domingo, junio 05, 2011

Cataluña, España y la madre que las parió (Xavier Sardà)





Acostumbro a recelar de las publicaciones de autores con tirón mediático, sean deportistas, presentadores, estrellas del cine, etc. Pienso, quizás sin fundamento, que  quieren aprovecharse de su popularidad y a veces hasta hacen dudar de la auténtica autoría de sus libros... Lo expuesto hasta aquí carece del mínimo rigor porque la verdad es que nunca he tenido la tentación de leer ninguna de estas obras aunque estén en los primeros lugares de la lista de ventas. Tal vez sean prejuicios. No sé. Todo esto viene a cuento porque voy a hacer referencia a uno de estos libros, pero sin ánimo alguno de publicitarlo. Y, para seguir fiel a mis principios, tampoco pienso adquirirlo...

Xavier Sardà acaba de publicar un libro con un título muy sugerente, Cataluña, España y la madre que las parió. Licenciado en Ciencias de la Información por la U. Autónoma de Barcelona obtuvo una beca en Radio Nacional de España en la ciudad condal. Durante esta época creó a un personaje entrañable, el Sr, Casamajor, un abuelo cascarrabias que interpretaba a un oyente de dicha emisora que no cesaba de llamar para incordiar y para dar su opinión. Me confieso seguidor de este programa  cuyo horario coincidía con el viaje de retorno a casa tras la cotidiana jornada laboral.  Sin embargo fue con el programa Crónicas marcianas con el que alcanzó la mayor de las popularidades. Programa polémico del que no opino porque apenas le dediqué atención. Desde que cesó este programa escribe en algunos medios y es un asiduo participante en tertulias, sobre todo en el canal autonómico, TV3. Y, al margen de que se pueda o no coincidir con su criterio, la verdad es que acostumbra a amenizar tales debates.

El propósito de X. Sardà con el libro mencionado es explicar a alguien de fuera la compleja relación que tienen Cataluña y España. Parece ser que lo hace con el humor cáustico que le caracteriza y sin eludir la polémica. ¿Qué otra cosa cabe esperar de un ex showman consumado?

X. Sardà, catalanista, pero no independentista, dice que su libro podría desempeñar la función de autoayuda para los políticos... De lo que he leído y de alguna entrevista que le han hecho entresaco estas perlas, dignas todas ellas de ser debatidas, pero sin perder el sentido del humor, como acostumbra a hacer él...

El autor dedica este libro “al toro de Osborne y al burro  catalán,  que  no  tienen  culpa  de  nada”  y  a todos aquellos a quienes “les interesa e incluso les  afecta  lo  que  sucede  en  España  y  en  Cataluña”. 

“El conflicto Cataluña-España da vidilla a grupos nacionalistas españoles y catalanes que, por lo visto, lo pasan muy bien instalados en la disputa”.

"España tiene un problema, no lo tiene Cataluña o Euskadi, lo tiene eso que llamamos España. Es muy pesado, pero España tiene la oportunidad de hacer un estado federal, cambiar la Constitución y se acabó la discusión".

Sardà se considera como un "agnóstico nacionalista", a quien no le conmueve la bandera española ni tampoco la catalana, aunque quizás la europea la acepta algo más.

26 comentarios:

  1. Las relaciones entre Cataluña y España no dejan a nadie indiferente, y no suelen suscitar risas o concordia. Acostumbran a ir unidas a sentimientos viscerales que se hacen pasar por racionales y que no llevan al entendimiento. Es bueno que alguien se ría del asunto, sin echar vinagre en la herida que llevamos todos abierta. Fíjate que tengo la teoría de que una de las fuentes más extendidas de rechazo hacia Zapatero en bastantes zonas de España ha sido por querer contentar a los catalanes con la famosa apuesta desdichada de nueva redacción del Estatut. Todo ha acabado como el rosario de la aurora, peor de lo que estábamos, Y muchos achacan a Zapatero su favor hacia Cataluña, lo que no es precisamente lo que aquí se ha percibido, puesto que ha sido un político totalmente quemado que no se atreve a venir a Cataluña. Además del Barça... Inadmisible, vamos.

