lunes, mayo 09, 2011

ANIMALES PRODIGIOSOS POR EL RAVAL DE BARCELONA

(Haz "clic" sobre el gato y captarás su pensamiento)

“Resulta que el gallo padecía de insomnio y se ponía a cantar arias de Verdi a altas horas de la noche. El resto del gallinero estaba más que soliviantado. Gallinas ojerosas y agotadas. Una se queja de que ayer les despertó a las 3,30 a.m. con Rigoletto. Otra gallina, más joven, encuentra muy apuesto al gallo y dice que canta muy bien. Sin duda, está enamorada. Pero la mayoría, por no decir todas, estaban tan hartas de la situación que decidieron nombrar una comisión delegada compuesta por la gallina de más edad y la más joven para entrevistarse con el granjero y exponerle una queja formal. En la entrevista manifestaron el estrés que sufrían y, además, algunas ya no ponían huevos. Querían al gallo, pero a condición de que cantase al amanecer, como hacen todos los gallos decentes. El granjero habló seriamente con el gallo. Aunque no consiguió convencerlo de que cambiase de horario, después de largas horas de negociaciones el gallo accedió al menos a variar su repertorio y a partir de entonces se dedicó a cantar exclusivamente baladas románticas. Las gallinas se despertaban igual en medio de la noche, pero volvían a dormirse enseguida y tenían sueños maravillosos”

Este era el resumen del cuento de Víctor González comentado en clase. Un gallo singular, culto y prodigioso. Pocos alumnos le encontraron la gracia. Preguntaban qué era eso de las arias de Verdi y Rigoletto...

Ya de regreso hacia casa, al llegar a la Rambla del Raval, decidí saludar al Gato de Fernando Botero. Otro animal prodigioso. Por su tamaño y, sobre todo, por su mirada. Creo que le llaman el gato filósofo. Si hay quien afirma que los perros “hablan”, se podría decir, viendo a este, que los gatos “piensan”. No tengo la menor duda. La foto que he hecho esta mañana y que encabeza este escrito lo demuestra. Creo yo... Esta escultura es del año 1982. Hoy, el “minino” está especialmente triste y meditabundo. Diría que me ignora. En el Aeropuerto del Prat hay un caballo del mismo escultor. Tampoco pasa desapercibido...

Botero es el artista colombiano mejor conocido por las robustas y exageradas formas humanas de sus obras, es tanto historia viva como una leyenda viviente. La monumentalidad, el humor, la ironía y la ingenuidad se combinan en sus obras con un admirable dominio del oficio y gran talento. La primera vez que vi una exposición de su pintura quedé sorprendido, estupefacto... Con el tiempo me he ido familiarizando y ahora hasta me considero un admirador, a veces fervoroso, de su estilo. Óleo, acuarela, pastel, sanguina o lápiz son manejados con gran destreza a lo largo de su obra. Botero emplea la singular gordura desproporcionada como base de una cariñosa burla para comentar ciertos aspectos de la vida. Tras esa hinchazón desbordante, tras el gigantismo de sus figuras... laten corazones sensibles.

Tras el saludo de rigor al gato filósofo, hoy poco expresivo, me encamino hacia el Metro por la calle Sant Pau. Ahora peatonal. Paquistaníes inconfundibles en las diversas peluquerías de esta calle. Mujeres empañoladas en una carnicería marroquí. En el cruce de la calle Sant Ramón, numerosos hombres multiétnicos remoloneando indecisos en torno a algunas señoras que no pasan desapercibidas. Reminiscencias de lo que en su día fue el  Barrio Chino. Numerosos locutorios claustrofóbicos. El videoclub hindú está vacío a estas horas, pero las estanterías repletas dejan patente que Bollywood es el mayor centro de producción cinematográfica del planeta. Los domingos por la tarde, me han contado, la Rambla del Raval muestra un cuerpo multirracial y cualquiera puede pensar que aquello, más que Barcelona, es Islamabad o Kabul. Es algo así como una versión moderna de la Torre de Babel. No en vano se la conoce ya por el nombre de Ravalquistán...

