miércoles, junio 01, 2011

MERAS BAGATELAS, SIM MÁS...


Amigos lectores: A veces tengo mala conciencia por el tiempo que os ocupa la lectura de estas meras bagatelas que acostumbran a salpicar mis entradas.

Hoy puedes optar entre dos opciones – A o B -  si persistes en seguir adelante con esta entrada. En las dos expreso más o menos lo mismo, pero con diferente número de palabras. Tú mismo...

Opción A:

Como consecuencia de esta crisis de límites insospechados que estamos viviendo, la actualidad resulta tan convulsa y desquiciante que nos resta capacidad para reflexionar sobre un futuro colectivo más allá de intereses o ilusiones personales. Y eso que en una pancarta de una emblemática plaza de Madrid reza: “Cuando se apagan las farolas brilla Sol”

Aquellos objetivos de progreso, libertad y sociedad sin clases que han venido caracterizando a los dos últimos siglos; aquella consideración de que la política representativa desempeñaría una función salvadora y nos conduciría al estado del bienestar sin apenas clases sociales; aquella... han pasado a mejor vida en un abrir y cerrar de ojos... Las recientes acampadas de los indignados, ya en trance de extinción por lo que he podido ver esta mañana, podrían tener su germen en aquellos tiempos en los que ingenuamente algunos, mal llamados progres,  pensábamos que era posible transformar la sociedad...

Al margen de estas manifestaciones testimoniales que rompen la monotonía que nos embarga,  y que a algunos nos hace recaer en ilusiones trasnochadas, se puede decir, y  bien que lo lamento,  que ahora simplemente pensamos en el presente y como mucho en el mañana más inmediato.

Si echamos la vista hacia atrás nos encontramos con que durante muchos siglos existieron unos valores que vinculaban el futuro a la inminencia de la salvación eterna. Todos aceptaban la existencia de jerarquías como algo intocable. Todos asumían resignadamente sus limitaciones y privaciones a la espera de la recompensa en el cielo. Y si alguno cuestionaba aquellas estructuras medievales y levantaba la voz, era pasto de las llamas inquisitoriales... Era aconsejable aceptar la vida terrena como de tránsito hacia la verdadera. Y así se hacía...

Supongo que todavía quedan muchos que creen en esta suerte de valores tradicionales. La mayoría, quizás. A veces, los envidio. Otras, me dan pena. Pero los que los ponemos, como mínimo, en cuarentena nos quedamos, sobre todo a la luz de la crisis moral y material que nos embarga actualmente, a dos velas...

Hoy los que sólo alimentamos la certeza del  más acá  acabamos sumergidos en esa caducidad vital en la que sólo hay una evidencia: estamos más solos que la una. (Este final justifica la imagen)

Esta sensación de soledad y de estar en franca minoría, por no decir retirada, transforma nuestro futuro en una especie de desierto que nos empuja irremediablemente a  vivir el presente como si fuésemos depredadores voraces cargados de urgencias.

Opción B:

Sin cielos
en los que creer,
sin utopías
por las que luchar...

sólo nos queda el desierto
como futuro
y la convulsión
como... presente.

P.D.- Mientras cuelgo esta entrada me llega un correo firmado por Avaaz.org que comienza así: “Durante las últimas semanas, una imparable oleada de poder ciudadano ha hecho temblar nuestros cimientos políticos y sociales...” Acaba solicitando una donación... ¡ Ya empezamos !

27 comentarios:

  1. Creo que es un error añadir excesivo dramatismo a lo que está pasando. La historia gira y gira, y lo que parece inconmovible cae por los suelos. Cayó el mundo feudal, cayó el comunismo, cayó en cierta manera el poder de la iglesia... No hay certezas desde este ángulo de la página desde donde miramos, y, sin embargo, se vive mejor con certezas, con algún sentido de la autoridad, con algunas referencias a valores sólidos, con algún atisbo de trascendencia. Supongo que nuestra pequeña tragedia (ya lo dijo Valle en Luces de bohemia) es que nuestra tragedia no es una tragedia. No sé si terminamos encajonados simplemente en el poder inmediato del presente que nos quema... Me gustaría pensar que podemos rehacer la flota e infundirle alguna entidad que nos guíe, pero en un mundo líquido como el que vivimos, la autoridad también está totalmente achicharrada. Menos mal que queda el Barça. Ante él todos los interrogantes vitales pasan a segundo plano y nos da la felicidad que nos niegan todos los demás actantes. ¡Cómo me gustaría ser culé! Pero no tengo ni eso.

