se inicie algún proceso que modere esa facilidad para adquirir armas y esa cultura que tan encumbradas las tienen...

      Un abrazo, Antonio

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Bernardinas:tiene muchísima razón,las lágrimas de Obama no serviran cómo un factor de corrección motivo: porque hay demasiados intereses creados.El negocio de las armas mueve muchos dólares.

    -El Rey mató sin querer a su hermano Alfonso(ya se sabe que fué un accidente).Pero las armas las carga el diablo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues el rey, con esa biografía, haría muy bien en evitar que sus propios nietos las usen con tanta facilidad...Y aplicarse el cuento a sí mismo, ¿no?

      Un abrazo

      Eliminar
  4. Muy interesante el artículo de El País de este domingo ya que aclara cosas:

    http://internacional.elpais.com/internacional/2012/12/15/actualidad/1355600899_420381.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy interesante y esclarecedor el artículo que citas. Gracias

      Eliminar
  5. Poco puedo opinar al respecto, mas que estoy en contra de las armas. Que me parece una barbaridad y una aberración disparar a un niño. Un acto incalificable.

    Sobre EEUU...¿qué decir que no se haya dicho ya?

    En fin...Hasta la próxima masacre.

    Un abrazo Luís.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me temo que tus temores son más que fundados...

      Un abrazo, Carme

      Eliminar
  6. La cultura tan radical en algunos aspectos de ese pueblo nos parece incomprensible, así como lo serán para ellos algunas de las nuestras, pero lo mas peligroso es la facilidad que tienen para justificarse.

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Las armas están muy presentes en su identidad de pueblo...

      Me encanta saber de ti, Gamar. Después de tanto tiempo...

      Un cordial saludo

      Eliminar
  7. Estoy en contra de las armas y plenamente convencida que la violencia es mucho más fácil si se tiene la herramienta propicia a mano ...
    No puedo entender como piensan que tener armas en casa les proporciona más seguridad... Yo opino totalmente al contrario ...

    Un cálido abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por lo visto, ellos están en otra sintonía...

      Un abrazo, Aris

      Eliminar
  8. Yo también dudo que esta nueva masacre convenza a los americanos de la estupidez de la venta libre de armas y la desventaja que tiene el llevarlas personas que no son delincuentes, porque a la hora de tener que hacer uso de ellas, la duda es la que les causa la muerte, cosa que no tiene su agresor.
    Pero yo veo otro problema, ¿por qué siempre se dirigen hacia el colegio estas matanzas? Algo falla en esta institución en ese país, pues siempre es el blanco del odio, la crueldad y la locura de estos muchachos. ¿Qué les ha inducido durante el tiempo que han estado en el colegio a esta barbarie?
    Puede que se haya generado un complejo de inferioridad por el maltrato de los compañeros o la incomprensión de los profesores, la indiferencia de otros, no sé, muchas más cosas, pero eso no justifica estas acciones. Hay algunos elementos más que creo se deberían de investigar - incluyendo el medio familiar y medioambiental - para sacar algunas conclusiones. Desde luego, que se les anime a disparar con 14 años, no es nada pedagógico, es anacrónico y una falta de responsabilidad muy grande por parte de los padres.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo irracional no tiene explicación alguna... Todas esas preguntas que te haces, me temo, quedarán sin respuesta. ¿Por qué niños de tan tierna? edad?

      Un abrazo

      Eliminar
  9. No estoy a favor de la portación de armas en ningún lugar del planeta a menos que sea en manos de los agentes del orden. Pero a mí lo que me impacta es el hecho de que ésto suceda en las escuelas. Y si bien se suscitan más de estos espantosos hechos en promedio en los Estados Unidos, recuerdo la terrible masacre acaecida en Río de Janeiro en abril del 2011 y una que tuvo lugar aquí mismo, en mi país, en la localidad de Carmen de Patagones, Buenos Aires, en Marzo del 2010. Sería interesantísimo analizar por qué las escuelas más que otros sitios públicos y masivos donde a veces también sucede, como cines o centros de compras y supermercados, resultan amargamente tan atractivos para mentes enfermas, en general jóvenes que acaban de salir de ellas o se encuentran aún cursando sus últimos años de secundaria. Creo que esta cuestión amerita un debate que va más allá de la política y de la cultura de las armas, que de todos modos terminan en manos equivocadas en todos los países del mundo, aunque insisto, no apruebo la portación de armas en el caso de civiles. Pero creo que en todas estas tragedias en los Estados Unidos siempre hay dos grandes chivos expiatorios: la cultura de las armas o el diagnóstico de patología mental a posteriori, cuando ya es demasiado tarde. Yo me plantearía, como de hecho lo hice en el caso de Río, qué responsabilidad les cabe a todos los adultos, dentro y fuera de la escuela, por los que ha sido "educado" ese joven criminal que termina irrumpiendo en una escuela para matar sin piedad y sin razón mayormente a niños en edad escolar.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acabarán, me temo, encontrando respuestas y justificaciones para no tener que tomar medidas más drásticas que eviten tales masacres...

      Un abrazo, Fer

      Eliminar
  10. Hay convicciones más fuertes que las realidades. Y esto enturbia las intenciones. Y así pasa.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Convicciones extremistas teñidas de patrioterismo identitario...