Ya en las Ramblas, el Gran Teatro del Liceo aparece sitiado por ejércitos de escolares emparejados y bulliciosos que salen de la visita y que esperan impacientes a la entrada. En cartelera, la ópera El cazador furtivo, (obra chispeante y arrolladora que narra la fantástica historia de amor entre el cazador Max y la joven Agathe). Tras los puestos de flores y los acostumbrados turistas fotografiando la casa de los paraguas, la parte superior de la torre de la Iglesia del Pi asoma tímida, senil y anacrónica entre un arco de un edifico moderno hecho, sin duda, a propósito. Una masa de turistas con las digitales en ristre pugna por entrar en el Mercado de la Boquería. Varias cámaras de TV están filmando los accesos. Rehuyo como puedo estos enjambres humanos y me dirijo hacia los escasos puestos de venta de animales que todavía sobreviven, dada la rigidez de las nuevas normas municipales.  Todos en cautiverio. Peces mudos. Concierto bullicioso de trinos de pájaros, gallinas que cloquean, chillidos de loros, arrullos de palomas, pollitos que pían, gorjeos de verderones y los inconfundibles cacareos de los gallos que ya a la hora desacostumbrada del mediodía reclaman, vanidosos y con la cresta erizada, que se les distinga de los demás y se les preste atención exclusiva. Me abstraigo en ellos, esperando que alguno, con la proximidad del Liceo, interprete alguna aria o algo parecido, como el del cuento o, en su caso, una balada romántica. Pero los gallos son vulgarmente auténticos y los prodigiosos sólo se hallan... en los cuentos y en los sueños infantiles.

24 comentarios:

  1. Gracies,, moltas gracies.
    Petons

    ResponderEliminar
  2. Más o menos como siempre. Barcelona ha cambiado los inmigrantes interiores por los exteriores.

    " En el Aeropuerto del Prat hay un caballo del mismo escultor. Tampoco pasa desapercibido... "

    Esperemos que pase desapercibido, ya que al precio que están los metales, igual un día le da por hacer el "Gran National" de la fundición.

    ResponderEliminar
  3. Me has hecho recordar un par de años que viví en la calle del Carmen, cerca del mercado de la Boquería. Éramos naturales del país aproximadamente un 20% de los habitantes y el porcentaje de los negocios más o menos era también igual, o probablemente superior.
    Muy buen relato.
    Saludos, y un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Durante bastantes años viví en Barcelona y casi diariamente tenía que cruzar las Ramblas hacia la calle Hospital y el Raval. Por allí llegaba a una calle para mí mítica, La Riereta lugar donde durante varios años asistí a una escuela de teatro increíble por la personalidad del director, peruano, que fue expulsado del mundo oficial teatral barcelonés por su heterodoxia. Me gustan los heterodoxos, incluido Botero y esa estatua dedicada a Pitarra que está en las Ramblas. Me gustan los que se mueven en los márgenes y que son excluidos, esos a los que nadie concede la oficialìsima creu de Sant Jordi para ciudadanos distinguidos. El Raval nunca la recibirá. Es demasiado intenso. Me gusta pasear por él. Es como la antibarcelona representada por el señor Hereu y el señor Trias que deberían ser oficializados por Botero con sendas estatuas. Me gusta esa gordura estética casi indigerible. Es como la otra cara de Giacometti. Mira, escribiendo en tu blog me ha venido la relación insospechada entre ambos. Por esa Barcelona heredera de Genet indómita y antihorteril.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Estimado Luis Antonio,

    Has hecho un recorrido muy literaturizado por una ciudad, que aun con los cambios de esa llamada multiculturalidad, sigue teniendo un encanto intacto.

    Una ciudad que se resiste a aceptar esos corsés que podrían apretarle, y que por el contrario, con una ductilidad prodigiosa, se adapta a los cambios estéticos, humanos, sociales...

    Puede resultar extraña con toda esa avalancha foránea, sea de una manera fija (inmigrantes) o temporal (turistas) pero no por ello se olvida de resguardar las esencias del pasado.

    Es en ellas, en esas esencias, en las que siempre me inspiro cuando paseo por sus calles. Incluso esas calles mapa mundi que has descrito.

    Una ciudad debe ser eso; una evolución civilizada, pero al mismo tiempo, una resguardadora respetuosa de estéticas pasadas.

