domingo, septiembre 30, 2012

Cariño, siempre. Exigencia, también.


Si continuamente estamos complaciendo a los niños en casi todos sus caprichos...
Si los premiamos por hacer "lo que toca"... 
Si los sobreprotegemos ... 

¿Por qué nos sorprendemos de que protesten cuando les exigimos algo que requiere esfuerzo?

48 comentarios:

  1. Educamos o clonamos.?
    Padres modernos o snobistas de la educación?
    jejeje. que difícil.
    Yo creo que no valen los manuales, es mejor tirar de la hemeroteca adquirida, y afinarla en lo posible.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Educar es muy difícil, pero si al menos no maleducáramos...
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Absolutamente de acuerdo. Creo que la respuesta pasa porque muchos hacen eso debido a su propia inmadurez, porque confunden su rol con el amiguismo, o porque tienen miedo de sus hijos y les pesa la responsabilidad de educarlos.

    Además hemos internalizado el hecho de que poner límites y exigir es algo autoritario, retrógrado. Ahora, al menos en mi sociedad, todo debe ser charlado y pactado con los niños, como si ellos estuviesen en posición de decidir qué es lo mejor para ellos. A tal punto que se está considerando reducir la edad de los votantes a los dieciséis años...

    Se conversa y se tienen en cuenta sus deseos legítimos porque los queremos, pero como padres creo que debemos asumir nuestra responsabilidad de decidir qué es lo mejor para ellos hasta que alcancen la suficiente madurez para hacerlo ellos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy totalmente de acuerdo contigo y agradezco que hayas ampliado los temas meramente esbozados. Se nota tu competencia en la materia...
      Un abrazo, Fer

      Eliminar
  3. "El ser humano es bueno por naturaleza pero la sociedad lo corrompe" decía Rosseau. Habrá que cambiar la sociedad, pues, ¿no?
    Para conducir se necesita pasar un examen teórico y práctico.
    Para ejercer una profesión, unos estudios.
    Para practicar un deporte, entrenamientos.
    Para tener hijos y "educarlos"... Cuanto más incapaz... más hijos.


    un abrazo (sin tila) :)



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé qué pensarán los del OPUS de tu última frase...Aunque dudo mucho que aterricen por esta ámbito... Tranquilo

      Quizás más que cursillo específico para educar a los hijos lo que falta es un poco de sentido común (el menos común de los sentidos...)

      Un abrazo (con afecto)

      Eliminar
  4. Tienes razón, les damos demasiados caprichos a nuestros hijos, pero también es cierto, o eso pienso yo que la sociedad les exige demasiado, más exámenes, más deberes, más actividades, casi no tienen ni tiempo para jugar o salir por ahí, están acostumbrados más que lo estábamos antes, al esfuerzo, incluso, más estresados que antes no conocíamos lo que era eso, creo que es la sociedad la que va marcando las pautas.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, pero también han de llevar a cabo las tareas que les competen aunque les supongan un esfuerzo. Y también han de aprender a resolver sus problemas cotidianos. Los padres, al lado siempre, pero dejándolos que crezcan y aprendan.

      Besos, María

      Eliminar
  5. Hay que exigirles con amoroso cariño. Esa exigencia les protegerá del mañana. Algo de esto ha pasado en nuestra España en las últimas décadas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La exigencia nos hace maduros y autónomos. Muchos lo ignoran...

      Eliminar
  6. Pues sí, creo que la mayoría pecamos de lo mismo, pero es que... ¡¡¡es tan difícil saber dónde está la raya que no hay que traspasar¡¡¡ Al menos para mí es complicadísimo saber siempre hasta donde puedo/debo llegar.

    Un beso, Luis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, Novicia. Si fuera fácil no estaríamos aquí debatiendo sobre el tema.

      Besos.

      Eliminar
  7. Aquellos que sufrieron una educación rígida y autoritaria necesitaron liberarse de todo aquel lastre qacogiéndose a la postura contraria dando rienda suelta e incluso el mando de sus vidas a su propios hijos. Era alucinante que esa idea estúpida de los padres "como colegas de sus hijos" hubiera triunfado como triunfó en su momento y ahora pagamos las consecuencias. Todo el mundo se ha dado cuenta de que el desmadre había sido absoluto pero cuesta una barbaridad volver a encauzar las aguas desbordadas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algunos padres llegas al extremo de desautorizar al profesorado en presencia de los propios hijos. ¿Te imaginas lo mismo. pero al revés...?
      No te falta razón en el comentario que haces. Siempre, la eterna cantinela: nos vamos de un extremo al otro...