    En cuanto a lo del federalismo, es una bonita idea, pero simplemente bonita. Los países federales son unos países con una fuerte cohesión interna, véase EStados Unidos o Suiza. Países en que se comparte un proyecto de estado, una historia, unos sentimientos, y un destino, pero deciden funcionar federalmente. La olla de grillos que es España no resistiría federada ni un año y todo saltaría por los aires. Aquí sobra la mala leche y la historia lleva a envenenar todo. No habría ningún tipo de consenso si esto funcionara como un estado autonómico con representaciones nacionales independientes. Sin embargo, España ya es un estado fuertemente descentralizado, lo que ha servido para fomentar el caciquismo regional de una manera nauseabunda. La relación Cataluña-España no tiene solución, nunca la ha tenido y dudo que la tenga. Acabaremos mal. Pero está bien que alguien le ponga un poquito de humor a la cosa. Bien por Javier Sardà.

    ResponderEliminar
  2. No sabía que había escrito este libro. Yo no lo leeré, no es una lectura de mi estilo, con respecto a este tema prefiero quedarme con lo que pienso personalmente.
    Besoss!!

    ResponderEliminar
  3. Es un tipo oportunista y lamentable que necesita estar en candelero de la forma que sea y a cualquier precio. Cuando estaba con Casamajor en la radio iba de progre de manual. Luego pasó a la tele y acabó enseñando su verdadera naturaleza, lo que había detrás de la costra de buen chico de la burguesía ilustrada barcelonesa. Sus últimos fracasos televisivos, un programa de viajes y otro con la creme de la creme - Latre, Milá e Izaguirre- le habrán hecho intentar vías de escape por otros territorios. Ni siquiera me planteo lo que tenga que decir que por lo que he visto en la entrada no deja de ser un refrito más de ideas mil veces manoseadas.

    ResponderEliminar
  4. A JOSELU:

    Ahora el que te anima a que desdramatices soy yo. El tema es complejo, viene de muy atrás y no lleva visos de solucionarse, pero tampoco es lo que preocupa más al ciudadano de a pie. El paro, el acceso a la vivienda, la desigualdad de oportunidades, etc, son temas más graves, ¿no crees?
    Yo rechazo de plano que se erijan más fronteras, pero si alguna de las alternativas: seguir como estamos, federalismo o independencia goza de un consenso mayoritario y no supone daños para terceros....cualquiera me vale.
    El humor es esencial y si uno no lo tiene, al menos hay que saber apreciar al que lo manifiesta.
    Un abrazo, Joselu

    ResponderEliminar
  5. A VANESSA:

    Tus razones tendrás para no manifestar lo que piensas, pero la verdad es que me quedo con las ganas. Sea cual sea tu pensamiento... Todos son dignos y respetables. Si alguna virtud tengo, es la de ser tolerante y comprensivo

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Quizá debamos a empezar a tomarnos estas cosas con distanciamiento irónico y humor. No sé si cambiaríamos algo, pero estaríamos más sanos.

    ResponderEliminar
  7. AL DR. KRAPP:

    El programa mencionado de la radio me gustaba. A lo mejor porque era progre... Prefiero mil veces que peque de progre de "manual" que de lo contrario...

    La idea del federalismo está tan manoseada como la del centralismo, la de las autonomías y la del independentismo... ¿Se te ocurre alguna que sea novedosa?

    En su favor, ya que tú ejerces de detractor, te diré que X. Sardà a veces me resulta simpático. Y eso no es poco. Por supuesto este pobre bagaje no es suficiente como para comprarle el libro...

    ResponderEliminar
  8. A Pedro Ojeda Escudero:

    Estoy contigo. Sí señor. La salud es lo primero...

    ResponderEliminar
  9. Anónimo2:55 p. m.

    Lo mejor que le podría pasar a Catalunya es federarse con Francia.

