jueves, abril 14, 2011

MI DEUDA CON LA II REPÚBLICA ESPAÑOLA



Botijo republicano: una producción de Ubé  Ubé y Galimatías Prats (El hombre invisible)


Durante mi infancia y adolescencia me crié y ¿eduqué?  en un entorno familiar, escolar y social de corte franquista. La idea que se me transmitió de la II República fue totalmente negativa. Los republicanos eran rojos, ateos, asesinos de curas y monjas y responsables de la Guerra Civil. Afortunadamente el Glorioso Alzamiento Nacional capitaneado por Franco,  Caudillo de España por la Gracia de Dios, nos libró de esa lacra de nuestra historia contemporánea... Nos adoctrinaban.

Ya en Barcelona, todavía adolescente, descubrí que todos no pensaban igual que en mi tierra natal y en la Facultad de Filosofía y Letras escuché versiones sobre la República y la Guerra Civil que distaban “años luz”  de lo que yo había escuchado en casa, en el colegio y en la Normal de Magisterio. También descubrí que los republicanos eran personas normales, pero con ideas distintas a las que me habían inculcado.  Que algunos anarquistas radicales asesinaron a curas y monjas era cierto, pero otros exaltados de corte fascista también hicieron de las suyas... Que las sombras alternaran con las luces al hacer referencia a la República me desconcertó.  Muchas de mis creencias se resquebrajaron y entraron en crisis. Hubo momentos en que dudé de los que decían una cosa y la contraria, pero algo tenía más que claro: me habían engañado vilmente. Las monedas tienen dos caras y sólo me habían mostrado una...

Hoy, 14 de abril,  hace 80 años que Don Niceto Alcalá Zamora, ex monárquico, católico y terrateniente cordobés, se convirtió en el primer presidente de la II República. Ante este orden nuevo, el reto de la reforma agraria, la reforma militar, la cuestión catalana, el sistema de enseñanza, las relaciones entre la Iglesia y el Estado...ilusionó a muchos, aunque el escenario internacional de aquel entonces era francamente adverso. El régimen republicano heredó las consecuencias de los errores económicos de la dictadura de Primo de Rivera, la crisis de la peseta, la falta de inversión, etc. Y el hecho de que en el gobierno se sentasen personalidades de siete partidos distintos tampoco facilitó la tarea de coordinar la redacción de la Constitución republicana y llevar acabo su propio programa.

En la sociedad, profundamente dividida, se observaban dos tendencias:

La de los que aspiraban a un porvenir de democracia y de modernidad, de libertad y de justicia, de educación y de progreso, de igualdad y de derechos universales para todos sus conciudadanos y la de los que temían perder sus privilegios, sus posesiones y sus valores de corte tradicional y religioso.

La República no supo hacer pedagogía a pesar de la categoría intelectual de algunos de sus dirigentes e ideólogos. Acometió cambios con prisas, con  muchos errores y, lo que es peor, no supo captar apoyos. Si los hubiera tenido, el Golpe de Estado no habría tenido éxito. La República, con más épica democrática, pero menos inteligencia política, fracasó falta de solidaridad interna y externa. Y con su fiasco se fueron al traste muchos de sus ideales que aún hoy, con más de treinta años de democracia, siguen siendo aspiraciones loables y pendientes. Una vez más se confirmó que el remedio de la larga y vengativa Dictadura fue peor que la enfermedad de la República. Sin embargo no voy a especular sobre lo que habría pasado si tales hechos no se hubiesen producido...

Cuando a esta entrada la titulo “MI DEUDA CON LA II REPÚBLICA ESPAÑOLA” lo que quiero poner de manifiesto es que aún siento remordimientos por la mala opinión que tuve durante la primera etapa de mi vida y las dudas que alimenté durante largo tiempo. Las personas que se sienten engañadas, con harta frecuencia acaban recelando de unos y de otros...No sé si es mi caso.

Sí pienso que la memoria ha sido injusta con el período histórico republicano, se ha olvidado prácticamente de él, como si fuese un error de la Historia, aun cuando fue el primer hito de la entrada de España en la democracia y en la modernidad. Por eso, no faltan razones o emociones para conmemorar el advenimiento de la II República:  por sus expectativas de cambio en pos de un mundo mejor que aún...está por llegar.