      Eliminar
  8. Los hijos han de crecer con derechos pero también con obligaciones, educarles en la responsabilidad.

    También tienen que saber que no se puede tener todo y que la frustración existe y que no tiene porque ser algo negativo.

    Solo así serán el día de mañana ciudadanos responsables y felices

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, José
      Un cordial saludo

      Eliminar
  9. Hay madres que sólo falta masticarles la comida para que no se ahoguen, cuando pretenden darle carne dura, en época de crisis, protestan porque sus hijos, se niegan a tragar...
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo tiene un límite y el maternalismo excesivo los va a hacer, sin duda, más débiles.
      Abrazos, Alicia

      Eliminar
  10. "No debería preocuparnos que nuestros hijos no nos escuchen,
    sino que siempre nos estén observando."
    Robert Fulghum (4 de junio de 1937 - )

    Los imitarán, seguro.

    Abrazos, Luis Antonio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque suene mal, la mayoría de las cosas negativas que aprenden los hijos tiene lugar en las propias casas...
      (Mi abuelo materno, del que guardo un recurdo muy grato, nos daba alguna que otra caladita de su cigarro a los nietos...)
      Un abrazo, Benjamín

      Eliminar
  11. Yo pienso lo mismo. Creo que los padres de ahora tienen un gran problema pq no les están enseñando a sus hijos a valorar nada, ni a hacerse valorar.
    Besoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es fácil ser padres y también resulta difícil transmitir valores si no se tienen... Hoy, ayer y siempre.
      Besos, Vanessa

      Eliminar
  12. La sobreprotección y la falta de una sana disciplina en la educación de los niños solo creará adultos llenos de egoísmo e irresponsabilidad.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que está pasando, pero no todo el mundo tiene conciencia de su propia responsabilidad.
      Saludos, Jorge

      Eliminar
  13. No añado ni quito una coma. Completamente de acuerdo. Se sobreprotege actualmente a los niños, y lo que es peor, en muchas ocasiones se hace en contra de sus intereses y buena educación, como cuando se enfrentan los padres con los profesores porque el niño se ha quejado de uno de ellos por ser muy "rígido". O cuando dos niños se pelean en la calle; ¡por favor!, antes nos peleábamos a diario y no pasaba nada ni se nos ocurría llegar a casa y decir a nuestros padres que nos habíamos peleado, sino todo lo contrario. El niño debe de aprender por sí mismo muchas cosas; entre ellas a empezar a valerse por sí mismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo. Dejo intacto tu comentario y lo hago mío.
      Un abrazo, Carlos

      Eliminar
  14. El problema radica en algunos padres que no pueden soportar que su hijo sea uno más; por fuerza tiene que ser el más, y este es un fenómeno que, por desgracia, va en aumento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La competitividad mal entendida nos pierde...a todos.
      Saludos

      Eliminar
  15. Un niño es un aprendiz de la vida que aprende lo que le enseñan y cómo se lo enseñan. Seamos responsables y un ejemplo para ellos. Es muy fácil decir " qué niño tan molesto, caprichoso...", pero detrás seguro , seguro que hay "un adulto maleducador"

    Los ingredientes: respeto,amor,escucha,serenidad, firmeza...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se nota que eres del oficio, Bertha.
      Cuánta razón tienes.
      Un abrazo

      Eliminar
  16. Pues sí, ni el "no" por principio, que conllevan algunas disciplinas exageradas, que no conducen mas que la frustración de tantos pequeños, ni el cómodo consentimiento sin medida, que más tarde nos enfrentará a pequeños "monstruitos". Mucho sentido común y mucho cariño, desde luego que sí!!

    Sin olvidarnos de una buena dosis de libertad (que no libertinaje...) para educar en la responsabilidad y lejos de esa sobreprotección que nombras. También teniendo en cuenta, dentro de lo posible, la idiosincrasia y la diversidad de cada una de esas pequeñas individualidades. Difícil, muy difícil... pero hay que intentarlo... lo que no nos asegura resultados satisfactorios, más allá de la tranquilidad o la satisfacción de haber hecho, lo que podemos, que no es poco.

    Como opinión personal, asimismo de muchos expertos, diré que creo que lo más cuenta en estos casos, es el ejemplo personal del entorno más próximo. Lo que a todos debería llevarnos a plantearnos, algunas preguntas...