    ResponderEliminar
  10. Mi condición de oriental y federal, tal las ideas de Artigas, me confiesa que la humanidad tiene un designio de unidad o de destrucción, ya sea el rumbo que tomare.
    En particular, acepto las nacionalidades, los dialectos, las idiosincracias, pero no me alejo de la unidad, de la solidaridad y la confraternidad de los hombres de la Tierra.
    No, no es contradictorio. En todo caso quizá muera pleno de deseo y vacío de concreción.
    Un abrazo fraternal

    ResponderEliminar
  11. ...ah, q´ poco me gustan los nacionalismos! Porque por familia soy santanderino, gallego, madrilenio y gaditano (de norte a sur) y sigo creyendo q todo es más q algo y que el patio de mi casa será particular, pero oño! mira q es pequeñito, y uno es gordo y grande y necesita más espacio para moverse (como pantera de rilke).
    Este Xardá me parece un tío listo al q le perdió un poco la fama o la codicia o... Lo de crónicas marcianas tampoco lo ví como para opinar, pero si lo hiciera (y me arriesgara) diría q era otro de esos programas idiotas sensacionalistas y con gags bajunos...
    Muchas de las cosas q dice Joselu las comparto. Como q para ser federalista hace falta querer ser antes parte de un estado. Más q federalistas creo q algunos querrían ser confederados, y creo q es una forma de decir "quiero hacer lo q me dé la gana pero de verdad"... Solidaridad, poca...
    Puestos a defender libertades, quedémonos solos totalmente, individuos sin gobierno, anarquistas puros... Pero si no, que no intenten una panda de listos de un lado separarse de todos para poder mandar más, aunque sea en corral más pequeño... Porque me pregunto q dirían los de barcelona si les dijeran los de lérida o gerona q les sobra tanto capitalino. O si no practicarían luego los nacionalistas un imperialismo de happy meal "y mallorca y valencia y Perpignan sis plau".
    Muchos recuerdos desde Noruega de tu amigo,
    rafarrojas

    ResponderEliminar
  12. Ironia y humor. Pedro Ruiz. Otro de los "Showman" de la tele, hace bastantes años grabó un vinilo de imitaciones entre las cuales estaba la frase de "España era Una, Grande y ¿Libre? y ahora son 17 y cabreadas". Sigue vigente. Aunque algunas están mas cabreadas que otras. Por tanto resulta sumamente dificil hacer ironía y humor actualmente. El personal no está para bromas, desgraciadamente. Deberíamos pensar las cosas antes de decirlas. Resulta lamentable que Badalona -llena de inmigrantes internos- se convierta de repente en una población adicta a la xenofobia. Quien lo iba a decir. Los excluidos se convierten en excluyentes.
    Deberiamos prestar más atención a aquellos que hacen algo -o mucho- por la convivencia. "Doy gracias a la vida" (Nadal). Lástima que otros no tengan el mismo pensamiento. Lo hago extensible a Xabi Hernández. ¿Alguien lo pondrá en duda por no ser suficientemente catalanistas?

    ResponderEliminar
  13. doctorvitamorte8:02 p. m.

    En Zaragoza acaba de clausurarse la feria del libro. El libro del Sardá no lo he visto ni en la caseta de Planeta. Me repugna el tema, el autor y la ....

    ResponderEliminar
  14. No cabe duda de que X. Sardá es, ha sido y será un provocador, eso sí muy simpático.

    Las relaciones entre España y Cataluña son complejas y me recuerdan a las típicas y tópicas de una suegra y su nuera, que están condenadas a no entenderse y a seguir arrastrando una rivalidad de por vida.

    Me ha resultado especialmente divertido el vídeo del programa de Buenafuente, ambos derrochan sentido del humor a raudales. Si algo bueno puede tener ese libro es que parece un intento de desdramatizar el asunto (aparte de sacar tajada del tirón mediático del autor) cosa que siempre viene bien, pues para echarle leña al fuego ya se emplean muchos a fondo.

    Simpática y divertida tu entrada, Luís Antonio, me has hecho reír un rato y eso en lunes siempre viene bien.

    Besos.

    ResponderEliminar
  15. A Anónimo:

    Me temo que muchos catalanes no ven con buenos ojos a los gabachos. Francia es un país muy centralista que propicia poco las autonomías y tal...