      Una abrazo

      Eliminar
  11. Es algo difícil de asimilar, como de palícula. No entiendo la mentalidad estadounidense: quitarles las armas de fuego es un atentado contra su individualidad, yo no acabo de entenderlo. Las armas de fuego en una casa son un peligro. Si las hay se pueden usar.

    Respecto al tema de las escuelas, generalmente se da en adolescentes muy ligados todavía a ese entorno y por ser el más cercano es contra lo que se dirigen. Creo que los que hacen estas masacres no distinguen realidad de fantasía. ¿No tendrán influencia la cantidad de juegos violentos que pasan por sus manos y sus cabezas desde una edad temprana? Creo que a nuestra sociedad le sobra violencia.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A nuestra sociedad en general y a la norteamericana sobre todo les sobra violencia. ¿Quién pone límite a eso? No tengo respuesta, Angie.

      Besos

      Eliminar
  12. Aclaro, no me gustan las armas ni en casa ni en ninguna parte. No a las armas.

    ResponderEliminar
  13. Respuestas
    1. A todo bien nacido, Novicia, le hace polvo la masacre de esos niños y de otros que se hallan en ámbitos diferentes, sin tanto eco mediático, que también sufren la violencia de los mayores y de las circunstancias adversas.

      Besos, Novicia

      Eliminar
  14. En EEUU se unen dos componentes que en mi opinión son la causa fundamental de esta cultura pro armas, por un lado su ancestral e incrustado derecho a la autodefensa y por el otro la impresionante y desaprensiva industria armementística que lo potencia. Su visceral necesidad de auto protección con armas que se remonta a los tiempos de los pioneros llegados de la vieja Gran Bretaña, donde en ausencia de estado y leyes, el revolver dirimía cualquier conflicto, la ley de la selva, pero... a tiro limpio.

    Surgido el estado y redactadas las leyes estas consagraron ese derecho y para remate, lo dicho, en los últimos 30 años, la industria de las armas de este país, la más potente del planeta, ha abonado la desconfianza y el miedo entre la población disparando aun más su consumo, lo que ha propiciado que estén a disposición de cualquier desaprensivo o enfermo desquiciado. Es muy difícil cambiar una mentalidad colectiva, que además y como siempre abonan interese económicos.

    La violencia, sieempre engendra violencia y ellos la amamantan más que nadie en el mundo, así, pasa lo que pasa desgraciadamente, una pena... y sí, Obama, salvo llorar, poco o nada puede contra todo eso.

    Un beso muuy graande LUIS ANTONIO.

    ResponderEliminar
  15. Tu diagnóstico es certero, pero mientras los propios norteamericanos no tengan conciencia generalizada de ello y de las consecuencias que acarrea no hay nada que hacer. Ojalá me equivoque...

    Muchos besos, estimada María

    ResponderEliminar
  16. El concepto de seguridad que tienen los americanos es el que propicia este estado en el que se encuentra respecto a la tenencia y uso de armas. Vayamos atras en el tiempo y pensemos en la idea general de seguridad (o defensa) aquí en Europa. A todos nos viene a la mente enseguida la imagen de ese castillo con sus gruesos y altos muros con sus almenas y posiblemente rodeado de un foso. Con esto cualquier atacante se encontraba ya de plano con un serio obstáculo físico difícil de superar. Cuando pensamos en los EEUU nos viene a la cabeza un fuerte de madera, no demasiado robusto ni alto. Venían unos cuantos indios, lanzaban unas cuantas flechas incendiadas y adios fuerte; con lo que solo quedaba para defenderse un puñado de yanquies con sus rifles. Esto es aplicable a hoy en día; mientras aquí ponemos el máximo esmero en prevención (alarmas, puertas de seguridad, porteros automáticos etc...) en america se sigue confiando en la pistola debajo de la almohada como única medida a tener en cuenta. Cambiar esta mentalidad es algo que, en mi opinión, no debería aplazarse ni un día más, ya que es un trabajo de largo plazo.

    Llama la atención que casi siempre esto suceda en colegios. En realidad es bastante normal. Los autores de estas barbaries saben muy bien lo que quieren y ponen todo el esmero del mundo en el éxito de su crimen; es este sentido la vulnerabilidad de los colegios es ideal, no solo sucede en America, todos podemos recordar el asalto a un colegio en Rusia hace unos años y mucho más reciente el que aquí dicen que se evitó en Mallorca. Por otra parte los patrones de conducta propios de los estudiantes pueden tener efecto provocador y acabar convirtiendose en detonante. Pero pienso que el motivo principal de que casi siempre se elijan escuelas es simplemente por las garantías de éxito.

    ResponderEliminar
  17. Según el último parte que dio las noticias.Uno de los que investiga esta masacre dijo: de haber tenido la maestra(que tambien salió mal parada) un arma se hubiera evitado toda esta masacre...Esto queda en el aire a ver que piensas?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es precisamente a lo que me refiero. Los americanos no contemplan otra seguridad que la de andar todo el mundo armado. No saben de prevención ni se les ocurre interponer barreras físicas.

      Los americanos cuando se sienten amenazados (y no necesitan tener una amenaza para ello) no se protegen, sino que declaran la guerra a lo que ellos consideran la amenaza y tratan de eliminarla. Ellos sí que creen en la guerrra preventiva, en la guerra como una medida de prevención. Esto es terrible pero es así.

      Ese mismo investigador en Europa hubiera dicho: de haber existido una mayor restricción en el acceso a las armas, posiblemente, hoy no tendríamos que lamentar esta masacre.

      Eliminar