30 comentarios:

  1. Me siento muy identificada con tu entrada, más de lo que crees. Mi abuelo paterno fue fusilado por rojo y mi abuela huyó de Madrid con sus tres hijas y su único varón, mi padre. Mi abuela me ha contado muchas cosas y admito que era ignorante en muchas.
    Besos Luis Antonio.

    ResponderEliminar
  2. Fuimos muchos los educados bajo los patrones del nacional-catolicismo, cosa de la que no somos culpables. Culpa tendríamos si con el pasar de los años no hubiéramos sido capaces de quitarnos de encima esa losa, y rebelarnos contra ella. Nuestra lucha -en gran desigualdad de condiciones - contra la dictadura fue épica, y pasará a la historia como una de las épocas en que la clase trabajadora consiguió sus mejores logros sociales y victorias.
    ¡SALUD, Y FELIZ ANIVERSARIO DE LA REPÚBLICA!

    ResponderEliminar
  3. Más allá de los grandes sucesos que configuraron la Segunda República me quedo con las pequeñas experiencias individuales de la gente que vivió con ilusión aquel período y luego sufrió las consecuencias de un régimen abominable y asesino. Gente como mi padre, casi un niño, a punto de ser asesinado por aquellos miserables de camisa azul y que luego tuvo que vivir 40 escondiendo sus ideas y sus principios. Afortunadamente bajo el hermetismo siempre había unas grietas para que corriese el aire y uno empezó a comprender que aquel unilateralismo del régimen era una lamentable mascarada.

    ResponderEliminar
  4. Despues de 80 años, muchos de los apellidos herederos del váldalo levantamiento contra ella, aún la siguen combatiendo. La falta de visión e intereses de paises como Francia y Gran Bretaña impidieron que la II República se uniera a ellos. El error fué tremendo. Todos lo pagaron muy caro.

    ResponderEliminar
  5. ¿Te he dicho alguna vez que me "caes bien"?
    -¿No?... Pues me caes bien.

    !!!VIVA LA REPUBLICA¡¡¡

    ResponderEliminar
  6. El problema es más profundo y duradero: Ayer, en una tertulia en una de las muchas nuevas cadenas de tv, de corte eclesiástico, criticaban la tv pública por la emisión de la serie "La República" y la defensa que hacía un ministro del gobierno de la misma...

    ResponderEliminar
  7. Creo que lo que cuentas es la experiencia que podríamos relatar muchos de nosotros. La República era innombrable. Si alguna vez preguntabas en casa, te hacían callar. Si salía en el cole, los frailes se reían con satisfacción. No había existido. Por algún sitio tengo la cartilla militar de mi padre, que hizo la mili en plena República, ¡y a la que le falta la portada con el emblema del Estado Republicano! Alucinante. Los ublevados triunfadores mantuvieron la cartilla, pero no el símbolo.

    Yo estoy también en esa tarea de recuperación de memoria, interpretación de los períodos históricos y apreciación de los valores. Apenas me quedan dudas fundamentales al respecto.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Aquellos años de la II República fueron años mágicos. Mágicos en el sentido de que se intentó cambiar radicalmente la España ancestral que no había vivido verdaderamente las revoluciones liberales decimonónicas. Y se intentó. Pero se atragantó de tanto que se quiso hacer en tan poco tiempo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Todos de algún modo estamos en deuda con aquel extraordinario proyecto de cambio y progreso que fue brutalmente abortado y que nos privó por muchos años de libertades y derechos de los que disfrutaban los países democráticos.

    Fue una larga noche de oscurantismo, pobreza intelectual y moral la que sucedio a aquel tiempo de ilusión y esperanza y que además vino acompañado de muerte y represión.

    Todos sabemos que se cometieron errores, pero aquel golpe de estado y las consecuencias que tuvo para este país, nunca debió de haberse producido.

    Un fuerte abrazo, Luís Antonio.