    ResponderEliminar
  16. A enletrasarte:

    Ser ciudadano del mundo no está reñido con sentir apego por un territorio o lengua concretos...

    Un cordial saludo desde Barcelona

    ResponderEliminar
  17. Yo tampoco acostumbro a leer los libros-oportunidad escritos por los famosos de la TV. No creo que Sardá aporte nada nuevo a un discurso tan manido como el de los nacionalismos.
    Salud, y un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Anónimo10:29 p. m.

    ¡Cómo te gusta volver sobre este tema! Casi se podría decir que es algo mórbido. Las relaciones entre Cataluña y España. Sabes que despierta las ganas de decir disparates... pero te gusta, para, en el fondo, decir lo que quieres subrayar que eres ciudadano del mundo y que sientes, a la vez, apego por un territorio y una lengua concretas. No dejas de subrayar el valor que tiene tu tierra de adopción. Parece que quieres convencerte y convencernos. Es como si un tigre fuera por la selva diciendo: soy un tigre, soy un tigre, soy un tigre... ¿Verdad que sería absurdo? A un tigre no le hace falta decir que es un tigre. Lo saben todos los habitantes de la selva. No tiene problemas de identidad. Pero sí, aceptémoslo, eres ciudadano del mundo y tienes apego por un territorio y una lengua, eres ciudadano del mundo y tienes apego por un territorio y una lengua... Si sigues así, pronto de darán una Creu de Sant Jordi. Méritos no te faltan.

    Saludos sinceros.

    ResponderEliminar
  19. A rafarrojas:

    Tienes razón, pero el “algo” es lo que tocamos y más nos duele...

    Y el problema es tan complejo que ahí estamos dando vueltas a lo mismo y sin alternativas que puedan desatascar este asunto que ya cansa...

    Espero y deseo que tu estancia en Noruega te sea grata en todos los sentidos.

    Un cordial saludo, amigo

    ResponderEliminar
  20. A Benjamín:

    Lo de Badalona, como bien señalas, es muy preocupante. Y que los otros partidos no sepan o no quieran intervenir para impedir que llegue ese impresentable a la alcaldía también es penoso. Todos van a lo suyo...

    De Nadal se puede aprender, sobre todo, la humildad que todavía le caracteriza, pero también es cierto que la vida se está portando muy bien con él. No todos pueden decir lo mismo.

    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
  21. Al doctorvitamorete:

    Que te sea leve... pues. Y que te mejores

    ResponderEliminar
  22. A Cristal:

    Al menos tú has captado el sentido del humor con que se abordan temas que por más que se dramaticen tampoco se resuelven.

    Besos

    ResponderEliminar
  23. A Carlos Galeón:

    Ni aporta Sardà nada nuevo ni tampoco todos los demás. Y ahí estamos...Encallados, ¿hasta cuándo?

    Un abrazo, también saludable

    ResponderEliminar
  24. A Anónimo:

    Tienes razón y te prometo dos cosas:

    1.- No volveré a abordar estos temas hasta la próxima vez.

    2.- Puesto que tus comentarios son un modelo de originalidad y variedad, los estudiaré con atención para ver si aprendo de ellos a no repetir tanto.

    Saludos

    ResponderEliminar
  25. Pues tampoco yo me encuentro entre las admiradores de Sardá y su "Corte de los Milagros" y lo más probable es que nunca adquiera ese libro. Es más, no tenía pensado comentar en esta entrada, pero como resulta que yo también soy un tigre "portugués", enamorado de esta tierra de acogida, me alegra comprobar que hay sitios y lugares en donde uno puede manifestarse como y cuando quiere.
    Así que ya espero con impaciencia tu nueva entrada al respecto.
    Soy un tigre o una tigresa? hum... nu se...
    Mua! Luis.

    ResponderEliminar
  26. A Cristal00k:

    Tu amistad, tu comprensión y tu solidaridad compensan con creces los pequeños sinsabores que provocan estos "devenires" virtuales...

    Te quiero, tigresa.

    ResponderEliminar