    ResponderEliminar
  2. ¿Y por qué no las dos opciones?
    La utopía es más que necearia.
    Ahora bien, en cuanto al M15, me temo que ahora debería volver al campamento de invierno a pasar el verano... o perderá la ingenuidad que supuso su gran motor y esperanza.

    ResponderEliminar
  3. Yo creo, Luis Antonio, que en los actos de la vida siempre hay una parte positiva..... Creo y confío que las acampadas hayan dejado un poso que sirva para volver a encender la hoguera de vez en cuando hasta que nos hagan caso. Esto ha sido el primer aviso.
    Estoy, como tú, siempre pensando si no serán "meras bagatelas" lo que escribo en mi blog.
    Un abrazo Lola

    ResponderEliminar
  4. ¿Se puede ver este comentario? me alegro porque últimamente Blogger no para de hacer de las suyas.
    Mi idea es que cualquier postergación de la felicidad es una forma de aliviar nuestras penas presentes, con lo cual cualquier forma de idealización del futuro sea en este mundo o en el otro son una pura bagatela, como tú dirías, para no vivir el presente. Nuestra existencia es la única existencia que conoceremos. Nuestra vida la única que disfrutaremos. Como decía el existencialismo el mundo empieza y acaba con nosotros. Cuando estemos muertos ya no viviremos aquí. De ahí la urgencia de vivir el día a día.
    El movimiento 15M no es una manifestación testimonial. Su valor está en elegir el aquí y ahora poniéndolo reto a una falsa felicidad postergada.
    "Caminante, no hay camino, se hace camino al andar" En esta frase se condensa todo.

    ResponderEliminar
  5. ¿Utopía? Como canción popular y magnífica cantada por Joan Manuel Serrat, es fantástica.
    Pero ese término, deviene de los formadores de opinión, de palabras y conceptos, que nos tienen a su merced.
    Cuanto dices es admirable, pero con esa preocupación que me trae de ver lejos, o muy lejos, la resolución de nuestras quimeras, por culpa de un subconciente minado por la propaganda del 'nosepuede'
    Es lógico además, estar alerta a los oportunistas de toda calaña, que querrán aparecer como 'mesías', como 'agentes de retención para la campaña', etc.
    Tu dirás, y este uruguayo, ¿porqué no arregla su propio país?, es que se nos presenta mucho peor que a vosotros, acá gobierna un MLN, es decir un hombre que venía para conseguir la 'liberación nacional', la embriaguez es tal, que no damos ningún paso adelante.
    Un abrazo y mi solidaridad

    ResponderEliminar
  6. Mi buen amigo, la historia anda despacio, es -en palabras de Eduardo Galeano- una señora de digestión lenta. El movimiento 15-M no ha terminado, ni se han disuelto los grupos como "Democracia real ya" "attac", y otros, comprometidos en la lucha por conseguir la libertad y los derechos que se nos han robado y eliminar la dictadura del mercado en que vivimos. Pasa que ahora hay que organizarse para volver a movilizarse e internacionalizar el movimiento en toda Europa. Lo que está claro es que nuestros hijos no pueden vivir peor que nosotros, trabajando el doble y en peores condiciones; tienen que luchar por ello, y nosotros ayudarles en esa lucha.
    Respecto a la utopía, también te responderé con palabras de otro: es como el horizonte, sé que jamás lo alcanzaré, pero me sirve para saber que he escogido la senda correcta y para caminar. Y como Galileo digamos: eppur si move.
    Salud, y un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. La línea de mi pensamiento en cuanto a lo que has expuesto se identifica con lo expresado por Lola y también por Krapp.

    Algo quedará de todo lo que ahora está pasando y mientras esté pasando aprovechémoslo lo mejor que podamos.

    Me gustan las dos opciones, no sabría con cuál quedarme.

    Un fuerte abrazo, Luís Antonio.

    ResponderEliminar
  8. Me he leído las 2 opciones, la curiosidad puede conmigo,jeje!
    Y me quedo con la opción B. Lo bueno, si breve, dos veces bueno. Y no se puede decir más en tan poco, con sólo 8 líneas queda clarísimo lo que sientes, y que algunos más también sentimos.
    Besoss!

    ResponderEliminar
  9. Anónimo10:25 p. m.

