martes, abril 12, 2011

A LAS MUJERES LES CUESTA IR DIRECTAS AL GRANO...


Javier Urra, psicólogo clínico y forense, autor del libro titulado Mujer creciente, hombre menguante  dice que las mujeres hablan mucho más que los hombres. Hasta ahí, nada que no sepamos. Y aporta el dato de que se ha llegado a cuantificar la media de palabras que  pronuncian unas y otros al día: 20.000, las mujeres y 7.000, los hombres. 


Y ahora viene la tesis que se desprende de esta diferencia tan notable de locuacidad entre uno y otro género: es posible que la diferencia venga marcada por la estructura mental de las mujeres que las condiciona para que su discurso sea mucho más indirecto que el de los hombres...

24 comentarios:

  1. Pues sí. Está demostrado.
    Unas más que otras... pero sí.
    Somos muy cotorras.
    ¿Qué le vamos a hacer?

    ResponderEliminar
  2. Vale !! no diré que no,.. pero como en todo están las excepciones, a mí me tachan de sintetizar a la hora de decir cualquier cosa, y es cierto, lo secciono y al final de toda una parrafada tan solo digo una frase escueta.. y entonces se me quejan..

    A veces los modelos y estadísticas fallan, yo me decanto a pensar que cada persona es diferente en todo y a la hora de hablar haríamos bien todos en leer un poco al mestre Sebastiá Serrano, estoy segura que aprenderíamos un montón.

    Ahorrar palabras no es sencillo, pero es a veces lo optimo para el que te escucha, que siempre piensa mas en lo que tiene que decir que en escuchar.. Es la única manera de descolar al que está al otro lado...

    Un beso muy fuerte Luis

    Pd.-Dentro de mi pocas visitas eres uno de los que nunca me dejo.. aunque a veces no comente.. últimamente no estoy lo que se dice muy bien.Pero me acuerdo mucho de vosotros

    ResponderEliminar
  3. Luis Antonio...no creas que es tan facil callarse.besos

    ResponderEliminar
  4. Pues yo creo que es porque tenemos muchísimo más vocabulario y es una forma de darle aire....


    Besos, Luis

    ResponderEliminar
  5. Está por ver que los hombre digan más. Yo no lo observo. Esa síntesis que sugieres no es expresiva de un discurso más intenso, ni más denso, ni más pleno. No hay peor cháchara que un grupo de hombres en una reunión de comunidad del parking. Allí surge la vaciedad, la maledicencia, la retórica vacía... Pienso que las mujeres pueden decir más no sé si con más palabras. Me doy cuenta de que no hay diferencia entre hombres y mujeres. Lo importante es "decir algo" y me da igual si es con un cuarenta por ciento más de palabras o no. La vaciedad es el problema que aqueja a la comunicación humana.

    ResponderEliminar
  6. Efectivamente es así. La diferencia estriba en que el hombre y la mujer tienen diferencias en la formación del lóbulo frontal, así como en el neocórtex. En el lóbulo frontal izquierdo se encuentra la facultad para la actividad motora del habla, más evolucionado en la mujer que en el hombre. (Puedo estar cometiendo algún error porque hablo de memoria sobre temas que estudié hace años, pero el tema va por ahí).
    Saludos, y un abrazo. ¡Ah!, y ¡feliz Día de la II República!

    ResponderEliminar
  7. Totalmente de acuerdo. en mi caso es porque mido mucho mis palabras para no ofender pero a veces tienes el efecto contrario. Añadele que me encanta conversar.
    Besos Luis Antonio.

    ResponderEliminar
  8. Mas habladoras no se, pero que nos dan sopas con honda... seguro.
    Ademas las quiero (me gustan)a todas...
    SALUD.

    ResponderEliminar
  9. Hurra por Urra. Ha descubierto la pólvora y lo ha editado en un libro con un título sugestivo y muy a la moda. Insigne tertuliano de verdades obvias, seguro que soltará otro montón de obviedades para seguir obviamente en el candelero.
    ¿Por qué las mujeres hablan más? Porque tendrán más cosas que decir o porque no se las dejaron decirlas cuando querían y ahora tienen necesidad de hacerlo de un tirón, no vaya a ser que a alguien se le ocurra taparles la boca de nuevo.

    ResponderEliminar
  10. Anónimo1:41 p. m.

    ¡Qué bien, Joselu!