    ResponderEliminar
  10. Mi padre era franquista hasta la médula, y viví como tú un ambiente en que ese pasado se escondía. En el colegio religioso en que estudié se hablaba de las matanzas de religiosos y mártires durante la guerra. Cuando empecé a tener conciencia política, lo primero que necesité fue revisar ese periodo, la República, para intentar entenderlo. Mi primer libro a los 18 años fue un libro entonces prohibido de un autor conservador pero excelente intelectual, Salvador de Madariaga, que había sido ministro de educación (creo) en el bienio negro (aquel en que ganó la CEDA por la abstención de los anarquistas). Su visión prudente y conciliadora (tuvo que exiliarse a pesar de haber sido republicano de derechas) me hizo reflexionar y me planteó muchos interrogantes que luego leyendo decenas de otros libros de corte más izquierdista no acabé de resolver. Me entusiasma el periodo republicano pero sé que expresó el fracaso de la España progresista en crear un estado republicano. No lo tuvieron fácil, es cierto. La situación social era explosiva. La república defraudó a los que creyeron ver en ella la varita mágica que llevaría a España al paraíso social. Generó demasiadas expectativas que no pudieron cumplirse y careció de defensores que fueran leales a ella. Hoy parece que muchos defendemos aquel periodo, pero durante aquellos años los republicanos conscientes eran muy pocos. Casi todos se querían cargar a aquella república, unos por unas razones y otros, por otras. Alguien formuló la idea de que fue una república sin republicanos. La clase media era hostil en buena parte a la república, y la clase trabajadora (anarquistas sobre todo) querían desbordar aquel invento burgués.

    Un lamentable fracaso, que no acaba de entenderse hoy en que algunos idealizan este periodo que fue convulso. Unamuno en su último libro El resentimiento trágico de la vida lamentaba que se hubiera cambiado la bandera rojigualda por la tricolor. En la primera república, la bandera era bicolor. Este cambio, convirtió en un símbolo la bandera que sería llamada nacional. Lo he pensado mucho y pienso que tal vez Unamuno tenía razón, igual que el cambio de himno, a pesar de que a mí la bandera tricolor y el himno de Riego me siguen emocionando. Pero empezaron ya con media España totalmente enemiga de los mismos.

    No sé qué podía haberse hecho mejor. Una pena. Pero realmente se hizo muy mal.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Subrayo tu último párrafo.

    Muy interesante, tu post.

    ResponderEliminar
  12. "Fue, sin duda, el tiempo de la gran ilusión, sobre todo de la gran ilusión cultural, que yo llamaría 'gineraria'. En aquellos mismos momentos, días después de promulgarse la Constitución y de ser ratificado en su puesto el presidente del gobierno, Manuel Azaña, salían por los campos y pueblos de España las primeras Misiones Pedagógicas" Túñón de Lara
    Salud!
    Un abrazo maño

    ResponderEliminar
  13. No sabes lo bien que me siento al ver que existe gente como yo, que crecí en un ambiente de derecha pura y con el paso del tiempo he descubierto que todos somos buenos y todos somos malos. A mi me dormían diciendo "¡Que viene Azaña!", y a los rojos los veía como el diablo. Tuve que aprender sola y ya mayor. Mi vida durante muchos años fue la de una chica de "buena familia" burguesa y tonta, que no se enteraba de lo que estaba pasando en su pais.
    A mis 77 años ya no me engaña nadie.
    Un saludo Lola
    http://boheme.zruspas.com

    ResponderEliminar
  14. es http://boheme.zruspas.org
    Me he equivocado Lola

    ResponderEliminar
  15. A ROSALÍA:
    Tú tienes otro tipo de razones personales diferentes a las mías, pero eso no impide que coincidamos en respetar un episodio histórico que ha sufrido toda suerte de deformaciones ajenas a la verdad y que merece más respeto. Ni los de un bando fueron ángeles ni los del otro demonios.
    Besos, Rosalía

    ResponderEliminar
  16. A CARLOS GALEÓN:
    Es verdad que sufrimos esa “de-formación” que mencionas, pero podríamos habernos quedado en ella, como tantos, sin indagar la verdad de los hechos. Yo viví una etapa universitaria en la que se me cayó la venda de los ojos, pero no me comprometí demasiado y eso deja mala conciencia... Aunque siempre hay tiempo para rectificar.
    Salud y un abrazo

    ResponderEliminar
  17. AL DR. KRAPP:
    La verdad es que muchos objetivos de progreso de la República todavía están pendientes. Lástima que la actualidad que estamos sufriendo no alimente las ilusiones en demasía...

    ResponderEliminar
  18. A BENJAMÍN:
    Francia y Gran Bretaña se mueven por intereses nacionalistas propios. El trato que dieron los franceses a los exiliados republicanos fue denigrante. En ese sentido no creo que hoy hayan cambiado muchos las cosas.