    Y Barcelona consigue esa dualidad con creces. Con sus luces y sus sombras, pero logrando salir airosa, de momento.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Te ha quedado un texto muy chulo aunque yo como soy muy mítico, aborrezco el politiqueo banal y me encantan los estereotipos todavía no he encontrado paseando por tan excelsa ciudad donde habitan Makinavaja, el pirado detective de las novelas de Mendoza, el Pijoaparte o aquel maravilloso Ocaña de las performances de finales de los 70 (sí ya sé que éste esta muerto, pero habrá dejado su huella)

    ResponderEliminar
  7. No conocía nada de todo esto tan curioso, Luis Antonio. Muchas gracias por hacérmelo llegar.

    Un beso y feliz martes

    ResponderEliminar
  8. Me encantaría despertarme con el kikiriki de un gallo cantando un aria de Verdi.
    Hace unos años hice un viaje a Madrid solamente para ver en la Castellana esculturas de Botero, fuí con mi hija y mi nieta y nos hicimos montañas de fotos junto a esos monumentos gordos que a mi me apasionan. La pintura de Botero tiene mucha miga.
    El gato del Raval me encanta y es posible que vaya a verlo.Me encanta Barcelona y el Mercado de la Boquería me apasiona.
    Un abrazo Lola

    ResponderEliminar
  9. Me gusta ir a Barcelona. Me gusta pasearme por las Ramblas y por las calles llenas de gentes de todo el mundo. Siento una aire de libertad difícil de explicar. Las ciudades tienen su alma, solo hay que despertarla para escuchar sus romanzas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. A veces uno desearía que las ciudades se llenaran de animales. Serían más humanas.

    ResponderEliminar
  11. Gracias por compartir este paseo con nosotros/as. Al mismo tiempo que lo leía yo también he paseado por allí, aunque nunca haya estado antes.
    Me gustan estos paseos en los que me voy fijando en todos los detalles...
    Besoss!!

    ResponderEliminar
  12. A SAO
    Gracias a ti por la visita. ¿Cómo están las cosas por Portugal?
    Petons

    A BENJAMÍN:
    Lo tiene crudo en el Gran National...
    Saludos

    A CARLOS GALEÓN:
    Siempre que voy a la Biblioteca de Cataluña elijo el trayecto de la calle del Carmen.
    La proporción de autóctonos e inmigrantes no ha cambiado. Las lenguas que se escuchan, sí.
    Gracias por tus palabras
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. A JOSELU:
    Interesante y solidario comentario. También me atraen los heterodoxos, pero con excepciones... Los excluidos me provocan sentimientos solidarios.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. A ATALAYA:
    Mi intención era referirme a los animales singulares, pero veo que tanto tu comentario como otros van por otros vericuetos...
    Siempre eres bienvenida, Atalaya.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. AL DR. KRAPP:
    Haces referencia a unos personajes a los que tengo en gran estima... Me alegra haber suscitado estos comentarios que, a primera vista, se alejan del texto. ¿O no?

    ResponderEliminar
  16. A NOVICIA DALILA:

    Otro beso para ti y feliz jueves, viernes, finder...

    ResponderEliminar
  17. A LOLA:
    Pues a las gallinas del cuento les van más las baladas...
    Un abrazo, Lola

    ResponderEliminar
  18. A MIGUEL:

    Pues yo, a veces, echo a faltar la tranquilidad del pueblo o de las pequeñas capitales de provincia como Teruel, etc.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. A PEDRO OJEDA ESCUDERO:

    Yo también pienso lo mismo.

    ResponderEliminar
  20. A VANESSA :

    Otro día pasearemos por otros lugares también singulares. ¿Vale?

    ResponderEliminar
  21. Luis, no ha salido tu última entrada. Ya puedes publicarla. Esto comienza a funcionar de nuevo. Hemos estado dos días todos igual.
    Salud, y un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. A TODOS:

    las incidencias de Blogger de la semana pasada hicieron desaparecer mi contestación a vuestros comentarios. ¿Que le vamos a hacer? ¡Más se perdió en Cuba!...decían nuestros mayores.

    Lo que sí me ha dolido es la desaparición del título de esa imagen blaugrana que figura en la parte superior a la derecha...No descarto que el Sr. de los PORQUÉS tenga algo que ver con ello...

    Un abrazo para todos

    ResponderEliminar