    Lo has clavao. Lo importante sería el don de la síntesis de lujo, aquella que puede decir mucho en pocas palabras.

    Pero esos casos no abundan en ninguno de los géneros.

    La cantidad vuelve a ser el chocolate del loro versus la calidad.

    Lo ha dicho perfectamente: Vaciedad en los discursos.

    Vaciedad, con un millón de palabras, o con una.

    Esa es la epidemia.

    El resto, estudios absurdos, para no estar pelando la pava todo el día.

    ResponderEliminar
  11. Anónimo9:11 p. m.

    Más que...¿en la comparación subyace una valoración? ¿Qué es mejor el/la que habla mucho o el/la que habla poco? ¿A dónde nos lleva contar las palabras que se pronuncian?

    El acto comunicativo comprende "lo que se dice" y muchas otras cosas más. La cuestión, en mi opinión es ¿Qué pretende el/la que habla respecto del que le escucha?

    Cristina

    ResponderEliminar
  12. Sí creo que somos más habladoras que los hombres, sobre todo, todo cuando tenemos un problema lo contamos, mientras que los hombres son más reservados, más pensativos, e intentan solucionar más que hablar.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. A mí la voz de las mujeres me parece más bonita...

    ResponderEliminar
  14. Anónimo12:21 p. m.

    No sé por qué cuando entro en este blog sistemáticamente se me aparece un anuncio de moda de La Redoute. No se si lo sabe el dueño del espacio. Espero que no sea publicidad contratada por el patrón del invento, lo que sería de pésimo gusto.

    ResponderEliminar
  15. Al autor anónimo del comentario que precede a éste:

    No tengo la menor idea de la razón de ese anuncio de moda de La Redoute. Es Vd. el primero en denunciar, y con razón, este hecho. Yo he abierto este espacio desde ordenadores diferentes y no observo ningún anuncio. También ignoro cómo se puede resolver este problema. Lo siento...

    ResponderEliminar
  16. Yo te diré que me gusta más hablar con mujeres que con hombres. Hablan más, pero también saben escuchar más...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Las mujeres hablamos cuando tenemos que hablar y callamos cuando tenemos que callar, igual que los hombres, que también los hay que se enrollan como persianas. La cuestión es que la fama la tenemos las mujeres y cuando se dice eso hay un no sé qué quwe no me gusta porque parece que nos gusta hablar pero sin un objetivo.

    Las mujeres lo que tenemos es más libertad para hablar entre nosotras de temas que los hombres no hablan. Nosotras muchas veces quedamos porque tenemos que hablar de X y ese X puede ser lo que sea. El campo de temas de los hombres es más acotado o al menos no hablan con la misma libertad de ciertos temas.

    Las mujeres somos grandes organizadoras, seguimos siendo pieza clave en la organización familiar y doméstica y ahí se van muchas palabras que otros escuchan, eso es, escuchan (os remito a un estudio que se ha publicado esta semana en El País, las mujeres dedicamos a las labores del hogar muchas horas comparado con los hombres: eso se lleva muchas palabras y hasta palabrotas.)

    Ya, vale. Besos. No se tú pero yo me voy a la playa, espero volver tostadita esta vez. A ver si hay suerte.

    ResponderEliminar
  18. Este no es mi caso, yo no soy de las cotorras, aunque debo reconocer q llevas razón, porque todas las conocidas de mi entorno hablan mucho y sobre todo por teléfono. Yo debeo ser de las raras, o es q mi estructura mental no está muy bien estructurada, jaja!!
    Besoss

    ResponderEliminar
  19. A TODOS LOS COMENTARISTAS:

    La entrada sólo esboza un tema sin entrar en detalles ni en argumentaciones. El propósito era sugerir y bien que lo ha logrado. Sintetizo algunas de las aportaciones:

    TESA confirma y asume que las mujeres son más habladoras.

    LISEBE nos recuerda que cada persona es diferente y, además, menciona al catedrático de la U. B. , Sebastià Serrano, experto en comunicación que goza de gran predicamento en Cataluña y que ha escrito varios libros muy interesantes y positivos sobre estos asuntos. (También lo tuve de profesor de Lingüística General hace mil años). Me consta que las mujeres que lo conocen lo adoran...porque es un seductor de la palabra.

    ROSY, nueva por estos pagos, confirma la vocación comunicativa de las mujeres. Bienvenida.