    ResponderEliminar
  19. A GROUCHO:
    El sentimiento es mutuo. Y lo digo por ti y por quien tú sabes muy bien
    Salud y República

    ResponderEliminar
  20. A P VÁZQUEZ “ORIENTADOR”:
    Hoy día es más fiable la TVE que cualquier cadena privada. No puedo decir lo mismo de otras cadenas públicas de según qué comunidades

    ResponderEliminar
  21. A JUAN DE MAIRENA:
    La verdad es que sin presumir de estar en posesión de la verdad también me quedan pocas dudas. Pero durante mucho tiempo las albergué y eso aún me pesa...
    Un abrazo machadiano

    ResponderEliminar
  22. A MIGUEL:
    Se intentó con precipitación y sin apoyos internos y externos. Y el descontrol del orden público agravó la situación.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  23. A CRISTAL:
    Incondicionalmente de acuerdo con todas tus palabras, Cristal.
    Otro abrazo muy apretado

    ResponderEliminar
  24. A JOSELU:
    Salvador de Madariaga me merece también toda la admiración y mis respetos.
    Seguramente, entre mil razones más, aquellos brillantes intelectuales republicanos estaban muy distanciados de la realidad social de aquel entonces... Yo no idealizo aquel momento histórico por lo convulso que resultó, pero sigo haciendo míos muchos de los ideales republicanos...
    Y hablando de banderas, mantener la franquista sin más cambio que eliminar el aguilucho tampoco me pareció muy acertado y más cuando algunos partidos parecen querer apropiarse de ella...
    El himno de Riego me emociona, mientras que el actual todavía me sabe a franquista....
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  25. A TESA:
    Gracias, Tesa.
    Te envío un beso.

    ResponderEliminar
  26. Quisiera hacer un comentario con respecto a TVE. En estos momentos es delo poco que se puede ver. Especialmente La 2. En ella hace pocos días, emitió un documental titulado: "La Nueve. Los olvidados de la victoria". Un reconocimiento a muchos de aquellos republicanos que lucharon en el ejercito francés que tan mal los trató.

    ResponderEliminar
  27. A MAMEN:
    Me alegra mucho saber de ti. Sabes que siempre eres bienvenida a este espacio. Conocí a Tuñón de Lara hace años cuando regresó del exilio.
    Un abrazo, mañica de Zaragoza

    ResponderEliminar
  28. A LOLA:
    Bienvenida a este espacio. La edad, entre otras cosas que ahora no vienen a cuento, aporta sabiduría, independencia y libertad. Te devolveré la visita en breve
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  29. A BENJAMÍN:

    Estoy de acuerdo contigo en la valoración que haces de TVE. Esperemos que, si acaso, cambien a mejor y llegue a alcanzar el prestigio de la BBC, por ejemplo.

    Un abrazo y Feliz Semana Sana dondequiera que estés

    ResponderEliminar
  30. Anónimo1:49 p. m.

    Pues qué quieren que les diga. También yo me crié durante el franquismo y me tragué lo de la Cruzada por Dios y por España hasta que descubrí que muchos de loe que lucharon por Dios y por España tienen, a buen seguro, un sitio de honor junto al diablo y en el infierno, si es que existen. Y precisamente porque ya intentaron adoctrinarme con 10 años, no voy a consentir que me adoctrinen en sentido contrario después de cumplir los 50.
    Yo tengo una deuda de gratitud con Suárez, con Gutiérrez Mellado, con Nicolás Redondo, con Fraga, con Felipe Gonzalez, con el Rey y hasta con individuos de pasado tan oscuro y siniestro como Carrillo, que al menos durante la transición, estuvo a la altura de las circunstancias.
    ¿Pero con los defensores de la República? Lo siento, pero yo no. Los defensores de la República en el 36 demostraron lo que les importaba la legalidad vigente y la misma República desde el día siguiente de su proclamación. Quema de conventos, revolución de Asturias, pistolerismo igual o mayor que el falangista, hasta culminar con el asesinato de Calvo Sotelo.
    La tragedia de España en aquel momento fue que estaba llena de fascistas de derechas y de izquierdas dispuestos a exterminar al oponente. Cada uno sabrá a quién le debe algo y por qué. Yo desde luego no les debo nada.

    ResponderEliminar