    Sobre todo ello, habrá además diferentes medidas, dependiendo del entorno familiar, escolar, social... etc etc. Por no hablar de las ideologías reinantes de turno y con poder suficiente para influír sobre todo esto..., que siempre estarán al albur del partido que "toque". Una total y autentica vergüenza y atraso de este país, que parece incapaz de hacer un pacto institucional, sobre este tema importantísimo. Y así nos va, en resultados.

    En fin, de nuevo, nos traes todo un tema, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En general conocemos la teoría, pero como bien dices, ("Difícil, muy difícil... pero hay que intentarlo...") es muy complicado llevarla a la práctica...

      Hay que creer en la pedagogía del ejemplo, faltaría más, pero también es insuficiente: a veces los hermanos reciben similar ejemplo de los padres y evolucionan de manera dispar...

      De las leyes educativas, mejor no hablar... Apenan.

      Un abrazo, Cristal

      Eliminar
  17. De acuerdo en todo LUIS ANTONIO, lo difícil es acertar con la dosis exacta. Lo difícil es estar ahí para dar una de cal y una de arena, no existe la ciencia exacta en nada, en educación menos que en nada, cada niño, es un mundo. Es muy difícil ser lo suficientemente coherentes para pedirles a ellos, lo mismo que ven hacemos nosotros, pero para mi eso es esencial y aun más en estos tiempos en los que el reloj impone su dictadura.

    Antes a los niños les esperaba su madre casi siempre en casa, ahora les espera una pantalla... para compensar la falta de dedicación, algunos padres se ven obligados a ceder a todos los chantajes emocionales de sus hijos, a decir AMEN... y decir AMÉN a un enanito, es convertirlo en un tirano para el futuro, no admitirá jamás un no, por respuesta... así que además de a un inútil, fabricaremos a un déspota.

    Creo que además de la sobre protección que efectivamente existe, lo que existe sobre todo hoy es mucho sentimiento de culpa por la falta de tiempo que los padres dedicamos a nuestros hijos y por ello, muchísima desatención que se suple, con la VISA... y me temo que ella, ni abraza, ni escucha, ni te dice en lo que fallas y debes corregir.

    Un beso muuuy grande y conste que la imagen de la foto la he reproducido yo misma montón de veces jajaja pero también he estado a su lado para ponerle las pilas cuando ha tocado. Tengo dos y sonará raro, pero creo que además de su madre, también he intentado ser siempre su amiga ( no su colega... eso no, eso es otra cosa:-)


    Feliz día

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te imagino deslizándote por el tobogán, riendo y chillando, con tu hijo en el regazo... Y que conste que tu frase no la interpreto en sentido literal, sino, figurado...
      Estoy más que convencido de que tus hijos te adoran.
      Besos, María

      Eliminar
  18. Totalmente de acuerdo con todo lo que dices sobre este tema, Luis Antonio.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu visita, Esther
      Otro abrazo para ti

      Eliminar
  19. La educación comienza en casa y es el primer gran paso para la instrucción. Como no traigan el respeto aprendido de casa, mal asunto. Y las clases muy numerosas son el caldo de cultivo para que la mala educación de unos pocos prevalezca sobre la buena de otros. Lo digo porque hoy he tenido un mal día. Con 35 alumnos en una clase de primero de bachillerato, algunos repetidores y mayores de edad, una no puede acabar contenta cuando los profesores nos abrimos paso como podemos, y muy a pesar nuestro con Partes de Amonestación. La semana próxima tendré la reunión de padres, ya puedo aventurar y pongo, no la mano, el cuerpo entero en el fuego, que sé qué padres no vendrán: los padres cuyos hijos darán problemas todo el curso.

    Ahora que tenía cañón y pantalla en clase resulta que los grupos supernumerosos no me caben en clase, porque las aulas no están preparadas para tantos, los alumnos se comen literalmente la pantalla. ¡De Wertgüenza!

    En fin, que no me toca una tutoría buena, que no. Y eso que creo que hay un 2º Bach que son una esponja...

    Besos, Luis Antonio. Me voy a tomar un té... o mejor una tila.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin embargo, a muchos tutores les preocupan más las familias que les tocan en "suerte" que los propios alumnos. Ya ves...
      Espero que poco a poco te vayas haciendo con tus alumnos y que los lógicos temores a la reunión de padres sean infundados... Tú vales mucho, Angie.
      Tengo más fe en el té y en el mate que en la tila... Cada cual tiene sus propias infusiones...
      Besos, Angie

      Eliminar
  20. La educación es cosa de todos, sí. Pero fundamentalmente de los padres. Si nos viene un alumno maleducado a clase, no podemos hacer nada. Uno de los fallos en los que se está incurriendo últimamente en la educación es, como tú muy bien apuntas, la sobreprotección. Tenemos alumnos con cuerpo adolescente y mente de niños. No saben qué es el esfuerzo, y luego exigen todo. Y uno se queda un poco desarmado ante esto. Pero es lo que hay.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que hay y no queda mas remedio que aceptarlo y afrontarlo como se pueda y como se sepa...Es nuestro sino sempiterno.
      Una abrazo, Miguel. Y feliz curso

      Eliminar
  21. Porque no se les está enseñando que la vida es un regalo, pero que no todo en ella lo es, ni lo merece.