    NOVICIA DALILA expone que las mujeres tienen más vocabulario y hay que “darle aire”. Yo creo que es al revés, poseen más léxico y se expresan mejor porque, además de las capacidades congénitas, practican más...

    JOSELU pone el dedo en la llaga, “Lo importante es "decir algo" y me da igual si es con un cuarenta por ciento más de palabras o no. La vaciedad es el problema que aqueja a la comunicación humana”. Aprovecho para manifestarle mi admiración porque escribe mucho, bien y sin “paja”. El aforismo de Gracián de que “lo bueno, si breve, dos veces bueno y aun lo malo, si breve, menos malo” no siempre da en la diana.

    CARLOS GALEÓN aporta detalles fisiológicos de carácter científico sobre la actividad motora del habla en la mujer. Y reconoce, quién no, que esta capacidad está más evolucionada en la mujer que en el hombre.
    Y de paso nos recuerda que hoy, 14 de abril, es el aniversario de la proclamación de la II República

    ROSALÍA confiesa su vocación conversadora y la mesura que pone en el uso de las palabras. Eso explica muchos de sus éxitos

    GROUCHO, un poco “pelota”, reconoce que las mujeres nos “dan sopas con honda” en el arte de hablar y que además las quiere a todas.

    DR. KRAPP, además de mostrar su afecto por la palabra “obviedad” y sus derivados, nos argumenta con solidez intachable por qué las mujeres hablan tanto.

    ResponderEliminar
  20. A TODOS LOS COMENTARISTAS (II):

    ANÓNIMO aplaude la intervención de Joselu. No me extraña. Y denuncia la vaciedad que impera por doquier tanto si se emplean muchas como pocas palabras... Bienvenido.

    CRISTINA, compañera de la Universidad, con cierta suspicacia pregunta si hablar mucho o poco, ser de uno u otro sexo, implica una valoración. Al final diré algo sobre este asunto.

    MARÍA confirma que la mujer es más extrovertida que el hombre, pero eso de que el hombre es más práctico a la hora de solucionar problemas...más de uno lo cuestionará. Seguro.

    P. VÁZQUEZ “ORIENTADOR”, igual que Groucho, se muestra galante con las mujeres, pero tiene razón, “la voz de las mujeres es más bonita”

    MIGUEL se muestra más feliz hablando con las mujeres que con los hombres porque, entre otras cosas, saben escuchar más...

    ANGIE , un poquillo suspicaz también, se pone a la defensiva, loa las virtudes de las mujeres y dice que el “campo de temas de los hombres es más acotado o al menos no hablan con la misma libertad de ciertos temas”.
    Y para darnos envidia, dice que se va a la playa. El sol se pondrá contento...

    VANESSA duda de su estructura mental porque no habla tanto como las demás...Eso equivale a hacer una valoración positiva de las que hablan mucho, ¿no?

    LUIS ANTONIO, un servidor de Vdes., sólo quiere decir otra obviedad: Hablar mucho o hablar poco no equivale a ser mejor ni peor. Lo importante es saber comunicarse y saber escuchar. Un aspecto que nadie ha mencionado y que da un plus de calidad a la conversación es la SIMPATÍA con todas sus connotaciones. Las personas simpáticas consiguen que sus palabras –muchas/pocas/
    profundas/superficiales/etc.- agraden y hasta seduzcan a cualquier receptor, convirtiendo en secundarias y relativizando el valor a cuestiones como la profundidad y el rigor de la manera de hablar que, en teoría, ¿deberían? ser protagonistas...
    Gracias a todos.

    ResponderEliminar
  21. Yo en ningún momento he dicho q valore positivamente a las que hablan mucho, que conste, jeje!!

    Lo que no está bien estructurado no siempre es lo peor.
    Besoss otra vez!

    ResponderEliminar
  22. A VANESSA:

    Tienes razón, por eso te lo pregunto.
    Lo que sí es cierto es que no acabas de ir directa al grano y eso dificulta la interpretación... O quizás sean limitaciones mías. No sé.

    Más besos, ale.

    ResponderEliminar
  23. No estoy de acuerdo con la tesis que se puede desprender de ese estudio.

    En la esfera política, por ejemplo, tanto hombres políticos como mujeres políticas demuestran que la dificultad de ir directos al grano es algo que va por igual.

    ResponderEliminar
  24. A FERMÍN GÁMEZ:

    ¿Crees que la casta política es representativa del conjunto de la sociedad?

    ResponderEliminar