    Luis, leído y releído.
    Melodramático y tragicómico
    total por un cambio de color
    con el Barça campeón
    y el Zaragoza en primera
    a que viene tanta convulsión.

    ResponderEliminar
  10. Anónimo10:27 p. m.

    El de la usencia injustificada, y comentario anterior, te saluda, que sigo afónico

    ResponderEliminar
  11. Estimado Luis Antonio, eres genial, genial de verdad.

    Al menos este escribiente fantástico que da una de cal y una de arena.

    Solo por haber cambiado la cabecera con esa jota ¿tan fantástica? ya vale la pena seguir pasando por aquí.

    En esta interlocución etérea, esos cambio son impagables, demuestran que algo azuza el espíritu todavía.

    En esas estamos, en crear un universo alternativo, tan efímero como un suspiro, pero que con su dosis secuencial, nos alivie un poco de la realidad.

    La vida no está para entenderla, dicen los sabios, y como no saben para qué demonios está, al final acaban, incluso ellos, incluso los sabios, diciendo que simplemente está para vivirla.

    Ya ves, tantos siglos, para desembocar en lo de siempre.

    Pero es que no hay más. O tal vez no nos dejan ver más los que mueven los hilos, si alguien los mueve, sea Dios, el cosmos, las bacterias, o ese universo misterioso que se niega a darnos respuestas.

    Tal vez la vida sea esa simple jota bailada con pasión. Ya que la pasión es lo que único capaz de redimirnos de tanta grisura.

    Decenios y decenios de oscuridad, salpicados por esas chiribitas de la luz que enciende las diversas pasiones.

    Me quedo con la opción A, y no desdeño tu bella poesía, pero me gustan las reflexiones que haces, en esas extensiones explicativas, que a modo de pop up, hacen optar al lector por ampliar lo esencial.

    Esa efervescencia que hemos vivido estos días, es producto de una unanimidad temporal, que podrá tener más o menos recorrido, si alguien consigue cohesionar esas reivindicaciones.

    Todos deben hablar, pero no siempre, al final se tendrá que hacer un compendio que signifique algo viable.

    Y en ello están, parece ser, algunos grupos, que ya proponen una manifestación a nivel mundial para octubre.

    Si el medio de difusión (las redes sociales) consiguen el objetivo, en octubre podremos vivir una jornada de auténtico consenso. Ya se verá.

    Saludísimos.

    ResponderEliminar
  12. Pues yo no creo que los que profesan una fe religiosa estén mejor que nosotros, solo se agarran a un clavo ardiendo ante la incertidumbre del más allá, y a mi el más allá me preocupa poco. Tampoco creo qye haya que intentar vivir la vida como si fuera una carrera contrarreloj porque eso se vuelve en contra.

    Sí pienso que a veces cuesta encontrar el sentido de lo que hacemos. Por eso no creo en los grandes cambios, cada acción tiene su tempo, no soy partidaria de forzar, hay que ir avanzando poco a poco y adaptarse a los cambios.

    Me gusta tu poesía, que se complementa muy bien con tu rica prosa.

    Por cierto, cuando he leído lo de más solo que la una y remitías a la cabecera,he llegado a los bailaores de jota y he pensado: se ha "liao", pero luego ya he visto el reloj con las lucecitas y he rectificado: me he "liao" yo, no podía ser de otra manera.

    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Es cierto que cunde el pesimismo y la desconfianza se impone cuando los anhelos de otro tiempo aparecen arrumbados por el peso abrumador del sálvese quien pueda, bajo la lógica inexorable de quienes controlan el poder económico. La utopías han desaparecido pero ahí están, patentes e inequívocas, las realidades que evidencian lo que el mundo es y lo que a cada uno espera en esta feria de las vanidades incontroladas. Al final, los principios y las verdades absolutas han quedado tamizados por el posibilismo que permite la toma de conciencia de que intervenir en la transformación de realidad es cada vez más dificil sobre todo cuando se observa que la política se ha plegado a ella. Con todo, siempre estarán alerta los que, conscientes de lo que sucede y de que el individualismo solo conduce a la resignación o a la vanidad ridícula, deciden de cuando en cuando demostrar que están ahí, de que siguen manteniendo la voz y de que, al menos, no estás dispuestos a callarse. Un abrazo, Luis

    ResponderEliminar
  14. A JOSELU:

    Siempre es un error dramatizar en exceso, pero hay días que ves las cosas más negras que otros. Cuando escribí esta entrada tocaba penumbra... También ignoro si se podrá rehacer la flota, pero hay que agarrarse a esta creencia cómo sea... Los triunfos del Barça dan una felicidad efímera... El Sr. Rosell, presidente del Barça, se queja de que nos se ha valorado mucho esta Champions...Lo de ser culé depende de los afectos y no de la voluntad. Disfruta de la alegría de tus hijas que, a buen seguro, se te contagia.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. A Pedro Ojeda Escudero:

    Porque creo en utopías, me lamento de que languidezcan...
    Parece ser, por lo que leo hoy en la prensa, que lo del 15M va a seguir. Los de Plaça de Catalunya anuncian que se manifestarán ante el Parlament a mitad de este mes en contra de los Presupuestos que pretenden aprobarse... A lo mejor ya están perdiendo la ingenuidad que se les atribuye...

    ResponderEliminar
  16. A Lola:

    Saber apreciar las cosas positivas de todo lo que acontece es necesario para sobrevivir, pero no siempre estamos con el ánimo que eso requiere. Eres un encanto de mujer, Lola. Sigue siendo como eres.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Al Dr. Krapp:

    Estoy de acuerdo con todo lo que expones, amigo Krapp. Comienzo a creer que lo del 15M continuará y el tiempo dirá hasta dónde lo lleva. Seguiremos con Machado haciendo camino andando sin echar la vista atrás...

    ResponderEliminar
  18. A enletrasarte:

    Bienvenido a esta bitácora, estimado uruguayo. Tienes las puertas abiertas para hacer tus aportaciones. Me gustaría tener más conocimiento de tu país para opinar, pero carezco de él. Os deseo la mejor de las suertes.

    Otro abrazo con los mejores deseos para ti y para los tuyos

    ResponderEliminar
  19. A Carlos Galeón:

    Tienes razón, el 15M sigue adelante. Me voy enterando que la cosa no va a quedar ahí. Ya anuncian movilizaciones. Todo eso alimenta la esperanza, a veces un tanto alicaída. Tu ánimo es contagioso. Gracias.

    Un fuerte abrazo, amigo

    ResponderEliminar
  20. A Cristal:

    Entre todos –Lola, Krapp, Carlos, tú, etc.- me estáis animando. Muchas gracias

    Un fuerte abrazo, Cristal

    ResponderEliminar
  21. A Vanessa:

    A mí también me encanta la brevedad. Por eso admiro tanto a los escritores conceptistas del siglo XVII. Tú también la practicas en tu bitácora. Sólo sobra nostalgia a tus poemas...

    Besos

    ResponderEliminar
  22. A Anónimo:

    Al menos en esta ocasión me das la pista para identificarte. Veo que tienes ganas de jugar al escondite. Me pregunto si otros anónimos que han aterrizado por este espacio también tienen algo que ver contigo. A algunos os sorprende que se pueda tener estima por el R. Zaragoza y por el Barça, por Aragón y por Cataluña... ¿Tan selectivo tenéis el corazón?

    ResponderEliminar
  23. A Atalaya:

    Estimada Atalaya, tu comentario me ha venido como agua de mayo. Te estoy profundamente agradecido porque hagas acto de presencia. Sabes cuánto valoro tus aportaciones. Tanto es así que me a veces hasta me envanece haberlas provocado.

    Me alegra también que estés esperanzada. Espero que se cumplan esas expectativas que albergas para octubre. Yo me apunto.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  24. A Angie:

    Tu comentario rebosa sentido común – el menos común de todos los sentidos – por todos los poros.

    Besos, estimada Angie

    ResponderEliminar
  25. A Fernando Manero:

    Me quedo más esperanzado con lo que expresas hacia el final de tu comentario: “deciden de cuando en cuando demostrar que están ahí, de que siguen manteniendo la voz y de que, al menos, no están dispuestos a callarse”.

    Un abrazo y bienvenido, otra vez, Fernando

    ResponderEliminar
  26. A mí me queda la esperanza de pensar que aún no todo está inventado. Y que saldrá, tiene que salir, algún hombre o alguna mujer, un día de estos, que nos haga abrir los ojos, y digamos. ¡Eso, eso es lo que hace falta...! Mientras tanto me contentaré con las champions del Barça y su juego exquisito (histórico)...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  27. A Miguel:

    ¿Qué dirán los valencianos de un castellonense culé?

    Me agarro a tu esperanza, Miguel

    Un abrazo

    ResponderEliminar