    Un besote, Luis Antonio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay más cosas que enseñar que ganas de aprender...
      ¿Todo bien, Vero?
      Un abrazo y suerte por dondequiera que estés...

      Eliminar
  22. Te aseguro que es literal, pero también te aseguro que las veces que me tiré por el tobogán fue para jugar con ellos, no para protegerlos en absoluto, de hecho casi siempre era yo la que me caía al final y ellos los que me ayudaban:))

    También te aseguro que jugar jugaré mucho, pero antes que nada intento que sean buena gente y educados...más que yo a ellos, jamás me adorarán:))

    Más besos y más buenas noches LUIS ANTONIO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que el tobogán de la imagen, tan empinado, amenaza más al adulto que al niño.

      Tener alumnos con padres que intentan hacer lo que tú indicas es un privilegio. Pero, lamentablemente, no abundan...en estos tiempos.

      Besos y feliz comienzo de semana, María

      Eliminar
  23. Educar es tannnn difícil!
    Yo soy una madraza,digo muchas veces que tal vez nací para eso sobre todas las cosas, porque adoro a mis dos hijos y no sabría vivir sin ellos.
    Peeeero, no me gustan los niños memos, caprichosos, egoístas y endiosados,características que siempre he pensado venían propiciadas por el entorno.
    Así que yo me propuse aprender a ser madre dándoles amor a raudales,pero sin excesos de esos que luego pueden menoscabar personalidades...
    No sé si lo voy consiguiendo, pero sí sé que mis dos trocitos de carne me adoran también y...me tienen respeto cuando me enfado!
    Ja,ja,ja
    La peque dice siempre que cuando se me ensancha la nariz me teme, aunque jamás les he puesto la mano encima. A mis hermanos y a mí,nos criaron con amor y disciplina,sin un azote de por medio y tuvimos una vida feliz junto a mis padres.
    Yo pretendo lo mismo, nada más.
    Recuerdo el día que la niña comenzó primaria y su hermano le dijo:
    Ahora verás quién es tu madre con los deberes!
    Yo lo miré de reojo y me dijo:
    No es por nada mamá, eres muy exigente, pero también te has acostado a las tantas haciéndome compañía cuando he tenido exámenes, me has preparado leche calentita, me has dado ánimos y todo eso te lo agradezco yo y ella también lo hará.
    Ahora quieres arreglarlo,¿eh?
    Le contesté sonriendo.
    Sé que me quieren, saben que los quiero y los protejo, pero también saben que ellos han de labrarse su propio camino con educación, responsabilidad y con cariño.
    Veremos como sigue, empeño pongo, pero asumo mi imperfección y mis errores, por lo que si tengo que pedirles perdón, también lo hago.
    Para mí es vital que comprendan que soy humana, que ellos lo son y que equivocarse es inherente e ello,que para eso está el pedir perdón,el ser perdonados y todo por amor,que es lo más grande.
    Ufff
    Me has tocado la fibra con este tema y me he ido por los cerros de Úbeda,ja,ja,ja
    Mil perdones.
    Besos.

    ResponderEliminar
  24. No te has ido por los cerros de Úbeda. Has cogido el toro por los cuernos y has desarrollado de forma maravillosa lo que yo me he limitado a insinuar... Tu comentario es aleccionador y dice mucho y bueno de ti. Seguro que tendrás éxito con tus hijos y que ellos, tarde (a lo mejor, cuando sean padres a su vez...) o temprano acabarán reconociéndolo. Tampoco pasa nada si no lo agradecen. Basta con que lo devuelvan a sus retoños, cuando los tengan, ¿no?

    Besos, Marinel

    ResponderEliminar
  25. Pobre del adulto a quien de pequeño no le enseñaron que en la vida hay obligaciones además de derechos, que cada derecho conlleva obligaciones, y que sólo sabiendo cumplir con nuestras obligaciones seremos dignos de disfrutar de esos derechos.

    Saludos

    ResponderEliminar